Una campeona para la eternidad

 

El último día de agosto de 2014 ha quedado marcado para siempre, como uno de los más importantes de la historia del deporte español. Carolina Marín ha sobrepasado todas las expectativas y se ha proclamado campeona del mundo de bádminton. Nos frotamos los ojos una y otra vez y es verdad. Y no dejamos de emocionarnos ante una gesta de dimensiones estratosféricas. En un país en el que las licencias en este deporte no llegan a las 7.000, una de las nuestras ha logrado un hito histórico. Comparable a los primeros éxitos de Santana, Ballesteros, Nieto, Sánchez Vicario….Algo impensable hace unos años.

 

El deporte femenino español se supera día a día y no para de subir escalones. Carolina Marín ha llegado a lo más alto, porque se lo ha currado. Nadie regala nada en ningún ámbito de la vida, y en el deporte menos. Ganar en la final de un campeonato del mundo es un terreno inexplorado para la mayoría de los deportistas que compiten en cualquier deporte. La jugadora onubense ya forma parte de los elegidos. Y lo ha hecho ganando a la número uno del mundo. Hacía quince años que una europea no llegaba a la final de un Mundial de bádminton y con Carolina solo son tres las que lo han ganado. Pase lo que pase a partir de ahora, nadie le puede quitar lo conseguido. Y todo hace indicar que esto solo es el principio. Carolina solo tiene 21 años. Los podios de Europeos, Mundiales y de los Juegos de Río 2016 y Tokio 2020 la esperan con los brazos abiertos.

Única e irrepetible

A partir de ahora ya será de las favoritas en cada torneo que juegue. Es lo que tiene ganar la medalla de oro en un gran campeonato. Carolina Marín es una campeona para la eternidad. El bádminton ha dejado de hablar asiático, ya habla español. El año 2014 está siendo un año para enmarcar. Campeona de Europa y del Mundo. Solo puede ser superado en año olímpico con un oro o una medalla en los Juegos. Carolina ha demostrado que es capaz de todo y luchará por seguir superándose. Con esfuerzo, humildad y perseverancia le será más fácil.

Deja un comentario