Un oro a la altura de Beitia

EFE
Los Juegos Olímpicos le debían una medalla a Ruth Beitia. En Londres 2012 le tocó el sabor del chocolate amargo, un cuarto lugar. En Río 2016 el destino ha querido que se proclamara campeona olímpica, la primera del atletismo español. No podía ser otra. Ella que tanto ha dado y sigue dando al atletismo de nuestro país, a sus 37 años, ha tocado la cima merecidamente. El sueño se ha cumplido. Veintiséis años de esfuerzo diario han quedado recompensados. Veintiséis años al lado de su 50% , de su entrenador Ramón Torralbo, al que fue a buscar descalza a la grada del estadio Engenhao, en cuanto se confirmó que había ganado el oro olímpico en salto de altura.
REUTERS
El oro llegó porque la santanderina no falló hasta el 1.97m y sus rivales sí. Los 2.00m fueron imposibles para todas. El título olímpico, el sueño dorado, el regalo más grande de su vida, ha llegado en Río de Janeiro en un año excepcional. Plata en el Mundial de pista cubierta de Portland en el mes de marzo, oro en el Europeo de Ámsterdam en julio. Sencillamente impresionante. Y todo con una sonrisa, una positividad y una deportividad impecables. Abrazando a todas sus compañeras como si fueran sus hermanas pequeñas en cada competición en la que participa. Un ejemplo a seguir.
EFE

El número 13

Dicen de Ruth Beitia que es supersticiosa y que nadie le contó la triple coincidencia que se daba antes de saltar hacia el oro olímpico. España sumaba trece medallas olímpicas en atletismo antes de su final. El equipo olímpico español desplazado a Río, sumaba trece medallas y ella también tenía trece medallas en competiciones internacionales. Un triple trece, que la saltadora de altura se ha encargado de convertir en un triple catorce en un abrir y cerrar de ojos.
La trayectoria deportiva de Ruth Beitia, se puede dividir en dos partes. La primera iría hasta los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Después llegaron aquellos meses en los que decidió retirarse. Comenzó a llover, porque el cielo deseaba que Ruth Beitia continuara su camino. Hasta que un día decidió volver y salió el sol de nuevo. Ahí comienza la segunda parte de su magnifica historia. Mejor que la anterior.
EFE
Hasta los Juegos de Londres, Ruth Beitia ganó un oro, cuatro platas y dos bronces en competiciones internacionales. Casi todas en pista cubierta. El oro, al aire libre en el Campeonato de Europa de 2012, a unos meses de la cita olímpica londinense. Después de Londres, ha ganado cuatro oros, una plata y dos bronces. Cuatro de esas medallas las ha conseguido al aire libre. Los tres últimos oros europeos outdoor han sido suyos. Es la reina del salto de altura europeo desde 2012. Y ahora reina a nivel mundial.
Todos queremos que continúe hasta Tokio 2020. Pero ella asegura que no estará. Eso sí, no pone fecha final a su carrera. Paso a paso, Ruth Beitia Vila continúa dando ejemplo allá donde va, aumentando su colección de medallas, que bien podría formar parte de un museo.

 

LAS PORTADAS
 

 

 

Deja un comentario