Los Europeos de Mireia Belmonte

La reina de la natación española, Mireia Belmonte, debutó en un Campeonato de Europa en piscina larga en 2008. Desde marzo de aquel año, ha participado en todos los Europeos que se han celebrado. En esos seis campeonatos, ha sido capaz de llegar a dieciocho finales. Cuatro oros, cinco platas y tres bronces adornan el palmarés europeo en piscina de 50 metros de la badalonesa.  Eindhoven, Budapest, Debrecen, Berlín y Londres han visto como la mejor nadadora de nuestro país subía al podio en una docena de ocasiones.

Mireia Belmonte llegó a su primera final en un Europeo (Eindhoven) el 18 de marzo de 2008. Fue en 400 estilos, prueba en la que ocho años más tarde, se colgó el bronce olímpico en Río. En esta ocasión fue octava con un tiempo de 4:47.56. Tres días después llegó a su segunda final y la ganó. Fue en la prueba corta de los estilos. Aquellos 200 metros significaron su primer oro internacional, el comienzo de una carrera cargada de éxitos. Belmonte ganó en un tiempo de 2 minutos 11 segundos y 16 centésimas batiendo el récord de los campeonatos. Solo tenía diecisiete años.

Tres días después de su primera medalla internacional, volvió a subir al podio. Esta vez al tercer cajón en 200 mariposa. Mireia Belmonte acababa su primer gran campeonato con un oro, un bronce y un octavo puesto.

En 2010, el Campeonato de Europa de piscina larga se celebró en Budapest. Se puede decir que ha sido el Europeo más flojo de Belmonte. Llegó a dos finales y no ganó ninguna medalla. Fue quinta en 200 estilos, prueba en la que había sido campeona dos años antes. Acabó cuarta en 200 mariposa, donde había sido bronce en el campeonato anterior.

Mireia Belmonte suma 18 finales europeas y doce podios en piscina larga

 

 

Tres meses antes de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, se celebra el Europeo de Debrecen (Hungría). Mireia Belmonte llega a tres finales, sube al podio en dos ocasiones y lo roza en otra. El 26 de mayo se cuelga la medalla de oro en la prueba larga de crol, los 1500 metros libres. Un día después gana la medalla de plata en 400 metros libres y además acaba cuarta en 200 mariposa. Aquel año fue plata olímpica en 800 metros libres y en 200 mariposa.

Posiblemente la obra maestra de la carrera de Mireia Belmonte han sido hasta hoy los Europeos de Berlín 2014. Sumó seis medallas, dos oros, dos platas y dos bronces y no contenta con esos excelentes resultados, nadó en otras dos finales. Realmente impresionante. Todo comenzó el 14 de agosto de 2014. Aquel día ganó la medalla de bronce fuera de la piscina, en los 5 kilómetros aguas abiertas. Demostrando así que no hay obstáculo que se le resista.

La siguiente medalla llegó cuatro días más tarde. Belmonte ganó la medalla de plata en 400 estilos, mejorando en quince segundos el tiempo que había conseguido en su primer final europea en Eindhoven 2008. El 21 de agosto sumó un nuevo subcampeonato europeo en 800 libres. Aquel día  fue capaz de nadar otras dos finales. Fue octava en 200 estilos y sexta en los relevos 4×200 libres.

 

Quedaba lo mejor. El 23 de agosto de 2014 Mireia Belmonte sumaba su tercer oro europeo en piscina de 50 metros. Repetía en 1500 metros libres bajando de los dieciséis minutos. Un día después cerró su espectacular Europeo con un oro y un bronce. En 200 mariposa y en 400 libres respectivamente.

A las puertas de los Juegos Olímpicos de Río, en mayo de 2016, se celebraron los Campeonatos de Europa de Londres. En la capital británica, Mireia Belmonte fue capaz de nadar dos finales. En ambas acabó en segundo lugar. Una fue junto a sus compañeras del relevo 4×200 libres y la otra en el 1500. La nadadora española ha ganado medalla en la prueba larga en tres de los cinco Europeos en los que ha participado.

 

 

 

El club de los bicampeones olímpicos

Miles de deportistas españoles han participado en unos Juegos Olímpicos. Más de ciento cincuenta han conseguido una medalla en la cita más importante de su vida. Algunos se han quedado muy cerca de subir al podio y otros se han tenido que conformar con haber participado, que ya es un triunfo. Solo seis deportistas de nuestro país, forman parte de un club muy selecto. Solo cuatro de ellos han logrado dos medallas de oro en dos Juegos diferentes. Son el club de los bicampeones olímpicos.

Llegar a lo más alto en unos Juegos Olímpicos ya es difícil de por sí. Pero hacerlo dos veces es muy complicado. Conseguir dos medallas de oro olímpicas exige una preparación, un esfuerzo y una dedicación que roza lo imposible. Muy pocos en la historia del olimpismo han logrado subir en dos ocasiones a lo más alto. Por eso, estos seis españoles merecen ser recordados durante toda la vida por los que amamos el deporte.

 

El primer deportista español en lograr dos medallas de oro en unos Juegos, fue Luis Doreste Blanco. Regatista nacido en Las Palmas de Gran Canaria el 7 de marzo de 1961. En Los Ángeles 1984 conquistó su primer oro olímpico. Lo hizo en la clase 470 de Vela junto a Roberto Molina. Solo tenía 23 años. Luis Doreste forma parte de una de las familias más representativas del deporte español, familia de regatistas que han hecho sumar triunfos para la vela de nuestro país. El premio que lograron Doreste y Molina por ganar ese primer oro fue una ayuda para pagarse la estancia en la Residencia Blume. El Plan ADO aún no había llegado.

En los Juegos Olímpicos de Barcelona llegó la segunda de oro. Esta vez con un nuevo compañero de viaje y de aventuras marinas. Con su paisano Domingo Manrique en la clase Flying Dutchman. Además en los Juegos del 92 pronunció el juramento de los deportistas olímpicos. En Atlanta 1996 fue el abanderado del equipo español y consiguió diploma, al quedar en octavo lugar en la clase Soling. Para Doreste «haber ido a unos Juegos es algo que no se olvida». Al resto tampoco se nos olvida su legado.

El segundo de los integrantes de este cuarteto de los elegidos también ha ganado medallas como regatista. Es una mujer. Ha sido vicepresidenta del COE y como Luis Doreste conquistó dos medallas de oro en el mar. Se llama Theresa Zabell y podríamos decir que es uno de los máximos exponentes del deporte femenino nacional. Además logró sus dos oros olímpicos de manera consecutiva, el más difícil todavía. Dominó la clase 470 durante varios años, tanto a nivel europeo como a nivel mundial y olímpico.

La primera medalla de oro para Zabell llegó en Barcelona 92 junto a Patricia Guerra. La segunda cuatro años después en Atlanta, junto a Begoña Via Dufresne. Para Theresa Zabell «es un milagro que España haya ganado tantas medallas olímpicas en vela, porque vivimos de espaldas al mar». No le falta razón. Además de sus dos oros olímpicos ganó cinco mundiales y tres europeos. Una auténtica número uno de la vela olímpica.

 

El siguiente bicampeón olímpico español es Gervasio Deferr . Un crack de la gimnasia artística, que como Theresa Zabell, ganó sus dos oros consecutivamente. Los dos los ganó en la prueba de salto. En sus primeros Juegos Olímpicos y con tan solo 19 años llegaba la primera. Sidney 2000 se rindió a sus pies. La siguiente cita olímpica se celebró en Atenas en 2004. Volvió a ganar en una final que forma parte de la historia del deporte por todo lo que allí aconteció. Por si todo esto fuera poco, Gervi, no contento con haber ganado dos oros olímpicos, ganó la medalla de plata en suelo en Pekín 2008. Dice Deferr que «ser olímpico es lo mejor que me ha pasado en la vida».

Cuatro medallas olímpicas contemplan al cuarto de los elegidos. Dos de oro y dos de plata. Mallorquín de nacimiento, Joan Llaneras es el mejor pistard español de todos los tiempos. Y uno de los mejores ciclistas de pista de la historia. Participó en cuatro Juegos Olímpicos y en tres de ellos ganó medalla. En Sidney 2000 llegó la primera de oro en la prueba de puntuación. En la misma prueba logró el segundo oro olímpico en Pekín 2008. El siete veces campeón del mundo ganó la plata, también en puntuación en Atenas 2004 y fue subcampeón olímpico de Madison en Pekín 2008 junto a Toni Tauler.

Solo seis deportistas españoles han ganado dos medallas de oro olímpicas

Fue el abanderado español en la clausura de los Juegos disputados en la capital china. Sus cuatro metales olímpicos le sitúan solo por detrás del piragüista gallego David Cal, que lleva cinco hasta el momento. Cuenta Joan Llaneras «cuando acabé la carrera en Sidney, me quedé encima de la bici dando vueltas por la parte alta de la pista. Estaba en un estado de éxtasis total y quería disfrutar del momento. Ya me dirán que baje, pensaba».

Todo el mundo conoce la excepcional trayectoria de Rafa Nadal. El tenista mallorquín lo ha ganado todo en su carrera deportiva.  Es el mejor tenista español de siempre y uno de los mejores de la historia, si no el mejor. En los Juegos Olímpicos ha estado a punto de ganar una medalla individual más, que habría sumado a la lograda en Pekín 2008 contra el chileno González. En Río 2016 además de ser el abanderado del equipo español, ha ganado el oro en dobles junto a su amigo Marc López tras derrotar en la final a la pareja rumana. Nadal ya forma parte de este club selecto de bicampeones olímpicos, al que es muy difícil entrar. No podía ser de otra manera.

 

 

Saúl Craviotto suma ya cuatro medallas olímpicas. Solo David Cal le supera. Una plata y un bronce acompañan a dos oros logrados en compañía. Y la carrera olímpica del piragüista leridano aún sigue adelante. El primer oro lo consiguió junto a Carlos Pérez Rial en Pekín 2008 en K2 500 metros. El segundo lo ha ganado junto a Cristian Toro en K2 200 metros. Cuatros medallas en tres Juegos Olímpicos diferentes. Solo al alcance de los más grandes del deporte mundial. Saúl Craviotto ya es una leyenda viva del piragüismo y del deporte español. Y además y por eso forma parte del club de los elegidos, bicampeón olímpico.

 

 

 

La octava maravilla de Michael Phelps

Michael Phelps llegaba a Pekín 2008 como aspirante a suceder a Mark Spitz en el trono de los máximos medallistas de oro en unos Juegos Olímpicos. Spitz había ganado siete oros en Múnich 1972. Phelps iba a luchar por algo inaudito, increíble. En los Juegos de Atenas 2004 ya había logrado ocho medallas, seis de oro y dos de bronce. Quería aumentar el botín y además pasar a la historia como el más grande nadador y posteriormente mejor deportista de todos los tiempos. El rey del agua, fue el protagonista de los Juegos de Pekín 2008 con ocho medallas de oro. Sumaba catorce oros y dos bronces olímpicos. Nadie imaginaba que años más tarde sumaría doce metales más para convertirse en inigualable, único, eterno. Esta que sigue, es la historia de cómo Michael Phelps conquistó Pekín en aquel inolvidable mes de agosto de 2008.

Nadie ha logrado más medallas olímpicas que Michael Phelps ni lo logrará

El nadador estadounidense consiguió un récord absoluto. Nadie hasta ese momento había sido campeón olímpico ocho veces en unos mismos Juegos. Posiblemente nadie volverá a lograr esa hazaña. Fueron cinco oros individuales y otros tres en relevos. En siete de las finales, Phelps y sus compañeros batieron el récord del mundo. En la restante, el récord fue olímpico. Unos resultados alucinantes, dignos de un ser irrepetible, de una leyenda de la natación y del deporte. Los ocho oros llegaron entre el 10 y el 17 de agosto de 2008.

La primera medalla llegó el 10 de agosto en 400 metros estilos. Una prueba que requiere un esfuerzo descomunal con 50 metros nadando los cuatro estilos: mariposa, espalda, braza y crol. Phelps nadó el primer parcial, el de mariposa, más rápido que nunca en 54 segundos y 92 centésimas. Al final, el nadador de Baltimore batió el récord mundial en 4 minutos 3 segundos y 84 centésimas. Era su octava plusmarca mundial consecutiva en 400 estilos. Aquel día anunció que era la última vez que nadaba esa prueba. La dominó durante seis años, desde 2002. En ese tiempo rebajó el récord en ocho segundos, una auténtica barbaridad. El húngaro Cseh y el estadounidense Lochte lo acompañaron en el podio de Pekín.

 

El segundo oro fue compartido

El segundo oro de Phelps en Pekín fue compartido con sus compañeros de EEUU. Los cuatro batieron el récord mundial de 4×100 metros libre. El último relevo realizado por Jason Lezak, hizo que el sueño de Phelps de batir a Spitz continuase vivo. Lezak recuperó seis décimas en 50 metros a Francia para ganar el oro y batir el récord mundial con 3 minutos 8 segundos y 24 centésimas. Era 11 de agosto.

El 12 de agosto llegó el tercer oro de Michael Phelps en Pekín. Fue en 200 metros libre. Otra exhibición. Un nuevo récord mundial. Phelps sumaba ya nueve oros olímpicos igualando la proeza de Paavo Nurmi, Mark Spitz, Larisa Latynina y Carl Lewis, otras cuatro leyendas olímpicas. Phelps sacó al segundo clasificado, el coreano Park, 1 segundo y 89 centésimas. Bestial.

El cuarto y el quinto oro llegaron el mismo día. El 13 de agosto, Phelps ganó en 200 mariposa y en 4×200 metros libre junto a tres compañeros. El nadador americano se convertía en el olímpico con más medallas de oro. Nadie le superará en la vida. Michael Phelps sorprendió con sus declaraciones tras el oro en 200 mariposa. Dijo que sus gafas se llenaron de agua y que no vio nada desde la mitad de carrera. Lo nunca visto, Phelps ganaba un oro hasta a ciegas.  Una hora más tarde se colgó el segundo oro de aquel día. El quinto en Pekín. El undécimo oro olímpico de su carrera. Se escribe pronto.

El sexto llegó con récord mundial

Michael Phelps ganó su sexto oro en Pekín, el 15 de agosto de 2008. Lo hizo en 200 metros estilos con un nuevo récord del mundo. Curiosamente fue en la braza donde marcó diferencias. En el estilo en que se creía que flojeaba más. Nada más lejos de la realidad. Phelps sumaba un nuevo oro y se colocaba a tan solo uno de igualar a Mark Spitz y a dos de superarlo.

El 16 de agosto, todo estaba preparado para que Michael Phelps subiera a lo más alto del podio de Pekín por séptima vez. Llega, pero con suspense y con mucha polémica. La llegada de los 100 metros mariposa se decide por una sola centésima. 50.58 para Phelps, 50.59 para Cavic. La foto finish demostró que Phelps ganó sin ninguna duda, con una remontada sensacional. En los primeros cien metros no era ni bronce. A la llegada sumaba un nuevo oro y récord olímpico.

 

La octava maravilla de Michael Phelps llegó un histórico 17 de agosto. Tenía 23 años y se convirtió en el único humano capaz de ganar 8 medallas de oro en los mismos Juegos Olímpicos. La proeza fue completada con un récord mundial del relevo 4×100 estilos. Los que vimos aquella barbaridad de Michael Phelps debemos sentirnos afortunados, porque con total seguridad nunca más volveremos a verlo en nuestra vida.