El Tour de Perico

 

El 24 de julio de 1988 yo acababa de cumplir seis años. Recuerdo que estaba sentado con mis padres en el sofá rojo de mi salón. Veíamos algo histórico para el ciclismo y el deporte de nuestro país. Un español nacido en Segovia ganaba el Tour de Francia. Se llamaba (se llama) Pedro Delgado y lo apodaban Perico. En la televisión española solo podíamos ver dos canales, la primera y la segunda cadena.

En el momento en el que se confirma que Perico ha ganado el Tour, aparecen varios rótulos en la televisión. Uno de ellos indica la palabra REY. Mi madre nos dice, mirad le llaman rey porque ha ganado. Sin saber muy bien lo que decía, le contesté a mi madre que lo de REY era el principio de la palabra REYNOLDS, el equipo del vencedor. Y resulto ser cierto. Aquel día significa mi primer recuerdo de ciclismo y posiblemente del deporte. Solo dos españoles habían logrado la hazaña de ganar el Tour antes que Delgado, Federico Martín Bahamontes en 1959 y Luis Ocaña en 1973.

 

Pedro Delgado llegaba al Tour de Francia de 1988 como uno de los grandes favoritos. Había ganado la Vuelta a España de 1985 y había sido segundo en el anterior Tour. El irlandés Stephen Roche se impuso por tan solo 40 segundos. Perico era líder con 21 segundos de ventaja sobre Roche, pero perdió un minuto y un segundo en la última contrarreloj y se quedó a las puertas de la gloria.

El Tour del 88 comienza con una etapa prólogo de tan solo un kilómetro. El primer líder de la carrera es el italiano Bontempi. Lo bueno para Pedro Delgado llega en la duodécima etapa. El Tour de aquel año contaba con dos días decisivos. Uno de ellos era aquel día de Francia. El 14 de julio la ronda francesa sale de Morzine y llega al mítico Alpe d´Huez. Entre medias otros dos puertos como el Col de la Madelaine o el Glandon. Un etapón de 227 kilómetros, con esos tres puertos en los últimos cien.

La etapa comenzó fuerte, con ataques a las primeras de cambio. En la Madelaine el pelotón comienza a sufrir. Delgado y Ángel Arroyo se dan cuenta y a cuatro kilómetros de coronar el equipo Reynolds pasa al ataque. Pusieron a tirar en la bajada a nada más y nada menos que Miguel Indurain. Cuentan las crónicas que el ataque del equipo de Perico fue tan bestia, que al resto del pelotón no le dio tiempo ni de comer. Aquella etapa la ganó el holandés Steven Rooks, pero Pedro Delgado comenzó a ganar el Tour vistiéndose de amarillo. Al día siguiente, Delgado da otro golpe encima de la mesa y se adjudica la contrarreloj individual con final en Villard de Lans. Es la primera CRI que gana en su vida y lo hace en la carrera más importante que existe. Mejor imposible.

Parece que el Tour ha quedado sentenciado después de las dos exhibiciones consecutivas de Perico y el Reynolds. Además la historia de la «Grand Boucle» dice que quien sale líder de las 21 curvas de Alpe d´Huez acaba ganando en París. Tras la contrarreloj los colombianos Fabio Parra y Lucho Herrera se sitúan en la clasificación general a 4´43″ y 6´21″ respectivamente.

Días más tarde llega una noticia alarmante. Se anuncia que Pedro Delgado ha dado positivo tras ganar en Villard de Lans. Hay que esperar al contranalisis, pero supone un jarro de agua fría después de tener controlada la carrera. El día 21 de julio a falta de tres etapas para concluir el Tour, el jurado decide no sancionar a Perico. La sustancia aparecida en el control antidoping es la probenecida. Se trata de una sustancia prohibida por el COI (Comité Olímpico Internacional), pero permitida por la UCI (Unión Ciclista Internacional). Aquella tarde, Delgado había sido tercero en la etapa con final en Puy de Dome, pero seguro que la decisión del jurado le alegró más. Con las normas de la actualidad, a Perico le hubieran echado del Tour.

Perico Delgado se convirtió en el tercer español en ganar el Tour de Francia

 

En la penúltima etapa, otra contrarreloj, estuvo a punto de apuntarse una nueva victoria. Solo el viento y el español Juan Martínez Oliver lo impidieron. Al día siguiente Pedro Delgado Robledo se convertía en el tercer español en ganar el Tour de Francia. Tres mil segovianos se desplazaron a París para homenajear a su paisano. Perico se convirtió en REY como dijo mi madre. Y además de la victoria en el Tour, recibió premios por valor de 35 millones de pesetas, diez millones en metálico, dos coches, un apartamento y un trofeo con diamantes.

El del 88 fue el Tour de Perico Delgado en todos los sentidos. Fue protagonista en los momentos importantes y además ganó con una gran ventaja sobre sus perseguidores. Una victoria para recordar toda la vida. Un maillot amarillo que perdió aquel 24 de julio del 88, porque se lo robaron. Fue en la fiesta que se celebró en el Lido parisino. Ganar el Tour de Francia para el ciclista segoviano «fue una liberación».

 

 

Deja un comentario