Los mejores olímpicos españoles de la historia

El deporte olímpico moderno nació el 23 de junio de 1894. Gracias al barón Pierre de Coubertin se ponía en marcha el Comité Olímpico Internacional y se decidía que Atenas sería la organizadora de los Juegos de 1896. Grecia era la cuna del olimpismo antiguo y tenía todo el sentido que su capital fuera la elegida. El griego Dimitrios Vikelas fue nombrado como primer presidente del COI. España no asistió a la primera cita olímpica moderna. Hubo que esperar cuatro años más. Fue en París 1900 cuando se pudo ver por primera vez a olímpicos españoles. En la capital francesa llegó la primera medalla. A partir de ese momento se ha ido forjando la historia olímpica española. Miles de deportistas han representado a nuestro país y han ganado medallas por todo el mundo. Solo unos pocos (46) pueden presumir de haber ganado un oro olímpico.

En Juegos de verano España ha ganado 152 medallas en total. De esos nombres sale el Olimpo del deporte español. Se trata de los deportistas españoles que han ganado más medallas olímpicas. Nombres muy importantes que quedarán para siempre en la memoria de todos. Algunos ya están retirados, otros van camino de ello y posiblemente echarán el cierre a su carrera olímpica en Tokio 2020. Dos de ellos, Saúl Craviotto y Mireia Belmonte tienen la posibilidad de alzarse a la primera posición. Veremos si consiguen arrebatársela a David Cal. El piragüista gallego encabeza la clasificación con cinco medallas. Desde Atenas 2004 a Londres 2012 subió al podio siempre que participó en una final.

David Cal, cinco medallas en tres Juegos Olímpicos

David Cal participó en cinco finales olímpicas. Todas a las que optó. En Atenas 2004 y Pekín 2008, fue capaz de lograr el doblete en C1-500 y C1-1000. Oro y plata y doble plata. En Londres 2012, tras una remontada espectacular, también se subió al segundo cajón del podio olímpico en la distancia larga de la canoa. Una hazaña que podría haber sido mayor, de haber participado en Río 2016.

 

Si la clasificación se estableciera como el medallero olímpico, Joan Llaneras ocuparía el primer lugar por número de oros ganados. Dos oros y dos platas consiguió el pistard mallorquín en tres Juegos diferentes. El mejor ciclista de pista español de todos los tiempos ganó tres medallas en la prueba de puntuación individual. Compartió podio, bañado en plata, junto a Toni Tauler en la prueba de Madison en Pekín 2008. Un palmarés magnífico al alcance de muy pocos. Forma parte del selecto club de los elegidos, que han sido dobles campeones olímpicos.

Craviotto y Belmonte aspirantes al trono de Cal

Saúl Craviotto, también sabe lo que es ganar medallas en tres Juegos Olímpicos distintos.    Inauguró su medallero particular en Pekín 2008. Fue oro junto a Carlos Pérez Rial. En Londres 2012 conquistó la medalla de plata de manera individual. Y en Río 2016 ganó dos medallas, un oro compartido con Cristian Toro y un bronce. También está en el club de los dobles campeones. En Tokio 2020 podría igualar o incluso superar a David Cal, al que siempre pone como ejemplo cuando habla de su amado piragüismo. No hay nada imposible para Craviotto.

 

La mejor nadadora española de la historia quiere más. A Mireia Belmonte no le ha bastado con conseguir el sueño de ser campeona olímpica y sumar cuatro medallas en dos Juegos diferentes. La veremos en Tokio 2020 intentando ser la española olímpica más grande. La dos platas de Londres 2012 y el oro y el bronce de Río 2016 adornan un historial plagado de podios europeos y mundiales. Y todo ello en uno de los deportes con más caché, la natación.

 

No han sido campeonas olímpicas pero son historia del deporte español

Andrea Fuentes forma parte del ránking de los mejores olímpicos españoles y también de las mejores nadadoras de sincronizada de siempre. Cuatro medallas olímpicas. Tres de plata y una de bronce. Todas compartidas. Dos en dúo con Gemma Mengual y Ona Carbonell, ambas de plata. Y dos con el equipo, una plata y un bronce. Se la echa mucho de menos.

Dos platas y dos bronces olímpicos consiguió Arantxa Sánchez Vicario a lo largo de su magnífica carrera deportiva. Dos de las medallas fueron individuales y las otras dos compartidas con Conchita Martínez, la otra gran dama del tenis español. Las cuatro medallas las conquistó en dos Juegos Olímpicos, en Barcelona 92 y en Atlanta 96.

Tres veces medallistas 

Hablar de Gervasio Deferr es hacerlo del mejor gimnasta que ha tenido nuestro país. Ni más ni menos que tres veces se subió a un podio olímpico. Dos veces en salto, en ambas ocasiones fue medalla de oro en Sidney 2000 y Atenas 2004. En Pekín 2008 fue subcampeón en suelo. Es de los pocos deportistas españoles que han sido capaces de ser campeones olímpicos en dos Juegos. Gervi lo hizo consecutivamente. Uno de los elegidos del deporte español y mundial.

La mejor halterófila española de todos los tiempos, Lydia Valentín, ha ganado tres medallas olímpicas en tres Juegos consecutivos. Solo ha podido saborear la emoción del podio en los Juegos de Río 2016. En la plata y en el oro de Pekín 2008 y Londres 2012, varias dopadas se lo impidieron.


El primer héroe olímpico

Hasta la llegada de la era gloriosa del deporte español, el piragüista Herminio Menéndez era una de las figuras más reconocidas. Logró tres medallas, compartidas todas ellas, cuando muy pocos españoles ganaban internacionalmente. Ocupó el primer puesto de este ránking hasta que llegaron los Juegos de Barcelona 92 y posteriores.

Ni más ni menos que doce años pasaron entre la primera y la tercera medalla olímpica de Conchita Martínez. Consiguió tres medallas en tres Juegos diferentes. Siempre en el dobles. En las dos primeras ocasiones acompañada de Arantxa Sánchez Vicario y la tercera y última de Vivi Ruano. Dos platas y un bronce que la convierten en una de las deportistas olímpicas más laureadas de nuestro país.

Una generación de oro con dos platas y un bronce

Poco se puede añadir a los años de triunfos y podios de la selección española de baloncesto. Cinco integrantes de esta generación irrepetible guardarán para siempre las tres medallas olímpicas ganadas en tres Juegos consecutivos. Las dos primeras jugando de tú a tú en la final frente a EEUU. La tercera venciendo de manera agónica a Australia en el partido por el bronce. Pau Gasol, Felipe Reyes, José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro y Rudy Fernández forman parte del Olimpo del deporte español gracias a sus tres medallas olímpicas.

Hablar de Demetrio Lozano es hacerlo de uno de los mejores jugadores de balonmano que ha tenido España. Capaz de ganar tres bronces con la selección en Atlanta 96, Sidney 2000 y Pekín 2008.

 

 

 

 

Madrid 2036

¿Qué estaremos haciendo en 2032?. Probablemente nadie lo sepa. Lo único que sabemos es la edad que tendremos. En mi caso cincuenta. Cifra perfecta para disfrutar de unos Juegos Olímpicos en la ciudad que me vio nacer. El nuevo alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, está dispuesto a retomar el sueño que varias veces se le ha escapado a la capital de España. No hay quinto malo.

Pero antes de tomar una decisión convendría estudiar diferentes factores que pueden provocar, que el sueño olímpico madrileño, vuelva a quedarse en nada. Todos sabemos que existe una norma (no escrita) de no repetir continentes. En 2016 fueron en Brasil (América), en 2020 serán en Tokio (Asia). Sabemos que los Juegos de 2024 se celebrarán en París (Europa) y que los de 2028 serán en Los Ángeles (América). La primera oportunidad para presentarse llegará en 2032. Nada garantiza que conseguirlo sea más fácil en ese año.

Las dos Coreas serán el principal rival

El principal inconveniente para presentarse en 2032 tiene nombre asiático. Las dos Coreas presentarán una candidatura para organizar de manera conjunta los Juegos Olímpicos. De llevarse a cabo sería la primera que se celebrarían en dos ciudades sede. Todo apunta a Seúl (Corea del Sur) y a Pyongyang (Corea del Norte). La primera repetiría tras la edición de 1988. El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, ya ha recibido en Lausana a representantes de ambos países y la propuesta le parece histórica.

La ciudad elegida se conocerá en 2025. Como siempre siete años antes. En 2021 hay que presentar la candidatura si se quiere optar a los Juegos de 2032. Las dos Coreas parten con ventaja sobre el resto de candidaturas que se presenten. Son dos países enfrentados a los que el deporte volvería a unir. Brisbane (Australia), la región alemana de Renania del Norte-Westfalia, India, Rusia e Indonesia también han hablado de presentar candidatura.

¿Qué opinarán los madrileños?

Hay que contar con todos estos datos y también con la poca confianza que ofrece la política antidopaje española. Y sobre todo con la opinión de los madrileños. Hace años la mayoría quería los Juegos en su ciudad, pero ahora no lo sabemos. La vicealcaldesa madrileña, Begoña Villacís lo ha dejado claro: “El Gobierno solo no va a ninguna parte proponiendo unos Juegos Olímpicos” . “El Ayuntamiento de Madrid recogerá el “sentir ciudadano” antes de presentar una candidatura”.

En las candidaturas de 2012, 2016 y 2020, Madrid contaba con la construcción de un Estadio Olímpico que se ha convertido en el Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid. Otro factor a tener muy en cuenta. Habría que idear un nuevo estadio. Al lado del Metropolitano continúa el esqueleto de lo que pretendía ser el Centro Acuático de haber sido otorgada la organización de los Juegos a la capital.

La mejor opción sería 2036

Si los madrileños quieren optar de nuevo a unos Juegos Olímpicos, la opción más factible no sería 2032. Lo mejor sería esperar cuatro años más. En 2036 hará doce años de los Juegos de París y con casi total seguridad los Juegos regresarán a Europa previo paso por Asia. Todos los caminos de 2032 apuntan a las dos Coreas. El COI no va a desaprovechar la oportunidad de dar un mensaje de unidad al mundo entero. El deporte volvería a lograr lo que la política y los países casi nunca consiguen. Madrid pudo ganar en 2012, 2016 o 2020, pero a la hora de la verdad, la mayoría de votos los obtuvieron otras ciudades. Cuatro años más en un mundo, pero pueden ser decisivos para alcanzar la meta soñada.

El presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, lo tiene claro: «Siempre he dicho que Madrid debe perseguir el sueño de ser olímpica. Es la ciudad del mundo donde se podrían organizar mejor unos Juegos. Madrid debe tener Juegos Olímpicos».

 

 

La primera intentona en 1972

De progresar la presentación de candidatura sería la quinta vez que Madrid lo intenta. La primera vez fue en pleno franquismo, en 1965 con el objetivo de organizar la edición de 1972. Madrid no estaba preparada. Se los llevó Múnich que se impuso en la segunda votación con 31 votos por 16 de la capital de España. Montreal sumó trece votos y Detroit fue eliminada en la primera con solo seis.

 

El sueño de Singapur

La segunda vez que Madrid lo intentó fue para los Juegos de 2012. El 6 de julio de 2005 en Singapur, se quedó muy cerca de lograrlo. La primera votación estuvo muy igualada. Londres obtuvo 22 votos, París 21, Madrid 20 y Nueva York 19. Moscú se quedó fuera con 15. Madrid ganó la segunda votación con 32 votos y Nueva York cayó eliminada. Curiosamente en la tercera votación, Madrid perdió un voto y eso le hizo quedarse fuera de la lucha final. Londres 39 y París 33 fueron las finalistas. Finalmente se impuso Londres por 54 a 50. Pero siempre quedará la duda de aquel miembro del COI que votó primero por una ciudad y después por otra.

 

La alternancia de continentes

Cuatro años más tarde llegó el tercer intento de Madrid. Todo se decidió el 2 de octubre de 2009. A pesar de que Londres había sido la sede elegida en 2012, no se pensó en la alternancia de continentes. Madrid ganó la primera votación con 28 votos. Chicago fue eliminada. En la segunda votación ganó Río de Janeiro con amplia ventaja sobre Madrid. Tokio cayó eliminada. Río fue elegida como organizadora de los Juegos de 2016 tras imponerse a Madrid en la votación final por 66 a 32.


La crisis y el dopaje

El cuarto intento llegó cuatro años después. La crisis económica y la lucha antidopaje marcaron la candidatura madrileña para los Juegos de 2020. Eso sí, era la opción más low cost de todas las que se presentaron. Tokio se impuso en la primera votación y Estambul y Madrid tuvieron que desempatar tras conseguir 26 votos. Estambul se impuso 49 a 45 y después Tokio fue la ciudad elegida. La candidatura nipona ganó 60 a 34 y organizará los Juegos de 2020.

 

Rafa Nadal es un regalo de la vida

Rafa Nadal ha ganado su duodécimo Roland Garros a los 33 años. Es una gesta irrepetible, increíble, inigualable. Pasarán los años y Nadal seguirá ahí. Imbatido. En lo más alto del trono como el mejor tenista de la historia en tierra batida. Título compartido a nivel general del tenis junto a Roger Federer. Nadal es un regalo que nos ha hecho la vida. Debemos sentirnos afortunados de estar viviendo una época tan maravillosa como esta.

De él y del tenista suizo. Aunque alguno se empeñe en añadir a Djokovic, no les alcanza ni dentro ni fuera de las pistas. Los grandes campeones tienen que tener unas características que solo reúnen el suizo y el español. Espejos en los que los niños pueden mirarse. Dos maravillas del deporte que han coincidido en el tiempo. Hemos tenido suerte de verlos competir y debemos seguir disfrutando hasta que la retirada los llame. Se merecen un aplauso infinito. Como es el tenis de ambos que no tiene fin.

Un reinado sin fin

El reinado de Nadal en tierra batida es impresionante. En Roland Garros ha jugado 95 partidos y ha ganado 93. La tierra de París debería llevar el nombre del tenista manacorí. 12 finales, 12 títulos.  Su obra maestra. Doblando al segundo clasificado, el sueco Bjorn Borg. Grandioso. Muchos dijeron que estaba acabado, que no volvería a ganar un Grand Slam. Seguirán hablando y Nadal haciéndoles callar. Como mejor sabe, ganando.

Con la victoria sobre Dominic Thiem ha alcanzado los dieciocho títulos.Se sitúa a solo dos grandes de Federer. El próximo Wimbledon va a ser importante para saber si la distancia se acorta todavía más. De nuevo le hemos visto tirarse al suelo de la Philippe Chatrier. Es su segunda casa. Su jardín preferido. Rafa es el creador de un tenis de época que recordaremos cuando seamos mayores. Es y siempre será el Rey de la Tierra. Nadie se le acerca. Nuestros nietos no lo verán caer del primer lugar. Pasarán los años. Llegarán nuevos tenistas y sus récords quedarán ahí para la eternidad.

Único e irrepetible

Nadal es único. No debemos cansarnos de decirlo. Parece que Thiem se convertirá en su sucesor algún día. Ya ha jugado las dos últimas finales de Roland Garros contra él. Capacidad y tenis tiene para ganar varios grandes. Pero mientras siga ahí Nadal seguirá siendo complicado.

Sin lesiones tendría más títulos

¿Qué hubiera ocurrido de no haber sufrido tantas lesiones?. Posiblemente Rafa Nadal tendría dos o tres grandes más. Nunca lo sabremos. Lo que sí sabemos es que Nadal, es sin duda alguna, el mejor deportista español (masculino) de todos los tiempos. Lleva compitiendo en el alto nivel desde hace quince años. Lo hemos visto ganar desde que cumplió la mayoría de edad. Rafa es el yerno que toda madre querría tener. El ejemplo a seguir. A pesar de ser tan grande y de haberlo ganado todo, nunca ha perdido la cabeza. Siempre ha tenido los pies en el suelo. Sus valores y su educación son maravillosos. Su familia y sus preparadores lo han acompañado en sus viajes por todo el mundo. Forman un equipo envidiable, sin fisuras. Juntos nos ha enseñado que no hay nada imposible, que hasta el último golpe todo puede ocurrir.

Dominando la tierra batida desde 2005

Rafa Nadal ganó su primer Grand Slam en 2005. Fue el comienzo de la era Nadal Garros que parece no tener fin. A partir de ahí ha escrito un libro con páginas de oro, como sus dos medallas olímpicas, una individual y la otra compartida. Dos Wimbledon, tres US Open, un Open de Australia 34 Masters 1000 y 29 torneos ATP 500 y 250. Rey de Roland Garros (12) de Montecarlo (11) del Godó (11) y de Roma (9).

Eterno, ídolo, maravilloso, leyenda, mito, humilde, talentoso, sencillo,infinito, sincero, gigante, invencible,luchador, ganador, mágico, perseverante, extraterrestre… se acaban los calificativos para definir quién es Nadal y cómo ha sido la enorme carrera deportiva del tenista español. Que nunca se acabe este sueño. Que la retirada llegue lo más tarde posible y que podamos seguir abriendo este gran regalo llamado Rafael Nadal Parera durante mucho más tiempo. Su legado ya es y será inigualable. Debemos sentirnos orgullosos de todo lo que ha conseguido y de lo que puede conseguir. Él ha hecho que parezca fácil pero nada hubiera sido posible sin un esfuerzo brutal y tantas horas de tenis en sus brazos y en sus piernas. GRACIAS, Rafa.

 

PORTADAS DEPORTIVAS DEDICADAS AL 12º TÍTULO DE ROLAND GARROS

 

 

 

 

Fotos: @nluttiau @jeromeprevost @pierre_lahaller /L´Equipe y REUTERS