Mireia Belmonte, Saúl Craviotto y la búsqueda de la quinta medalla olímpica


Mireia Belmonte y Saúl Craviotto tienen varias cosas en común. La primera es que nacieron en el mes de noviembre. Ella el día 10. Él el día 3. Los dos vinieron al mundo en Cataluña. Belmonte en Badalona. Craviotto en Lleida. Ella en 1990. Él en 1984. La nadadora ha participado en tres Juegos Olímpicos, el piragüista también. Ambos buscan convertirse en el deportista olímpico español más laureado de la historia. En Tokio 2020, serán los abanderados de España y lucharán por igualar a David Cal. El palista gallego se retiró con cinco medallas, un oro y cuatro platas. De ganar una más, los dos le superarán por número de oros conquistados.
Además de todo lo anterior, cabe destacar que son dos de los mejores deportistas españoles de todos los tiempos. Tanto Mireia como Saúl forman parte del selecto club de los campeones de todo, de los pocos deportistas de nuestro país que han ganado la triple corona. Han sido campeones olímpicos, del mundo y de Europa.

La badalonesa y el leridano comenzaron su aventura olímpica en los Juegos de Pekín 2008. A Belmonte no le fue del todo bien. No llegó a ninguna final. Para Craviotto siempre serán inolvidables, ganó el primero de sus dos oros olímpicos junto a Carlos Pérez Rial en K2-500 metros. Noventa y una milésimas les separaron de los segundos. Tiempo más que suficiente para alcanzar la gloria olímpica en la capital de China.
En Londres 2012 le fue mejor a la nadadora que al piragüista. Mireia ganó dos platas, en 200 mariposa y en 800 metros libre. Saúl sumó subcampeonato olímpico en K1-200 metros. En dos participaciones olímpicas sumaban cuatro medallas, dos cada uno.

Resultados idénticos en Río 2016

Craviotto y Belmonte clavaron sus resultados en Río 2016. Ambos consiguieron un oro y un bronce. El piragüista fue campeón olímpico de K2-200 metros junto a Cristian Toro y logró ser tercero en K1-200. La nadadora logró un oro histórico en 200 metros mariposa. La primera española campeona olímpica en la piscina. Subió al tercer escalón del podio en una de las pruebas más completas de la natación, los 400 metros estilos.


Los tetramedallistas olímpicos llegarán a Tokio con el objetivo de ser de nuevo campeones y de igualar o incluso superar a David Cal. Craviotto tiene dos oros, una plata y un bronce. Belmonte tiene un oro, dos platas y un bronce. Cal lleva reinando desde que logró la quinta medalla olímpica en Londres 2012.

La duración de las medallas olímpicas: Usain Bolt

Será difícil que alguien no esté de acuerdo en esta afirmación: Usain Bolt es el mejor velocista de todos los tiempos. El legado que dejó el jamaicano es inmenso. Sus récords del mundo de 100 y 200 metros lisos serán difícilmente superados. Su show antes y después de las carreras es irrepetible. Seguramente decidió retirarse antes de lo que todos pensábamos. El atletismo le echa de menos y sigue buscando un referente que vuelva a ser protagonista de unos Juegos Olímpicos como él lo fue de Pekín 2008 a Río 2016.

Ocho años de gloria. Tres Juegos Olímpicos en los que todos los focos del estadio estuvieron puestos en él. En la piscina estuvo Michael Phelps. En el pabellón de gimnasia de Río, Simone Biles. De Pekín a Río pasando por Londres, Usain Bolt ganó nueve oros olímpicos. Pleno en cada edición. Pero años más tarde se quedaron en ocho por el dopaje de Nesta Carter, integrante del 4×100 jamaicano. «No cambiará nada mi legado. Por supuesto, me decepciona perder esa medalla, pero así es la vida. ¿Qué puedo hacer? No tengo ningún control sobre eso» dijo Bolt. 

Menos de tres minutos para ochos oros olímpicos

¿Cuánto tiempo invirtió en competición Usain Bolt para ganar sus ocho oros olímpicos? La respuesta es ¡menos de 3 minutos!. En total 161 segundos y 84 centésimas si sumamos los tiempos de los relevos jamaicanos. 

En las dos finales que ganó en Pekín 2008 tardó 28 segundos y 99 centésimas en batir los récords mundiales de 100 metros y 200 metros lisos. 9.69 fue su marca en 100 y 19.30 en 200. En la segunda apretó para batir la plusmarca de Michael Johnson. Pero todo el mundo está de acuerdo en que si llega a hacer lo mismo en el hectómetro, estaríamos hablando de un tiempo inferior a los 9.60. Un año después, en los Mundiales de Berlín, dejó el récord en 9.58. 

Dominador absoluto en tres ediciones olímpicas

En Londres 2012 ganó tres oros. Para ganar los 100 metros lisos necesitó seis segundos menos que en Pekín. 9.63. Otra marca estratosférica que valió un extraordinario récord olímpico. En 200 metros hizo otra marca fabulosa, 19.32. Dos centésimas más lento que en Pekín cuatro años atrás. Trece centésimas más lento que su récord mundial de 19.19 logrado en el Campeonato del Mundo de Berlín celebrado en 2009. En el oro de 4×100 lisos estuvo acompañado por Nesta Carter, Michael Frater y Yohan Blake. El cuarteto jamaicano batió el récord mundial con un magnífico tiempo de 36 segundos y 84 centésimas. 

Los de Río 2016 fueron los últimos Juegos Olímpicos de Usain Bolt. Obviamente las marcas fueron peores que en Pekín y Londres, pero volvió a demostrar quién era el rey de la velocidad. Para ganar el oro en 100 metros lisos invirtió 9 segundos y 81 centésimas. Para imponerse en los 200 metros 19 segundos y 87 centésimas. En el relevo 4×100 contó con la ayuda de Asafa Powell, Yohan Blake y Nickel Ashmeade. No pudieron bajar de los treinta y siete segundos. Ganaron el oro con una marca de 37.27.

Quince Reyes Magos del deporte español

Nos han hecho disfrutar en cada competición en la que han participado o participan. Han conseguido ilusionarnos y emocionarnos. Todos ellos forman parte de la historia del deporte. Con ellos hemos vivido momentos mágicos, inolvidables, en algunos casos irrepetibles. Hemos tenido el privilegio y la suerte de coincidir en el tiempo con una generación sensacional de deportistas. Son quince Reyes Magos del deporte español, pero podrían ser muchos más.

David Cal, el rey de la piragua

Cuando el palista gallego se retiró, muchos nos quedamos con la sensación de que podría haber ganado una medalla olímpica más. La sexta hubiera llegado en los Juegos de Río 2016, pero decidió bajarse de la piragua un año y medio antes. Cinco metales olímpicos en tres Juegos disputados. Se colgó una medalla cada vez que participó en una final. Un oro y cuatro platas que le siguen convirtiendo en el número uno del deporte olímpico español. David Cal fue campeón del mundo, pero se quedó a las puertas de lograr la triple corona, no pudo ser campeón de Europa.

 

Mireia Belmonte, la mejor nadadora española

Si sumásemos las horas que Mireia Belmonte ha pasado nadando a lo largo de su vida, la cifra sería escandalosa. Si miramos su palmarés, la cifra de medallas y récords, también lo es. La reina de la piscina española sigue luchando por alcanzar o superar las cinco medallas olímpicas de David Cal. Cuatro medallas en tres participaciones olímpicas la convierten en una de las nadadoras más completas de siempre. Pocas pueden decir que han ganado en tres estilos diferentes. Plata en Londres 2012 y oro en Río 2016 en 200 mariposa. Subcampeona olímpica de 800 metros libre en Londres. Bronce en 400 metros estilos en Río. Triple corona en 200 metros mariposa. La mejor nadadora española de todos los tiempos supera las cuarenta medallas en grandes competiciones. 

 

Joan Llaneras, el mejor pistard de la historia

España ha tenido muy buenos ciclistas. En ciclismo en ruta, contrarreloj, varios han ganado el Tour de Francia, o el Giro de Italia o la Vuelta a España. Pero si nos fijamos en la pista, el rey de los velódromos ha sido, y parece difícil superarlo, Joan Llaneras. Dos oros y dos platas olímpicas ganó el pistard mallorquín entre Sidney 2000 y Pekín 2008. Tres de manera individual y otra acompañado. Dominó la prueba de puntuación como nadie. Logró doce medallas mundiales y fue siete veces campeón planetario. Una auténtica leyenda del deporte español. 

 

Andrea Fuentes, magia en el agua

Hemos tenido la suerte de contar con magníficas nadadoras de sincronizada, ahora natación artística. Gemma Mengual abrió las puertas de par en par, Ona Carbonell está dando los últimos coletazos a su carrera deportiva. Ambas nadaron junto a Andrea Fuentes. Ella ha sido la que más medallas olímpicas ha podido conseguir. Siguiendo los pasos de Mengual, enseñando a Carbonell. Cuatro medallas olímpicas en dos Juegos Olímpicos: tres platas y un bronce. Dos platas llegaron en Pekín 2008, en el dúo con Gemma y con el equipo. La otra plata la ganó junto a Ona, en Londres 2012, donde el equipo fue bronce. En su museo particular hay treinta y seis medallas si sumamos las cuatro olímpicas con las ganadas en Mundiales y Europeos. 

 

Saúl Craviotto, el campeón polifacético

Vale para todo. Lo demostró ganando un concurso de cocina. Es policía. Pero sobre todo, piragüista. Posiblemente le veamos portando la bandera española en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Tokio 2020. Es el máximo favorito para ser abanderado. Cuatro medallas olímpicas le contemplan. Ganó la primera, de oro,  en Pekín 2008 junto a Carlos Pérez Rial. En Londres 2012 fue plata individual. En Río 2016 volvió a ser oro acompañado de Cristian Toro y bronce individual. Un oro más y se convertirá en el olímpico más laureado. Una medalla más e igualará a David Cal, pero también le superaría por número de oros conquistados. Poseedor de la triple corona. Es una máquina de ganar. La demostración más evidente de que con esfuerzo y disciplina todo se puede conseguir. 

 

Gisela Pulido, la campeona inigualable

Escribir sobre Gisela Pulido es una gozada. Su palmarés parece inigualable. Diez veces campeona del mundo de kitesurf. Se dice pronto. Pero la deportista catalana lo logró cuando era tremendamente joven. Entre 2004 y 2015 solo dejó de ganar en 2012 y 2014. Sencillamente impresionante. A los diez años (nació en 1994) fue campeona mundial por primera vez. Todos estamos esperando que compita en los Juegos de París 2024. Seguro que será firme candidata a las medallas. Porque cada vez que surge un reto nuevo va a por todas. Sabe lo que es ganar desde niña. Y siempre con una sonrisa. Así todo es mucho más fácil. 

 

Javier Fernández, héroe sobre hielo

La medalla olímpica de Javier Fernández tardó en llegar. La consiguió en 2018, en los Juegos de Pyeongchang. El mejor patinador español de siempre y uno de los más grandes de todos los tiempos, forma parte del club de los mejores deportistas españoles de la historia. Siete veces consecutivas campeón de Europa, dos veces campeón del mundo, bronce olímpico. Cifras de otro planeta en un deporte como el patinaje artístico, poco conocido en España. Hasta que llegó él. Un conquistador. Un héroe sobre hielo. Una leyenda viva del deporte. 

 

Lydia Valentín, la fuerza de España

Ganar tres medallas olímpicas en tres Juegos Olímpicos consecutivos está al alcance de muy pocos deportistas. Lydia Valentín lo consiguió entre Pekín 2008 y Río 2016. Las rivales dopadas impidieron que recogiera sus medallas de oro en Londres 2012 y de plata en Pekín 2008. El bronce de Río sí pudo disfrutarlo in situ. Ni que decir tiene que es la mejor halterófila española de la historia. Poseedora de la triple corona. Campeona olímpica, bicampeona mundial y tetracampeona europea. Una mujer capaz de levantar cientos de kilos. Una heroína que luchará en Tokio 2020 por ganar su cuarta medalla olímpica. 

 

Gervasio Deferr, el mago de la gimnasia

Solo seis deportistas españoles han ganado dos medallas de oro olímpicas. Uno de ellos es Gervasio Deferr. Sin ninguna duda el mejor gimnasta español de la historia. Con solo dieciocho años logró su primer campeonato olímpico en los Juegos de Sidney celebrados en el año 2000. Cuatro años más tarde, en Atenas 2004, repitió oro en la prueba de salto convirtiéndose en bicampeón olímpico. Para cerrar el círculo luchó por otro oro, esta vez en la prueba de suelo, y fue subcampeón olímpico. Junto a Saúl Craviotto, Joan Llaneras, Theresa Zabell, Luis Doreste y Rafa Nadal forma parte del club de los bicampeones olímpicos españoles

 

Ruth Beitia, gloria en las alturas

La mejor atleta española de todos los tiempos, Ruth Beitia, comenzó a ganar medallas cuando estaba a punto de cumplir 26 años y terminó cuando estaba rondando los 38, edad a la que se retiró de la élite del atletismo. Más de una década ganando medallas en un deporte tan exigente y en una prueba como el salto de altura es tan complicado, que seguramente se valorará en su justa medida con el paso de los años. Campeona olímpica en Río 2016. Tricampeona de Europa, bronce mundial al aire libre. Sigue esperando la medalla de bronce que la pertenece y que logró limpiamente en los Juegos de Londres 2012. 

 

Javier Gómez Noya, el triatleta total

El palmarés de Javier Gómez Noya es envidiable. Ha sido cinco veces campeón del mundo, cuatro veces campeón de Europa, ha ganado triatlones de larga distancia, Ironmans. Un fuera de serie, el mejor triatleta de la historia. Le falta una medalla con la que se retiraría con la sensación de tener todos los objetivos cumplidos. Como si el enorme historial no le concediera ya ese deseo. La medalla de oro olímpica se le escapó en Londres 2012 por unos pocos segundos. Fue subcampeón entre los Brownlee. Una lesión le impidió participar en Río 2016. Ahora llega Tokio 2020. El último cartucho olímpico de su fantástica carrera deportiva. Seguro que estará con los mejores luchando por el primer lugar. Como ha hecho siempre.

 

Theresa Zabell, oros a toda vela

Theresa Zabell es la mejor regatista española de todos los tiempos. Una reina maga que llenó de oro los mares y océanos donde compitió. Ganadora de la triple corona en la clase 470 de vela. Desde 1991 a 1996 no tuvo rival. Junto a Patricia Guerra y Begoña Vía Dufresne conquistó oros europeos, mundiales y olímpicos. Fue campeona olímpica en Barcelona 92 junto a Guerra y repitió resultado cuatro años después en Atlanta 96, con la colaboración de Vía Dufresne. Tricampeona mundial consecutiva entre 1994 y 1996, Zabell fue, es y será una de las más grandes deportistas españolas de la historia. 

 

Pau Gasol, el rey de la canasta

Lo que ha logrado Pau Gasol para el baloncesto español es impresionante. Dos veces campeón de la NBA con los Lakers. Tricampeón de Europa  y campeón del mundo con España, además de lograr un montón de platas y bronces con la mejor generación de la historia de nuestro basket. Sin duda es el mejor jugador español que hemos visto sobre una cancha. En Juegos Olímpicos ha ganado tres medallas. Las platas de Pekín 2008 y Londres 2012 y el bronce de Río 2016. Va a luchar por llegar a los que serían los últimos Juegos de su carrera. A Tokio 2020 llegará, ojalá, con cuarenta años.

 

Carolina Marín, la reina del volante

Un oro olímpico, tres oros mundiales, cuatro oros europeos. Esa es la carta de presentación de Carolina Marín, la reina del volante. La mujer que enseñó a España lo que era el bádminton. La mejor. Lo que ha conquistado la jugadora onubense está muy bien, pero ella quiere más. Si hablamos de Juegos Olímpicos, Mundiales y Europeos, siempre que ha llegado a una final la ha ganado. Ocho de ocho, pleno. Le falta un oro olímpico más para ser la mejor de siempre en su deporte. Ese es su próximo objetivo. En enero de 2018 toda España se sobrecogió con su tremenda lesión. Pero ella que puede porque piensa que puede, ya va camino de una nueva gloria olímpica. Ojalá la veamos de nuevo en lo más alto del podio en Tokio 2020. 

 

Rafa Nadal, el mejor de todos

Si preguntamos a cualquiera quién es el mejor deportista español de la historia, la mayoría contestarán que Rafael Nadal Parera. Él es el ejemplo perfecto para definir lo que un deportista tiene que ser dentro y fuera de su terreno de juego. Las cifras del tenista manacorí hablan por sí solas. Y puede ser que cuando leas esto hayan cambiado. Porque Nadal es único e irrepetible. Diecinueve Grand Slams. Treinta y cinco Masters 1000. Ochenta y cuatro títulos en total. Cinco Copas Davis. Dos oros olímpicos. Rozando las 1000 victorias y superando las 200 semanas como número 1. Cinco veces primero del ránking mundial al terminar el año. Rey de la tierra batida. Rey Mago por excelencia del deporte español. 

Fotos: Getty, Reuters, AFP, EFE

El año que vimos más portadas sin fútbol en los diarios deportivos

Confieso que me entusiasma contar esto. Falta mucho por hacer, sí, pero para mí, que lo primero que hago al levantarme cada día es mirar las portadas de la prensa deportiva, es un honor anunciar que en 2019 aumentaron las primeras páginas sin fútbol masculino. Debería ser un motivo de celebración para todos aquellos que intentamos que haya cultura deportiva en España. 

Los deportistas españoles han vuelto a dejar muy alto el pabellón de sus disciplinas en Europa y en el mundo. 2019 se cerró como un año espectacular de las selecciones olímpicas. Rafa Nadal, Sandra Sánchez, Javier Fernández, Damián Quintero, Carolina Marín, Marc y Álex Márquez, Fernando Alonso, Ana Peleteiro, Orlando Ortega, Lydia Valentín, Teresa Portela, los chicos del piragüismo… Todos ellos y muchos más han sido grandes protagonistas. 

Siguen llegando enormes resultados a pesar de que los presupuestos destinados al deporte español no avanzan. Y afortunadamente los diarios deportivos más leídos han destinado más espacio en sus portadas que en los años anteriores. Si en 2018 hablábamos de un descenso en el número de primeras dedicadas a otros deportes, hoy tenemos que hablar del año que vimos más portadas sin fútbol. Ojalá no se vuelva atrás y que para el siguiente resumen sigamos señalando que han vuelto a aumentar las portadas dedicadas al resto de deportes. 

El diario Marca ha dedicado 319 de sus portadas al fútbol masculino. Las 46 restantes, veinte más que en 2018, al resto de deportes o a la actualidad. Trece de las primeras páginas del periódico más leído de España han tenido como protagonistas a las mujeres. Ocho han sido para el fútbol femenino. Dos para la selección femenina de baloncesto. Una para las Guerreras del balonmano y otra como homenaje a Blanca Fernández Ochoa tras su fallecimiento.

El 89% de las portadas de 2019 han estado dedicadas al fútbol masculino

Ha sido un año de varias convocatorias electorales. Marca llevó a sus portadas las entrevistas de cinco de los candidatos. El entrenador Joaquín Caparrós anunciaba que tenía leucemia. Han sido las seis primeras dedicadas a la actualidad.

Veintisiete portadas de Marca han llevado otros deportes, sin contar las que han llevado deporte femenino. La mayoría han sido para el tenis y el baloncesto. Rafa Nadal ha aparecido en ocho de ellas. Las mismas que ha sumado la selección masculina de baloncesto, los flamantes campeones del mundo.

El diario As ha aumentado considerablemente el número de portadas dedicadas a otros deportes. 333 han sido para el fútbol. Las 32 restantes, diecisiete más que en 2018, al resto de deportes. Siete de las primeras páginas, una menos que el año anterior, han estado dedicadas a las mujeres. Cinco han sido para el fútbol femenino, una para la selección de baloncesto y la restante para homenajear a la mejor esquiadora que ha tenido nuestro país. 

Veinticinco portadas de As han sido para otros deportes. Como en el caso de Marca, el baloncesto y el tenis han sido los deportes más elegidos. Siete y trece respectivamente.

Queda mucho trabajo y reconocimiento al resto de deportes y, sobre todo, a las mujeres. Siguen siendo insuficientes las portadas para ellas. Se ha conseguido el reconocimiento del fútbol femenino, pero el resto también existe. El avance en 2019 ha sido evidente. En 2018 decíamos que el 95% de las portadas de Marca y As estuvieron dedicadas al fútbol masculino, hoy hablamos del 89%.  Pero si lo comparamos con L´EQUIPE sigue habiendo una diferencia abismal. El diario francés se ha quedado a tres portadas de alcanzar las cien sin fútbol masculino.

De las 730 portadas de 2019 en Marca y As, 652 han estado dedicadas al fútbol masculino, cincuenta y dos a otros deportes, veinte al deporte femenino y seis a temas de actualidad

46 PORTADAS DE MARCA DEDICADAS A OTROS DEPORTES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

32 PORTADAS DE AS DEDICADAS A OTROS DEPORTES