Larisa Latynina, la reina de los Juegos

Es la reina indiscutible de los Juegos, la mujer que más veces ha subido a un podio olímpico. Larisa Latynina (Jersón, Ucrania, 27 de diciembre de 1934) fue la deportista con más medallas olímpicas hasta Londres 2012. El nadador estadounidense, Michael Phelps, superó las dieciocho medallas de la gimnasta rusa en la capital inglesa. Latynina se colgó nueve oros, cinco platas y cuatro bronces en tres Juegos Olímpicos: Melbourne 1956, Roma 1960 y Tokio 1964. Phelps se retiró en Río 2016 con veintiocho metales siendo líder absoluto. La segunda en la clasificación es Latynina. Y parece complicado que le bajen de ese segundo puesto en el futuro. En el ránking de medallas olímpicas individuales aparecen los mismos protagonistas en las dos primeras posiciones. Phelps ganó dieciséis y Latynina catorce. 

Infancia en medio de la Segunda Guerra Mundial

En una entrevista de Eleonora Giovio en el diario El País, recordó su infancia en plena Segunda Guerra Mundial. Dijo Latynina que vivió cosas horribles: “recuerdo los sótanos a los que teníamos que ir corriendo a escondernos cuando había bombardeos”. Su padre murió durante el conflicto. “Fue muy duro cuando mi madre y yo recibimos la noticia de que había caído cerca de Stalingrado” dijo a Jesús Mínguez del diario As. 

Latynina comenzó a practicar ballet a los 11 años. No debutó en la gimnasia hasta la adolescencia e hizo su debut internacional en el Mundial de 1954. Acabó en decimocuarto lugar. Dos años después todo cambió para siempre. 

De Melbourne a Tokio

A los veintiún años, Latynina hizo su debut olímpico en los Juegos de Melbourne de 1956. Arrasó con seis metales, cuatro oros (general individual, equipos, suelo y salto), una plata (barras asimétricas) y un bronce (aparatos por equipos). Evidentemente fue la reina de aquellos Juegos junto a Ágnes Keleti. La gimnasta húngara también ganó seis metales en Melbourne. 

En mitad de aquel ciclo olímpico, en 1958, descubre que está embarazada y compite en los Mundiales de Moscú. Solo lo sabía su ginecólogo, que la dejó participar. Ganó cinco oros y una plata. A lo largo de su carrera deportiva sumó trece medallas en Campeonatos del Mundo: ocho oros, cuatro platas y un bronce. 

Seis medallas multiplicadas por tres

En los Juegos de Roma de 1960, Latynina repitió el número de medallas de cuatro años atrás. Defendió su título completo individual, ganó otra medalla de oro por equipos y en suelo. Ganó dos platas en asimétricas y en la barra de equilibrio. Fue bronce en la prueba de salto. Latynina alcanzaba así doce medallas (siete oros) en dos Juegos Olímpicos, una auténtica burrada. Igualó al líder de la clasificación por aquel entonces, el atleta Paavo Nurmi subió doce veces al podio olímpico entre 1920 y 1928. 

Cuatro años más tarde llegaron los Juegos de Tokio 1964. Como no podía ser de otra manera, Latynina volvió a colgarse otras seis medallas más. Esta vez “solo” pudo ganar dos oros. Los logró en suelo y en el concurso general por equipos. En el individual fue subcampeona olímpica, al igual que en salto. Fue medalla de bronce en la barra de equilibrio y en asimétricas. 

En el club de los ganadores de nueve medallas de oro

Latynina es una de los cinco atletas que han ganado al menos nueve medallas de oro en unos Juegos Olímpicos. Durante cuarenta y ocho años, desde Tokio 1964 a Londres 2012 tuvo el récord de medallas olímpicas. Es curioso que hasta 1978, catorce años después de establecerlo, no tenía ni idea de la plusmarca. Un reportero checo le enseñó un recorte con el ránking y Latynina fue consciente. En sus tres participaciones olímpicas fue capaz de ganar al menos dos oros. 

El día que Phelps le superó, la reina de los Juegos estaba en la piscina de Londres 2012. La medalla diecinueve del nadador americano llegó en el 4×200 metros libre. 

Larisa Latynina se retiró en el Mundial de Dortmund celebrado en 1966 a los 32 años. Se graduó en Educación Física y dirigió al equipo nacional ruso en México 1968, Múnich 1972 y Montreal 1976. Sus pupilas ganaron diez medallas de oro.»Fui muy patriota. Mi gimnasia no me pertenecía sólo a mí, también era de mi tierra soviética y de toda su gente» dijo Latynina. Fue galardonada con la Orden Olímpica, la mayor distinción del COI, en 1989.

 

Fotos: olympic.org

Deja un comentario