Diez libros deportivos para guardar

Vivimos tiempos convulsos. La incertidumbre inunda nuestras vidas. La cultura es más  necesaria que nunca. Para aprender, distraerse, meditar o crear. Los libros son necesarios siempre. También los deportivos. Porque nos ayudan a descubrir historias que no conocíamos o a recordar otras que se habían quedado en el olvido. Leer siempre es un placer. Por tercer año consecutivo dejo por aquí diez recomendaciones sobre diez libros deportivos, para leer y guardar,en nuestras bibliotecas. 

EL ÚLTIMO TOUR DEL SIGLO XX. JOSEP MARÍA CUENCA.

En 1989 el mundo cambió en todos los sentidos. La caída del muro de Berlín marcó el final de una era y el comienzo de otra. Muchos consideran que el siglo XX acabó ahí. En aquel año se celebró una edición memorable del Tour de Francia. Josep María Cuenca nos cuenta fantásticamente qué sucedió aquel verano del 89 en tierras francesas. 

LA ÚLTIMA NOCHE DE AYRTON SENNA. GIORGIO TERRUZZI.

El sábado 30 de abril de 1994 el piloto brasileño, Ayrton Senna, uno de los más grandes pilotos de Fórmula 1 de todos los tiempos, pasó su última noche en el Hotel Castello de San Marino. Al día siguiente perdería la vida en un accidente bestial. El escritor italiano, Giorgio Terruzzi, nos cuenta de manera magistral cómo transcurrieron las últimas horas de Senna en aquella suite 200, en el circuito de Imola y en su vida personal. 

FERNANDO MARTÍN. INSTINTO GANADOR. JAVIER BALMASEDA.

El 3 de diciembre de 1989 nos dejaba Fernando Martín tras un accidente de coche. Tres décadas después, Javier Balmaseda escribió esta gran obra en la que ha participado mucha gente. Cerca de medio millar de testimonios que nos acercan a la figura del mito. Anécdotas, partidos, viajes que explican cómo jugaba y cómo era Martín.

PHIL JACKSON. ONCE ANILLOS. PHIL JACKSON Y HUGH DELEHANTY.

Phil Jackson ganó once títulos de la NBA como entrenador de los Chicago Bulls y Los Ángeles Lakers. En este libro no solo nos cuenta cómo ocurrieron todos esos triunfos, también nos hace aprender sobre la vida y sobre cómo debe ser un verdadero líder. 

REGRESAR A MARATÓN. CUADERNO DE VIAJE DE UN CORREDOR. MIGUEL CALVO.

Este libro es una maravilla. Miguel Calvo nos lleva de viaje a Grecia, la cuna del maratón. Es una mezcla de historia, de deporte y de vida. Una obra inmensa llena de atletismo y con una enorme documentación. Me acompañó en los primeros días de mis vacaciones en Calpe en agosto de 2019. Lo vuelvo a coger y sigue oliendo a arena de playa y al Mediterráneo. 

EDURNE PASABAN. CATORCE VECES OCHO MIL. EDURNE PASABAN con la colaboración de JOSEP MARÍA PINTO.

La mejor alpinista española nos cuenta cómo fue el camino para lograr alcanzar las catorce montañas más altas del planeta. Fue la primera mujer en lograrlo. Una historia de superación deportiva y personal. Con sus alegrías y sus penas. Con sus felicidades y decepciones. Una vida en la montaña. 

EL PAPEL DE LAS MUJERES EN EL DEPORTE. PALOMA DEL RÍO CAÑADAS.

Nadie mejor que Paloma del Río para contarnos cuáles fueron los orígenes y la historia del deporte femenino. Mujeres que tuvieron que luchar y que tienen que seguir luchando porque haya equidad e igualdad en un mundo lleno de machismo. Un libro que no alcanza las cien páginas pero que tiene un inmenso valor para entender qué ha ocurrido con las mujeres deportistas desde que las dejaron competir. 

CUANDO FUIMOS LOS MEJORES. AINARA HERNANDO.

Un libro magnífico. Ainara Hernando nos cuenta con pelos y señales cómo fue el camino hacia el oro de Alejandro Valverde en el Mundial de ciclismo conquistado en septiembre de 2018. Una crónica sensacional, de un triunfo, que contó con un montón de protagonistas que trabajaron todos a una por lograr el ansiado Campeonato del Mundo de Innsbruck. 

ACTITUD MARC MÁRQUEZ. DAMIÀ AGUILAR.

Desde 2014 Marc Márquez ha ganado varios mundiales de motociclismo. En ese año, Damià Aguilar escribió este libro en el que colaboran deportistas como Kilian Jornet o Jennifer Pareja, empresarios o cocineros. Aguilar nos acerca a Márquez y nos cuenta que con actitud se ganan campeonatos del mundo. El libro está lleno de grandes mensajes y testimonios que giran entorno a esa palabra: actitud.

PLOMO EN LOS BOLSILLOS. Malandanzas, fanfarronadas, traiciones, alegrías, hazañas y sorpresas del Tour de Francia. ANDER IZAGIRRE.

El título lo dice todo. Una historia del Tour de Francia maravillosamente contada por Ander Izagirre. Fue ciclista hasta los 20 años. Después se convirtió en periodista y con este libro ganó el III Certamen de Literatura Deportiva Marca. Una delicia. 

El taconazo que valió la Octava

 

Hay partidos de fútbol que señalan el camino de lo que vendrá más adelante. El 19 de abril de 2000 se jugó en Old Trafford uno de esos encuentros. Jugaban los dos últimos campeones de Europa, el Real Madrid y el Manchester United. En la ida, empate a cero.  El equipo madridista jugó maravillosamente. Todo el equipo estuvo de cine. Pero hay que destacar a tres jugadores por encima del resto. El primero, Iker Casillas. El segundo, Raúl González, autor de dos de los goles y el tercero, Fernando Redondo.

El entrenador del Madrid aquel día, Vicente del Bosque, planteó el partido con un 5-3-2 a priori defensivo, pero que a posteriori demostró todo lo contrario. El Madrid salió con tres centrales, Karanka, Iván Campo y Helguera, flanqueados en las bandas por Michel Salgado y Roberto Carlos. En el medio campo Redondo, Savio y Mcmanaman. En la delantera Raúl y Morientes.

Con la cabeza bien alta

El Real Madrid llegaba a Old Trafford sin ser favorito, cuarto en Liga y con poca confianza de pasar la eliminatoria. Pero salió de allí con la cabeza bien alta tras una auténtica lección de fútbol ante el vigente campeón de la competición. El primer disparo del partido llegó pronto. Fue para el equipo madridista gracias a un tiro «made in» Roberto Carlos en el minuto dos. A los veinte minutos, la fortuna se alió con el Madrid. Michel Salgado centra y Roy Keane en su intento de despejar, mete el balón en su portería. El Manchester intentó empatar antes del descanso, pero Casillas se lo impidió. Los primeros minutos de la segunda parte fueron decisivos para encarrillar el pase a semifinales de la copa de Europa. En el minuto 50 de partido Mcmanaman inicia un contragolpe de libro y Raúl define como solo el sabe hacer. Un golazo sensacional.

Dos minutos después, llegó la jugada que hizo soñar al madridismo con la octava copa de Europa. La jugada que le devolvió a los altares del fútbol europeo, a pesar de que dos años antes había conquistado la Séptima. Un taconazo para la eternidad de un magnífico jugador, de los más elegantes que se han podido ver sobre un terreno de juego, Fernando Redondo. Una jugada maravillosa que forma parte de las mejores que se han producido en seis décadas de la máxima competición europea.

Una jugada para la eternidad

Un toque solo apto para los más grandes de este deporte. Para los atrevidos, para los que no se esconden y sacan lo mejor de sí mismos en los momentos que importan. En los lugares donde siempre serán recordados. Un gol inolvidable de Raúl, tras la asistencia grandiosa de Redondo, que significaba la sentencia, el 0-3, aunque después el Manchester cerrara el partido con dos goles. Un taconazo, con caño incluído al noruego Henning Berg. Un tanto para la historia del fútbol y del Real Madrid. Un mes y cinco días después llegó en París la Octava del equipo madridista. Pero en el «teatro de los sueños» el Madrid cambió el rumbo, con una obra de arte de Redondo que ya está enmarcada en los museos de la memoria futbolística de todos los tiempos.

 

LAS IMÁGENES

PRIMERA PARTE COMPLETA

SEGUNDA PARTE COMPLETA

EL TACONAZO DE REDONDO

 

LAS PORTADAS

 

 

 

 

LAS FOTOS DE AQUELLA NOCHE HISTÓRICA

 

 

 

 

Fotos: AllSport y Getty

Grandes dominadores del deporte mundial: Steve Redgrave, el rey del remo

“Si a partir de ahora me ven cerca de un bote, pueden pegarme un tiro”, eso es lo que dijo Steve Redgrave (Marlow, Inglaterra, 23 de marzo de 1962) al terminar su participación en los Juegos Olímpicos de Atlanta. Incumplió su palabra, en los Juegos de Sidney 2000, volvió a participar. Es lo que tiene ser el rey del remo y ganar cinco medallas de oro en cinco ediciones olímpicas consecutivas. Es el único remero que ha sido capaz de conseguirlo. De 1984 a 2000, desde los 22 a los 38, dieciséis años subiéndose a lo más alto del podio. 

Cuando era un niño Redgrave soñaba con ser campeón olímpico. A los 10 años veía como el nadador estadounidense Mark Spitz ganaba siete oros en Múnich 1972 y corroboró su deseo. 

El primer oro, en Los Ángeles

El primer título olímpico llegó en los Juegos de Los Ángeles 1984. Ningún remero británico había ganado medallas olímpicas desde Londres 1948. El 5 de agosto de 1984 en Lake Casitas, el lugar donde se desarrolló la competición de remo, la historia cambió. Reino Unido ganó la medalla de oro en el cuatro con timonel. Redgrave estuvo acompañado de Adrian Ellison, Andy Holmes, Martin Cross y Richard Budgett. Marcaron un tiempo de 6:18.64. 

Después de los Juegos de 1984, Steve Redgrave formó equipo con Andy Holmes. Tras haber sido campeones del mundo en 1986 y 1987, llegaron como favoritos a los Juegos de Seúl. El dos sin timonel británico se colgó la medalla de oro el 24 de septiembre de 1988. El río Han fue testigo de la segunda medalla de oro olímpica consecutiva de Redgrave y Holmes en un tiempo de 6:36.84. En esos Juegos también se colgaron un bronce junto a Patrick Sweeney

En 1990 Redgrave volvió a cambiar de compañero en el dos sin timonel. Era Matthew Pinsent, ocho años más joven que él. Además de conquistar varias medallas en campeonatos del mundo celebrados hasta 1995, hay que destacar la aplastante victoria en los Juegos Olímpicos de Barcelona. El 1 de agosto de 1992, en el lago de Banyoles, ganaron la medalla de oro con cinco segundos de ventaja sobre la pareja alemana que se colgó la plata. Pinsent y Redgrave ganaron con un tiempo de 6:27.72. Fueron nueve segundos más rápidos que el propio Redgrave y Holmes en Seúl. 

El único oro británico

Steve Redgrave, ya como triple campeón olímpico, fue el abanderado de la delegación británica en Atlanta. El 27 de julio de 1996, de nuevo junto a Matthew Pinsent, ganó el oro en el lago Lanier. Eso sí, lo hicieron de manera más ajustada que cuatro años antes. En las eliminatorias y en las semifinales fueron más lentos que los ganadores. En la final, muy igualada, se impusieron a la pareja australiana por menos de un segundo de ventaja. Ganaron el oro con un tiempo de 6:20.09. Aquel oro fue el único conquistado por Gran Bretaña en aquellos Juegos. Ganaron quince medallas, el oro de Redgrave y Pinsent, ocho plata y seis bronces. Los británicos han ganado al menos un oro en todos los Juegos de Olímpicos desde Atenas 1896. 

“Si alguien me ve yendo a algún lugar cerca de un barco nuevamente, tienen mi permiso para dispararme» dijo Redgrave tras ganar su cuarto oro olímpico consecutivo. Como decíamos al comienzo no cumplió su palabra y cerró el círculo en Sidney. En los Juegos del año 2000 ganó, junto a otros tres británicos, en el cuatro sin timonel. El quinto oro fue el más competido de todos, el más emocionante. Gran Bretaña se impuso a los italianos por solo treinta y ocho milésimas. 5:56.24 fue el tiempo de Redgrave, Cracknell, Foster y Pinsent. El cuarteto italiano cubrió el recorrido en el Sydney International Regatta Centre de Penrith en 5:56.62. Tras ganar la sexta medalla olímpica, cinco oros y un bronce, bromeó sobre la relación con su mujer: “me ha amenazado que si sigo en esto se divorcia”. 

Con Matthew Pinsent ganó siete oros mundiales y tres olímpicos. Fue el compañero con el que más éxitos compartió a lo largo de su magnífica carrera deportiva. 

Elogiado por Samaranch

El 23 de septiembre de 2000 fue el último día que vimos competir a Steve Redgrave. El presidente del COI por aquel entonces, Juan Antonio Samaranch, estuvo allí para felicitarlo y dijo: “es un atleta que realmente ha escrito su nombre en los libros de historia olímpica”. 

Se cuenta que después de que Redgrave ganó su primer oro olímpico, Richard Burnell, medallista de oro británico en remo en 1948 le dijo: «Eres campeón olímpico de por vida». Burnell solo pudo verle ganar tres de sus cinco oros olímpicos, falleció un año antes de los Juegos de Atlanta. 

Steve Redgrave ganó seis medallas olímpicas, cinco de ellas de oro, en uno de los deportes más duros que existen. A diferencia de otras disciplinas, el remo utiliza casi todos los músculos del cuerpo. Los remeros mueven brazos, piernas, espalda, cuello, manos, muñecas, pies. El cuerpo de un especialista en remo quema calorías y consume oxígeno a un ritmo bestial. Algunos fisiólogos han calculado que remar en un regata de 2000 metros (la distancia olímpica) tiene el mismo efecto fisiológico que jugar dos partidos de baloncesto consecutivos. Y todo ello en poco más de seis minutos. 

 

FOTOS: Getty Images

Portadas deportivas inolvidables: The Independent tras los Juegos de Londres 2012

El 9 de septiembre de 2012 se clausuraron los Juegos Paralímpicos de Londres. Fueron un éxito, como semanas antes lo habían sido los Juegos Olímpicos. El diario generalista The Independent hizo esta maravillosa portada en homenaje a los medallistas británicos de las dos competiciones. Es una de esas portadas deportivas inolvidables. A pesar de que no estamos hablando de un diario dedicado a los deportes. 

En esta primera página aparecen estrellas del deporte como el ciclista de pista Chris Hoy, la heptatleta Jessica Ennis-Hill o el tenista Andy Murray. The Independent cambió su mancheta habitual con letras rojas o negras y la cubrió con los colores de la bandera británica. La ocasión lo merecía.

El titular es de agradecimiento: GRACIAS. HA SIDO EMOCIONANTE. Esta noche cae el telón de Londres 2012 y nuestro verano récord. Ha sido una alegría. Las fotos elegidas ilustran claramente la felicidad de los atletas medallistas. Sin duda, una portada para guardar en nuestras retinas y para enmarcar seas o no seas de Reino Unido. 

No era para menos. En aquellos Juegos Olímpicos, los terceros que organizaba la capital inglesa, Reino Unido firmó la mejor actuación de su historia desde 1908. El equipo británico acabó en tercer lugar con 65 medallas: 29 oros, 17 platas y 17 bronces. Solo lo hicieron mejor estadounidenses y chinos con 103 y 91 metales ganados respectivamente.

En los Juegos Paralímpicos también consiguieron un excelente resultado. Reino Unido ganó 120 medallas: 34 oros, 43 platas y 43 bronces y acabó en tercer lugar del medallero. China lideró con 231 y Rusia fue segunda con 102, pero con 36 oros, solo dos más que los británicos. 

Todo comenzó en Singapur el 6 de julio de 2005. Londres se impuso a París en la votación final por organizar los Juegos de 2012. 

 

La duración de las medallas olímpicas: Michael Phelps

Su reinado es eterno. Ganar veintiocho medallas olímpicas le convierte en el mejor deportista de todos los tiempos. Los veintitrés oros le hacen inalcanzable en la natación y en el deporte internacional. Michael Phelps (Maryland, 30 de junio de 1985) es único e irrepetible. Un conquistador de récords que tuvimos la fortuna de disfrutar en cinco Juegos Olímpicos. Se despidió en los de 2012 y después regresó en los de 2016 para hacer más grande su legado. 

La natación sin él ya no es lo mismo. Pocos pudieron con el nadador americano desde Atenas 2004 a Río 2016. Su carrera deportiva estuvo llena de triunfos, individuales y también colectivos. Porque también gracias a sus compañeros pudo lograr resultados tan excelentes. Una máquina de vencer que cubrió de oro y también, aunque menos, de plata y bronce, las piscinas de todo el mundo. 

¿Cuánto tiempo invirtió para ganar sus 16 medallas individuales?

¿Cuánto tiempo necesitó en competición Michael Phelps para ganar sus veintiocho medallas olímpicas en cuatro Juegos? La respuesta es treinta minutos y medio en sus dieciséis metales conseguidos individualmente. Para sus medallas compartidas, doce en total, necesitó bastante más. Pero vamos a centrarnos en las dieciséis que consiguió sin ayuda de ningún compañero. Fueron trece oros, dos platas y un bronce. 

Michael Phelps ganó ocho medallas en los Juegos de Atenas 2004. Fueron cuatro oros y un bronce individuales. El 14 de agosto ganó su primer metal olímpico en los 400 metros estilos, una de las pruebas más complicadas de cualquier competición de natación. Su estreno fue inmejorable. Batió el récord mundial con un tiempo de 4:08.26. Dos días más tarde se colgaba el primer bronce olímpico de los dos de su carrera en los 200 metros libre. El tiempo fue de 1:45.32. 

El 17 de agosto se colgó su segundo oro olímpico. Con un tiempo de 1:54.04 batió el récord olímpico de 200 metros mariposa. Dos días después ganó en los 200 metros estilos, la prueba que dominó durante cuatro Juegos Olímpicos consecutivos. La marca de 1:57.14 valió otra plusmarca olímpica. El cuarto oro individual en Atenas llegó el 20 de agosto en los 100 metros mariposa. De nuevo récord olímpico con un tiempo de 51:25. 

Para ganar cuatro oros y un bronce en Atenas 2004, Phelps necesitó poco más de diez minutos y medio. 

Ocho oros en Pekín 2008

En los siguientes Juegos Olímpicos se convirtió en el primer deportista de la historia que ganaba ocho medallas de oro en una misma edición. Ocho oros que superaban los siete conquistados por Mark Spitz en Múnich 1972. Cinco de los ocho metales llegaron de manera individual. Siete de los ocho oros significaron un récord mundial y el restante fue récord olímpico. Una barbaridad absoluta solo al alcance del rey Phelps. 

En Pekín 2008 venció en 100 y 200 metros mariposa, 200 y 400 metros estilos y en los 200 metros libre. Solo en la prueba corta de la mariposa firmó un récord olímpico. En el resto, cuatro plusmarcas mundiales. Para ganar en 100 mariposa invirtió 50.58. En 200 mariposa 1:52.03. En 200 estilos hizo 1:54.23 y en la prueba larga 4:03.84. Y en los 200 metros libre ganó con un tiempo de 1:42.96. 

Para ganar los cinco oros individuales invirtió de nuevo, como en Atenas 2004, unos diez minutos y medio. 

Seis medallas en 2012

En Londres 2012 ganó seis medallas. Cuatro oros y dos platas. Dos oros y una plata individualmente. Venció en su prueba fetiche, los 200 metros estilos con un tiempo de 1:54.27. También se colgó el oro en 100 metros mariposa, el tercero consecutivo en esa prueba. El tiempo fue veintitrés centésimas más lento que en Pekín 2008, 51.21. En los 200 metros mariposa fue subcampeón con un tiempo de 1:53.01. 

Para ganar los dos oros y una plata necesitó poco más de cuatro minutos y medio. 

El final del camino

Río 2016 significó el final definitivo de la carrera deportiva de Michael Phelps. El “tiburón de Baltimore” ganó cinco oros y una plata, dos oros y una plata individualmente. Cerró el círculo en los 200 metros estilos con algo histórico, cuatro oros olímpicos consecutivos. La marca fue de 1:54.66. Volvió a ganar en los 200 metros mariposa tras haber sido subcampeón en Londres. Ganó con un tiempo de 1:53.36. En los 100 metros mariposa se colgó la medalla de plata con un tiempo de 51.14. 

Para ganar los dos oros y una plata necesitó poco más de cuatro minutos y medio. 

En los cuatro Juegos Olímpicos que ganó medallas, Michael Phelps, estuvo a punto de hacer póker de oros en tres pruebas diferentes. Lo consiguió en los 200 metros estilos. Se quedó a las puertas, con tres oros y una plata en 100 y 200 metros mariposa. En Londres 2012 fue subcampeón en la segunda y en Río 2016 en la primera. 

Si Michael Phelps fuese un país, ocuparía el decimotercer lugar del medallero de los últimos cuatro Juegos Olímpicos. El puesto número doce es para Países Bajos que ha ganado veinticinco oros de 2004 a 2016. Phelps veintitrés.

 

Fotos: Getty, AFP, AP, SI

El piragüismo español en los Juegos Olímpicos

 

El piragüismo español es como ese amigo que nunca te falla, que siempre está ahí cuando se le necesita. Es el segundo deporte que más medallas olímpicas le ha dado a España tras la vela. Diecisiete metales han conseguido los palistas españoles, si añadimos el bronce pendiente de entregar, el de Sete Benavides en Londres 2012. Cinco oros, siete platas y cinco bronces si sumamos los metales en piragüismo sprint y slalom. 

En la historia olímpica del piragüismo español ha habido dos etapas diferenciadas en las que se han conseguido las medallas. Desde los Juegos de Montreal 1976 a los de Los Ángeles 1984 se lograron cuatro. Desde los de Atenas 2004 a los de Río 2016 no ha habido una sola edición en la que no se hayan sumado dos o más medallas, hasta sumar trece. Un porcentaje altísimo que sitúa a España como gran potencia internacional y siempre con candidatos en las quinielas. 

Una o más medallas olímpicas

Hay varios piragüistas españoles que han logrado más de una medalla olímpica o incluso más de dos y más de tres. David Cal logró cinco individuales, una de oro y cuatro de plata. Saúl Craviotto lleva cuatro, dos individuales, plata y bronce y dos compartidas, ambas de oro. Herminio Menéndez logró tres medallas compartidas, una plata y dos bronces. Maialen Chourraut, en piragüismo slalom, fue bronce en Londres 2012 y oro cuatro años más tarde en Río. 

Montreal 1976

Cuatro fueron los protagonistas de la primera medalla olímpica del piragüismo español. José María Esteban, José Ramón López, Luis Gregorio Ramos y Herminio Menéndez se colgaron la medalla de bronce en los Juegos de Montreal. Aquel 31 de julio de 1976 se subieron al tercer cajón del podio en K4-1000 metros. 

Moscú 1980

En los Juegos Olímpicos de Moscú, Herminio Menéndez sumó una plata y un bronce. Fue subcampeón olímpico en K2-500 metros junto a Guillermo del Riego. Acabó tercero junto a Luis Gregorio Ramos en K2-1000 metros. 

Los Ángeles 1984

El 10 de agosto de 1984, en los Juegos de Los Ángeles, Enrique Míguez y Narciso Suárez ganaron la medalla de bronce en C2-500 metros. A partir de ahí, tuvieron que pasar dos décadas para volver a ver a un piragüista español en un podio olímpico. 

De Atenas 2004 a Río 2016

El 27 de agosto de 2004 el gallego David Cal acabó con la sequía y lo hizo a lo grande. Se convirtió en el primer campeón olímpico español de su deporte. Ganó en C1-1000 y un día después sumó una plata en C1-500 metros. Dos finales de dos posibles. Dos medallas. 

Cuatro años más tarde volvió a firmar otro doblete. En Pekín 2008 ganó dos medallas de plata. De nuevo pleno. Cuatro finales olímpicas disputadas, cuatro medallas. En esos mismos Juegos Olímpicos, llegó un oro inesperado en K2-500 metros. Los protagonistas, dos piragüistas de profesión policías, Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial. Hasta ese momento, las tres medallas conseguidas significaban la mejor participación olímpica de nuestro piragüismo. 

En los Juegos de Londres celebrados en 2012, David Cal ganó su quinta y última medalla olímpica. Fue de plata y con ella se convirtió en el español más laureado de los Juegos. Pleno absoluto. Cinco finales y cinco medallas. Al alcance de los elegidos. 

Al subcampeonato olímpico en C1-1000 metros, se sumó otra plata de Saúl Craviotto en K1-200. Maialen Chourraut se colgó un histórico bronce en el K1 de piragüismo slalom. Sete Benavides está a la espera de que le concedan la medalla de bronce que ganó limpiamente en C1-200 metros. 

Los Juegos de Río 2016 fueron una auténtica delicia para el piragüismo español. Se lograron cuatro medallas. Ni más ni menos que tres oros y un bronce. Maialen Chourraut subía dos escalones con respecto a 2012 y se convertía en campeona olímpica. Marcus Cooper se bañó en oro en K1-1000 metros y Saúl Craviotto y Cristian Toro hacían lo mismo en K2-200 metros. Para redondear, Craviotto quedó tercero en K1-200 y sumaba así su cuarto metal olímpico. 

Los últimos Juegos Olímpicos de la generación de oro del deporte español

Dicen que lo bueno se hace esperar. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se celebrarán del 23 de julio al 8 de agosto de 2021. Tendremos que aguantar más de lo previsto. La espera tiene algo bueno, solo quedarán tres años para los siguientes, los de París 2024. Los Juegos de Tokio serán los últimos para una generación memorable de deportistas españoles. El último paso en el camino iba a ser en el verano de 2020, pero el coronavirus les ha obligado a alargar un año sus carreras olímpicas. 

Deportistas que lo han dado todo, que han ganado medallas olímpicas, mundiales y europeas y que van a luchar hasta el final por acabar de la mejor manera posible. Alguno será campeón en Tokio, otros se colgarán la plata o el bronce, obtendrán diploma olímpico o se quedarán a las puertas. Lo que es seguro es que, hagan lo que hagan, les daremos un aplauso gigante por habernos hecho disfrutar con su ejemplo dentro y fuera de sus deportes. Son unos cuantos más, pero estos diez, seis hombres y cuatro mujeres, forman una representación inmensa.

Pau Gasol

Pau Gasol (Barcelona, 6 de julio de 1980) lo ha ganado todo con la selección de baloncesto y está luchando por alcanzar los que serían sus quintos Juegos Olímpicos mientras se recupera de la lesión en su pie izquierdo. España acabó en séptimo lugar en Atenas 2004, fue plata en Pekín 2008 y Londres 2012 y bronce en Río 2016. El 23 de julio de 2021 tendrá 41 años recién cumplidos. 

Rafa Nadal

Rafa Nadal (Manacor, 3 de junio de 1986) es el mejor tenista español de la historia y junto a Roger Federer, el más grande de todos los tiempos. Está buscando llegar a los que serían sus cuartos Juegos Olímpicos. Es uno de los pocos bicampeones olímpicos españoles. En Pekín 2008 se colgó la medalla de oro en el torneo individual y en Río 2016 junto a Marc López en el dobles. Una lesión de rodilla le hizo renunciar a los Juegos de Londres 2012. El 23 de julio de 2021 tendrá 35 años. 

Mireia Belmonte 

Mireia Belmonte (Badalona, 10 de noviembre de 1990) es la reina de la natación española. Nadie ha ganado más medallas que ella. Los de Tokio 2020 (el nombre de los Juegos se mantiene) serán si nada lo impide, su cuarta participación olímpica. Debutó sin suerte en Pekín 2008. En Londres 2012 ganó dos platas (200 mariposa y 800 libre) y en Río 2016 se proclamó campeona olímpica de 200 mariposa y sumó otra medalla de bronce en 400 metros estilos. El día que se inauguren los próximos Juegos tendrá 30 años. 

Lydia Valentín

Lydia Valentín (Ponferrada, 10 de febrero de 1985) es la mejor halterófila española de siempre. La única deportista de nuestro país que puede presumir de haber ganado una medalla de cada color en tres Juegos Olímpicos diferentes. En Pekín 2008 fue subcampeona olímpica, en Londres 2012 fue campeona y en Río 2016 fue bronce. Luchará por ganar una cuarta medalla en Tokio 2020. El 23 de julio de 2021 tendrá 36 años. 

Saúl Craviotto

Saúl Craviotto (Lleida, 3 de noviembre de 1984) sigue siendo el candidato número uno a ser el abanderado español en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Tokio. El piragüista podría compartir ese honor con la nadadora Mireia Belmonte. Tiene cuatro medallas olímpicas, dos individuales y otras dos compartidas. En Pekín 2008 se proclamó campeón olímpico junto a Carlos Pérez Rial y en Río 2016 junto a Cristian Toro. En Londres 2012 ganó una plata y en Río 2016 se colgó una medalla de bronce individualmente. El día que se inauguren los próximos Juegos tendrá 36 años.

Jesús Ángel García Bragado

Jesús Ángel García Bragado (Madrid, 17 de octubre de 1969). El “abuelo” del deporte español sigue en activo y quiere llegar a los que serían sus octavos Juegos Olímpicos. En las siete participaciones ha obtenido dos diplomas, al ser quinto en Atenas 2004 y cuarto en Pekín 2008. Desde Barcelona 92 a Río 2016, el marchador madrileño, no se ha perdido ninguna cita olímpica. El 23 de julio de 2021 tendrá 51 años. 

Laia Palau 

Laia Palau (Barcelona, 10 de septiembre de 1979). Es la jugadora que más partidos ha jugado con la selección española de baloncesto. Ha participado en tres Juegos Olímpicos, los de Tokio significarán su cuarta participación. En Río 2016 consiguió la medalla de plata junto al mejor equipo de España de todos los tiempos. El día que se inauguren los próximos Juegos tendrá 41 años.

Teresa Portela 

Teresa Portela (Cangas de Morrazo, 5 de mayo de 1982). Cinco Juegos Olímpicos contemplan a la mejor piragüista española de siempre. Los de Tokio serán los sextos. Volverá a intentar la medalla tras haberse quedado a las puertas en todas sus participaciones. Coleccionista de diplomas. Fue quinta en Atenas 2004 y en Pekín 2008. Se quedó muy cerca en Londres 2012 donde fue cuarta. En Río 2016 acabó en sexto lugar. El 23 de julio de 2021 tendrá 39 años. 

Javier Gómez Noya

Javier Gómez Noya (Basilea, 25 de marzo de 1983) ha participado en dos Juegos Olímpicos con un balance sensacional en triatlón. Acabó muy cerca de las medallas en los Juegos de Pekín 2008, cuarto. En Londres 2012 logró una excelente medalla de plata. Era uno de los favoritos para la medalla en Río 2016, pero una caída entrenando semanas antes le impidió llegar. Por eso los Juegos de Tokio son tan importantes para él. El día que se inauguren los próximos Juegos tendrá 38 años.

Raúl Entrerríos

Raúl Entrerríos (Gijón, 12 de febrero de 1981) es el capitán de la selección española de balonmano, los Hispanos. Uno de los jugadores que más partidos ha jugado con la camiseta de España. Tenía previsto retirarse ya, pero quiere llegar a los Juegos de Tokio en 2021. Fue bronce olímpico en los Juegos de Pekín 2008. También participó en Atenas 2004 y Londres 2012. El 23 de julio de 2021 tendrá 40 años.