Españoles con medallas en tres Juegos Olímpicos


Ganar una medalla olímpica es el sueño de cualquier deportista de élite. Colgarse más de una está al alcance de muy pocos. Hacerlo en tres Juegos Olímpicos consecutivos o alternos, menos aún. Doce deportistas españoles han sido capaces de ganar medallas en tres Juegos Olímpicos diferentes. Lo que quiere decir que han estado ocho años entre los mejores. Tres ciclos olímpicos. Una auténtica barbaridad.
Por hacer una comparación rápida, Michael Phelps logró sus veintiocho metales en cuatro Juegos, de 2004 a 2016. Usain Bolt consiguió sus ocho medallas en tres, de 2008 a 2016. Carl Lewis logró sus diez medallas olímpicas en cuatro, de 1984 a 1996. Larisa Latynina ganó dieciocho metales en tres, de 1956 a 1964.
Mantenerse en el podio durante tres Juegos Olímpicos supone una preparación de altísimo nivel durante más de una década. Desde el comienzo del ciclo olímpico de los primeros Juegos hasta el final del último ciclo.
De los diez deportistas que han ganado medallas en tres Juegos consecutivos, siete de ellos se han colgado tres metales, dos han logrado cuatro y uno cinco.

David Cal, cinco medallas en tres Juegos

El piragüista David Cal es el único español que ha sido capaz de ganar cinco medallas olímpicas. En Atenas 2004 ganó las dos primeras, una de oro y otra de plata. En Pekín 2008 sumó otras dos platas y cerró su participación olímpica en Londres 2012 con otro subcampeonato olímpico.
Joan Llaneras y Saúl Craviotto tienen en común que han ganado cuatro medallas en tres Juegos consecutivos. El pistard balear ganó un oro en Sidney 2000, una plata en Atenas 2004 y en Pekín 2008 se colgó un oro y una plata.
Craviotto empezó a ganar medallas olímpicas en Pekín 2008, allí se colgó un oro. En Londres 2012 bajó un escalón del podio. El piragüista volvió a ser campeón olímpico y firmó un bronce en Río 2016.
El gimnasta Gervasio Deferr guarda en su museo particular tres medallas olímpicas, dos de oro y una de plata. En Sidney 2000 y Atenas 2004 fue campeón olímpico y en Pekín 2008 fue subcampeón.

Tres medallas de Pekín a Río

Los demás deportistas españoles que han ganado tres medallas olímpicas consecutivas, lo lograron en Pekín, Londres y Río entre 2008 y 2016. La halterófila Lydia Valentín fue plata en 2008, oro en 2012 y bronce en 2016. Cinco jugadores de la selección masculina de baloncesto se colgaron la medalla de plata en 2008 y 2012 y la de bronce en 2016. Pau Gasol, Felipe Reyes, José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro y Rudy Fernández. Todos ellos formaron parte de la mejor generación de baloncestistas de la historia de España.
La tenista Conchita Martínez y el jugador de balonmano, Demetrio Lozano, forman parte del club de ganadores de medallas en tres Juegos Olímpicos. Ambos lo consiguieron en dos consecutivos y uno alterno. Martínez fue plata en Barcelona 92 y bronce en Atlanta 96. Ocho años más tarde, en Atenas 2004, volvió al segundo cajón del podio olímpico.
Demetrio Lozano cuenta con tres medallas olímpicas de bronce en su palmarés. El único jugador de la selección masculina presente en las finales de Atlanta 1996, Sidney 2000 y Pekín 2008.

Nueve obras maestras de Gigantes del Basket

El 5 de noviembre de 1985 nació la revista Gigantes del Basket. Hacía un año y unos meses que España se había colgado la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles. Referencia para todos los amantes del baloncesto nacional e internacional. Gigantes comenzó siendo una revista semanal y desde 2012 se convirtió en mensual. En sus páginas hemos aprendido de baloncesto, hemos disfrutado y seguimos disfrutando de excelentes entrevistas, artículos y reportajes. Un lujazo de publicaciones que ,en algunas ocasiones, se han convertido en auténticas obras maestras.

Desde 1985 nos han contado todos los triunfos de la Edad de Oro del baloncesto español, los anillos de la NBA. Los títulos nacionales y europeos de clubes como el Real Madrid, el Barcelona o el Joventut. Gracias a Gigantes hemos conocido en profundidad a Michael Jordan, Lebron James, Kobe Bryant y a las grandes generaciones de jugadores que han formado parte de las selecciones masculina y femenina. 

La calidad de la revista ha ido aumentando con los años. Cada semana mejor. Cada mes mejor. Es muy difícil quedarse con unas pocas revistas que reflejan el trabajo de Gigantes del Basket en todos estos años. He elegido nueve de ellas, publicadas entre 2014 y 2020. Nueve especiales que son una auténtica maravilla. Para que las guardemos hasta el fin de los días en las bibliotecas de nuestros hogares. 

Revista de diciembre de 2014. Especial Fernando Martín. 25 años sin el mito. 

Se cumplían 25 años del fallecimiento de Fernando Martín y Gigantes le dedicó un especial de 100 páginas. Un repaso sensacional a la carrera del primer jugador español que jugó en la NBA. Artículos de gente que le quería, fotografías y portadas para recordar uno de los más grandes jugadores de la historia del baloncesto español. El especial incluye entrevistas que se le hicieron al jugador.

Revista de agosto de 2015. Gigantes Especial 30 años

La portada de la revista reúne a los mejores jugadores de siempre. En primer plano Michael Jordan, Magic Johnson, Pau Gasol, Drazen Petrovic, Larry Bird, Fernando Martín, Kobe Bryant y Lebron James. Gigantes celebra a lo grande sus tres décadas de vida con un número de 132 páginas lleno de los mejores reportajes y portadas históricas. Un número excepcional, gigante, como la revista. En el número 1.439 de Gigantes del Basket se puede leer que ,Pau Gasol, es el jugador que más portadas ha protagonizado. En aquel momento eran 112. A muy larga distancia Michael Jordan. 

Revista de abril de 2016. Especial Kobe Bryant: Adiós a una leyenda

La retirada de Kobe le hizo protagonista de la revista 1.447. Setenta y nueve de las cien páginas de aquel número estuvieron dedicadas al máximo anotador de la historia de los Lakers. Otra maravilla. Como estás palabras del jugador: “haré lo que haga falta para ganar partidos, ya sea agitar una toalla en el banquillo, dar agua a un compañero o meter el tiro ganador” . 

Revista de agosto de 2017. 25 años del Dream Team USA JJ.OO 1992

No hay dudas. El Dream Team que participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 es el mejor equipo de la historia del baloncesto. Con motivo del 25 aniversario de aquella generación irrepetible de jugadores, Gigantes del Basket le dedicó más de 30 páginas de su número de agosto de 2017. Un viaje a aquel verano mágico en el que doce estadounidenses nos hicieron soñar. Todo un regalazo en vacaciones. 

Revista de agosto de 2018. Edición coleccionista Drazen Petrovic

En agosto de 2018 me fui de vacaciones a Conil de la Frontera (Cádiz). Una de mis preocupaciones al llegar allí era encontrar un kiosco o papelería donde poder comprar la revista. En Conil no pudo ser. En un día de excursión a Vejer, entré en una papelería y allí estaba esperándome el especial dedicado a Drazen Petrovic, dos décadas y media después de su fallecimiento. Tardé unas horas en devorar las más de 70 páginas dedicadas a un jugador histórico que siempre buscó ser un número uno. “Haré lo que sea necesario, lo que sea para ser el mejor”.

Revista de octubre de 2018. Especial Juan Carlos Navarro

Hablar de Juan Carlos Navarro es hacerlo de un auténtico mito del baloncesto español y europeo. Un jugador enorme. El mejor de los humanos como le definió David Sardinero, director de la revista, en su editorial. El título de la magnífica portada lo dice todo: UNA OBRA MAESTRA. Más de setenta páginas de aquel número estuvieron dedicadas a un jugador legendario que lo ganó todo con España y con el Barcelona. 

Revista de diciembre de 2019. Tributo a Calderón: el manual del base ejemplar

Después de estar catorce años repartiendo asistencias en la NBA, José Manuel Calderón, Mister Catering como le llamaba el inolvidable Andrés Montes, decidió retirarse. Como no podía ser de otra manera, Gigantes del Basket le dedicó un homenaje de más de cuarenta páginas. El manual del base ejemplar. 

Revista de marzo de 2020. Número especial Kobe Bryant

Cuenta David Sardinero en el editorial de este número, que preparar este especial ha sido uno de los desafíos más importantes desde que asumió la dirección de la revista. Que decidieron esperar a marzo para reflexionar y tomarse el tiempo necesario tras la muerte de Kobe Bryant a finales de enero de 2020. Querían contar su vida y así lo hicieron.  Un número de 100 páginas dedicado en su totalidad a uno de los más grandes jugadores de baloncesto de todos los tiempos. Todavía sigue pareciendo increíble que se marchara al cielo tan pronto. 


Revista de mayo de 2020. Especial Michael Jordan

Coincidiendo con la emisión del documental de 10 capítulos “The Last Dance”, Gigantes del Basket ha sacado un número insuperable. Más de un centenar de páginas dedicadas a Michael Jordan, el mejor jugador de la historia. La calidad de los reportajes, de los artículos y de la galería de fotos es espectacular. No sé si será mi admiración por Jordan la que me hace verlo así. Pero creo que estamos ante un número histórico, el 1.496 de la revista, que habrá que guardar como un auténtico tesoro y que será muy complicado mejorar.

Gracias a Gigantes del Basket por estas nueve joyas, por las otras 1.487 y por todas las que vendrán en el futuro. Todas ellas son una oda al baloncesto. 

Mireia Belmonte buscará en Tokio 2020 la medalla inexplorada

Mireia Belmonte llegará a Tokio 2020 con 30 años y a pocos meses de alcanzar los 31. Es cierto que los deportistas cada vez aguantan más. Hay varios ejemplos de longevidad deportiva: el ciclista Alejandro Valverde, el marchador Jesús Ángel García Bragado o la ex saltadora de altura Ruth Beitia. Pero lo que la nadadora catalana intentará conseguir en los próximos Juegos, es un territorio inexplorado. En natación es muy complicado ganar una medalla olímpica a la edad de Belmonte. 

Logró ser campeona olímpica, en Río 2016, a los 25 años. Una edad ideal para los nadadores, pero tardía según las estadísticas precedentes. Que Mireia Belmonte ganase ese oro olímpico, supuso un cambio de rumbo en los 200 metros mariposa. Desde los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, ninguna de las medallistas femeninas de esa prueba tuvieron más de 22 años. 

Solo dos mujeres han sido campeonas con más de 25 años

Si miramos los resultados olímpicos de las tres últimas décadas, en las tres pruebas en las que Mireia Belmonte ha sido medallista olímpica, observamos que solo dos mujeres ha sido capaces de ser campeonas con más de 25 años. La irlandesa Michelle Smith fue oro olímpico en los 400 metros estilos de Atlanta 1996. La húngara Katinka Hosszu, una de las grandes rivales de Mireia, fue oro en la misma prueba pero veinte años más tarde, en Río 2016. Smith tenía 26 años y Hosszu 27. 

Michelle Smith fue bronce en los mismos Juegos en 200 metros mariposa. La alemana Dagmar Hase fue plata, con 26 años, en los 800 metros libre. La australiana Susie O´Neill fue plata con 27 años en los 200 mariposa de Sidney 2000. En la misma prueba, pero en Atenas 2004, la australiana Petria Thomas, fue subcampeona olímpica a los 28 años.

Cuenta atrás para Tokio 2020

Es muy probable que Mireia Belmonte vuelva a participar en estas tres pruebas que le han dado cuatro medallas olímpicas. Fue plata en 200 mariposa y 800 libre en Londres 2012 y oro en 200 mariposa y bronce en 400 estilos en Río 2016. Ninguna mujer ha ganado medalla olímpica en esas tres pruebas, a los 29 años. 

La nadadora española podría participar en los 1.500 metros libre. Por primera vez será prueba olímpica en mujeres. Por lo tanto no hay resultados previos para poder comparar. 

El reto de Tokio 2020 es inmenso. Mireia va a intentar volver al podio de nuevo, pero la edad no perdona. De lograrlo sería una gran hazaña. Otra más de la nadadora de Badalona. Una medalla significaría alcanzar a David Cal. Ganar dos metales, situarían a la vigente campeona olímpica de 200 metros mariposa, en lo más alto de los deportistas olímpicos españoles.

 

 

 

Sueños cumplidos (y por cumplir) con grandes del deporte español

 

Tengo que confesar que he tenido mucha suerte. Durante unos meses de 2013 tuve el honor de entrevistar a un montón de deportistas españoles en el programa Más allá del fútbol de Radio 3W, emisora digital. Hablábamos de todos los deportes menos de fútbol. Fue una etapa que recuerdo con mucho cariño porque juntaba dos grandes pasiones, la radio y el deporte. Todas las entrevistas fueron telefónicas, pero era una gozada charlar cada semana con grandes del deporte español. 

Trabajar en la radio permite cumplir sueños. Es maravilloso conocer a gente a la que admiras y poder hacerte fotos para recordar. Quiero hacer un repaso de las fotos (no son muchas) que he podido hacerme con enormes deportistas. También quiero confesar las que no han sido posibles aún pero que, en el futuro, me gustaría hacerme. 

Saúl Craviotto

Tuve el honor de entrevistar telefónicamente al piragüista Saúl Craviotto en Más allá del fútbol. Años después sacó el libro “4 años para 32 segundos”. El día que lo firmó en la Gran Vía de Madrid, no dudé en acudir a la cita. Nos dio una charla magistral a todos los que estábamos allí y después de media hora esperando la cola, llegó mi turno. Iba solo y le tuve que pedir a la chica que venía detrás de mí que me ayudara con las fotos. Nervioso como si fuera un chaval, le di la mano. Mientras me firmaba el libro no recuerdo bien qué le dije, pero cumplí un sueño. Cuatro medallas olímpicas le contemplan. Dos veces campeón olímpico y ganador de la triple corona: oro olímpico, mundial y europeo. Un ejemplo a seguir dentro y fuera del piragüismo.

 

Teresa Perales

Diciembre es el mes de la Navidad, pero desde hace unos cuantos años también es el mes en el que se celebran los Premios Buenos días, Javi y Mar por un mundo mejor. Cada año en el programa Buenos días, Javi y Mar de Cadena 100, premiamos a héroes anónimos que hacen algo por los demás desinteresadamente. Para entregar los premios contamos con la ayuda de gente conocida. En 2016 propusimos a la nadadora Teresa Perales que nos ayudara a entregar uno de los galardones. No lo dudó. Hizo un viaje exprés desde Zaragoza y estuvo en el Cine Capitol de Madrid. Fue un honor conocerla y poder charlar unos minutos con ella. Solo Michael Phelps tiene más medallas olímpicas que ella. La zaragozana suma veintiséis. Pero su mejor medalla está compuesta de humildad, fuerza y superación. 

Marc Márquez

Año 2014. Estamos preparando el programa Buenas noches, Óscar Martínez de Cadena 100 y nos enteramos de que le van a entrevistar en COPE. Bajamos al estudio a ver la entrevista y aprovechamos para hacerle un par de preguntas. Un montón de compañeros esperan a hacerse una foto con el campeón mundial de Moto GP. Espero mi turno. Le doy el móvil a mi compañera Sara Delgado y me hace la foto. Cuando la compruebo veo que está borrosa. Ya no hay solución porque el piloto se ha marchado. 

Siempre bromeo con Sara sobre esta foto. Me gustaría que no estuviera borrosa y se lo recuerdo alguna que otra vez, pero lo importante es que me la hizo y tengo el recuerdo para siempre. Admiro a Marc Márquez por su manera de afrontar la vida y el deporte. Por su forma de ser y por todo lo que ha conseguido y conseguirá en el futuro. Me pasa lo mismo con mi compañera. Sara es una todoterreno de la radio. Me siento orgulloso de verla crecer cada día. Una profesional como la copa de un pino. Lo mismo programa música, que locuta con una alegría sensacional o te guioniza y graba unos vídeos para partirse de risa. Una curranta bestial con la que trabajaría en el fin del mundo. 

Ona Carbonell

Conocí a Ona Carbonell el día que firmó su libro “Tres minutos, cuarenta segundos” en Madrid. Tengo que decir que los chicos éramos minoría en la cola. De nuevo muchos nervios, como con Craviotto. Ona es otro ejemplo a seguir. Lo mismo te gana una medalla en natación sincronizada que te gana un Masterchef Celebrity, en eso también coincide con Saúl Craviotto. Fue una tarde especial que siempre recordaré. No todos los días estás con una deportista ganadora de veintitrés medallas mundiales y dos olímpicas. 

David Meca

Tuve la suerte de trabajar en Anda Ya  en la etapa en la que se batían récords de audiencia de más de dos millones trescientos mil oyentes. Por allí pasaban personajes de todos los ámbitos, también del deporte. David Meca es el mejor nadador español de larga distancia de la historia. Ganador de multitud de medallas, pasó por el programa años después de ganar su última presea internacional. Y claro, no desaproveché la ocasión. 

Lydia Valentín

A Lydia Valentín también tuve el placer de entrevistarla en Más allá del fútbol. Tuvieron que pasar varios años para conocernos en persona. Fue gracias a que acudió como invitada a Herrera en Cope. Me enteré gracias a mi compañera Silvia Muñoz, otra de las enormes compañeras con las que tengo la suerte de trabajar y que también me llevaría al infinito y más allá. Silvia me lo comentó cuando llegué aquella mañana a la radio. Calculé el tiempo. Esperé en la puerta del estudio y, cuando salió, le pedí si nos podíamos hacer una foto. La verdad es que fue todo tan rápido, que no me acuerdo ni lo que le dije. Otra mujer admirable. Ganadora de tres medallas olímpicas y campeona de la triple corona. La mejor halterófila española de la historia. 

Gema Hassen-Bey

Al igual que Teresa Perales, Gema Hassen-Bey nos ayudó a entregar un premio Buenos días, Javi y Mar por un mundo mejor. Esta vez era diciembre de 2017. Con el lío de los preparativos no hubo tiempo para fotos hasta que terminó la gala. Fue Gema la que me pidió que me hiciera un selfie con ella. Y evidentemente no podía negarme. Una mujer encantadora, llena de energía positiva y de espíritu de superación. Ganadora de tres medallas de bronce en esgrima en silla de ruedas. 

Joel González y Julia Takacs

Agosto de 2015. Estoy con mi pareja en el apartamento de una amiga en Benalmádena (Málaga). Una tarde decidimos ir a conocer Mijas. El día anterior habíamos estado en la Feria de Málaga, uno de los días que mejor me lo he pasado en mi vida. Mientras caminamos por la preciosa Mijas veo a Joel González, campeón olímpico, mundial y europeo de taekwondo. 

Le acompaña la marchadora Julia Takacs. No me atrevo a decirles nada. Ellos bajan la calle, nosotros subimos. Me quedo con las ganas. Al bajar la calle los volvemos a ver. Esta vez sí me atrevo. Espero a que se hagan la foto con otra persona y allá que voy. La conversación duró lo que tardaron en tirarme la foto, pero se convirtió en uno de los momentazos de aquellas vacaciones.

Eva Calvo

Es viernes 28 de febrero de 2020. Faltan unos días para el confinamiento. Me entero de que mi compañero Jordi Cruz tiene como invitada a Eva Calvo, subcampeona olímpica de taekwondo en Río 2016. Hablo con Carolina, la productora de Jordi, y le digo que me gustaría hacerme una foto con Eva. Sin problema. Me acerco al estudio, me presento y me hago la foto. Fue muy rápido. Solo me dio tiempo a preguntarle qué tal iba la preparación para los Juegos de Tokio. Días después todo cambió para siempre.

He querido dejar para el final los intentos fallidos o las fotos que no ha habido posibilidad de hacer. Me encantaría conocer a Mireia Belmonte. Ha venido varias veces a Madrid y no ha sido posible. Le daría tantas veces las gracias que creo que no me saldrían las palabras.

También me gustaría conocer y hacerme una foto con Carolina Marín a la que entrevisté en 2013, antes de que se convirtiera en una número 1. El encuentro estuvo a punto de producirse. La entrevistó Carlos Herrera, pero aquel día no tuve la suerte de llegar a tiempo. Cuando bajé al estudio, ya se había marchado. De nuevo gracias a mi compañera Silvia por avisarme. 

Al nadador Enhamed Enhamed lo entrevisté en Más allá del fútbol. También estuvo entregando un premio Buenos días, Javi y Mar en diciembre de 2019. Un hombre del que hay que aprender y al que su ceguera no le impide ver las cosas importantes de la vida. Un hombre extraordinario al que, con las prisas, no le pedí que se hiciera una foto conmigo. 

Sueños por cumplir

El atletismo es uno de mis deportes preferidos. Curiosamente no tengo foto con ningún atleta. Pero oportunidades ha habido. Tras los Juegos de Barcelona de aquel mágico agosto de 1992, Fermín Cacho y Abel Antón vinieron a las fiestas del pueblo de mi padre, Berlanga de Duero (Soria). Ambos me firmaron un autógrafo, que perdí, y no me hice foto con ninguno de los dos. A Cacho lo entrevisté en Más allá del fútbol y sigue pendiente una foto y otro autógrafo para enmendar el error. 

Admiro a Ruth Beitia. También pasó por Más allá del fútbol en el mismo programa que Cacho. He estado en el mismo pabellón que ella, en Gallur, pasé a su lado en Vallehermoso y no hubo manera porque nos separaba una valla. Casi al mismo tiempo pasaron a mi lado Reyes Estévez y Hicham El Guerrouj y no me atreví a pararles mientras hacía cola para entrar. 

En la pista de Gallur estuve sentado al lado de Javier García Chico y, en otra ocasión, de Fernando Carro y tampoco quise molestarles mientras animaban en la grada. 

Me gustaría hacerme fotos con muchos deportistas. Rafa Nadal, Pau Gasol, David Cal, Javier Gómez Noya, Javier Fernández, Gisela Pulido, Laia Sanz… Si me pusiera a nombrar a todos no acabaría nunca. Quiero recordar que estuve a punto de hacerme una foto con Iker Casillas, pero un compañero lo impidió. No diré su nombre ni el lugar por respeto. Pero ahí estaba yo ilusionado, esperando en la cola con otros compañeros de la radio.

Cuando iba a llegar mi turno, aquel compañero de cuyo nombre me acuerdo, pero no quiero decir, decidió que las fotos se habían acabado. Como madridista, fan de Casillas y seguidor de la selección española, la cara que se me quedó fue de incredulidad. Tenerlo tan cerca y no conseguirlo fue una situación surrealista. Confío en que algún día pueda hacerme una foto con Iker. Lo más rocambolesco de la historia es que, semanas después de aquel episodio, al compañero se le ocurrió pedirme entradas para un concierto. Increíble pero cierto. 

 

Edurne Pasaban, la pionera del Himalaya

El 17 de mayo de 2010 una deportista española hizo historia en el Himalaya. Edurne Pasaban (Tolosa, Guipúzcoa, 1 de agosto de 1973) se convirtió en la primera mujer en subir los catorce ochomiles. La alpinista vasca subió las catorce montañas más altas del planeta en solo veinte expediciones. Una pionera de récord. Una mujer que comenzó a subir a grandes cimas con tan solo quince años y que, a los veinticinco, viajó por primera vez al Himalaya. 

Un camino lleno de luces y también de algunas sombras. Una historia de lucha, sacrificio y superación que merece un pequeño resumen de cada una de esas expediciones inolvidables. 

23 de mayo de 2001. Everest

El 23 de mayo de 2001 Edurne Pasaban consiguió su primer ochomil. Lo hizo en la montaña más alta del mundo, el Everest. Subir aquellos 8.848 metros fue un sueño hecho realidad. Eso sí, cuenta que le desilusionó un poco. El motivo pudo ser la masificación. Pasaban logró su primer ochomil con la ayuda de oxígeno. 

16 de mayo de 2002. Makalu

La siguiente cima que la alpinista española ascendió fue el Makalu, a tan solo veintidós kilómetros del Everest. Ni más ni menos que 8.463 metros situados en la frontera entre Nepal y el Tibet. Dice Edurne Pasaban que allí conoció el Himalaya de verdad. Que disfrutó y experimentó la esencia del alpinismo. Aquel 16 de mayo de 2002 logró su segundo ochomil. 

5 de octubre de 2002. Cho Oyu

Cuenta Edurne Pasaban, que el Cho Oyu de 8.201 metros de altitud, es quizá el más fácil de los catorce ochomiles. Si a una montaña de tanta altitud se la puede considerar fácil, claro. Guarda una muy buena sensación y se divirtió yendo con amigos a aquella expedición que culminaron el 5 de octubre de 2002. El tercer ochomil llegaba menos de cinco meses después que el segundo. 

26 de mayo de 2003. Lhotse

El cuarto pico más grande del mundo, con 8.516 metros de altura, fue el primer reto de Pasaban en 2003. Dice la mejor alpinista española que si le preguntasen qué ochomil repetiría, no elegiría el Lhotse. Esta montaña comparte parte de la ruta al Everest y no se la recomendaría a nadie porque en la parte final casi no se ve nada. 

19 y 26 de julio de 2003. Gasherbrum II y Gasherbrum I

En una semana, dos ochomiles. El Gasherbrum II de 8.035 metros y el I de 8.068. Para Edurne Pasaban fueron dos expediciones increíbles. Cuenta que la I les costó más que la II. Fue la primera vez que la española compartió ruta con una mujer, Gerline Kaltenbrunner

26 de julio de 2004. K2

8.611 metros. El K2 es la segunda montaña más alta del planeta. Dice Pasaban que para ella es el ochomil más complicado de todos. “La montaña de las montañas”. Fue un antes y un después que le llevó a dudar si continuar en el mundo del alpinismo. Temió por su vida, sufrió congelaciones y amputaciones. 

20 de julio de 2005. Nanga Parbat

Cuenta Edurne Pasaban que , un año después del sufrimiento en el K2, quería comprobar si podía seguir escalando y que por eso eligieron una montaña tan dura como el Nanga Parbat de 8.125 metros de altitud. Se trata de la novena montaña más alta del mundo y la segunda más alta de Pakistán. Como el K2, el Nanga Parbat (montaña desnuda) ha provocado un montón de víctimas. 

12 de julio de 2007. Broad Peak

El noveno ochomil de Edurne Pasaban llegó dos años después que el octavo. El año anterior lo dedicó a reflexionar, a replantearse su futuro tras una depresión. Ascendió e hizo cima en el Broad Peak de 8.047 metros. Fue el comienzo de un desafío, el de conseguir los catorce ochomiles del planeta. Solo quedaban cinco peldaños de una escalera gigante. 

1 de mayo de 2008. Dhaulaghiri

La décima cima conquistada llegó el 1 de mayo de 2008. Dicen que a la tercera va la vencida y Pasaban lo cumplió. Era la tercera ocasión que subía el Dhaulaghiri, pero en los dos intentos anteriores no lo logró.  La llamada “montaña blanca” tiene 8.167 metros de altitud. 

5 de octubre de 2008. Manaslu

Cinco meses después de lograr su décima cima, llegó la undécima. Cuenta la alpinista española que tiene muy buenos recuerdos del Manaslu a pesar de que estuvo nevando durante toda la expedición. Dice que es una montaña peligrosa, sobre todo por el mal tiempo, pero que hicieron cumbre y pudieron bajar al campo base en el mismo día. Ya solo le quedaban tres cimas para alcanzar el gran objetivo. 

18 de mayo de 2009. Kanchenjunga

Dice Edurne Pasaban que , el Kanchenjunga de 8.586 metros de altitud, es una montaña noble y tranquila, pero allí vivió un momento muy complicado en el descenso. La ascensión duró catorce horas. La mejor alpinista española de la historia regresó a España con congelaciones, en silla de ruedas y casi sin voz. 


17 de abril de 2010. Annapurna

Para Pasaban, el Annapurna de 8.091 metros, es la montaña más peligrosa de las catorce más altas del mundo. Cuenta que desde que sacas el pie fuera del campo base vas con miedo, pensando por donde va a caer una avalancha. “Es de esas montañas para hacer una vez en la vida y nunca más”. Superado el Annapurna ya solo quedaba un ochomil para completar la hazaña. 

17 de mayo de 2010. Shisha Pangma

Llegó el gran día. El 17 de mayo de 2010 Edurne Pasaban alcanzó la cima del Shisha Pangma de 8.027 metros. A la quinta. Porque se le resistió en cuatro ocasiones anteriores. “Disfrutamos de una gran ascensión”. Completaba así la gesta de hacer cima en los catorce picos más altos del mundo. 

«Cada vez que terminaba una expedición, me ponía a pensar a qué equipo podría unirme al año siguiente. Quería volver al Himalaya»

“Seguramente sí que ha sido inútil todo esto… Pero ha sido hermoso. Han sido unos años que no cambiaría, que he vivido muy intensamente. Es como yo misma he elegido vivir. Solo por eso ya son hermosos, porque son los míos”

FOTOS Y FUENTE: edurnepasaban.com

Portadas deportivas inolvidables: Sports Illustrated tras el récord mundial de Mike Powell

El reloj marca las 19:06. Es viernes 30 de agosto de 1991. Estadio Nacional de Tokio. Es uno de los momentos históricos del atletismo y del deporte internacional. La final más recordada de salto de longitud. Dos estadounidenses, Carl Lewis y Mike Powell, buscan la medalla de oro en el Campeonato del Mundo.

Mike Powell supera un récord mundial vigente desde los Juegos Olímpicos de México 1968. Salta ocho metros y noventa y cinco centímetros y supera en cinco centímetros la marca conseguida por otro estadounidense, Bob Beamon. 

Veintiséis zancadas para la eternidad. Para superar a un Carl Lewis, que parecía imbatible y que no perdía una prueba de longitud desde febrero de 1981. Una década dominando. Se dice pronto. Con dos medallas olímpicas de por medio, las de Los Ángeles y las de Seúl. Más tarde llegarían los oros de Barcelona y de Atlanta, para completar un poker de oros maravilloso.

 

La portada del récord mundial

El salto fue espectacular. La portada que le dedicó la revista Sports Illustrated días después así lo refleja. El mensaje es claro: Mike Powell rompe el récord de salto de longitud de hace 23 años de Bob Beamon. 

29 pies y 2,3 pulgadas, dos pulgadas más lejos que la marca de Beamon. Así lo reflejó la prestigiosa revista americana con fecha nueve de septiembre de 1991. 

La fotografía es sensacional. Mike Powell, dorsal 1155, vuela hacia una marca memorable. El mejor salto de su vida. El más grande de todos los tiempos, 8.95 metros. Superando al gran dominador de la longitud. A Powell no le vemos la cara. Pero no hace falta. Basta con sus brazos y sus piernas. El autor de la imagen es Gerard Vandystadt de AllSport. Una de las instantáneas deportivas que nunca olvidaremos. 

Tres años antes, en los Juegos de Seúl 1988, Mike Powell fue subcampeón olímpico con un salto de 8 metros y 49 centímetros, lejos de los 8.72 metros de Carl Lewis. En Tokio el dueño y señor fue Powell, gracias a su récord mundial, pero Carl Lewis también realizó un concurso magnífico con un mejor salto legal de 8 metros y 87 centímetros. Historia del atletismo y del deporte. 

 

 

 

Un milagro llamado Joane Somarriba

Hubo un tiempo en el que el ciclismo femenino cobró importancia en España. El milagro lo consiguió una mujer nacida en Guernica (Vizcaya) el 11 de agosto de 1972. Una ciclista llamada Joane Somarriba Arrola que fue capaz de ocupar los podios de las carreras más importantes entre 1999 y 2005. Una auténtica heroína que ganó dos Giros de Italia y tres Grandes Boucles (Tours de Francia femeninos). La mejor ciclista española de la historia que comenzó a correr en bici cuando tan solo tenía siete años.  

Para encontrar los primeros triunfos importantes de la ciclista vasca hay que viajar unos años atrás. Ganó el Campeonato de España en Ruta junior durante tres años consecutivos. Nadie pudo con ella de 1987 a 1989.

Cuando estaba en plena preparación para los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, una grave infección en la espalda le impidió participar. Fue algo muy serio. Los médicos le dijeron que no volvería a subirse a una bici, pero superó con mucha perseverancia la operación de hernia discal. Estuvo más de un año recuperándose. Y a partir de ahí comenzaron a llegar excelentes resultados y una carrera deportiva inmejorable.

Desde Italia a la gloria

En 1996 se quedó a nada del podio del Giro de Italia. Un cuarto puesto que hacía presagiar podios en un futuro cercano. En 1998 acabó en sexta posición. Fue un año después cuando logró el primer gran resultado. Y lo hizo viviendo en el país transalpino y en el equipo Alfa Lum. Se fue a Italia porque en España no había equipo y acabó siendo jefe de filas en el Giro. “Yo conocía el nombre del equipo porque había sido el de Marino Lejarreta, pero nada más. Me mandaron un billete de avión para ir a hablar”. “Me comentaron su idea, los fichajes que iban a hacer, y que querían que fuera un equipo potente. A mí me parecía muy fantasioso que me dijeran que yo podía ganar algo, pero ellos creían más en mí que yo misma” contó en una entrevista al diario El País. 

El 11 de julio de 1999 hizo historia y ganó el Giro por primera vez. Somarriba aventajó a Boubnenkova en 3 minutos y 23 segundos y en tres segundos más a Veronesi. “Hicimos una gran fiesta. Para mí era un regalo, estaba muy orgullosa. Tengo un recuerdo muy bonito. Además, vino mi madre con mis hermanas y estaban esperándome en la meta, fue muy emocionante”. “Antes de la etapa reina yo era una ciclista anónima y la prensa no hablaba de mí, pero en el puerto más duro ataqué y empecé a abrir hueco junto a dos compañeras, distanciando a las favoritas. A la llegada, lloré, reí y me vestí de rosa”.

Igual que Indurain

Un año más tarde se superó a sí misma e igualó a Miguel Indurain logrando algo que solo el ciclista navarro consiguió, victoria en Giro y Tour en la misma temporada. Fue un año 2000 histórico para la ciclista de Guernica y para el ciclismo español. 

El 9 de julio ganó su segundo Giro de Italia consecutivo. Algo que solo Indurain consiguió y en lo que vuelve a coincidir con el de Villava. Somarriba certificó su victoria camino de la cima del Monte Bondone a dos etapas para el final. Su gran rival, la italiana Alessandra Capellotto, tuvo que rendirse ante la superioridad de la española. Somarriba invirtió 34 horas 34 minutos y 23 segundos en ganar.  Capellotto acabó en el segundo puesto a 1 minuto y 19 segundos y la rusa Valentina Polkhanova fue tercera 1 minuto y 59 segundos.

La Grande Joane

En agosto llegó la Grande Boucle, el Tour de Francia para que todos nos entendamos. La ciclista española se puso líder tras la etapa del Tourmalet. Camino de la cima, final de la séptima etapa, más complicada por la niebla y la lluvia, tiró de su compañera de equipo, Pucinskaite. Le regaló la victoria tras llegar ambas a la meta. Le devolvió así a la ciclista lituana, el “regalo” que le hizo a Somarriba en la cuarta etapa. La española se colocaba líder de la general con 24 segundos de ventaja sobre su compañera. La francesa Desbouys era tercera a más de dos minutos y medio. 

Somarriba fue segunda en la contrarreloj, a pesar de la fiebre, y aumentó la ventaja hasta los 45 segundos con Pucinskaite. La etapa reina, a un día de París, la salvó sin problemas. Quedó segunda en la etapa y certificó su primer triunfo en la ronda francesa. En la última jornada contó con la presencia de su padre, Víctor Somarriba, que dejó por unas horas su restaurante de Sopelana. Joane ganó la Grande Boucle tras 39 horas 43 minutos y 48 segundos. Segunda fue Pucinskaite a treinta y cinco segundos. Tercera acabó la francesa Loewenguth a dos minutos y un segundo. 

«Para triunfar hay que salir de España»

En 2001 la ronda francesa salió de Bilbao el día de su veintinueve cumpleaños. Ganó la contrarreloj a pesar de los nervios. El 20 de agosto volvía a ganar por segundo año consecutivo. Lo hizo con más superioridad que el año anterior. Aventajó a la italiana Luperini en casi tres minutos y medio y a la alemana Arndt en dos minutos más. “Para triunfar hay que salir de España” tras ganar su cuarta gran carrera. Después de aquella victoria tuvo que buscar un nuevo equipo, el Alfa Lum desapareció. 

Hablando del trato al deporte femenino dijo a Eduardo Rodrigálvarez en El País: “en general hay que ganar algo para que te lo sepan valorar. Este año he corrido el Giro, que en teoría no tenía que haberlo disputado. Por problemas de salud llegué muy justa de preparación y empecé mal, aunque día a día fui superándome. Al final acabé quinta y nadie se enteró. No es algo que me moleste, pero si no ganas, ni una llamada de teléfono. Es así, aunque ya lo tengo superado”. 

En 2002 acabó tercera en la Grande Boucle. Mismo puesto que en el Giro de 2003. Ese año volvió a alcanzar la cima en París. El 18 de agosto de 2003 igualaba a la francesa Longo y a la italiana Luperini con tres victorias en Francia. Sacó dos minutos y medio a la suiza Brandly y más de cinco a la alemana Arndt. 

Además de sus tres Grandes Boucles y sus dos Giros de Italia, ganó un Mundial contrarreloj. Una fuera de serie que subió a España a lo más alto y contó con un efímero reconocimiento. 

 

Fotos: Getty