Mis fotos deportivas preferidas: Carolina Marín y Fernando Rivas en Río 2016

19 de agosto de 2016. Pabellón 4 del centro de conferencias Riocentro de Río de Janeiro. Carolina Marín Martín (Huelva, 15 de junio de 1993) acaba de convertirse en campeona olímpica de bádminton. Una hazaña sin precedentes en España. Una gesta con la que pocos soñaban. Menos los dos protagonistas de la foto, Marín y Fernando Rivas, su entrenador. El arquitecto de una obra maravillosa. El hombre que en 2008 se propuso estar en una final olímpica. Un proyecto de locura que tenía doce años para lograrse. Llegó antes de lo previsto, en Río 2016. 

El objetivo era que España se convirtiera en una potencia en el bádminton. En 2008 Carolina tenía quince años. Había que trabajar mucho para alcanzar el sueño planteado. Y así lo hicieron. Trabajaron duro, innovaron en la manera de entrenar y competir contra las todopoderosas asiáticas. Y aquel viernes del verano de 2016 alcanzaron la cima. Lo máximo a lo que puede aspirar un deportista, el oro olímpico. 

Una imagen para siempre

La fotografía de Marcelo del Pozo refleja la importancia de lo conseguido aquel día. Carolina Marín se arrodilla emocionada, con las manos en la cara, sobre la pista verde donde acaba de lograr la victoria más importante de su vida. El rostro de Fernando Rivas, también arrodillado mientras sostiene la cabeza de la campeona olímpica, es de felicidad total. Solo él sabe lo que estaba pensando en ese momento, pero seguro que se le pasaron por la cabeza todos esos años luchando por alcanzar un objetivo de una dificultad tremenda. Le dijeron que estaba chalado. Pero con el oro de Río demostró lo contrario. Rivas es un genio. Una joya de infinitos quilates.  Marín es una jugadora irrepetible. 

En la imagen podemos ver al fondo el resultado del tercer set de la final. Carolina ganó 21 a 15 a la india Pusarla Venkata Sindhu. Al lado se puede ver también el resultado del primer set ganado por la jugadora india, 19 a 21. El tanteo del segundo set lo tapa Fernando Rivas. Lo ganó Marín 21 a 12. 

Una instantánea para la historia. Un tándem protagonista que ya forma parte de la historia del deporte español. Marín y Rivas, una pareja de oro que un día soñó en grande y que pudo porque pensó que podía. 

MARCELO DEL POZO/REUTERS

Deja un comentario