Grandes dominadores del deporte mundial: Al Oerter y el lanzamiento de disco

Solo cuatro deportistas han sido capaces de ganar cuatro oros olímpicos consecutivos en una misma prueba. Un regatista (Paul Elvstrøm) un lanzador de disco (Al Oerter) un saltador de longitud (Carl Lewis) y un nadador (Michael Phelps). Alfred Oerter (Astoria, Nueva York, 19 de septiembre de 1936-Fort Myers, Florida, 1 de octubre de 2007) fue cuádruple campeón olímpico de lanzamiento de disco entre 1956 y 1968. Doce años de dominio absoluto de Melbourne a México pasando por Roma y Tokio. Desde los 20 a los 32 años. Batió el récord mundial en cuatro ocasiones también entre 1962 y 1964.

Melbourne 1956

Su primer oro llegó en Melbourne 1956. Participó en aquellos Juegos por casualidad. Oerter solo había podido ser cuarto en las pruebas de la selección estadounidense. La lesión de uno de los tres lanzadores clasificados, Ron Drummond, le valió para ser repescado. Le cambió la vida. En el Cricket Ground de Melbourne y con solo 20 años dio la sorpresa. 

En el primero de sus seis lanzamientos, batió el récord olímpico con una marca de 56,36 metros. Ninguno de sus rivales pudo superar esa marca en los cinco intentos restantes. Oro de ley para Al Oerter con récord incluido. La plata fue para el también estadounidense Fortune Gordien. El recordman mundial en ese momento fue subcampeón olímpico con una marca de 54,81. El bronce también fue estadounidense. Lo logró Des Koch con un mejor lanzamiento de 54,40 metros. 

Roma 1960

 

El segundo oro olímpico de Al Oerter llegó en Roma 1960. De nuevo sus grandes rivales eran del equipo estadounidense. Y por segunda vez consecutiva volvió a imponerse. En esta ocasión hubo que esperar al quinto lanzamiento para ver el disco más lejos que ninguno de los participantes. Con los 59,18 metros batió su propio récord olímpico conseguido cuatro años antes en Melbourne. 

 

Como ya ocurriera en 1956, el podio fue ocupado por tres estadounidenses. La plata fue para Rink Babka con 58,02. Dick Cochran se colgó el bronce con un mejor lanzamiento de 57,16 metros. 

Cuatro récords mundiales

Entre 1962 y 1964 Al Oerter batió cuatro veces el récord del mundo. En mayo de 1962 superó los 61 metros por primera vez, 61,10. Ese mismo año lo superó con 62,45 metros. Ya en 1963 dejó la mejor marca mundial de disco en 62,62. Meses antes de la cita olímpica de 1964, dejó el récord del mundo en 62,94 metros. 

Tokio 1964

Llegaba Al Oerter a Tokio 1964 con dos medallas de oro olímpicas en el cajón. Su actuación en el Estadio Olímpico de Tokio fue épica. Compitió con collarín por una lesión en las vértebras. El checoslovaco Ludvik Danek llegó a Japón siendo el poseedor del récord mundial de disco. Gran favorito, en un día de frío y lluvia, Danek comenzó liderando la prueba desde el primer lanzamiento. 

Fue en el quinto intento cuando Oerter se quitó el collarín e hizo un lanzamiento sensacional alcanzando los 61 metros, de nuevo récord olímpico. Ganó la medalla de oro por tercera vez seguida, pero agravó la lesión y estuvo sin competir durante un año. Danek se tuvo que conformar con la plata con una mejor marca de 60,52. El estadounidense Dave Weill ganó el bronce con 59,49 metros. 

México 1968

Los Juegos de México 1968 fueron históricos por muchas razones. Todos los focos de aquella cita estuvieron puestos en otros protagonistas. Poco se habla de que Al Oerter ganó su cuarta medalla olímpica de oro consecutiva. Y por cuarta vez llegó sin ser favorito a la victoria. A pesar de tener en sus manos tres oros en las últimas tres ediciones. El también estadounidense Jay Silvester había dejado el récord mundial muy cerca de los 70 metros y era el principal candidato al oro.

De nuevo Oerter volvió a ganar. Esta vez fue el tercero de sus lanzamientos el que le dio la cuarta medalla olímpica que llegó con el cuarto récord olímpico para el discóbolo americano. 64 metros y 78 centímetros le valieron para convertirse en el primer atleta en ganar cuatro oros olímpicos consecutivos en una misma prueba. El alemán Lothar Milde tuvo que conformarse con la plata con un lanzamiento de 63,08. El checoslovaco Ludvik Danek, subcampeón en Tokio 1964, fue bronce con una marca de 62,92 metros. 

Al Oerter fue el abanderado de Estados Unidos en la ceremonia de clausura de los Juegos de México. Veinte años después de su último oro olímpico, a los 52 todavía fue capaz de lanzar el disco por encima de los 60 metros. Incluso llegó a fantasear con llegar a los Juegos de Moscú 80. La edad y el boicot estadounidense se lo impidieron. 

Fotos: AP, GETTY

 

Deja un comentario