Jon Rahm, fiabilidad vasca

Se suele hablar de Alemania como ejemplo de fiabilidad. Del trabajo bien hecho. Dicen de los alemanes que son puntuales, que respetan sus rutinas y que son bastante cuadriculados. Que los motores de sus coches son dignos de admirar.Pero no hace falta irse tan lejos para hablar de fiabilidad en el golf. El español Jon Rahm (Barrika, Vizcaya, 10 de noviembre de 1994) siempre está entre los primeros de la clasificación en cualquier torneo, sea major o no. Podemos encontrar puntos en común con los alemanes. Pero lo que tiene, lógicamente, es fiabilidad vasca, de su tierra.

Todos sabemos que más tarde o más temprano, Rahm conseguirá un gran torneo. Y posiblemente, cuando lo logre, llegarán más majors. Primero tiene que abrir la lata. Ganar en cualquier deporte es muy complicado. La competencia es durísima. En el golf, siempre hay bastantes candidatos al trono. Un claro ejemplo de cómo está de repartido el pastel es el Masters de Augusta en los últimos años. Desde 2007, solo el estadounidense Bubba Watson ha sido capaz de ganarlo dos veces. 

Jon Rahm pasó de amateur a profesional en 2016. Desde ese momento ha acabado entre los diez primeros en seis majors: cuatro veces en Augusta, una vez en el PGA y otra en el US Open. Si cerramos más el círculo, en cuatro de esos torneos ha sido tercero, cuarto o quinto. Falta el último empujón para lograrlo. Tiene el talento y la predisposición suficientes para llegar a la cima en cualquiera de los cuatro majors. 

El major llegará

Ganar un grande está al alcance. Pero solo tres españoles han sido capaces de lograrlo. El cántabro Severiano Ballesteros sumó cinco: dos Masters (1980 y 1983) y tres Open Británicos (1979,1984 y 1988). El guipuzcoano José María Olazábal ganó en Augusta en 1994 y 1999. El castellonense Sergio García fue primero en 2017. España suma ocho majors: cinco Masters y tres The Open. En las manos de Rahm está seguir sumando. 

¿Con qué edad ganaron los majors?

Seve Ballesteros ganó el Open Británico con solo 22 años y su primer Masters con 23. Su último gran título lo consiguió con 31. Chema Olazábal ganó su primer Masters a los 28 y el segundo a los 33. Sergio García ganó el Masters de 2017 con 37 años. Ballesteros y Olazábal tardaron poco en ganar su primer grande. Pero si nos fijamos en el palmarés de García vemos que, antes de alcanzar la gloria, acabó entre los diez mejores en 22 ocasiones. Seis de ellas en el top 3. 

 

Jon Rahm tiene tres espejos en los que mirarse. El presente y el futuro del golf español son suyos. Solo queda tener un poco más de suerte y llegará el primer grande de su carrera. Su fiabilidad está demostrada. Su eficacia, probada, como decían aquellos anuncios de “Cruz Verde”.

 

Las ocho maravillas de Carolina Marín

El debate está ahí. ¿Es Carolina Marín la mejor deportista española de todos los tiempos? El tiempo juzgará cuando se retire. Pero si no lo es ya, poco le falta. Gracias a ella conocemos el bádminton en España. Es la conquistadora de un mundo que está lleno de asiáticas. La que un día comenzó a ganar y ya no paró. No conoce la derrota en una final europea, mundial y olímpica. En solo cuatro años, de 2014 a 2018 fue capaz de conquistar ocho oros: cuatro europeos, tres mundiales y uno olímpico. Estas son las ocho maravillas de Carolina Marín. Una mujer irrepetible en el deporte español. La que siempre puede porque piensa que puede.

Oro europeo en Kazán

El Campeonato de Europa de 2014 tuvo lugar en Kazán (Rusia) del 23 al 27 de abril. Carolina Marín llegaba a la cita tres años después de haberse proclamado campeona de Europa junior. Esta era la primera oportunidad de hacer algo grande. Y no la desaprovechó. Ganó en dos sets todos sus duelos hasta la final. En dieciseisavos se impuso a la local Perminova (21-13 y 21-12). En octavos ganó a la húngara Sarosi (21-15 y 21-16). Venció a la búlgara Stoeva en cuartos (21-10 y 21-15). Su rival en semifinales fue la alemana Schnaase-Beermann (21-12 y 21-9). 

Fue en la final donde cambió la racha y necesitó tres sets para vencer a la danesa Madsen (21-9,14-21 y 21-8). Ese 27 de abril de 2014 podemos decir que España comenzó a aficionarse al bádminton y a empezar a admirar a esta mujer luchadora que no se rinde jamás. En Kazán ganó los cinco partidos que jugó, diez de once sets y el 61,5% de los juegos que disputó (224 por 140 de sus rivales).

 

Campeona del mundo en Copenhague

No tardó mucho en llegar la segunda maravilla de Carolina Marín, solo cuatro meses. Del 25 al 31 de agosto se celebra el Campeonato del Mundo de Copenhague (Dinamarca). El “imperio” asiático a escena. La jugadora española comienza la competición en los dieciseisavos de final contra la malasia Tee. Casi una hora le cuesta vencer en tres sets: 21-18, 16-21 y 21-10. En la siguiente ronda se enfrenta a la china Wang y gana en dos sets: 21-9 y 21-12. En cuartos de final toca remontada contra la taiwanesa Tai. Pierde el primer set 19-21 y gana los dos siguientes por 21-19 y 21-11.

En semifinales se enfrenta a la india Pusarla y Caro gana en dos sets: 21-17 y 21-15. Ya solo queda un paso para convertirse en campeona mundial por primera vez y volver a hacer historia como cuatro meses antes en Kazán. El 31 de agosto de 2014 vence en tres sets a la china Li y rompe una barrera que parecía imposible para el bádminton español. Ganó 17-21, 21-17 y 21-18 en una hora y diecinueve minutos, el partido más largo para la onubense en el Mundial de Copenhague. Carolina ganó seis partidos, diez de los trece sets que disputó y un 55,6% de los juegos (262 por 209 de sus rivales). 

 

Bicampeona mundial

En 2015 no hubo Europeo. La competición más importante iba a ser el Mundial de mediados de agosto del 10 al 16. Como el año anterior, la rival de Carolina Marín en primera ronda fue la malasia Tee. De nuevo tocó vencer en tres sets: 19-21, 21-14 y 21-13 en una hora y diez minutos de juego. Empezaba fuerte el Mundial de Yakarta (Indonesia). Caro necesitó tres sets también para deshacerse de la taiwanesa Pai: 21-11, 18-21 y 21-17. Todo los partidos de la española en el Mundial de Yakarta duraron una hora o más. En cuartos de final ganó a la china Wang, a la que también había vencido el año anterior: 21-17 y 21-19. La surcoreana Sung fue la rival de la defensora del título mundial en semifinales. Carolina necesitó tres sets para alcanzar el partido definitivo. Ganó 21-17, 15 -21 y 21-16. 

En la final se enfrentó a la india Newhal a la que ganó en dos sets: 21-16 y 21-19. Carolina Marín se convertía en bicampeona mundial de bádminton. En solo dos años sumaba tres grandes títulos, las tres primeras maravillas de su carrera. En Yakarta ganó seis partidos, diez de los trece sets que jugó y un 54,1% de los juegos (262 por 222 de sus rivales). 

 

La cuarta maravilla

2016 fue el año en el que sumó dos maravillas más para su colección. Del 26 de abril al 1 de mayo se celebró el Campeonato de Europa en la ciudad francesa de La Roche-sur-Yon. Fue un paseo triunfal para Carolina excepto en el primer partido contra la lituana Stapusaityte. Necesitó una hora de juego para ganar en tres sets: 21-14, 20-22 y 21-9. El resto de partidos los resolvió en dos mangas.

En octavos de final ganó a la bielorrusa Zaitsava 21-6 y 21-12. La finlandesa Vainio cayó en cuartos 21-11 y 21-7. En semifinales la rival de la onubense fue la danesa Kjaersfeldt a la que ganó 23-21 y 21-15. La escocesa Gilmour intentó ganar a la española en la gran final. Marín se impuso 21-12 y 21-18. Seis partidos ganados. 10 sets ganados de 11 disputados. 61,2 % de juegos para Caro (232 por 147 de sus rivales). Cuarta maravilla para Carolina Marín que ya es bicampeona europea y mundial el 1 de mayo de 2016. 

 

Oro olímpico en Río

Y llegó el momento cumbre de su carrera deportiva. Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. La competición de bádminton se juega del 11 al 20 de agosto. Carolina juega dos partidos de la Round Robin y vence a la finlandesa Vainio (21-6 y 21-4) y a la danesa Kjarsfeldt (21-16 y 21-13). Queda exenta de jugar los octavos de final. Está a tres partidos de ser campeona olímpica. 

En cuartos de final gana a la surcoreana Sung por 21-12 y 21-16. En semifinales vence también en dos sets a la china Li por 21-14 y 21-16. Es 19 de agosto de 2016 el día más importante en la carrera de Carolina Marín. Su rival es la india Pusarla. Pierde 19-21 el primer set. Pero remonta y gana los otros dos sets por 21-12 y 21-15. Carolina llora de alegría. Fernando Rivas, su entrenador, su compañero de viaje en este mundo del bádminton, salta emocionado. Lo han conseguido. Cuatro años antes de lo que pensaban. Carolina ya lo ha ganado todo. Tiene la triple corona en sus manos. Campeona olímpica, mundial y europea. La quinta maravilla es un oro olímpico. El mejor resultado para un deportista. Solo puede luchar por superarse a sí misma. Leyenda vida del deporte y el bádminton español. 

 

Tricampeona europea

Del 25 al 30 de abril de 2017 se celebra el Europeo de Kolding (Dinamarca). De nuevo es la gran favorita. Es la vigente campeona olímpica, europea y mundial. Todos los focos están puestos en Carolina. Arrasa. Ganando todos sus partidos en dos sets. A la polaca Hart (21-9 y 21-10). A la turca Bayrak (21-9 y 24-22). La danesa Rohde es su rival en cuartos de final (21-11 y 21-14). Otra danesa, Poulsen, es su contrincante en semifinales (21-17 y 21-12). Como el año anterior vuelve a ganar en la final a la escocesa Gilmour (21-14 y 21-12). Seis partidos ganados, diez de diez en sets y un 62,1% de puntos vencidos (213 por 130 de sus rivales). La sexta maravilla ya está en el bolsillo. Es 30 de abril de 2017. Meses después cae en cuartos de final del Mundial de Glasgow.

 

Cuarto oro europeo consecutivo

Si 2016 fue un año para enmarcar, 2018 no se queda atrás. Llegan la séptima y la octava maravilla de Carolina Marín en forma de cuarto oro europeo consecutivo y tercer oro mundial. 

Del 24 al 29 de abril de 2019 el Campeonato de Europa se celebra en Huelva, en el pabellón que lleva el nombre de la tricampeona europea, bicampeona mundial y campeona olímpica. Como el año anterior vuelve a vencer todos los partidos del torneo en solo dos sets. Huelva vibra y ve ganar el 29 de abril a su heroína. Se convierte en la única mujer que ha ganado cuatro oros europeos y además seguidos (2014,2016,2017 y 2018). 

Caro ganó a la francesa Batomene (21-15 y 21-12) en primera ronda. En la siguiente se impuso a la suiza Jaquet (21-14 y 21-7). La danesa Rohde pierde en cuartos (21-17 y 21-10). En semifinales vence a la danesa Blichfeldt (21-17 y 21-16). La rusa Kosetskaya es derrotada en la gran final (21-15 y 21-7). 

 

Leyenda mundial

Del 30 de julio al 5 de agosto se celebra el Mundial de Nanjing (China). Carolina busca hacer historia, otra vez. Allí se convierte en tricampeona mundial. La única jugadora de bádminton que ha sido capaz de lograrlo. Está a solo un paso de ser la mejor jugadora de la historia de su deporte. La española solo encontró oposición en las semifinales y en la final. En primera ronda se impuso a la tailandesa Ongbamrungphan por 21-9 y 21-8. En octavos venció a la japonesa Sato (21-7 y 21-13). La india Nehwal cae en cuartos de final 21-6 y 21-11. Los tres partidos los gana Carolina en poco más de media hora. 

En semifinales comienza perdiendo contra la china He que gana a Carolina por 13 a 21. Caro remonta y gana 21-16 y 21-13 clasificándose, tras más de una hora de juego, para una nueva final. Allí espera una vieja conocida. La subcampeona olímpica en Río, la india Pusarla. Cuarenta y seis minutos necesitó Carolina Marín para gritar como tricampeona del mundo. Ganó 21-19 y 21-10. La octava maravilla de la mejor jugadora española de bádminton de la historia y posiblemente la mejor deportista. Con ella siempre lo mejor está por llegar. Seguro que las ocho maravillas se quedan cortas próximamente. 

 

 

Mis fotos deportivas preferidas: el abrazo de Mireia Belmonte y Fred Vergnoux en Budapest 2017


27 de julio de 2017. Mireia Belmonte García (Badalona, 10 de noviembre de 1990) acaba de cerrar el círculo en Budapest con el único oro que le faltaba en su carrera. La obra completa de una nadadora excepcional. Llegó en la prueba en la que un año antes se proclamó campeona olímpica en Río de Janeiro. Tras ganar en los 200 metros mariposa, salió de la piscina y lo primero que hizo fue abrazar a su guía, al entrenador que cambió el rumbo de su carrera deportiva, al francés Fred Vergnoux.

Es un abrazo sincero, emocionante, de esos que nunca se olvidan. En la foto de Alberto Estévez (agencia EFE) la campeona mundial aparece con su gorro negro y con las gafas recién salida del agua. Se aprecian las gotas en su espalda. Vergnoux sonríe y cierra los ojos. Se le ve feliz y emocionado. Seguramente pensando en que el objetivo, por fin, estaba conseguido. Mireia tenía un oro olímpico, varios oros europeos en piscina corta y larga, oros mundiales en piscina corta. Pero le faltaba ser campeona mundial en piscina de 50 metros.

Un abrazo eterno

Su entrenador desde septiembre de 2010 sujeta una botella de agua y sus gafas de ver con la mano izquierda mientras toca la cabeza de su pupila con la derecha. Ellos son los creadores de un oro mundial ganado tras muchas horas de entrenamientos. Un oro histórico para la natación española. Llegó en 2 minutos 5 segundos y 26 centésimas. Mireia fue más rápida que la alemana Franciska Hentke (2:05.39) y que la húngara Katinka Hosszu (2:06.02). Ambas nacieron un año antes que la española.
Aquel oro inolvidable permitió que Mireia Belmonte entrara en el selecto club de los ganadores de la triple corona (oro olímpico, mundial y europeo en 200 mariposa). Un logro al alcance pocos que llegó gracias a ella y a Fred, su compañero de viaje por las piscinas de todo el mundo. Una pareja deportiva única que posiblemente sea irrepetible en la natación española.

ALBERTO ESTÉVEZ -EFE

Los deportes de equipo españoles en los Juegos Olímpicos

Veintiuna de las ciento cincuenta y seis medallas olímpicas (contando los bronces de Londres 2012 que deben recibir Ruth Beitia y Sete Benavides) que ha ganado España a lo largo de la historia, han llegado gracias a los deportes de equipo. Tres de oro, doce de plata y seis de bronce. Ese es el balance. Unos resultados que han ido mejorando desde los Juegos de Barcelona 92. A partir de ese momento, España ha ganado al menos dos medallas en deportes de equipo en todos los Juegos, excepto en Atenas 2004 donde no hubo suerte.

Amberes 1920

La primera medalla olímpica española en deportes de equipo llegó gracias al polo masculino. El 31 de julio de 1920, en los Juegos de Amberes, España se colgó una plata tras caer por 13 a 11 contra Gran Bretaña.  Estos fueron los ganadores de la plata: Leopoldo Saínz de la Maza, Álvaro de Figueroa, José de Figueroa, Hernando Fitz-James y Jacobo Fitz-James. 

La segunda medalla también llegó en Amberes 1920 gracias al fútbol masculino. El 5 de septiembre ganaron la medalla de plata. España venció por tres goles a uno a la selección de Países Bajos. Estos fueron los subcampeones que se colgaron aquella plata histórica para el deporte español: Ricardo Zamora, Pedro Vallana, Mariano Arrate, José Samitier, José María Belausteguigoitia, Agustín Sancho, Ramón Eguiazábal, Sabino Bilbao, Félix Sesúmaga, Patricio Arabolaza, Rafael “Pichichi” Moreno, Domingo Gómez, Juan Artola, Francisco “Pagaza” Pagazaurtundúa, Luis Otero, Joaquín Vázquez, Ramón “Moncho” Gil y Marcelino Silverio Izaguirre.

Roma 1960

Hubo que esperar cuarenta años para volver a ver a una selección española subida a un podio olímpico. En los Juegos de Roma, celebrados en 1960, se colgaron la medalla de bronce los jugadores de hockey masculino. Subieron al podio el 9 de septiembre de 1960 tras vencer por dos goles a uno a Gran Bretaña: Pedro Amat, Francisco Cavaller, Juan Ángel Calzado, José Colomer, Carlos Del Coso, José Antonio Dinarés, Eduardo Dualde, Joaquín Dualde, Rafael Egusquiza, Ignacio Macaya, Pedro María Murua, Pedro Roig, Luis María Usoz y Narciso Ventalló. 

Moscú 1980

Dos décadas después llegó la tercera medalla olímpica española en deportes de equipo. De nuevo fue el hockey masculino el que se subió al podio. Esta vez lo hizo como subcampeón en los Juegos de Moscú celebrados en 1980. El 29 de julio de ese año, España cayó en la final contra India por 4 goles a 3. Estos fueron los protagonistas: Juan Amat, José Miguel García, Santiago Malgosa, Rafael Garralda, Francisco Fábregas, Juan Luis Coghen, Ricardo Cabot, Jaime Arbós, Carlos Roca, Miguel Chaves, Juan Arbós y Javier Cabot. 

Los Ángeles 1984

Los Juegos de Los Ángeles 1984 significaron el debut del baloncesto español en el podio olímpico. Un equipo fantástico que solo cayó en la final contra la todopoderosa selección de Estados Unidos. Era 10 de agosto y la selección masculina entrenada por Antonio Díaz Miguel se colgó la medalla de plata tras perder por 96 a 65. Se proclamaron subcampeones olímpicos los siguientes jugadores: Andrés Jiménez, Juan Antonio San Epifanio “Epi”, Fernando Martín, José María Margall, Juan Antonio Corbalán, Juan Manuel López Iturriaga, Fernando Romay, José Luis Llorente, Fernando Arcega, José Manuel Beirán, Juan de la Cruz e Ignacio Solozábal. 

 

 

Barcelona 1992

Tres medallas en deportes de equipo ganó España en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Dos de oro y una de plata. Todas ellas ya forman parte del recuerdo de todos los que tuvimos la oportunidad de vivirlo in situ o por televisión. Llegó la primera medalla de oro de un equipo español y además era el primer metal que ganaba un equipo femenino. La selección de hockey venció en la final a Alemania por 2 goles a 1 e hizo historia. Las chicas de oro dieron la gran sorpresa al subirse al primer cajón del podio olímpico. 

Estas fueron las flamantes ganadoras de la medalla de oro el 7 de agosto de 1992: Natalia Dorado, Virginia Ramírez, Carmen Barea, Silvia Manrique, Mari Ángeles “Masa” Rodríguez, Sonia Barrio, Eli Maragall, Teresa Motos, Maider Tellería, Mercedes Coghen, Nuria Olivé, Anna Maiques, Marivi González y Maribel Martínez. 

Un día después llegó el segundo oro para un deporte de equipo español. El 8 de agosto de 1992 lo recordaremos por aquel gol de Kiko Narváez cuando el partido contra Polonia se aproximaba a la prórroga. España ganó por 3 goles a 2. Estos fueron los campeones olímpicos: Toni Jiménez, Cañizares, Albert Ferrer, David Billabona, Mikel Lasa, Rafael Berges, Paqui, López, Roberto Solozábal , Luis Enrique, Pep Guardiola, Gabriel Vidal, Amavisca, Alfonso, Javier Manjarín, Kiko Narváez, Abelardo, Miguel, Antonio Pinilla y Paco Soler.

El 9 de agosto de 1992 llegó una medalla de plata amarga. La selección masculina de waterpolo se quedó a las puertas del oro tras caer en la final contra Italia por 9 goles a 8. Jugaron tres prórrogas. Se convirtieron en campeones olímpicos los siguientes jugadores: Daniel Ballart, Manel Estiarte, Pedro García, Salvador Gómez, Marco Antonio González, Rubén Michavila, Miki Oca, Sergi Pedrerol, Jesús Rollán, Josep Picó, Ricardo Sánchez y Jordi Sans. 

 

Atlanta 1996

El 28 de julio de 1996, casi cuatro años después de la decepción de Barcelona, la selección masculina de waterpolo ganó la medalla de oro en los Juegos de Atlanta. Vencieron a Croacia por 7 goles a 5 y se convirtieron en el tercer equipo español en conseguir un oro olímpico. Varios jugadores que vivieron la final del llanto en Barcelona fueron campeones olímpicos: José María Abarca, Daniel Ballart, Manel Estiarte, Pedro García, Salvador Gómez, Iván Moro, Miki Oca, Jordi Payá, Sergi Pedrerol, Jesús Rollán, Jordi Sans y Carles Sanz. 

Al igual que en Barcelona, España ganó en Atlanta 96 tres medallas en deportes de equipo. Además del oro en waterpolo, el hockey masculino se colgó la plata y el balonmano acabó en tercer lugar. Los chicos del hockey cayeron por tres goles a uno contra Países Bajos en la gran final. Era 2 de agosto de 1996. Se convirtieron en subcampeones olímpicos los siguientes jugadores: Jaume Amat, Pol Amat, Javier Arnau, Jordi Arnau, Óscar Barrena, Ignacio Cobos, Juan Dinarés, Juan Escarré, Xavier Escudé, Juantxo García-Mauriño, Antonio González, Ramón Jufresa, Joaquín Malgosa, Victor Pujol, Ramón Sala y Pablo Usoz. 

La selección masculina de balonmano se impuso a Francia en el partido por el bronce por 27 a 25. Estos fueron los medallistas: Talant Dujshebaev, Salvador Esquer, Aitor Etxaburu, Jesús Fernández, Jaume Fort, Mateo Garralda, Raúl González, Rafael Guijosa, Fernando Hernández, José Javier Hombrados, Demetrio Lozano, Jordi Núñez, Jesús Olalla, Juancho Pérez, Iñaki Urdangarin y Alberto Urdiales. Era 4 de agosto de 1996.

Sídney 2000

Cuatro años más tarde, en Sídney 2000, la selección de balonmano repitió medalla de bronce. Esta vez el rival fue Serbia. España ganó 26 a 22 en el partido por el tercer y cuarto puesto. Estos fueron los protagonistas: David Barrufet, Talant Dujshebaev, Mateo Garralda, Rafael Guijosa, Demetrio Lozano, Enric Masip, Jordi Nuñez, Jesús Olalla, Juancho Pérez, Xavier O’Callaghan, Antonio Carlos Ortega, Antonio Ugalde, Iñaki Urdangarín, Alberto Urdiales y Andrei Xepkin. Era 30 de septiembre de 2000.

El mismo día que la selección masculina de balonmano ganó su segundo bronce olímpico, la de fútbol ganó la medalla de plata tras acariciar una nueva medalla de oro como la de Barcelona 92. Llegó al descanso con dos a cero sobre Camerún. Pero el equipo africano empató a dos y luego España fue incapaz de ganar en los penaltis. Ganaron la medalla de plata: David Albelda, Iván Amaya , Miguel Ángel Angulo, Daniel Aranzubia, Joan Capdevila, Jordi Ferrón, Gabriel García, Xavi Hernández, Jesús María Lacruz, Albert Luque, Carlos Marchena, Felip Ortiz, Carles Puyol, José María Romero, Ismael Ruiz, Raúl Tamudo, Toni Velamazán y Unai Vergara. 

Pekín 2008

España llegó a Atenas 2004 tras encadenar dos o más medallas olímpicas en deportes de equipo en los tres últimos Juegos. En la capital griega no consiguió ninguna. Hubo que esperar cuatro años más para aumentar el botín en Pekín 2008. Tres equipos españoles subieron al podio: el baloncesto y el hockey masculino se colgaron sendas platas y el balonmano ganó su tercera medalla de bronce olímpica. 

Un gol de penalty corner le valió a Alemania para ganar por 1 a 0 a la selección de hockey el 23 de agosto de 2008. Una valiosa plata para España que consiguieron los siguientes protagonistas:  David Alegre, Ramón Alegre, Pol Amat, Eduard Arbós, Francisco Cortés, Sergi Enrique, Alex Fábregas, Francisco Fábregas, Juan Fernández, Santi Freixa, Rodrigo Garza, Roc Oliva, Xavier Ribas, Albert Sala, Víctor Sojo, Edi Tubau, Eric Bellido.

El 24 de agosto de 2008 llegó la plata de la selección de baloncesto. España se quedó muy cerca del oro y de ganar a Estados Unidos. El resultado final fue de 118 a 107.  Estos fueron los subcampeones: José Manuel Calderón, Rudy Fernández, Jorge Garbajosa, Marc Gasol, Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Raúl López, Álex Mumbrú, Carlos Jiménez, Felipe Reyes, Berni Rodríguez y Ricky Rubio. 

También aquel 24 de agosto llegó la tercera medalla olímpica de la selección española de balonmano. De nuevo fue un bronce. Conseguido contra Croacia por 35 goles a 29. Subieron al tercer cajón del podio estos jugadores:  David Barrufet, Ion Belaustegui, David Davis, Alberto Entrerríos, Raúl Entrerríos, Rubén Garabaya, Juanín García, José Javier Hombrados, Demetrio Lozano, Cristian Malmagro, Carlos Prieto, Albert Rocas, Iker Romero y Víctor Tomás. 

Londres 2012

Los Juegos de Londres 2012 también fueron importantes para los equipos españoles. De nuevo otras tres medallas, como cuatro años antes. Esta vez fueron para dos equipos femeninos, el de waterpolo y el de balonmano y uno masculino, repitió la selección de baloncesto. 

El 9 de agosto de 2012 la selección femenina de waterpolo, las Guerreras del Agua, hacían historia al ser subcampeonas olímpicas. Cayeron en la final contra Estados Unidos por 8 goles a 5. Estas fueron las protagonistas de una plata inolvidable: Laura Ester, Marta Bach, Anni Espar, Roser Tarragó, Mati Ortíz, Jennifer Pareja, Lorena Miranda, Pili Peña, Andrea Blas, Ona Meseguer, Maica García y Laura López. 

Dos días después de la plata del waterpolo llegó otra medalla histórica para el deporte femenino español. Las Guerreras del balonmano se imponían 31 a 29 a Corea del Sur en la prórroga del partido por el bronce. Se colgaron la medalla las siguientes jugadoras: Marta López, Andrea Barno, Nely Alberto, Beatriz Fernández, Verónica Cuadrado, Marta Mangué, Macarena Aguilar, Silvia Navarro, Jessica Alonso, Eli Pinedo, Begoña Fernández, Vanesa Amorós y Mihaela Ciobanu.

12 de agosto de 2012. España y Estados Unidos vuelven a encontrarse en la final del torneo masculino de baloncesto. Fue un partidazo, como el que jugaron cuatro años atrás en Pekín. España se quedó a solo siete puntos. La selección española perdió por 107 a 100. Más cerca que nunca del oro olímpico. Ganaron la plata olímpica: Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Rudy Fernández, Felipe Reyes, Marc Gasol, Serge Ibaka, Sergio Llull, Fernando San Emeterio, Víctor Claver, Víctor Sada y Sergio Rodríguez. 

Río 2016

Para plata histórica la de la selección femenina de baloncesto el 20 de agosto de 2016. Perdieron 101 a 72 contra Estados Unidos, pero ganaron el oro del resto de selecciones. Hicieron historia: Anna Cruz, Silvia Domínguez, Laura Gil, Astou Ndour, Laura Nicholls, Laia Palau, Lucila Pascua, Laura Quevedo, Leonor Rodríguez, Leticia Romero, Alba Torrens y Marta Xargay. 

Cuando parecía que no iba a ser posible una tercera medalla olímpica de la selección masculina de baloncesto, llegó el bronce en los Juegos de Río 2016. Esta vez se luchó contra Australia en el partido por el tercer y cuarto puesto en un encuentro igualadísimo que acabó ganando España por 89 a 88. Estos fueron los protagonistas: Álex Abrines, José Manuel Calderón, Víctor Claver, Rudy Fernández, Pau Gasol, Willy Hernangómez, Sergio Llull, Nikola Mirotic, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes, Sergio Rodríguez y Ricky Rubio.

 

 

15 oros mundiales que nunca olvidaremos

España es una potencia europea y mundial a nivel deportivo. De eso no hay ninguna duda. Lo que también está claro es que, ganar un oro mundial, está al alcance de muy pocos deportistas. Pocas disciplinas quedan en las que no haya, al menos un español, que se haya proclamado campeón del mundo. Este es un pequeño repaso a quince días históricos. Son quince oros mundiales de españoles que nunca olvidaremos. Todos ellos contaron con su portada del diario Marca correspondiente. Oros mundiales en atletismo, natación, bádminton, motociclismo, waterpolo, baloncesto, patinaje, automovilismo… Grandes estrellas con nombres y apellidos españoles que forman parte de la historia del deporte internacional.

18 de octubre de 1990. Carlos Sainz gana por primera vez el Mundial de rallyes. Dos años después volvería a lograrlo. Acompañado de Luis Moya y conduciendo un Toyota Celica.

10 de agosto de 1997. Abel Antón gana el oro en maratón en el Mundial de atletismo celebrado en Atenas. Martín Fiz, campeón mundial dos años atrás, se cuelga la medalla de plata. Antón revalidó el título en Sevilla 1999. Como Carlos Sainz es bicampeón del mundo.

14 de marzo de 2003. Solo él, Manolo Martínez, ha sido capaz de ganar un oro en un Mundial de atletismo bajo techo. 21 metros y 24 centímetros le valieron al leonés para ser campeón. Un centímetro más que el subcampeón y a tres de batir su propio récord nacional.

MÍTICO FREIRE

3 de octubre de 2004. El ciclista cántabro, Óscar Freire, gana su tercer Mundial de ciclismo en ruta. Igualaba así a toda una leyenda como Eddy Merckx. Lo logró en Verona (Italia), el mismo lugar donde se colgó su primer oro en 1999.

6 de febrero de 2005. La selección masculina de balonmano hace historia al ganar la medalla de oro en el Mundial de Túnez. Ganaron y marcaron 40 goles a un rival muy fuerte como la selección croata. Ocho años después llegaría el segundo oro para España en un Campeonato del Mundo.

25 de septiembre de 2005. Brasil. Otra barrera rota para el deporte español. Fernando Alonso se proclama por primera vez campeón del mundo de Fórmula 1 a los veinticuatro años. El piloto más joven en conseguirlo. Un año después repetiría en el primer puesto del cajón.

3 de septiembre de 2006. Una generación irrepetible de jugadores gana el primer Mundial de baloncesto para España en Japón. Arrasando a Grecia y logrando un hito que parecía que jamás se iba a conseguir. En 2019 llegó el segundo Mundial, también en Asia, China.

2 de agosto de 2013. La selección femenina de waterpolo, las «Guerreras del Agua», gana el oro en el Mundial celebrado en Barcelona tras vencer a Australia en el partido decisivo. Un oro histórico en casa.

10 de noviembre de 2013. Marc Márquez gana su primer Mundial de Moto GP al acabar tercero en el circuito de Cheste. Se convertía así en el campeón más joven de la categoría reina del motociclismo. Después han llegado cinco títulos más en Moto GP. El piloto catalán suma ocho mundiales en tres cilindradas.

PIONERO FERNÁNDEZ

28 de marzo de 2015. Javier Fernández se convierte en campeón del mundo de patinaje artístico en Shanghai (China). La victoria fue ajustada, pero logro un hito para el deporte español. ¿Irrepetible? Un año después en Boston logró hacerlo todavía mejor.

27 de julio de 2017. Mireia Belmonte logra el oro que le faltaba en Budapest (Hungría). En los 200 metros mariposa, la misma prueba en la que un año antes ganó el oro olímpico en la piscina de Río. Pocas veces en su historia el diario Marca ha cambiado su mancheta por el nombre de un deportista. La ocasión lo merecía.

5 de agosto de 2018. Carolina Marín gana su tercer Mundial de bádminton en Nanjing (China). La primera mujer en conseguirlo. A la tercera ocupa más espacio en la portada de Marca que en los dos mundiales anteriores. Se acaban las palabras para definir lo logrado por la jugadora onubense.

30 de septiembre de 2018. Después de varias medallas de plata y de bronce, Alejandro Valverde, lograba el oro mundial a los 38 años. Por fin llegaba la medalla que Valverde y todos los aficionados al ciclismo esperábamos.

24 de noviembre de 2019. España gana su sexta Copa Davis en Madrid. Se estrenaba formato, pero Nadal, Bautista, Carreño, López y Granollers se impusieron al equipo canadiense en la gran final.

11 de febrero de 2021. Lucas Eguibar se convierte en el primer español campeón mundial de snowboard en la modalidad de snowboard cross. La última barrera echada abajo en el deporte español.

Mis fotos deportivas preferidas: Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial en Pekín 2008

23 de agosto de 2008. España está conmocionada por el accidente, días antes, del avión de Spanair en las cercanías del aeropuerto de Barajas. En Pekín se celebran unos excelentes Juegos Olímpicos y solo faltan unas horas para su clausura. El objetivo de los dos protagonistas de la foto era el podio en la prueba de piragüismo K2 500 metros. Sus nombres, Saúl Craviotto Rivero (Lleida, 3 de noviembre de 1984) y Carlos Pérez Rial, “Perucho” (Cangas de Morrazo, Pontevedra, 12 de abril de 1979). Ambos son policías de profesión. 

La imagen lo dice todo. No solo han ganado una medalla, sino que acaban de convertirse en campeones olímpicos. Nadie contaba con este oro. Otro oro histórico para el deporte español y para el piragüismo que nunca falla. Solo era la segunda vez que compartían embarcación de manera oficial. La primera fue en el Europeo de meses antes donde se colgaron la medalla de plata. 

“Sabíamos que podíamos hacerlo bien, pero nunca piensas en ser campeón olímpico” dijo Craviotto al finalizar la prueba. Le podemos ver el primero en la foto de Kirsty Wigglesworth. Aprieta el puño de su mano derecha y grita de alegría mientras sujeta la pala con la mano izquierda. Es uno de los momentos más grandes de la carrera deportiva de un hombre que lo ha ganado todo y que, en ese instante, seguro que no imaginaba que ganaría tres medallas olímpicas más en los siguientes Juegos Olímpicos. 

Un oro muy valioso pero inesperado

“Perucho” también grita. Parece que más que Saúl, por las venas reflejadas en su cuello. Detrás de las gafas vemos sus ojos cerrados y también sujeta la pala con la mano izquierda. Acaba de conseguir el mayor triunfo de su carrera deportiva. La alegría es tremenda. No es para menos. Un oro inesperado pero muy valioso que llegó en 1 minuto y 28 segundos. 1:28,736 para ser exactos. Sobre las aguas del Parque Olímpico de Piragüismo de Shunyi. Esta vez sí pudieron con la pareja alemana, campeona de Europa en el mes de mayo de 2008. 

Craviotto y Pérez, dos de los deportistas españoles que forman parte del club de ganadores de la triple corona. Campeones olímpicos, mundiales y europeos. 

KIRSTY WIGGLESWORTH/AP PHOTO

 

Lucas Eguibar, magia en la nieve

Tenía que ser él. Llevaba años luchando entre los mejores del snowboard cross y buscando el primer lugar en una gran competición. Lucas Eguibar Bretón (San Sebastián, 9 de febrero de 1994) ya forma parte del club de los grandes pioneros del deporte español. La perseverancia y el esfuerzo diario han dado sus frutos. La demostración de que es posible alcanzar los sueños. Merecía el oro mundial conquistado en Idre Fjäll (Suecia). Magia en la nieve. Ha probado varias veces el sabor amargo de las medallas de chocolate. Buenos cuartos puestos, pero por debajo del valor de un deportista que ha sabido caer y volver a levantarse. Eso solo saben hacerlo los elegidos, los grandes deportistas como Lucas, que lleva subido a la tabla de snowboard desde que cumplió los dieciséis años. 

Cuando comenzó en este deporte, con poquísimas licencias en España, lo tenía clarísimo: “no quiero ser una persona que gana una vez, sino un deportista que está muchos años en la élite, arriba del todo”. Alcanzada la cima, con el oro mundial ganado en Suecia y con la plata lograda en Sierra Nevada en el año 2017, entra de lleno en el libro de las grandes gestas del deporte de nuestro país. 

Y lo mejor está por llegar. Lo hemos comprobado muchas veces en cualquier disciplina deportiva. Eguibar ha participado en dos Juegos Olímpicos. En los de Sochi 2014 acabó en séptimo lugar. Un magnífico diploma a los 20 años recién cumplidos. Luego llegó la decepción de Pyeongchang 2018, donde aspiraba a todo. Fue 33º al caerse a la nieve en octavos de final. En aquellos Juegos llegó el histórico bronce de Regino Hernández, su amigo y compañero de fatigas en tantas competiciones. Ambos fueron plata por equipos en el Mundial de 2017. 

El sueño olímpico

En el horizonte más cercano aparece Pekín 2022 (del 4 al 20 de febrero). Sin duda estará entre los favoritos para subir al podio olímpico. Él ya está acostumbrado a fabricar milagros. A hacernos disfrutar mientras vuela sobre la nieve. Allí cumplirá 28 años. ¿Qué mejor regalo que una medalla de oro? Soñemos.

LA NARRACIÓN de José Manuel Tallada en Eurosport

 

LAS PORTADAS

 

 

 

LA ALEGRÍA de su familia. El vídeo está grabado por su hermano Nico. 

 

LOS RESULTADOS OFICIALES

 

 

 

EL PALMARÉS DEL CAMPEÓN DEL MUNDO

 

España en los Europeos de atletismo bajo techo

En 1970 se celebró el primer Campeonato de Europa de atletismo bajo techo.  Se trata de una competición que se celebra cada dos años, pero hasta 1990 se competía anualmente. España sumó tres metales en Viena: una plata y dos bronces en la primera edición. De 1971 a 1978, España solo pudo sumar finalistas. Ningún podio.

Hubo que esperar a Viena 1979 para ver una medalla española. Significó el primer oro y por lo tanto el primer campeón de Europa indoor de nuestro país. Antonio Páez se subió a lo más alto del podio en los 800 metros lisos. Fue la única medalla para España en aquellos Europeos. Páez volvería a subir al podio en otras dos ocasiones. Fue tercero en Grenoble 1981 y de nuevo oro europeo en Milán 1982. El atleta granadino fue el primer español que encabezó un ránking mundial, gracias a sus grandes resultados en los 800 metros.


En aquel Europeo celebrado en Milán en 1982 llegó otro oro para España. José Luis González abría las puertas a una época fantástica de los españoles en los 1.500 metros. En aquella cita italiana, José Manuel Abascal (bronce olímpico dos años más tarde en Los Ángeles) fue subcampeón de Europa. Benjamín González en 400 metros y Colomán Trabado en 800 metros cerraron con cinco medallas el que hasta ese momento era el mejor Europeo para España.

Budapest fue la ciudad organizadora de los Europeos de 1983. Colomán Trabado ascendió dos posiciones para proclamarse campeón de Europa de 800 metros. Confirmando así el gran nivel de los atletas españoles en el medio fondo. En Atenas 1985 llegaron tres medallas para España. Dos llegaron en el 1.500. José Luis González se colgó la medalla de oro y José Luis Carreira la de bronce.

Madrid organizó los Europeos Indoor de 1986

Madrid fue la sede de los Europeos bajo techo de 1986. El equipo español ganó cinco metales. José Luis González fue de nuevo campeón de Europa en 1.500 metros. También se colgó la medalla de oro, Javier Moracho en los 60 metros vallas. Un año después en el Europeo de Lievin (Francia) José Luis González volvió a lo más alto del podio. Esta vez en los 3.000 metros. Medalla y prueba que repitió un año más tarde en Budapest.

En el Campeonato de Europa de Lievin, celebrado en 1987, llegaron las primeras medallas femeninas en una cita europea bajo techo. Blanca Lacambra fue plata en los 200 metros y Cristina Pérez fue bronce en 400. En esta última prueba, Cayetano Cornet se proclamó campeón de Europa en La Haya 1989.

El siguiente oro español lo encontramos en Génova 1992. Sandra Myers se convirtió en la primera española campeona de Europa bajo techo. Lo consiguió en los 400 metros lisos. Luis Javier González también subió a lo más alto del podio europeo en 800 metros.

El Campeonato de Europa celebrado en Estocolmo en 1996 se cerró con cuatro oros para España. Sandra Myers en 200, Roberto Parra en 800, Mateo Cañellas en 1.500 y Anacleto Jiménez en 3.000 metros, fueron los grandes triunfadores. Cuatro años después en Gante 2000, José Antonio Redolat fue oro en 1.500 metros.

Diez medallas llegaron desde Austria

Viena 2002 fue una auténtica exhibición del equipo español. Es cierto que algunas de las medallas son sospechosas de dopaje por el historial de varios atletas. Cuatro oros, tres platas y tres bronces que significaban en ese momento el mejor Europeo indoor para España. Hay que destacar nombres míticos como el de Manolo Martínez, oro en lanzamiento de peso. Yago Lamela, plata en salto de longitud, Juan Carlos Higuero plata en 1.500 o Jesús España, bronce en 3.000 metros.

Doce medallas en casa

Lo mejor estaba por llegar. Madrid organizó el Europeo de atletismo bajo techo en 2005. Doce medallas para los atletas españoles. Un oro de Joan Lino Martínez en salto de longitud, seis platas y cinco bronces. El mejor campeonato en número de medallas para España. Tres medallas llegaron gracias a tres grandes mujeres del atletismo español. Ruth Beitia fue plata en salto de altura. Mayte Martínez también subió al segundo cajón del podio en 800 metros y Carlota Castrejana fue bronce en triple salto.

 

Triplete en 1.500 y oro en triple salto

Birmingham fue la ciudad sede en 2007. Juan Carlos Higuero que había sido segundo dos años atrás, se proclamó campeón de Europa de 1.500 metros. En esa prueba se produjo un triplete español sensacional. Sergio Gallardo fue plata y Arturo Casado bronce. Carlota Castrejana, también hizo historia al ser oro en triple salto. España sumó diez medallas, dos oros, cuatro platas y cuatro bronces.

A partir de 2009 se puede decir que España se han mantenido en una horquilla de dos a cinco medallas. Se cuentan con los dedos de una mano las conseguidas en Turín 2009 donde Natalia Rodríguez fue campeona de Europa de 1.500 metros. En la misma prueba, pero dos años después en París, Juan Carlos Olmedo se colgó la medalla de oro.

Ruth Beitia se proclamó campeona europea de salto de altura en Goteborg 2013. Isabel Macías fue subcampeona en 1.500 metros. Beitia fue plata en Belgrado 2017, campeonato en el que llegó la medalla de oro en 3.000 metros de Adel Mechaal.

En 2019 el Europeo indoor se celebró en Glasgow. España logró seis medallas: Ana Peleteiro, Jorge Ureña y Álvaro de Arriba fueron oro en triple salto, heptatlón y 800 metros lisos respectivamente. Óscar Husillos y el relevo 4×400 se colgaron la medalla de plata. Jesús Gómez fue bronce en 1.500 metros. 

España suma 114 medallas en total en Campeonatos de Europa bajo techo: 32 oros, 46 platas y 36 bronces y ocupa los primeros puestos del medallero. Lejos eso sí de Rusia y Alemania, los dos países que lo dominan.

 

Fotos: AP, AFP, EFE, GETTY

 

Las impresionantes cifras de Rafa Nadal

Estar entre los 10 mejores del mundo en tu profesión durante más de 800 semanas consecutivas. ¿Está al alcance de mucha gente esa estadística? Si preguntásemos a cualquiera, todos contestaríamos que nos encantaría estar en el Top 10 de nuestro oficio. En el mundo del tenis solo ha habido un hombre capaz de lograrlo, Rafa Nadal. 800 semanas. Qué barbaridad. 800 veces seguidas entre los 10 primeros del tenis mundial. 

La primera vez tenía 18 años. Era 25 de abril de 2005. Poco antes de ganar su primer Roland Garros y de comenzar a conquistar la tierra batida durante más de tres lustros. De esas 800 veces entre los 10 primeros, la mayoría ha estado en el número 1 y en el 2 con más de 570 semanas. Leyendas del tenis como Jimmy Connors (789) Roger Federer (734) Ivan Lendl (619) o Pete Sampras (565) siempre quedarán por detrás de Rafa Nadal en esta estadística. 

Las cifras de la carrera del tenista mallorquín son impresionantes. El 11 de octubre de 2020 ganó su decimotercer título en Roland Garros. Con pandemia o sin pandemia será siempre dueño y señor de la Philippe Chatrier. Nadie podrá alcanzar tantas victorias como Rafa. Y todavía no ha dicho su última palabra sobre la tierra de París. 

Aunque la cifra más importante de todas está por venir. El día que ganó su Roland Garros número trece, Nadal igualó a Federer a veinte títulos de Grand Slam. La edad no perdona. En eso Rafa es igual que el resto de los mortales. La retirada está a la vuelta de la esquina. Pero antes de que llegue ese momento (ojalá aguante varios años más) intentará ser el hombre con más Grand Slam del planeta. El 21 está al alcance. 

Las semanas consecutivas en el Top10 será difícil que sean superadas. Los títulos de Roland Garros, también. 

Más de un millar de partidos ganados

Más de 1.000 veces hemos visto ganar a Rafa Nadal un partido de tenis. En este caso, parece muy complicado que el manacorí consiga superar a Connors (1274) o a Federer (1242). Sí parece más factible pasar a Lendl (1068). 

Buscará Rafa alcanzar también las 100 victorias en torneos ATP antes de decir adiós a las pistas de tenis. Es un reto posible. Suma 86 en torneos individuales y 11 en dobles. Connors sumó 109, Federer lleva 103 e Ivan Lendl llegó a los 94. Solo ocho más que Nadal.

Si hablamos solo de tierra batida, Nadal es y será el líder indiscutible de esta clasificación. Solo él ha sido capaz de alcanzar los 60 títulos en polvo de ladrillo. 

¿Dónde está el techo de Carolina Marín?

Maravillosa portada de Sphera Sports tras sus dos victorias en Tailandia

Nunca se me olvidará el día que entrevisté a Carolina Marín. En esos momentos presentaba el programa Más allá del fútbol en Radio 3W. Fui feliz cada semana que me plantaba delante del micrófono hablando con grandes deportistas de nuestro país. No cobré un solo euro, porque no entraba publicidad. Pero trabajando gratis puedes encontrarte a gusto si estás cumpliendo un sueño. Fueron ocho meses llenos de grandes momentos. Entre ellos está, por supuesto, haber charlado unos minutos con Carolina Marín. Unos pocos segundos de esa entrevista quedan ya para la posteridad en uno de los capítulos del documental que podemos ver en Amazon Prime Vídeo. Es un orgullo formar parte, aunque solo sea unos instantes, de una obra tan buena, sobresaliente. Fernando Rivas y Carolina Marín nos descubren el trabajo que hay detrás de una carrera de éxito. Todo es emocionante, didáctico y cercano. 

En aquellos días (19 de mayo de 2013) Carolina estudiaba en la Residencia Joaquín Blume de Madrid. ¡Cuántas cosas han cambiado desde entonces! ¡Todo lo bueno que estaba por llegar! Su título olímpico, sus cuatro oros mundiales y sus tres oros europeos. Su #PuedoPorquePiensoQuePuedo. 

Después de todo lo logrado surge una pregunta inevitable: ¿Dónde está su techo? ¿Qué más puede conseguir alguien que lo ha ganado todo en su deporte? Caro está en ello. Tiene claros sus tres deseos y no va a parar hasta conseguirlos. 

Un comienzo inmejorable

El comienzo de 2021 ha sido inmejorable. Dos torneos disputados en Tailandia, dos victorias. Diez partidos jugados, todos ganados. Sin ceder un solo set. Ganando a la número 1 del mundo, Tai, en las dos finales. Dos oros para la reina del bádminton español, europeo y mundial. 

 

Llegarán momentos complicados, las derrotas. No se puede ganar siempre y la racha terminará. Es la ley del deporte. Es en ese momento cuando habrá que apoyar al máximo para que vuelva a la senda positiva. Lo hará con la ayuda de su equipazo y con las tres palabras que le acompañan en sus entrenamientos: calma, alegría, fuerza. Una deportista súper extraordinaria. De oro. Para la historia del deporte español e internacional.