Los mejores días olímpicos del deporte español

Cualquier día olímpico con medalla ya es digno de recordar. Si se ganan dos medallas mucho más. Pero si en un día cualquiera de competición olímpica, un país gana más medallas, es un exitazo. En nueve días de la historia olímpica, España ha logrado sumar cuatro o más metales. En esos nueve días de competición, el equipo español ha ganado 41 medallas de un total de 169 en Juegos Olímpicos de Verano (se suman los dos bronces que faltan por entregar a Ruth Beitia y Sete Benavides). Es decir, un 24,26% de las medallas conseguidas por nuestro país en la historia olímpica se han ganado en esos nueve días. El tope está en seis medallas, el 3 de agosto de 1996. Se trata de los mejores días olímpicos de nuestros atletas. Días históricos para el deporte nacional que merecen ser recordados. Son los mejores días olímpicos del deporte español.

6 medallas. 3 de agosto de 1996

Cuatro deportes diferentes sumaron seis medallas para España en este día. Ciclismo, tenis atletismo y boxeo. Una fue de oro, tres fueron de plata y dos fueron de bronce. Cinco metales fueron masculinos y uno femenino.

MIGUEL INDURÁIN- ORO EN CONTRARRELOJ INDIVIDUAL-CICLISMO. Después de no haber podido ganar su sexto Tour de Francia consecutivo, días más tarde, el ciclista navarro se impuso con superioridad a todos sus rivales (1h 04´05″). Abraham Olano (1h 04´ 17″) fue subcampeón olímpico firmando un doblete español histórico. El británico Chris Boardman (1h 04′ 36″) les acompañó en el podio.

ABRAHAM OLANO- PLATA EN CONTRARRELOJ INDIVIDUAL-CICLISMO

SERGI BRUGUERA- PLATA EN INDIVIDUALES- TENIS- El tenista catalán perdió en la final contra el americano André Agassi por 6-2 6-3 y 6-1 en 75 minutos de juego.

FERMÍN CACHO- PLATA EN 1.500 METROS- ATLETISMO- El campeón olímpico en Barcelona 92 volvía a subir al podio en unos Juegos, esta vez como medallista de plata. Se impuso Morceli. Nadie sabe que habría pasado de no caerse El Guerrouj, al que el atleta soriano tuvo que saltar para no ir al suelo también.

ARANTXA SÁNCHEZ VICARIO Y CONCHITA MARTÍNEZ- BRONCE EN DOBLES-TENIS- Arantxa y Conchita subían de nuevo al podio olímpico en el torneo de dobles tras haber sido plata en los Juegos de Barcelona 92.

RAFA LOZANO- BRONCE-CATEGORÍA DE 48 KG-BOXEO- el boxeador cordobés ganó en los Juegos de Atlanta su primera medalla olímpica. Cuatro años más, en Sídney 2000 subió un escalón hasta convertirse en subcampeón olímpico.

5 medallas. 3 de agosto de 1992

Hasta hoy, el 3 de agosto de 1992 es el día que más medallas de oro olímpicas ha logrado España. Fueron cuatro campeones y una subcampeona olímpica en vela. Luis Doreste y Domingo Manrique en la clase Flying Dutchman. José María Van der Ploeg en la clase Finn. Theresa Zabell y Patricia Guerra en la clase 470. Jordi Calafat y Francisco Sánchez Luna en 470. Todos ellos se proclamaron campeones olímpicos. Natalia Vía Dufresne fue plata en la clase Europa.

5 medallas. 8 de agosto de 1992

El mejor día olímpico para España se produjo en los Juegos de Barcelona 92. No podía ser de otra manera. El equipo español sumó 22 medallas en total, 5 ese día. Los metales llegaron en cuatro deportes diferentes: atletismo, fútbol, tenis y gimnasia rítmica. Fueron dos medallas de oro y tres de plata. Estos fueron los protagonistas de aquella jornada histórica para el deporte español.

FERMÍN CACHO- ORO EN 1.500 METROS-ATLETISMO . Venció con un tiempo de 3’40″12c con el Estadio Olímpico de Montjuic en pie y aplaudiendo sin parar al atleta soriano nacido en Ágreda en 1969. Su entrada en meta con los brazos en alto simboliza el éxito de los Juegos de Barcelona para España.

SELECCIÓN DE FÚTBOL- ORO. Con un Camp Nou lleno a rebosar, la selección española esperó al descuento de la segunda parte para certificar la victoria contra Polonia. El 3-2 de Kiko Narváez (primero en la imagen) desató el delirio.

JORDI ARRESE- PLATA EN INDIVIDUALES-TENIS . El tenista catalán perdió en la final contra el suizo Marc Rosset por 7-6 6-4 3-6 4-6 y 8-6 en cinco horas y tres minutos de juego.

ARANTXA SÁNCHEZ VICARIO Y CONCHITA MARTÍNEZ- PLATA EN DOBLES-TENIS- Las mejores tenistas de la historia de nuestro país, no pudieron ganar en la final a las norteamericanas hermanas Fernández, Gigi y Mary Jo. Perdieron en dos horas exactas de partido por 7-5 2-6 y 6-2.
CAROLINA PASCUAL- PLATA EN GIMNASIA RÍTMICA- La gimnasta alicantina logró una medalla inesperada con solo dieciséis años. Su actuación fue soberbia . La rusa Timoshenko ganó el oro con una puntuación de 59.037 y Carolina Pascual fue subcampeona olímpica con 58.100.

5 medallas. 11 de agosto de 2012

El 11 de agosto de 2012, España ganó tres medallas olímpicas. Años después nos enteramos de que dos tramposos se habían dopado y la cifra subió a cinco. Eso sí, todavía no se han entregado esas dos medallas a la saltadora de altura Ruth Beitia y al piragüista Sete Benavides, ambas de bronce. Además de las dos medallas anteriores, llegaron un oro en vela, una plata en piragüismo y un bronce en balonmano.
EQUIPO ELLIOTT 6m -VELA- ORO- Ángela Pumariega, Sofía Toro y Támara Echegoyen ganaron un oro inesperado. Derrotaron al trío australiano en una final muy emocionante y en un día que llegó a tener vientos de hasta veinte nudos.
SAÚL CRAVIOTTO -K1-200 METROS- PIRAGÜISMO- PLATA- Llegaba a Londres 2012 tras haber sido campeón olímpico cuatro años antes junto a Carlos Pérez Rial. No defraudó y se colgó una valiosísima medalla de plata. La segunda de sus cuatro medallas olímpicas.
EQUIPO FEMENINO BALONMANO- BRONCE -Ni más ni menos que dos prórrogas hicieron falta para que la selección femenina de balonmano se hiciera con un bronce olímpico histórico. Vencieron a las surcoreanas por 31 a 29.
RUTH BEITIA-SALTO DE ALTURA-ATLETISMO- BRONCE Ruth Beitia saltó dos metros aquel día. Una gran marca que le valió para ser cuarta. Siete años más tarde se confirmó el dopaje de la rusa Shkolina. La mejor atleta española de todos los tiempos sigue esperando su medalla.
SETE BENAVIDES-C1-200 METROS-PIRAGÜISMO- BRONCE Sete Benavides lleva años entre los mejores del piragüismo. Como Beitia, acabó cuarto. Pero siete años después nos enteramos de que el lituano Shuklin se había dopado. También sigue esperando la entrega de su bronce.

4 medallas. 17 de agosto de 2008

Un oro y tres platas procedentes de tres deportes diferentes, llegaron en este día de mediados de agosto de 2008. Tenis, vela y gimnasia artística fueron los protagonistas.

RAFA NADAL-ORO- INDIVIDUALES- TENIS- El mejor tenista español y el mejor deportista de todos los tiempos sumaba el oro olímpico a su ya extensa carrera cargada de triunfos. Se impuso al chileno Fernando González por 6-3 7-6 y 6-3 en 2 horas y 22 minutos de juego.

VIRGINIA RUANO Y ANABEL MEDINA-PLATA- DOBLES- TENIS- La pareja española cayó derrotada en la final por las hermanas Williams. Venus y Serena se impusieron 6-2 y 6-0.

IKER MARTÍNEZ Y XABI FERNÁNDEZ-PLATA- CLASE 49er- VELA- Fue plata, pero tenía que haber sido oro. La pareja ganadora, la de los daneses, rompió su barco y compitió con el de los croatas.

GERVASIO DEFERR-PLATA- SUELO- GIMNASIA ARTÍSTICA-Gervasio Deferr conseguía su tercera medalla olímpica. Las dos anteriores fueron de oro, en salto. Plata que tendría que haber sido oro, pero estaba el chino Kai Zou y las decisiones de los jueces para impedirlo. Sidney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008, llevan su nombre. Tres Juegos, tres medallas. Sencillamente espectacular.

4 medallas. 23 de agosto de 2008

Penúltimo día de los Juegos de Pekín. España sumó en tres deportes diferentes, en piragüismo, en hockey hierba y en natación sincronizada. Fueron un oro y tres platas.

SAÚL CRAVIOTTO Y CARLOS PÉREZ RIAL-ORO- K2-500 METROS- PIRAGÜISMO- Fue la medalla que nadie esperaba. Era su segunda competición oficial juntos. Un oro de ley.

DAVID CAL-PLATA- C1-500 METROS- PIRAGÜISMO- El piragüista gallego sumaba con esta medalla de plata, su cuarta medalla olímpica. Dos en Atenas 2004 y otras dos en Pekín 2008. Luego llegaría Londres 2012 para convertirle en leyenda del deporte mundial.
SELECCIÓN MASCULINA-PLATA- HOCKEY HIERBA- El equipo español perdió en la final contra Alemania por 1-0.
EQUIPO-PLATA- NATACIÓN SINCRONIZADA- Un subcampeonato olímpico histórico. Solo superadas por la todopoderosa Rusia.

4 medallas. 2 de agosto de 1996

Ni más ni menos que en cinco días olímpicos, España ha sumado cuatro medallas. Dos tuvieron lugar en los Juegos de Atlanta (2 y 3 de agosto de 1996). Otro en los Juegos de Atenas (21 de agosto de 2004) y otros dos en Pekín (17 y 23 de agosto de 2008).
El segundo día de agosto de 1996, llegaron cuatro medallas de cuatro deportes diferentes, gimnasia rítmica, atletismo, hockey hierba y tenis. Una fue de oro, dos de plata y una de bronce.

EQUIPO GIMNASIA RÍTMICA- ORO – Marta Baldó, Nuria Cabanillas, Estela Giménez, Lorena Guréndez, Tania Lamarca y Estíbaliz Martínez, ganaron el oro con una puntuación de 38.933. Bulgaria se quedó muy cerca con 38.866 y ganó la plata y Rusia fue bronce con 38.365.

EQUIPO MASCULINO HOCKEY HIERBA- PLATA-La selección masculina de hockey hierba perdió en la final contra Holanda por 3 a 1, a pesar de haberse adelantado en el marcador.

ARANTXA SÁNCHEZ VICARIO- PLATA EN INDIVIDUALES-TENIS- Tercera medalla olímpica de la tenista española, tras las dos logradas en Barcelona 92. Perdió en la final contra la estadounidense Lindsay Davenport por 7-6 y 6-2.

VALENTÍ MASSANA- BRONCE EN 50KM MARCHA-ATLETISMO- Después de un esfuerzo descomunal, Valentí Massana llegó tercero con más de 3 horas y 44 minutos. Se quitó la espina de cuatro años antes en Barcelona 92, donde fue descalificado a muy pocos metros de terminar la prueba de 20km marcha.

4 medallas. 21 de agosto de 2004

Tres platas y un bronce fueron la cosecha de medallas en aquel día. Llegaron en tres deportes diferentes. En vela dos, en hípica y en ciclismo en pista.

RAFA TRUJILLO- PLATA- CLASE FINN- VELA- El regatista gaditano triunfaba en Atenas 2004, tras haber pasado una infancia llena de derrotas en la clase «Optimist».

NATALIA VIA DUFRESNE Y SANDRA AZÓN-PLATA- CLASE 470- VELA- La pareja española llevaba seis años preparándose para ganar una medalla olímpica. En Atenas lo lograron siendo subcampeonas.

BEATRIZ FERRER SALAT, RAFAEL SOTO, JUAN ANTONIO JIMÉNEZ E IGNACIO RAMBLA- PLATA- DOMA CLÁSICA- HÍPICA- La hípica española volvía a conquistar una medalla olímpica 56 años después de los Juegos de Londres 1948.

SERGI ESCOBAR-BRONCE- PERSECUCIÓN INDIVIDUAL- CICLISMO EN PISTA- No sería la única medalla para el pistard español. Lograría otra en la persecución por equipos.

4 medallas. 7 de agosto de 2021

Cuatro medallas consiguió España en este día. Tres platas y bronce. Cuatro deportes representados: piragüismo, waterpolo, balonmano y fútbol. Tres selecciones, dos masculinas y una femenina y el K4-500 masculino de piragüismo, fueron los protagonistas.

K4-500 m MASCULINO- PLATA-PIRAGÜISMO

SELECCIÓN FEMENINA DE WATERPOLO-PLATA

SEL. MASCULINA DE FÚTBOL- PLATA

SEL. MASCULINA DE BALONMANO-BRONCE

41 medallas conquistadas en nueve días de competición son muchas. 11 oros, 22 platas y 8 bronces para ser más exactos. Una excelente cosecha que esperamos siga aumentando. El resto de días en los que España ha logrado metales olímpicos se consiguieron una, dos o incluso tres. España ha ganado 71 medallas en 19 días de competición si sumamos los días en los que se han logrado tres o más metales. Esto supone el 42,01% del total de medallas olímpicas del equipo olímpico español.

Fotos: EFE, AFP, AP

A las puertas de la gloria olímpica

Quedarse a las puertas de la gloria olímpica. Rozando la medalla por unos pocos metros o por unas centésimas. A España le ocurrió ocho veces durante los Juegos Olímpicos de Tokio. Si se hubieran convertido en medalla, el equipo español habría superado, por fin, el récord de 22 del inolvidable verano de 1992 en Barcelona. Pero el alto nivel es así. Se alcanzan los podios por un estrecho margen. Te quedas con el diploma con sabor a chocolate, con el cuarto puesto, por muy poco. 

 

Mireia siempre está ahí

En la piscina llegó un cuarto lugar inesperado, el de Mireia Belmonte en la prueba más completa de la natación, los 400 metros estilos. Mireia no llegaba en su mejor momento. Tras un año de contratiempos y lesiones defendió su bronce de Río 2016, en la misma prueba, a las mil maravillas. Solo 23 centésimas separaron a la nadadora española de una quinta medalla olímpica que hubiera sido histórica. Ninguna mujer ha sido capaz de subir al podio en unos Juegos con más de treinta años. La proeza se quedó a una brazada. Parece que la experiencia olímpica de la mejor nadadora española de la historia no ha acabado. Quiere llegar a los quintos Juegos de su carrera, a París 2024, con opciones de hacer algo grande. Llegará con 33 años si las lesiones no se lo impiden. Será el más difícil todavía. 

 

La lección de Eusebio Cáceres

A solo tres centímetros del bronce olímpico en salto de longitud, se quedó el alicantino Eusebio Cáceres. Antes del último salto la medalla era para el saltador español. El griego Miltiadis Tentoglou voló en el último intento y ganó el oro con un salto de 8m41cm. Cáceres se tuvo que conformar con los 8m18cm por los 8m21cm del cubano Maykel Massó. El atleta español valoró positivamente su cuarto lugar y reconoció que sus rivales habían sido mejores. Lejos de rendirse, se puso a pensar en los próximos Juegos en los que, porqué no, podría tener una nueva oportunidad de colgarse una medalla olímpica. 

 

 

La marcha española no falla

Hay veces que repetimos frases una y otra vez. La marcha española no falla, es una de ellas. Y es la pura realidad. Los marchadores españoles siempre están entre los mejores, ya sea un Mundial, un Europeo o unos Juegos. En Tokio 2020, hubo cuatro diplomas, tres de ellos fueron cuartos puestos. El campeón de Europa de 20km marcha, Álvaro Martín, se quedó a solo 18 segundos del bronce. En sexto lugar llegó Diego García. María Pérez fue también cuarta a solo 8 segundos del podio. En los 50km marcha, Marc Tur, fue cuarto a tan solo nueve segundos del tercero. 

 

 

 

Rozando las medallas en vela

Pocas veces hemos visto a la vela española fuera de los puestos de honor en unos Juegos Olímpicos. En los de Tokio 2020 hubo un poco de todo. Dos bronces, decepciones y, por supuesto, medallas de chocolate. Concretamente dos. Más cerca del podio no se pudieron quedar. En ambos casos optaban a medalla y se quedaron con la miel en los labios. Támara Echegoyen y Paula Barceló fueron cuartas a tan solo un punto de las terceras clasificadas en la clase 49erFX. Más rabia dio el cuarto puesto de Iago López y Diego Botín en 49er. Acabaron con la misma puntuación que los alemanes, terceros, pero el sistema de desempate impidió que subieran al tercer cajón del podio olímpico. 

 

 

 

El cuarto lugar más amargo

Apuntaban a una medalla tras una trayectoria impecable. Pudo ser de oro o plata. También de bronce. Pero se quedó en medalla de chocolate la actuación de la selección masculina de waterpolo. Cinco victorias en cinco partidos disputados auguraban algo grande. La victoria contra Estados Unidos en cuartos de final aseguró la lucha por el podio. En semifinales volvió a aparecer Serbia, uno de los rivales de la primera fase. En el primer encuentro se les ganó, pero en este no. Tocaba jugar por el bronce contra Hungría. De nuevo derrota y para casa con un cuarto lugar amargo. 

 

Únicas

Una de las acepciones de la palabra “única” en el diccionario de la RAE, indica que es alguien extraordinario, excelente. Así son las mujeres deportistas españolas que han sido capaces de ganar una medalla olímpica: únicas, extraordinarias, excelentes. Podríamos referirnos a muchas más, pero vamos a quedarnos con diez. Nueve son o fueron deportistas que se ganaron el pan de manera individual y una selección que hizo historia en unos Juegos inolvidables para España, los de Barcelona 92. Olímpicas que fueron y siempre serán las primeras en conseguir los logros que consiguieron. 

Blanca Fernández Ochoa

Blanca Fernández Ochoa (Madrid, 22 de abril de 1963- Madrid, agosto de 2019) se marchó al cielo demasiado pronto. Su legado será recordado hasta el final de los tiempos. Fue la primera mujer española en ganar una medalla olímpica. Lo intentó en cuatro ocasiones. Participó en los Juegos de Lake Placid 1980 acabando en la decimoctava posición en el slalom gigante. Fue sexta, logrando diploma olímpico en la misma prueba, en los Juegos de Sarajevo 1984. Acabó quinta en el slalom de los Juegos de Calgary celebrados en 1988. Un nuevo diploma y la decepción tras una caída en la segunda manga del gigante, cuando luchaba por ser campeona. 

Y a la cuarta fue la vencida. El 20 de febrero de 1992 se convirtió en un día histórico para el deporte olímpico español. Blanca Fernández Ochoa ganó la medalla de bronce en el slalom de Albertville. Unos Juegos que recordaremos siempre gracias a ella. La primera de todas. 1 minuto 33 segundos y 35 centésimas fue el tiempo que la llevó al podio. En la primera manga fue segunda (48 segundos y 25 centésimas). En la segunda fue séptima (45 segundos y 10 centésimas) pero gracias a una primera bajada excepcional, consiguió la medalla que llevaba buscando desde 1980. La neozelandesa Annelise Coberger fue plata. La austriaca Petra Kronberger se colgó la medalla de oro. 

Miriam Blasco

Miriam Blasco (Valladolid, 12 de diciembre de 1963) consiguió la primera medalla de oro olímpica de una mujer española. Lo hizo en judo, en la categoría de menos de 56 kilos. En los memorables Juegos de Barcelona y ganando en la gran final a la británica Nikola Fairbrother. Aquel 31 de julio de 1992, en un Palau Sant Jordi abarrotado, Blasco derribó otra barrera que parecía infranqueable. El destino quiso que la campeona y la subcampeona olímpica se enamorasen años más tarde. Están casadas desde 2015.  

Selección femenina de hockey 

La selección femenina de hockey llegó a Barcelona 92 con la ilusión de hacer algo grande. Y vaya si lo hizo. El 7 de agosto ganaron en la final a Alemania por dos goles a uno y consiguieron dos grandes gestas: primer oro olímpico de una selección española y primer  y único oro de una selección femenina hasta la fecha. Estas fueron las campeonas: Natalia Dorado, Virginia Ramírez, Carmen Barea, Silvia Manrique, Mari Ángeles “Masa” Rodríguez, Sonia Barrio, Eli Maragall, Teresa Motos, Maider Tellería, Mercedes Coghen, Nuria Olivé, Anna Maiques, Marivi González y Maribel Martínez

Theresa Zabell

Theresa Zabell (Ipswich, Inglaterra, 22 de mayo de 1965) es una de las más grandes deportistas españolas de todos los tiempos. Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que es la reina de la vela española. Dos participaciones olímpicas, dos medallas de oro. La única deportista española que es bicampeona olímpica, el resto de integrantes del selecto club de bicampeones son hombres. 3 de agosto de 1992 y 1 de agosto de 1996 esas son las fechas para enmarcar. La primera en Barcelona, la segunda en Atlanta. Zabell lo logró en la clase 470. En la primera ocasión acompañada de Patricia Guerra y en la segunda de Begoña Vía Dufresne

María Vasco

María Vasco (Barcelona, 26 de diciembre de 1975) se convirtió en los Juegos de Sídney 2000 en la primera mujer española en ganar una medalla olímpica en atletismo. Toda una institución de su deporte, participó en cinco Juegos Olímpicos. En los de Atlanta 1996 fue 28ª en los 10 kilómetros marcha. En los de Sídney logró una magnífica medalla de bronce en los 20 km marcha con un tiempo de 1 hora 30 minutos y 23 centésimas y sin sufrir ninguna penalización. Era 28 de septiembre de 2000. En los tres siguientes Juegos, Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012 no ganó medalla, pero sí sumó diploma en las tres ocasiones. Un séptimo, un quinto y un octavo puesto que la convierten en una de las más grandes atletas españolas de siempre. Una marchadora excepcional. 

Maialen Chourraut

Maialen Chourraut (San Sebastián, 8 de marzo de 1983) es sin lugar a dudas la mejor piragüista española en la modalidad de slalom o aguas bravas. En tres participaciones olímpicas suma dos medallas. Algo que parecía impensable cuando quedó décimosexta en los Juegos de Pekín 2008 en el K1. Cuatro años después, el 2 de agosto de 2012 en los Juegos de Londres se convirtió en la primera medallista de piragüismo slalom gracias a una enorme medalla de bronce. Y si fue grande aquel metal, el 11 de agosto de 2016 en Río de Janeiro se convirtió en campeona olímpica. 

Lydia Valentín

Lydia Valentín (Ponferrada, 10 de febrero de 1985) es la mejor halterófila española de la historia. Su efectividad es máxima. Tres Juegos Olímpicos, tres medallas ganadas. El dopaje de varias de sus rivales le impidió subir al podio en dos de las tres ocasiones y tuvo que recibir un oro y una plata olímpica años después del día que las ganó limpiamente. Su oro, su plata y su bronce olímpicos los ganó en la categoría de menos de 75 kilos. La primera fue la de plata, ganada en Pekín el 15 de agosto de 2008 tras levantar un total de 250 kilos. La siguiente fue la de oro, campeona olímpica sin subir al podio aquel 3 de agosto de 2012 en Londres. Levantó 265 kilos. Y a la tercera fue la vencida. El 12 de agosto de 2016 en Río de Janeiro se quedó a solo un kilo de ganar la plata. El bronce llegó tras levantar 257 kilos y allí sí pudo emocionarse el día que subió al podio olímpico. 

 

Mireia Belmonte

Mireia Belmonte (Badalona, 10 de noviembre de 1990) es la mejor nadadora española de todos los tiempos. Hizo historia en Río el 10 de agosto de 2016 al convertirse en la primera campeona olímpica de la natación española. Un oro que llegó con mucha emoción, con tres centésimas de ventaja sobre la australiana Groves en la final de los 200 metros mariposa. Belmonte ha participado en tres Juegos Olímpicos y suma cuatro medallas olímpicas, el oro de Río, dos platas y un bronce. En Pekín 2008 no le fue bien, se quedó con las ganas de alcanzar una final. Fue en Londres 2012 donde su talento explotó. Participó en tres finales y ganó dos platas: fue subcampeona olímpica en 200 mariposa y 800 metros libre. Acabó octava en los 400 metros estilos. Cuatro años después sumó un bronce en esta última prueba. Además del oro y el bronce, en Río 2016 fue cuarta en los 800 metros libre, a solo dos segundos de las nadadoras que ganaron plata y bronce. 

Carolina Marín

Carolina Marín (Huelva, 15 de junio de 1993) está a las puertas de ser la mejor jugadora de bádminton de la historia, si no lo es ya. Pentacampeona de Europa, tricampeona mundial y campeona olímpica. En los Juegos de Londres se quedó en la fase de grupos. Pero en los de Río hizo historia el 19 de agosto de 2016. Campeona olímpica venciendo en tres sets a la india Pusarla V. Sindhu. Ganó todos los partidos sin ceder un set hasta la final. En semifinales se impuso a la china Li Xuerui, que cuatro años atrás le impidió pasar de ronda. La ambición de Carolina Marín es de otro nivel. Parece de otro planeta. Acompañada de un magnífico equipo nunca falla. 

Ruth Beitia

Ruth Beitia (Santander, 1 de abril de 1979) es la mejor atleta española de siempre. Su reinado es indiscutible. El salto de altura fue su territorio. Participó en cuatro Juegos Olímpicos y ganó dos medallas. Una de ellas todavía no se le ha entregado, el bronce de Londres 2012, como en el caso de Lydia Valentín, una rival tramposa y dopada impidió que pudiera disfrutar del podio. En Atenas 2004 no se clasificó para la final. Fue cuarta en Pekín 2008. En Londres logró el citado bronce. Y cuatro años después, el 20 de agosto de 2016 en Río, se proclamó campeona olímpica, la primera atleta española en conseguirlo. Saltó a la primera 1,88m, 1,93m y 1,97m. Esta última altura le valió para ganar un oro que brilla más que todas sus medallas mundiales y europeas. Ni ella ni ninguna de sus rivales fueron capaces de saltar dos metros. 

Gigantes del deporte español sin fecha de caducidad

Estamos acostumbrándonos a que el mundo pegue cambios cada dos por tres. Nadie sabe qué va a pasar dentro de un minuto. Todo puede dar un vuelco en un instante. La vida te cambia en un abrir y cerrar de ojos. Vivimos en una incertidumbre constante. Los que no cambian y parece que no tienen fecha de caducidad por el momento son una generación magnífica de deportistas españoles que siguen ahí quince o más años más tarde que cuando empezamos a verles triunfar. 

Hasta hace unos años el diario Marca sacaba un anuario del deporte en el mes de enero. Repasaba fabulosamente todo lo acontecido en los últimos doce meses tanto en el deporte nacional como en el internacional. Toca tirar de hemeroteca y vamos a viajar al año 2005. Para que comprobemos que hay cosas que no han cambiado. Para que veamos que algunos deportistas españoles llevan más de quince años haciéndonos vibrar en sus respectivas disciplinas.

Fernando Alonso

Cogemos el anuario de 2005 y vemos en su portada al gran protagonista de aquel año. El piloto asturiano Fernando Alonso (Oviedo, 29 de julio de 1981) ganaba su primer Mundial de Fórmula 1 y se convertía en leyenda viva del automovilismo español.  A sus casi 40 años ya sabemos todo lo que ha ganado. Podría haberse retirado sin problemas. Ahí sigue dando guerra entre los mejores del circuito. 

Alejandro Valverde

Pasamos algunas páginas y nos encontramos con otro gigante del deporte español. El ciclista Alejandro Valverde (Las Lumbreras, Murcia, 25 de abril de 1980) ganaba la décima etapa del Tour de Francia con final en Courchevel por delante de Armstrong. Además fue subcampeón en el Mundial celebrado en Madrid. A sus 41 años recién cumplidos acaba de ser tercero en la Flecha Valona, cuarto en la Lieja-Bastoña-Lieja y quinto en la Amstel Gold Race. No descarta continuar un año más encima de la bicicleta. Nos deja sin palabras. Queremos verle en el podio olímpico. Sería el broche de oro a una carrera sensacional. 

Rafael Nadal

Parece que siempre ha estado ahí. Lo de Rafael Nadal (3 de junio de 1986) es algo fuera de lo normal. En 2005, concretamente el 5 de junio de ese año, conquistó su primer título en Roland Garros. Pero no solo eso, ganó otros diez torneos más, siete en tierra batida más el grande logrado en París. En ese año también ganó por primera vez el Trofeo Conde de Godó. A día 26 de abril de 2021 suma trece Roland Garros, doce Condes de Godó y un sin fin de títulos más que lo elevan a lo más alto del tenis mundial. 20 Grand Slams, más de 1.000 partidos jugados a sus espaldas y convertido en rey indiscutible de la tierra batida. 


Teresa Portela

Ninguna española ha participado en seis Juegos Olímpicos. Solo ella. La piragüista Teresa Portela (Cangas de Morrazo, Pontevedra, 5 de mayo de 1982) lo logrará en Tokio 2020. Posiblemente será la última oportunidad para que se suba a un podio olímpico. Algo que se le ha quedado muy cerca en varias ocasiones (2 quintos puestos en Atenas 2004, 5ª en Pekín 2008, 4ª en Londres 2012, 6ª en Río 2016). Miramos la hemeroteca y vemos que en 2005 ganó tres medallas en los Mundiales de Zagreb (oro en K1-200, plata en K2-200 y bronce en K4-200 metros) y que fue pentacampeona nacional. No descarta seguir compitiendo después de los Juegos de Tokio. 

Pau Gasol

No hay discusión. Sin duda Pau Gasol (Barcelona, 6 de julio de 1980) es el mejor jugador español de baloncesto de la historia. Lo ha ganado todo con la selección española, tiene dos anillos de la NBA ganados con los Lakers. Ha jugado en varios equipos de la mejor competición baloncestística del planeta. Hace poco ha regresado al Barcelona. Al equipo donde nació su leyenda. Acaba de meter 16 puntos al Andorra y le han dado un 19 de valoración. Cuando todo parecía perdido, ahí está de nuevo. En 2005 jugaba en los Grizzlies de Memphis, el primer equipo en el que asombró en la NBA. No pudo jugar el Eurosbasket celebrado en Serbia y Montenegro. España acabó en cuarto lugar. El único Europeo celebrado en el siglo XXI en el que España no ha logrado medalla. 

¿Qué más cosas ocurrieron en el deporte en 2005?

2005 fue un año espectacular para el motor español. En el gráfico de arriba, publicado en el anuario de Marca, se puede comprobar fácilmente. Triunfos de Dani Pedrosa, Marc Coma, Laia Sanz… El búlgaro Veselin Topalov fue campeón mundial de ajedrez. La pertiguista rusa Yelena Isinbayeva se convirtió en la primera mujer que superaba los cinco metros. El jamaicano Asafa Powell dejaba el récord mundial de 100 metros lisos en 9.77. El Real Madrid ganaba la liga ACB de baloncesto en Vitoria gracias a un triple de Alberto Herreros y a una remontada inolvidable. El Maccabi ganaba la Euroliga con Sarunas Jasikevicius en sus filas. 

El Barça ganaba la Copa de Europa en balonmano y España ganaba su primer Mundial masculino. Lance Armstrong ganaba su séptimo Tour. Años después sabríamos que todo había sido mentira. María José Rienda acabó tercera en la general de la Copa del Mundo de Gigante. La selección española de fútbol sala ganaba el Campeonato de Europa. Rafa Martínez se proclamó campeón de Europa de gimnasia artística. Tiger Woods, sí, también estaba por ahí en 2005, ganaba el Open Británico y el Masters de Augusta de golf. 

Medallas de «viejos» conocidos

La selección masculina de hockey hierba ganó el oro en el Europeo celebrado en Leipzig. Edurne Pasaban alcanzó el octavo «ochomil» de su carrera deportiva como alpinista. Valentino Rossi, sí, también estaba por ahí como Tiger Woods, ganó su séptimo Mundial de motociclismo, el cuarto en la categoría reina. David Meca ganó la única medalla de oro española en los Mundiales de natación celebrados en Montreal. Fue campeón en la prueba de 25 kilómetros en aguas abiertas. Además cruzó el Canal de la Mancha por segunda vez. 

El equipo español de natación sincronizada ganó cuatro medallas en Montreal. Gemma Mengual formó parte en las cuatro: plata en dúo con Paola Tirados, y tres bronces en solo, combo y equipo. Almería acogió los Juegos del Mediterráneo. España sumó más metales que nunca en esta competición: 152, solo por detrás de italianos y franceses. Aquel año fue el de la primera decepción olímpica para Madrid, Londres fue la elegida para organizar los Juegos de 2012. Belén Asensio fue campeona mundial de taekwondo en peso minimosca. 

La americana Lindsay Davenport cerró el año como número 1 del tenis femenino. El suizo Roger Federer, sí, también estaba por ahí como Rossi y Woods, era número 1 y en 2005 conquistó Wimbledon y US Open y fue semifinalista en Roland Garros y en el Open de Australia. 

 

Diez libros deportivos para guardar en tu biblioteca

Los libros sobre deporte nos acercan a las vidas de nuestros ídolos. Ayudan a conocerlos mejor y a emocionarnos con sus gestas. En esta sociedad cargada de odio leer es más importante que nunca. La cultura es imprescindible en nuestras vidas. Aunque haya quien quiera acabar con ella. Por cuarto año seguido, dejo por aquí una selección de diez libros que deberían estar en cualquier biblioteca de los amantes del deporte.

 

CUENTOS DEL TOUR . SERGI LÓPEZ-EGEA

El Tour de Francia es la carrera ciclista más importante del calendario internacional. Ni la pandemia ha impedido que se celebrase. En este libro Sergi López-Egea nos cuenta con pelos y señales grandes anécdotas del Tour, competición que lleva cubriendo desde hace tres décadas. 186 páginas que se leen en un santiamén. 

RUTH BEITIA SALTO A LAS ALTURAS. KAREL LÓPEZ

La mejor atleta de nuestro país, Ruth Beitia, tenía que tener un libro que contase cómo llegó a ganar medallas en Juegos Olímpicos, Mundiales y Europeos. Y quién mejor que Karel López para narrarnos cómo Beitia y Ramón Torralbo, su entrenador y 50%, alcanzaron un listón incomparable. Un libro perfecto para los que vibramos con el atletismo. 

REMANDO COMO UN SOLO HOMBRE. DANIEL JAMES BROWN

Ocho remeros americanos soñaban con alcanzar la gloria en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936. Lo consiguieron remando todos a una, humillando al dictador Adolf Hitler y derrotando al equipo alemán. Una crónica magnífica llena de documentación y la demostración de que, con esfuerzo y unión, todo se puede conseguir. 

SUPERHÉROES DE INCÓGNITO. ALMUDENA RIVERA

Almudena Rivera es una fantástica periodista del diario Marca. Gracias a ella conocemos las historias de nuestros atletas paralímpicos. En este libro en quince de ellos y en sus hazañas deportivas. Como dice en la portada, quince historias de superación a través del deporte. “Sus superpoderes son: una gran fuerza de voluntad, valentía, perseverancia…”

TIGER WOODS. JEFF BENEDICT Y ARMEN KETEYIAN

Posiblemente es uno de los mejores libros deportivos que leeremos en nuestra vida. La historia de uno de los más grandes deportistas de la historia, el golfista Tiger Woods. Su ascensión, su caída, su vida deportiva y extradeportiva. El libro ha sido premiado con el Telegraph Sports Book Award a la mejor biografía. Libro del año según The Observer.

CAROLINA MARÍN #PUEDOPORQUEPIENSOQUEPUEDO. CAROLINA MARÍN

La mejor jugadora de bádminton de la historia de nuestro país. Una de las más grandes de todos los tiempos, nos cuenta los secretos que le han llevado a alcanzar la cima en su deporte. Las alegrías y las penas que ha vivido hasta llegar a ganarlo todo. Una campeona irrepetible, única, de la que hay que aprender muchas cosas. 

MICHAEL JORDAN LA BIOGRAFÍA DEFINITIVA. ROLAND LAZENBY

Roland Lazenby dedicó casi tres décadas a cubrir la carrera del mejor jugador de baloncesto que hemos visto, desde que pasó por la universidad hasta que se convirtió en una estrella del deporte. En este libro hace un repaso magnífico sobre cómo era Jordan dentro y fuera de la cancha. Una biografía sensacional, posiblemente la mejor sobre MJ.

ATLAS DE LOS SUEÑOS OLÍMPICOS. TONI PADILLA

Si eres amante del deporte y de los Juegos Olímpicos tienes que leer este libro de Toni Padilla. 34 relatos sobre deportistas olímpicos. Historias de todo tipo. Sonrisas y lágrimas para alcanzar la gloria y el reconocimiento. La búsqueda de un sueño. De luchar por alcanzarlo cueste lo que cueste. De América a Oceanía pasando por África, Europa y Asia.

JESSE. PAUL NEIMARK Y JESSE OWENS

Fue el primer deportista que ganó cuatro medallas de oro en unos Juegos Olímpicos. Lo consiguió en Berlín 1936 delante de la alemania nazi que rechazaba a gente como Jesse Owens. Dos años antes de fallecer llamó a su amigo y periodista deportivo, Paul Neimark, y juntos escribieron esta “autobiografía espiritual”. Maraviollosa. 

SIN MIEDO A VOLAR. SIMONE BILES CON MICHELLE BURFORD

¿Cómo ha sido el camino de Simone Biles hasta alcanzar tantas medallas olímpicas y mundiales? ¿Quién le ha ayudado a conseguirlo? Ella misma nos lo cuenta en este gran libro,  en el que demuestra que es un ejemplo a seguir por las niñas y niños que quieran dedicarse al precioso mundo de la gimnasia artística. 

 

30 libros deportivos más 

Mis fotos deportivas preferidas: Gervasio Deferr en Atenas 2004

 

¿Qué pensaba Gervasio Deferr Ángel (Premiá de Mar, Barcelona, 7 de noviembre de 1980) cuando dio el segundo salto hacia el bicampeonato olímpico? ¿Qué se le pasa por la cabeza a un deportista de élite en los instantes previos a ganar una medalla? Solo él/ellos lo saben. Son momentos que nunca olvidaremos. Que se quedan guardados para siempre en nuestro cerebro. Medallas que se consiguen después de mucho sacrificio y de muchas horas de entrenamiento. Una y otra vez repitiendo saltos. Hasta que sale. Y te das cuenta de que estás preparado para ser campeón, el mejor en lo tuyo. 

El destino quiso que en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Gervasio Deferr conquistase el segundo de sus tres metales olímpicos. Dos oros en la misma prueba, en el salto de potro, a pesar de que no era su aparato preferido. Siempre fue un hombre de “suelo”, pero tuvo que esperar a 2008 para obtener la recompensa en forma de medalla de plata. 

Salto de oro

Antes de centrarnos en la foto conviene recordar la narración de Paloma del Río para Televisión Española aquel 23 de agosto de 2004. La voz de la gimnasia y de tantos deportes en la cadena pública, lo narró así: “9.687 (nota del primer salto que realizó Gervasio) atención, porque si este salto le sale bien a Gervasio Deferr, podríamos estar hablando de una medalla. Hace un salto del grupo 4, el drix (Tsukahara, entrada de cara y apoyo lateral de las manos). Los mismos saltos que ha hecho Kyle Shewfelt, pero de entrada un poquito mejor realizados que el canadiense. Sapronenko ha puesto las cosas muy difíciles (el letón hizo 9.706 puntos) pero si le sale bien este salto, podría estar Gervasio otra vez en el pódium”. 

El campeón olímpico en Sídney 2000 levanta los brazos, los baja, da un pequeño salto e inicia la carrera hacia la gloria olímpica. Corre a una velocidad de 22 kilómetros por hora y se aproxima al potro (hay 25 metros desde la salida), Tarda solo cuatro segundos en ayudarse con el trampolín para saltar. Y en ese momento se produce el disparo de Adrian Dennis para hacer una fotografía magnífica que quedará presente de ahí a la eternidad. 

Caído del cielo

Gervi gira el cuerpo hacia la izquierda para elevarse con las dos manos. No pierde de vista el potro. En la imagen tiene cerrada la boca y los ojos bien abiertos. También vemos sus musculosas piernas y el nombre en inglés de aquellos Juegos. Es el instante anterior al mortal hacia atrás con dos giros completos. Gervi clava la recepción de espaldas al aparato con un salto sensacional. “Clávalo” dice Paloma del Río cuando alcanza la colchoneta después de volar durante poco más de un segundo. 

“Bien, ahí está, ahí está, ahí está, ahí está, clávalo y lo ha clavado… perfecto el segundo salto… clavado, fíjense, no ha movido los pies”. Puntúan el segundo salto de Deferr con 9.787. Puntuación final para el gimnasta español: 9.737. Le vale para ganar la medalla de oro, porque el rumano Marian Dragulescu hace un primer salto maravilloso, pero se sale de la colchoneta en la recepción del segundo. 

Gervi se convierte en ese momento en el tercer español con dos oros olímpicos, igualando a los regatistas Luis Doreste y Theresa Zabell. Ellos lo lograron desde el agua. Deferr ganó el oro de Atenas cayendo desde el cielo. 

ADRIAN DENNIS/AFP-GETTY IMAGES

España igualará las medallas de Barcelona 92 según la previsión más optimista

Parece que esta vez sí la espera se acerca a su fin. Con un año de retraso podremos disfrutar de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Será del 23 de julio al 8 de agosto. Serán unos Juegos diferentes a los disfrutados anteriormente. El coronavirus ha obligado a ello. La incertidumbre vivida en los últimos meses hace que tengamos que ser cautelosos con las predicciones de medallas. No ha sido un año fácil para ningún deportista olímpico. Algunos han podido entrenar más que otros y la preparación ha sido distinta a la de otros ciclos olímpicos. Este ha durado cinco años por obligación. Lo bueno es que dentro de tres años llegarán los de París 2024. Para los que amamos el deporte es una suerte. 

A poco más de tres meses de la gran cita deportiva internacional, toca echar un vistazo a las predicciones olímpicas de dos páginas. Esta vez hay que fijarse en bestsports.com y una ya habitual, gracenote.com. Olympicpredictions.com y docudeporte.es no han actualizado sus datos desde comienzos de 2020. 

Si entramos a la web https://www.gracenote.com/virtual-medal-table/ vemos que han aprovechado el 14 de abril (100 días para los Juegos) para hacer su última proyección de medallas para Tokio 2020. Estados Unidos liderará el medallero con 114 metales con 43 campeones olímpicos. China ocupará el segundo puesto con 85 medallas, 38 de ellas de oro. Aunque no está claro que atletas rusos podrán competir en Tokio, sitúa a Rusia en tercer lugar con 73 medallas, 23 de oro. Los anfitriones, Japón se quedarán en el puesto número 4 del medallero según gracenote. Ganarán 59 metales, 34 oros. Países Bajos será quinto con 59 podios, 16 campeones olímpicos. 

¿Cuántas medallas ganará España?

¿Y qué dice de España? Pues que igualará las 22 medallas conseguidas en Barcelona 92- Según gracenote.com nuestros olímpicos ganarán 7 oros, 9 platas y 6 bronces. Conseguir este resultado sería sobresaliente, sobre todo igualando los siete oros conquistados en Río 2016. España ocupará la decimocuarta posición del medallero. 

En esta ocasión gracenote no estudia las posibles medallas en deportes nuevos como ha hecho en anteriores previsiones. 

Si entramos en la web https://bestsports.com.br/db/cmppag.php?cmp=23 vemos que su última previsión de medallas es del 6 de abril. Como en gracenote.com Estados Unidos aparece en primer lugar con una proyección de 131 medallas, 53 oros. Sin duda sería un resultado sensacional. China ganará 81 con 35 oros. Japón ganará 60 medallas, 28 de oro. Bestsports sitúa a Alemania en cuarto lugar con 45 medallas, 15 de oro. En quinto lugar quedará Gran Bretaña con 57 metales, 14 de oro. 

 

En lo que se refiere al equipo español, según esta web quedará en el decimoquinto lugar del medallero con 19 medallas, dos más que en los Juegos de Río. Según esta proyección serán 5 oros, 9 platas y 5 bronces para España. En esta página nos dicen en qué deportes creen que ganará medallas el equipo español. Serán dos en baloncesto, un oro y una plata. Llegará un oro en judo, otro en natación, llegará el primer oro en tiro olímpico y en triatlón. El piragüismo aportará cuatro medallas, dos platas y dos bronces. Sumaremos dos platas para Sandra Sánchez y Damián Quintero. En atletismo llegará una plata y un bronce. En bádminton dan una plata para Carolina Marín. También una plata en halterofilia, otra en waterpolo. Dos bronces en taekwondo completan el resultado proyectado para España. 

PREDICCIONES DE 2020

Foto: tokyo.org

Jon Rahm, fiabilidad vasca

Se suele hablar de Alemania como ejemplo de fiabilidad. Del trabajo bien hecho. Dicen de los alemanes que son puntuales, que respetan sus rutinas y que son bastante cuadriculados. Que los motores de sus coches son dignos de admirar.Pero no hace falta irse tan lejos para hablar de fiabilidad en el golf. El español Jon Rahm (Barrika, Vizcaya, 10 de noviembre de 1994) siempre está entre los primeros de la clasificación en cualquier torneo, sea major o no. Podemos encontrar puntos en común con los alemanes. Pero lo que tiene, lógicamente, es fiabilidad vasca, de su tierra.

Todos sabemos que más tarde o más temprano, Rahm conseguirá un gran torneo. Y posiblemente, cuando lo logre, llegarán más majors. Primero tiene que abrir la lata. Ganar en cualquier deporte es muy complicado. La competencia es durísima. En el golf, siempre hay bastantes candidatos al trono. Un claro ejemplo de cómo está de repartido el pastel es el Masters de Augusta en los últimos años. Desde 2007, solo el estadounidense Bubba Watson ha sido capaz de ganarlo dos veces. 

Jon Rahm pasó de amateur a profesional en 2016. Desde ese momento ha acabado entre los diez primeros en seis majors: cuatro veces en Augusta, una vez en el PGA y otra en el US Open. Si cerramos más el círculo, en cuatro de esos torneos ha sido tercero, cuarto o quinto. Falta el último empujón para lograrlo. Tiene el talento y la predisposición suficientes para llegar a la cima en cualquiera de los cuatro majors. 

El major llegará

Ganar un grande está al alcance. Pero solo tres españoles han sido capaces de lograrlo. El cántabro Severiano Ballesteros sumó cinco: dos Masters (1980 y 1983) y tres Open Británicos (1979,1984 y 1988). El guipuzcoano José María Olazábal ganó en Augusta en 1994 y 1999. El castellonense Sergio García fue primero en 2017. España suma ocho majors: cinco Masters y tres The Open. En las manos de Rahm está seguir sumando. 

¿Con qué edad ganaron los majors?

Seve Ballesteros ganó el Open Británico con solo 22 años y su primer Masters con 23. Su último gran título lo consiguió con 31. Chema Olazábal ganó su primer Masters a los 28 y el segundo a los 33. Sergio García ganó el Masters de 2017 con 37 años. Ballesteros y Olazábal tardaron poco en ganar su primer grande. Pero si nos fijamos en el palmarés de García vemos que, antes de alcanzar la gloria, acabó entre los diez mejores en 22 ocasiones. Seis de ellas en el top 3. 

 

Jon Rahm tiene tres espejos en los que mirarse. El presente y el futuro del golf español son suyos. Solo queda tener un poco más de suerte y llegará el primer grande de su carrera. Su fiabilidad está demostrada. Su eficacia, probada, como decían aquellos anuncios de “Cruz Verde”.

 

Las ocho maravillas de Carolina Marín

El debate está ahí. ¿Es Carolina Marín la mejor deportista española de todos los tiempos? El tiempo juzgará cuando se retire. Pero si no lo es ya, poco le falta. Gracias a ella conocemos el bádminton en España. Es la conquistadora de un mundo que está lleno de asiáticas. La que un día comenzó a ganar y ya no paró. No conoce la derrota en una final europea, mundial y olímpica. En solo cuatro años, de 2014 a 2018 fue capaz de conquistar ocho oros: cuatro europeos, tres mundiales y uno olímpico. Estas son las ocho maravillas de Carolina Marín. Una mujer irrepetible en el deporte español. La que siempre puede porque piensa que puede.

Oro europeo en Kazán

El Campeonato de Europa de 2014 tuvo lugar en Kazán (Rusia) del 23 al 27 de abril. Carolina Marín llegaba a la cita tres años después de haberse proclamado campeona de Europa junior. Esta era la primera oportunidad de hacer algo grande. Y no la desaprovechó. Ganó en dos sets todos sus duelos hasta la final. En dieciseisavos se impuso a la local Perminova (21-13 y 21-12). En octavos ganó a la húngara Sarosi (21-15 y 21-16). Venció a la búlgara Stoeva en cuartos (21-10 y 21-15). Su rival en semifinales fue la alemana Schnaase-Beermann (21-12 y 21-9). 

Fue en la final donde cambió la racha y necesitó tres sets para vencer a la danesa Madsen (21-9,14-21 y 21-8). Ese 27 de abril de 2014 podemos decir que España comenzó a aficionarse al bádminton y a empezar a admirar a esta mujer luchadora que no se rinde jamás. En Kazán ganó los cinco partidos que jugó, diez de once sets y el 61,5% de los juegos que disputó (224 por 140 de sus rivales).

 

Campeona del mundo en Copenhague

No tardó mucho en llegar la segunda maravilla de Carolina Marín, solo cuatro meses. Del 25 al 31 de agosto se celebra el Campeonato del Mundo de Copenhague (Dinamarca). El “imperio” asiático a escena. La jugadora española comienza la competición en los dieciseisavos de final contra la malasia Tee. Casi una hora le cuesta vencer en tres sets: 21-18, 16-21 y 21-10. En la siguiente ronda se enfrenta a la china Wang y gana en dos sets: 21-9 y 21-12. En cuartos de final toca remontada contra la taiwanesa Tai. Pierde el primer set 19-21 y gana los dos siguientes por 21-19 y 21-11.

En semifinales se enfrenta a la india Pusarla y Caro gana en dos sets: 21-17 y 21-15. Ya solo queda un paso para convertirse en campeona mundial por primera vez y volver a hacer historia como cuatro meses antes en Kazán. El 31 de agosto de 2014 vence en tres sets a la china Li y rompe una barrera que parecía imposible para el bádminton español. Ganó 17-21, 21-17 y 21-18 en una hora y diecinueve minutos, el partido más largo para la onubense en el Mundial de Copenhague. Carolina ganó seis partidos, diez de los trece sets que disputó y un 55,6% de los juegos (262 por 209 de sus rivales). 

 

Bicampeona mundial

En 2015 no hubo Europeo. La competición más importante iba a ser el Mundial de mediados de agosto del 10 al 16. Como el año anterior, la rival de Carolina Marín en primera ronda fue la malasia Tee. De nuevo tocó vencer en tres sets: 19-21, 21-14 y 21-13 en una hora y diez minutos de juego. Empezaba fuerte el Mundial de Yakarta (Indonesia). Caro necesitó tres sets también para deshacerse de la taiwanesa Pai: 21-11, 18-21 y 21-17. Todo los partidos de la española en el Mundial de Yakarta duraron una hora o más. En cuartos de final ganó a la china Wang, a la que también había vencido el año anterior: 21-17 y 21-19. La surcoreana Sung fue la rival de la defensora del título mundial en semifinales. Carolina necesitó tres sets para alcanzar el partido definitivo. Ganó 21-17, 15 -21 y 21-16. 

En la final se enfrentó a la india Newhal a la que ganó en dos sets: 21-16 y 21-19. Carolina Marín se convertía en bicampeona mundial de bádminton. En solo dos años sumaba tres grandes títulos, las tres primeras maravillas de su carrera. En Yakarta ganó seis partidos, diez de los trece sets que jugó y un 54,1% de los juegos (262 por 222 de sus rivales). 

 

La cuarta maravilla

2016 fue el año en el que sumó dos maravillas más para su colección. Del 26 de abril al 1 de mayo se celebró el Campeonato de Europa en la ciudad francesa de La Roche-sur-Yon. Fue un paseo triunfal para Carolina excepto en el primer partido contra la lituana Stapusaityte. Necesitó una hora de juego para ganar en tres sets: 21-14, 20-22 y 21-9. El resto de partidos los resolvió en dos mangas.

En octavos de final ganó a la bielorrusa Zaitsava 21-6 y 21-12. La finlandesa Vainio cayó en cuartos 21-11 y 21-7. En semifinales la rival de la onubense fue la danesa Kjaersfeldt a la que ganó 23-21 y 21-15. La escocesa Gilmour intentó ganar a la española en la gran final. Marín se impuso 21-12 y 21-18. Seis partidos ganados. 10 sets ganados de 11 disputados. 61,2 % de juegos para Caro (232 por 147 de sus rivales). Cuarta maravilla para Carolina Marín que ya es bicampeona europea y mundial el 1 de mayo de 2016. 

 

Oro olímpico en Río

Y llegó el momento cumbre de su carrera deportiva. Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. La competición de bádminton se juega del 11 al 20 de agosto. Carolina juega dos partidos de la Round Robin y vence a la finlandesa Vainio (21-6 y 21-4) y a la danesa Kjarsfeldt (21-16 y 21-13). Queda exenta de jugar los octavos de final. Está a tres partidos de ser campeona olímpica. 

En cuartos de final gana a la surcoreana Sung por 21-12 y 21-16. En semifinales vence también en dos sets a la china Li por 21-14 y 21-16. Es 19 de agosto de 2016 el día más importante en la carrera de Carolina Marín. Su rival es la india Pusarla. Pierde 19-21 el primer set. Pero remonta y gana los otros dos sets por 21-12 y 21-15. Carolina llora de alegría. Fernando Rivas, su entrenador, su compañero de viaje en este mundo del bádminton, salta emocionado. Lo han conseguido. Cuatro años antes de lo que pensaban. Carolina ya lo ha ganado todo. Tiene la triple corona en sus manos. Campeona olímpica, mundial y europea. La quinta maravilla es un oro olímpico. El mejor resultado para un deportista. Solo puede luchar por superarse a sí misma. Leyenda vida del deporte y el bádminton español. 

 

Tricampeona europea

Del 25 al 30 de abril de 2017 se celebra el Europeo de Kolding (Dinamarca). De nuevo es la gran favorita. Es la vigente campeona olímpica, europea y mundial. Todos los focos están puestos en Carolina. Arrasa. Ganando todos sus partidos en dos sets. A la polaca Hart (21-9 y 21-10). A la turca Bayrak (21-9 y 24-22). La danesa Rohde es su rival en cuartos de final (21-11 y 21-14). Otra danesa, Poulsen, es su contrincante en semifinales (21-17 y 21-12). Como el año anterior vuelve a ganar en la final a la escocesa Gilmour (21-14 y 21-12). Seis partidos ganados, diez de diez en sets y un 62,1% de puntos vencidos (213 por 130 de sus rivales). La sexta maravilla ya está en el bolsillo. Es 30 de abril de 2017. Meses después cae en cuartos de final del Mundial de Glasgow.

 

Cuarto oro europeo consecutivo

Si 2016 fue un año para enmarcar, 2018 no se queda atrás. Llegan la séptima y la octava maravilla de Carolina Marín en forma de cuarto oro europeo consecutivo y tercer oro mundial. 

Del 24 al 29 de abril de 2019 el Campeonato de Europa se celebra en Huelva, en el pabellón que lleva el nombre de la tricampeona europea, bicampeona mundial y campeona olímpica. Como el año anterior vuelve a vencer todos los partidos del torneo en solo dos sets. Huelva vibra y ve ganar el 29 de abril a su heroína. Se convierte en la única mujer que ha ganado cuatro oros europeos y además seguidos (2014,2016,2017 y 2018). 

Caro ganó a la francesa Batomene (21-15 y 21-12) en primera ronda. En la siguiente se impuso a la suiza Jaquet (21-14 y 21-7). La danesa Rohde pierde en cuartos (21-17 y 21-10). En semifinales vence a la danesa Blichfeldt (21-17 y 21-16). La rusa Kosetskaya es derrotada en la gran final (21-15 y 21-7). 

 

Leyenda mundial

Del 30 de julio al 5 de agosto se celebra el Mundial de Nanjing (China). Carolina busca hacer historia, otra vez. Allí se convierte en tricampeona mundial. La única jugadora de bádminton que ha sido capaz de lograrlo. Está a solo un paso de ser la mejor jugadora de la historia de su deporte. La española solo encontró oposición en las semifinales y en la final. En primera ronda se impuso a la tailandesa Ongbamrungphan por 21-9 y 21-8. En octavos venció a la japonesa Sato (21-7 y 21-13). La india Nehwal cae en cuartos de final 21-6 y 21-11. Los tres partidos los gana Carolina en poco más de media hora. 

En semifinales comienza perdiendo contra la china He que gana a Carolina por 13 a 21. Caro remonta y gana 21-16 y 21-13 clasificándose, tras más de una hora de juego, para una nueva final. Allí espera una vieja conocida. La subcampeona olímpica en Río, la india Pusarla. Cuarenta y seis minutos necesitó Carolina Marín para gritar como tricampeona del mundo. Ganó 21-19 y 21-10. La octava maravilla de la mejor jugadora española de bádminton de la historia y posiblemente la mejor deportista. Con ella siempre lo mejor está por llegar. Seguro que las ocho maravillas se quedan cortas próximamente. 

 

 

Mis fotos deportivas preferidas: el abrazo de Mireia Belmonte y Fred Vergnoux en Budapest 2017


27 de julio de 2017. Mireia Belmonte García (Badalona, 10 de noviembre de 1990) acaba de cerrar el círculo en Budapest con el único oro que le faltaba en su carrera. La obra completa de una nadadora excepcional. Llegó en la prueba en la que un año antes se proclamó campeona olímpica en Río de Janeiro. Tras ganar en los 200 metros mariposa, salió de la piscina y lo primero que hizo fue abrazar a su guía, al entrenador que cambió el rumbo de su carrera deportiva, al francés Fred Vergnoux.

Es un abrazo sincero, emocionante, de esos que nunca se olvidan. En la foto de Alberto Estévez (agencia EFE) la campeona mundial aparece con su gorro negro y con las gafas recién salida del agua. Se aprecian las gotas en su espalda. Vergnoux sonríe y cierra los ojos. Se le ve feliz y emocionado. Seguramente pensando en que el objetivo, por fin, estaba conseguido. Mireia tenía un oro olímpico, varios oros europeos en piscina corta y larga, oros mundiales en piscina corta. Pero le faltaba ser campeona mundial en piscina de 50 metros.

Un abrazo eterno

Su entrenador desde septiembre de 2010 sujeta una botella de agua y sus gafas de ver con la mano izquierda mientras toca la cabeza de su pupila con la derecha. Ellos son los creadores de un oro mundial ganado tras muchas horas de entrenamientos. Un oro histórico para la natación española. Llegó en 2 minutos 5 segundos y 26 centésimas. Mireia fue más rápida que la alemana Franciska Hentke (2:05.39) y que la húngara Katinka Hosszu (2:06.02). Ambas nacieron un año antes que la española.
Aquel oro inolvidable permitió que Mireia Belmonte entrara en el selecto club de los ganadores de la triple corona (oro olímpico, mundial y europeo en 200 mariposa). Un logro al alcance pocos que llegó gracias a ella y a Fred, su compañero de viaje por las piscinas de todo el mundo. Una pareja deportiva única que posiblemente sea irrepetible en la natación española.

ALBERTO ESTÉVEZ -EFE