Los días más gloriosos de Ana Peleteiro

Cuando Ana Peleteiro Brión (Ribeira, La Coruña, 2 de diciembre de 1995) compite, todo se para. Tiene una especie de imán que te atrapa y no te deja hacer otra cosa. Me ocurrió por última vez durante los Juegos Olímpicos de Tokio, el día más grande de su carrera deportiva hasta el momento. La histórica final de triple salto en la que su compañera de entrenamientos, la venezolana Yulimar Rojas batió el récord mundial y ella se colgó la medalla de bronce. Ese día la comida pasó a un segundo plano. La final era lo más importante. 

Peleteiro tiene algo especial. Siempre se aprende algo de ella en cada entrevista por pequeña que sea. Siempre provoca un titular que sirva de ejemplo para los chavales que están empezando o están dudando si dedicarse al atletismo en el futuro. 

Es una fuera de serie del atletismo. En su carrera deportiva no todo ha sido de color de rosa. Pero hay que quedarse con lo bueno aprendiendo de lo no tan bueno. Este es un pequeño repaso a los días más gloriosos de Ana Peleteiro. 

Oro en Barcelona

Para entender la carrera deportiva de la atleta gallega hay que viajar a Barcelona, al Estadio Olímpico de Montjuic. El estadio de los sueños de Barcelona 92. Veinte años después de las medallas de Cacho, Plaza, Peñalver y García Chico. Dos oros, una plata y un bronce para el atletismo español en su día más grande si hablamos de Juegos Olímpicos. Ana Peleteiro llegaba al Campeonato del Mundo júnior con tan solo 16 años. 

Con su mejor salto en Barcelona batió la plusmarca española juvenil, júnior y promesas. Una auténtica burrada la marca de 14 metros y 17 centímetros con la que hizo historia y demostró por primera vez su desparpajo y saber competir. Porque eso es lo que es Ana Peleteiro, una competidora nata que pocas veces falla y siempre está en los primeros lugares de cada competición. 

El inicio de algo grande

Comenzó muy bien la final de triple salto con 13.64 metros. Mejoró con 13.96 metros en el segundo intento con viento en contra (-0,7). Fue en el tercer salto cuando superó los 14 metros y firmó unos mágicos 14.17 metros. De nuevo con viento en contra (-1.0) pero haciendo historia para el atletismo español. Ajustando casi al máximo y volando como los ángeles. Lógica la emoción y el abrazo con su entrenador en ese momento, Lardo Moure

En el cuarto saltó superó los 13.80 metros. Hizo nulo en el quinto y en el sexto, pero ya tenía el oro colgado del cuello. La lituana Dzindzaletaité igualó a Peleteiro, pero como la española hizo un mejor segundo salto, se tuvo que conformar con la plata. El bronce fue para la cubana Zaldívar que hizo un mejor salto de 13.90 metros. Era jueves, 12 de julio de 2012. 

Un año después del Mundial júnior de Barcelona, llegó el turno del Europeo de la categoría en Rieti (Italia). La triplista gallega volvió a subir a un podio internacional. Fue bronce tras hacer un mejor salto de 13.29 metros. Lejos de lo logrado en Barcelona, pero de nuevo entre las mejores.  

Birmingham 2018

Para buscar el siguiente día glorioso de Ana Peleteiro tenemos que viajar al año 2018. A partir de ahí todo ha sido maravilloso. En 2016 fue 11ª en el Mundial bajo techo celebrado en Portland. En 2017 fue 5ª en el Europeo indoor de Belgrado. Ese mismo año acabó séptima en el Mundial al aire libre de Londres. Hace la mejor marca de su vida hasta ese momento, 14.23 metros, superando por fin la estratosférica marca de Barcelona 2012, cuando era solo una niña. 

Viajamos a Inglaterra. Concretamente a Birmingham, para recordar el siguiente podio de Ana Peleteiro. Es 3 de marzo de 2018 y se celebra el Mundial de atletismo en pista cubierta. Yulimar Rojas en escena, palabras mayores. Llegaba a Birmingham la venezolana como subcampeona olímpica (2016), campeona mundial al aire libre (2017) y bajo techo (2016), casi nada. 

Peleteiro sabe que va a tener que dar el cien por cien para alcanzar los puestos de privilegio. Y lo consigue, claro que lo consigue. Llega a colocarse segunda, la plata en sus manos por unos instantes. Pero Yulimar se lo impide ganando de nuevo y dejando a la española con un bronce mundial que sabe a gloria bendita. Rojas gana con un mejor salto de 14.63 metros. Segunda es la jamaicana Williams con 14.48 y tercera la gallega con 14.40 metros. De nuevo el mejor salto de su vida. En el momento justo. Cuando toca darlo todo. “España se merecía ya una alegría por mi parte. Pedroso sabe qué decirme y hace que tenga confianza”, dijo la medallista española. 

A un centímetro de la plata

Un centímetro para la plata. Dieciséis para el oro. Eso es lo que le faltó a Ana Peleteiro el 10 de agosto de 2018 para superar el bronce que conquistó en el Europeo al aire libre de Berlín. Volvió a mejorar su marca. Saltó cuatro centímetros más que meses antes en Birmingham, 14.44m. La griega Papajristu se colgó el oro con 14.60m y la alemana Gierisch 14.45m. Una nueva medalla internacional que confirmaba su excelente momento y que había llegado para quedarse entre las más grandes de su disciplina. “Esta vez ganó la griega pero de aquí a ocho meses a lo mejor gano yo. No estoy muy contenta porque me quedé a un centímetro de la plata”, dijo Peleteiro tras la final. 

El oro más deseado

Lo mejor estaba aún por llegar. La madurez de Ana es una realidad. Casi siete años después de su oro mundial júnior, vuelve a ser campeona. Esta vez de Europa y bajo techo. Glasgow fue la ciudad elegida por la gallega para escribir una página inolvidable en el libro de su vida deportiva. Es 3 de marzo de 2019. Peleteiro comienza la final con dos nulos y en el tercero, de nuevo cuando importa, salta más que nunca, hasta los 14.56 metros. Pero Ana tiene algo en los ojos que indica que puede hacerlo todavía mejor. No se vayan que aún hay más.

En el cuarto intento vuela para hacer un récord de España magnífico, 14 metros y 73 centímetros que la colocan como campeona de Europa de triple salto en pista cubierta. Mejoró en nueve centímetros la marca establecida por Carlota Castrejana en 2007, 14.64m. La plata fue para la griega Papajristu con 14.50m y el bronce para la ucraniana Saladuja con 14.47m. “He sacado toda la rabia. Este año he crecido mentalmente y eso me hace estar muy orgullosa”, comentó Peleteiro tras hacer historia. Ese año fue sexta en el Mundial de Doha con una marca de 14,47m.

Plata que sabe a oro

El 7 de marzo de 2021 llegó un nuevo Campeonato de Europa en pista cubierta. Torun (Polonia) fue la sede elegida. Ana Peleteiro volvía a estar entre las favoritas dos años después de proclamarse campeona. Comenzó con 13.98m. Después hizo dos nulos. En el cuarto saltó 14.34m y en el quinto 14.19m. Solo faltaba un intento y lo afrontaba en cuarto lugar. Todo o nada en el sexto. Lo volvió a hacer. 14.52m que valieron una plata. A solo un centímetro de la portuguesa Patricia Mamona, oro, y empatada con la alemana Eckhardt. Subcampeona de Europa y una nueva medalla en el bolsillo para la triplista gallega que dijo: “No me encontré bien, así que esta plata me sabe a oro”.

Histórico bronce olímpico

Llegaron los esperados Juegos Olímpicos de Tokio y la atleta española volvía a estar en las quinielas de podio. El oro parecía adjudicado para Yulimar Rojas y así se confirmó con un concurso maravilloso y un récord del mundo para la posteridad, 15.67 metros, superando en 17 centímetros la plusmarca de la ucraniana Kravets en 1995. Entrenar cada día con la mejor del mundo te hace ser mejor aún de lo que eres. La competitividad es mucho mayor y Ana Peleteiro demostró una vez más que es presente y futuro del atletismo de nuestro país. 

Empezó muy bien la gallega con un primer salto larguísimo de 14.55 metros. Mejoró en el segundo batiendo su propio récord de España con 14.77m. La medalla estaba cada vez más cerca. Hizo nulo en el tercero. El cuarto fue un buen salto, pero más corto, 14.63m. Voló en el quinto hasta los 14 metros y 87 centímetros. De nuevo superándose a sí misma. Otra vez récord nacional y cada vez más cerca de los 15 metros soñados por toda triplista. Ese salto colocaba a Ana Peleteiro con la medalla de bronce y finalmente fue el que se la concedió. El sexto también fue un salto largo, 14.65m, pero lejos de los sensacionales 14.87m con los que se convirtió en medallista olímpica. La portuguesa Patricia Mamona también hizo un enorme concurso y superó los 15 metros, 15.01m para una plata histórica. 

Equipazo

La traca final de un triple salto memorable llegó con el récord mundial de la venezolana Rojas (desde que fue subcampeona olímpica en Río 2016, solo ha ganado ella en Mundiales y Juegos, dos oros mundiales bajo techo, otros dos al aire libre y el de Tokio) y los abrazos de las amigas y compañeras de entrenamiento. Iván Pedroso tiene un equipazo y seguro que en próximas citas volveremos a verlas, a Ana y a Yulimar con una medalla colgada del cuello.

Tras colgarse el bronce olímpico, Peleteiro se acordó de su entrenador y de su equipo de entrenamiento: “Iván me sacó del pozo, cogió a una niña que pesaba 65 kilos, que le sobraba grasa por todas partes. Que sí, que tenía buena técnica y sabía saltar, pero estaba perdida. Confió en mí y me dijo que lo íbamos a lograr. No estaría aquí si no fuera por Yuli, he aprendido mucho. Nos hemos dejado el alma”. Y también demostró su ambición, clave para conseguir todo lo que ha conseguido y lo que se proponga en el futuro: “me gusta no haber llegado a 15 metros, así me quedan más cosas para luchar”. Pues eso, a por los 15 metros y a seguir haciéndonos disfrutar cada vez que compite. 


El equipo A y los brotes verdes del deporte español para París 2024

Los Juegos Olímpicos de París 2024 están cada vez más cerca. Posiblemente es una de las cosas positivas que se pudieron sacar del aplazamiento a 2021 de los Juegos de Tokio. La espera va a ser más corta que nunca. Para los que amamos el deporte y el olimpismo es una noticia maravillosa. 

España ganó en Tokio 2020 diecisiete medallas y sumó cuarenta y dos puestos de finalistas, los diplomas olímpicos que se otorgan a todos aquellos que quedan entre el cuarto y el octavo lugar de cada una de las disciplinas en las que compiten. Entre los medallistas hubo una mezcla de veteranos y noveles. Entre los que obtuvieron diploma, muchos jóvenes con aspiraciones a subir peldaños en próximas ediciones. 

Es curioso, pero varios de los deportistas españoles que ganaron medalla o lograron un diploma en los Juegos de Tokio, tienen algo en común en sus nombres y apellidos. El destino ha querido que la A esté presente en algunos de ellos. Son el equipo A y los brotes verdes para París 2024 que pueden cargarnos de optimismo y volver a ilusionarnos con que, esta vez sí, el equipo olímpico español superará la barrera ,que parece inexpugnable, de Barcelona 1992. 

EL EQUIPO A

Alberto Ginés López

Cáceres, 23 de octubre de 2002. Campeón olímpico a los 18 años en la combinada de escalada en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Un año antes, plata europea en Edimburgo en la prueba de dificultad. 

Adriana Cerezo Iglesias

Alcalá de Henares, Madrid, 24 de noviembre de 2003. Subcampeona olímpica a los 17 años en la categoría de menos de 49 kilos de taekwondo en Tokio 2020. En abril de 2021 se convirtió en campeona de Europa en ese mismo peso.

Ana Peleteiro Brión

Ribeira, La Coruña, 2 de diciembre de 1995. Bronce olímpico a los 25 años en triple salto de atletismo en Tokio 2020. Campeona de Europa bajo techo en 2019. Bronce mundial bajo techo y bronce europeo al aire libre en 2018, plata europea indoor 2021.

Asier Martínez Echarte

Zizur Mayor, Navarra, 22 de abril de 2000. Diploma olímpico tras acabar sexto en la final de los 110 metros vallas de atletismo en los Juegos de Tokio 2020. Campeón de Europa sub-23 en 2021. 

Alejandro Davidovich Fokina

Rincón de la Victoria, Málaga, 5 de junio de 1999. Ganador del torneo de Wimbledon júnior en 2017. Tercera ronda en los Juegos de Tokio 2020. 

Aina Cid Centelles

Amposta, Tarragona, 1 de septiembre de 1994. Dos diplomas olímpicos. Dos sextos puestos en el dos sin timonel de remo. En Río 2016 acompañada por Anna Boada y en Tokio 2020 por Virginia Díaz. Con la primera, bronce mundial en 2018. Con la segunda, oro europeo en 2019, plata en 2020 y bronce en 2021. 

Adrián Ben Montenegro

Viveiro, Lugo, 4 de agosto de 1998. Diploma olímpico tras su quinto puesto en los 800 metros lisos de atletismo en los Juegos de Tokio. Bronce europeo sub-20 en 1.500 metros en 2017. Sexto en los 800 metros del Mundial de Doha celebrado en 2019. 

Álvaro Martín Uriol

Llerena, Badajoz, 18 de junio de 1994. Diploma olímpico tras su cuarto puesto en los 20 kilómetros marcha de atletismo en Tokio 2020. Campeón de Europa en Berlín 2018 en la misma prueba. Plata europea sub 23 en 2015. 

Antía Jácome Couto

Pontevedra, 22 de noviembre de 1999. Diploma olímpico tras quedar en quinta posición en la prueba C1-200 metros de piragüismo en los Juegos de Tokio. Subcampeona en el Campeonato del Mundo de Copenhague celebrado en 2021. 

Ai Tsunoda Roustant

Lleida, 19 de abril de 2002. Campeona del Mundo júnior en 2021. Bronce europeo júnior en 2020. Campeona del mundo y de Europa cadete en 2019 en la categoría de menos de 70 kilos de judo. 

Alcaraz. Carlos Alcaraz Garfia

El Palmar, Murcia, 5 de mayo de 2003. Cuartofinalista del US Open de tenis. Tercera ronda en Roland Garros. Segunda ronda en Wimbledon y Open de Australia en 2021. Ganador de un torneo ATP 250. 

Aldama. Santiago Aldama Toledo

Las Palmas de Gran Canaria, 10 de enero de 2001. Oro europeo sub 18 con España en 2019. Jugador de los Memphis Grizzlies de la NBA. 

Ayuso. Juan Ayuso Pesquera

Barcelona, 16 de septiembre de 2002. Ganador del Giro de Italia sub 23 de ciclismo. Bronce en el Europeo de ruta sub 23. Ambos en 2021. 

OTROS BROTES VERDES PARA PARÍS 2024

Rocío del Alba García Martínez

Villa del Prado, Madrid, 29 de agosto de 1997. Vigésimo sexta en la prueba de Mountain Bike de los Juegos de Tokio 2020. Campeona de España en 2020 y 2021. 

Niko Sherazadishvili Sakvarelidze

Tiflis, Georgia, 19 de febrero de 1996. Séptimo puesto y diploma olímpico en judo en los Juegos de Tokio. Bicampeón del mundo en la categoría de menos de 90 kilos (2018 y 2021) y bronce europeo (2018). 

Hugo González de Oliveira

Palma de Mallorca, 19 de febrero de 1999. Sexto y diploma olímpico en Tokio 2020 en la prueba de 100 metros espalda de natación. Campeón de Europa de 200 metros estilos. Subcampeón europeo de 100 metros espalda. Bronce europeo en 50 metros espalda. 

Nicolás García Saiz

Madrid, 18 de junio de 2002. Octavo y diploma olímpico en los últimos Juegos en la prueba de 200 metros espalda. 

Paula Badosa Gibert

Nueva York, Estados Unidos, 15 de noviembre de 1997. Diploma olímpico en Tokio 2020 tras caer en los cuartos de final del torneo de tenis por un golpe de calor. Ganadora del torneo de Belgrado y de Indian Wells. Primera tenista española en ganar en el “quinto Grand Slam”

María Vicente García

Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 28 de marzo de 2001. Campeona de Europa sub 20 en heptatlón en 2019. 18ª en sus primeros Juegos Olímpicos. 

David Llorente Vaquero

Palazuelos de Eresma, Segovia, 16 de diciembre de 1996. Décimo puesto en piragüismo slalom en Tokio 2020 en la prueba de K1. Subcampeón del mundo en 2019. 

Caetano Xosé Horta Pombo y Manel Belastegui Riguillo

Noya, A Coruña, 15 de enero de 2003. Llado, Girona, 30 de noviembre de 1999. Diploma olímpico en remo en Tokio 2020 en la prueba de doble scull ligero. 

Nuevas oportunidades de hacer algo grande

El golfista Jon Rahm, la badmintonista Carolina Marín y el atleta Orlando Ortega, tienen algo en común, deberían haber estado en Tokio 2020. Diferentes circunstancias se lo impidieron. De haber estado, habrían luchado claramente por las medallas. En París 2024 tendrán una nueva oportunidad. Marín ya sabe lo que es ganar un oro olímpico y Ortega una plata. Los piragüistas Saúl Craviotto, Carlos Arévalo o Paco Cubelos volverán a luchar por estar en otros Juegos Olímpicos. Craviotto suma cinco medallas, Arévalo ganó la plata en K4-500 junto a Rodrigo Germade, Craviotto y Marcus Cooper. Este último peleará por ganar su tercera medalla olímpica. Cubelos tiene dos diplomas (7º en Londres 2012, 6º en Tokio 2020) en su vitrina particular. En París tendrá una tercera oportunidad de subir al podio. 

 

Las medallas olímpicas del deporte femenino español

 

Hubo que esperar muchos años. Pero dicen que todo lo bueno se hace esperar. Fue en el año 1992 cuando todo cambió para el deporte español. El comienzo de algo nuevo. Hasta ese momento, las mujeres no habían logrado subir a un podio olímpico, tampoco habían tenido muchas oportunidades para ello, porque la mayoría de participantes españoles en los Juegos Olímpicos eran hombres. En Albertville y en Barcelona 92 llegaron las primeras medallas de las mujeres. Este es un pequeño repaso y también homenaje a todas aquellas deportistas españolas que han logrado subirse a un podio olímpico. 

El viaje olímpico de las españolas comenzó en París 1924. Esa fue la primera edición de los Juegos en los que participaron. Fueron solo 2 de un total de 95 participantes de nuestro país: “Lili” Álvarez y Rosa Torras, ambas en tenis.  

Hasta Roma 1960 no volvió a haber participación femenina española en unos Juegos Olímpicos de verano. En los de invierno, celebrados en 1936 en Garmisch-Partenkirchen, participaron dos mujeres: Margot Moles y Ernestina Maenza, las dos en esquí. 

La primera vez que el número de deportistas femeninas superó la decena, fue en Roma 1960, donde otra mujer fue la gran protagonista. La gimnasta rumana Nadia Comaneci. En esa ocasión fueron 11 las participantes españolas. En Los Ángeles 84 ya fueron 16  y en Seúl 88, participaron 29 de un total de 229 deportistas de nuestro país.

Mágico 1992

El 20 de febrero de 1992 fue un día histórico. Blanca Fernández Ochoa se convirtió en la primera española en subir a un podio olímpico. Se colgó la medalla de bronce en el slalom de los Juegos de Albertville. Ese día todo empezó a cambiar para las deportistas españolas. El primer metal llegaba desde la nieve. Blanca Fernández Ochoa es la primera y única mujer, a día de hoy, que se ha colgado una medalla en unos Juegos Olímpicos de invierno. 

Ese mismo año se celebraron los mágicos e inolvidables Juegos de Barcelona. Participaron 422 deportistas, la cifra más alta de españoles olímpicos . Posiblemente nunca se supere esa cifra, a no ser que España vuelva a organizarlos. 125 mujeres representaron a nuestro país.

Fue una judoca la que abrió el camino de las medallas femeninas. Miriam Blasco se convirtió en la primera mujer española en conseguir un metal olímpico en unos Juegos de verano. Además se convirtió en la primera campeona olímpica al colgarse el oro en la categoría de menos de 56 kilos. El 31 de julio de 1992, fue un día histórico para el deporte femenino. Un privilegio, que Miriam mantendrá hasta el infinito y más allá.

Colección de medallas en casa

En los Juegos de Barcelona llegaron otras siete medallas del deporte femenino. Almudena Muñoz sumó un nuevo oro en judo, esta vez en menos de 52 kilos. Llegó otro metal dorado desde el mar y gracias a Theresa Zabell, que junto a Patricia Guerra, lograron ganar en la categoría velera de 470. 

La selección de hockey sobre hierba también fue campeona olímpica gracias a un gol de Eli Maragall en la final contra Alemania poniendo el 2-1 definitivo en el marcador. Además de Eli Maragall fueron oro: Mari Carmen Barea, Sonia Barrio, Mercedes Coghen, Celia Cores, Natalia Dorado, Nagore Gabellanes,Marivi González, Ana Maiques,Silvia Enrique, Teresa Motos, Núria Olivé, Virginia Ramírez, Ángeles Rodríguez, Naider Tellería y Maria Isabel Martínez.

A los cuatro oros se sumaron tres platas: Carolina Pascual en gimnasia rítmica, Natalia Vía Dufresne en la clase Europa de vela y Arantxa Sánchez-Vicario y Conchita Martínez en tenis formando pareja en el dobles. Arantxa también sumó un bronce en categoría individual.

 

 

Una evolución imparable

En los Juegos de Atlanta 96, fueron 95 las españolas participantes.De las 8 medallas conseguidas en Barcelona 92, se pasó a  6. El equipo de gimnasia rítmica se bañó en oro gracias a estas 6 mujeres: Marta Baldó, Nuria Cabanillas, Estela Giménez, Lorena Guréndez, Tania Lamarca y Estíbaliz Martínez.

Theresa Zabell volvió a ser campeona olímpica en el 470 de vela, esta vez estuvo acompañada de Begoña Vía Dufresne. La plata llegó gracias a Arantxa Sánchez Vicario y su fantástico torneo individuallde tenis. La tenista catalana repitió bronce como cuatro años antes, en el dobles con Conchita Martínez. Además llegaron dos bronces más, ambos desde el judo. Isabel Fernández se colgó la medalla en menos de 56 kilos, y Yolanda Soler en menos de 48.

La delegación española en Sidney 2000 fue la más numerosa tras la de Barcelona, 321 atletas, de los cuales 105 fueron mujeres. En Sidney 2000, las atletas españolas lograron cuatro medallas. Una de ellas fue de oro. La judoka Isabel Fernández lograba subir dos escalones del podio y se convertía así en campeona olímpica en la categoría de menos de 57 kilos. Las otras tres medallas fueron de bronce: Nina Zhivanevskaia en los 100 metros espalda de natación, Margarita Fullana en mountain bike y María Vasco en los 20 km marcha de atletismo.

 

Aumenta la participación femenina

En Atenas 2004 participaron 316 españoles, 139 mujeres. En estos Juegos no hubo ninguna campeona olímpica, pero las españolas ganaron cinco medallas. Beatriz Ferrer Salat logró un bronce en el concurso individual de hípica. María Quintanal subió al segundo cajón del podio en el foso de Tiro Olímpico. Las otras dos platas llegaron gracias a dos parejas. Una tenística, Conchita Martínez y Virginia Ruano en el dobles. Y en el 470 de vela, Natalia Vía Dufresne y Sandra Azón. El bronce llegó desde la prueba de suelo de la gimnasia artística, gracias a la jovencísima Patricia Moreno.

Cuatro años después, en Pekín, la participación femenina fue de 120 atletas de un total de 283. En los Juegos de 2008 , las mujeres lograron cuatro medallas más, tres de plata y una de bronce. Anabel Medina y Virginia Ruano fueron subcampeonas olímpicas en el dobles de tenis. Las las otras medallas plateadas llegaron desde la piscina, gracias a las chicas de natación sincronizada, del dúo formado por Gemma Mengual y Andrea Fuentes y el equipo formado por ambas y Alba María Cabello, Raquel Corral, Thais Henríquez, Laura López, Gisela Morón, Irina Rodríguez y Paola Tirados. El bronce llegó desde el velódromo. Lo ganó Leire Olaberría en la prueba de puntuación de ciclismo en pista. Años más tarde supimos de la plata ganada por Lydia Valentín en halterofilia.

 

El salto definitivo de las mujeres

 

Los Juegos Olímpicos de Londres significaron un salto y una actuación espectacular para las deportistas españolas. Participaron 110 mujeres de un total de 278 atletas. El deporte femenino logró 13 medallas, 2 de oro, 5 de plata y 4 de bronce. Casi todas llegaron desde el agua. La vela aportó como casi siempre con dos campeonatos olímpicos: Marina Alabau en RS:X y las chicas del Elliot, Támara Echegoyen, Ángela Pumariega y Sofía Toro.

Doblete de Mireia

La nadadora Mireia Belmonte sumó dos platas, en 800 metros libre y 200 metros mariposa. El piragüismo aguas bravas sumó un bronce gracias a Maialen Chourraut. La natación sincronizada sumó dos nuevas medallas. Una fue de plata, el dúo formado por Andrea Fuentes y Ona Carbonell. La otra fue de bronce, del equipo formado por ambas y por Clara Basiana, Alba Cabello, Marga Crespí, Thais Henríquez, Paula Klamburg, Irene Montrucchio y Laia Pons.

La selección femenina de waterpolo logró una valiosísima plata. Un equipo capitaneado por Jennifer Pareja y formado por ella misma , Marta Bach, Andrea Blas, Ana Copado, Anni Espar, Laura Ester, Mari Carmen García, Laura López, Ona Meseguer, Lorena Miranda, Mati Ortiz, Roser Tarragó y Pilar Peña.

Las otras tres medallas fueron para Briggitte Yagüe en taekwondo. La mallorquina logró la plata en menos de 49 kilos. Para Maider Unda (de bronce) en lucha, en la categoría de 72 kilos. La selección de balonmano logró un valiosísimo bronce, al vencer a Corea del Sur tras dos prórrogas. El equipo estaba formado por Andrea Barnó, Carmen Martín, Nely Carla Alberto, Beatriz Fernández, Verónica Cuadrado, Marta Mangué, Macarena Aguilar,Silvia Navarro, Jessica Alonso, Eli Pinedo, Begoña Fernández, Vanessa Amorós, Patricia Elorza y Mihaela Ciobanu.

Varios años después de los Juegos de Londres, Lydia Valentín ha recibido la medalla de oro en halterofilia. Falta que a Ruth Beitia le entreguen el bronce que ganó limpiamente en salto de altura. Ambas contaron en el podio con varias tramposas que les impidieron disfrutar de sus medallas el día señalado.

Cuatro oros en Río

En los Juegos de Río 2016, el deporte femenino español volvió a tener una fantástica actuación. Nueve medallas en total, cuatro oros, tres platas y dos bronces. Los oros llegaron desde el bádminton, gracias a Carolina Marín. Desde el atletismo, gracias al oro en salto de altura de Ruth Beitia. Maialen Chourraut lo ganó en piragüismo slalom. Mireia Belmonte en los 200 metros mariposa de natación.

La badalonesa también se colgó un bronce en los 400 metros estilos. Las tres platas llegaron desde el taekwondo, Eva Calvo. La selección femenina de baloncesto compuesta por Anna Cruz, Silvia Domínguez, Laura Gil, Astou Ndour, Laura Nicholls, Lucila Pascua, Laura Quevedo, Laia Palau, Leticia Romero, Leonor Rodríguez, Marta Xargay y Alba Torrens y el equipo de gimnasia rítmica formado por Sandra Aguilar, Artemi Gavezou, Elena López, Lourdes Mohedano y Alejandra Quereda . El otro bronce lo ganó Lydia Valentín en halterofilia.

Seis podios en Tokio

Seis de las diecisiete medallas españolas conquistadas en Tokio 2020, llegaron gracias a nuestras deportistas. Un oro, cuatro platas y un bronce en cinco deportes distintos. Veteranas y noveles que lucharon hasta el final por ser las mejores. El oro llegó gracias a la karateca Sandra Sánchez. Las cuatro platas llegaron del piragüismo sprint y slalom, con Teresa Portela y Maialen Chourraut como protagonistas respectivamente. La jovencísima Adriana Cerezo fue subcampeona en taekwondo y la selección femenina de waterpolo repitió el excelente resultado de Londres 2012. Laura Ester, Marta Bach, Anna Espar, Beatriz Ortiz, Elena Ruiz, Irene González, Clara Espar, Pilar Peña, Judith Forca, Roser Tarragó, Maica García, Paula Leitón y Elena Sánchez fueron las artífices de la plata en waterpolo.

La medalla de bronce llegó desde el Estadio Olímpico de Tokio. Ana Peleteiro hizo el mejor triple salto de su vida para subir al podio junto a la venezolana Yulimar Rojas y a la portuguesa Patricia Mamona.

 

Recuerdos de Tokio 2020

Cuando pasen los años recordaremos los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, celebrados en 2021, como los Juegos de la incertidumbre. Como la edición que se celebró en medio de una pandemia mundial, sin público. Pero también como los Juegos en los que se consiguieron grandes récords mundiales en atletismo y natación. Quedan para siempre las plusmarcas en los 400 metros vallas masculinos y femeninos gracias al noruego Karsten Warholm (45.94) y a la estadounidense Sydney McLaughlin (51.46). El estratosférico récord de la venezolana Yulimar Rojas en triple salto (15m67cm). Los multimedallistas de la piscina, el estadounidense Caeleb Dressel y la australiana Emma McKeon. El liderato de Estados Unidos en el medallero con 113 medallas (56 sumando atletismo y natación) y 39 oros, solo uno más que China. 

17 MEDALLAS

Recordaremos Tokio 2020 por las 17 medallas ganadas por España. Resultado que se quedó corto. Porque todos los amantes del deporte en general y del olimpismo en particular, sabíamos que eran los Juegos clave para superar las 22 medallas conquistadas en Barcelona 92. Varios favoritos al podio ni siquiera llegaron a Tokio. Carolina Marín, Rafa Nadal, Jon Rahm, Jesús Tortosa

Otros llegaron y no pudieron competir. Fue el caso de Orlando Ortega que aspiraba a todo en los 110 metros vallas. Favoritos al oro como el judoca Niko Shera tuvieron que conformarse con el diploma olímpico. Tres oros, ocho platas y seis bronces. Cuarenta y dos diplomas, ocho medallas de chocolate. Ocho cuartos puestos que rozaron la medalla. Se quedaron a unas pocas centésimas o a unos pocos centímetros de subir al podio. Medallistas veteranos y noveles. Brotes verdes para París 2024 donde volveremos a ilusionarnos con superar el récord de aquel verano mágico del 92. 

A continuación llega un pequeño repaso a los datos, portadas y fotos que nos harán recordar los Juegos de Tokio 2020 de aquí a la eternidad. 

MEDALLAS Y DIPLOMAS DE ESPAÑA

 

 

 

LAS PORTADAS

 

HILOS RESUMEN DE TOKIO 2020

 

 

 

LAS NARRACIONES DE LAS MEDALLAS DE ESPAÑA

 

 

IMÁGENES HISTÓRICAS

Campeones de todo, deportistas españoles con la triple corona

Veinticinco deportistas españoles, solo veinticinco, pueden presumir de haberlo ganado todo. Campeones olímpicos, mundiales y europeos. No se puede aspirar a más, superarse a ellos mismos. El club de la triple corona está formado por trece mujeres y doce hombres. La vela consigue mayoría absoluta, doce regatistas forman parte de esta lista exclusiva. El piragüismo cuenta con tres representantes, la natación, el judo y el tiro olímpico con dos. El bádminton , el taekwondo, la halterofilia y el kárate con uno cada uno.

VELA- 12 REGATISTAS CON LA TRIPLE CORONA

 

 

El primer deportista español en lograr la triple corona, fue el regatista Luis Doreste Blanco. Se convirtió en campeón olímpico, el 8 de agosto de 1984 en los Juegos de Los Ángeles junto a Roberto Molina en la clase 470. Un año más tarde ganó el oro europeo en la clase Flying Dutchman y el oro mundial en la misma clase en 1987. Cinco años más tarde, en Barcelona 92, volvería a ganar un nuevo oro olímpico, esta vez acompañado de Domingo Manrique.

 

El siguiente en la lista lleva el mismo apellido. Se llama José Luis (casi igual que su hermano) Doreste y logró la triple corona tras ganar el oro olímpico en los Juegos de Seúl 1988, exactamente el 27 de septiembre de aquel año.

 

 

Theresa Zabell es una leyenda viva del deporte y la vela de nuestro país. Doble campeona olímpica, triple campeona de Europa y quíntuple campeona mundial. No una, sino dos triples coronas en su haber. La primera la cerró cuando ganó junto a Patricia Guerra el oro en los Juegos de Barcelona. Su palmarés es realmente impresionante. Todo oros menos una plata en el Mundial de 1993. A su lado, además de Guerra, estuvo Begoña Vía-Dufresne. Tres regatistas que son dueñas de la triple corona.

 

Otras tres deportistas dedicadas a la vela pueden presumir de haberlo ganado todo en su deporte. Las tres siguen en activo. Tienen en común que se proclamaron campeonas olímpicas en Londres 2012. Dos de ellas lo hicieron en el mismo barco. Sus nombres son: Marina Alabau, Támara Echegoyen y Sofía Toro.

 

Iker Martínez y Xabi Fernández son dos grandes referentes de la vela masculina de nuestro país. Juntos lo han ganado todo, al igual que Antón Paz y Fernando Echávarri. Los primeros en la clase 49er y los segundos en Tornado.

 

PIRAGÜISMO- 3 PALISTAS CON LA TRIPLE CORONA

El piragüista Saúl Craviotto, sabe lo que es subir cinco veces a un podio olímpico. De hecho es el español con más medallas olímpicas junto a David Cal. En dos ocasiones lo ha hecho acompañado a lo más alto. En la primera, lo hizo junto a Carlos Pérez Rial con el que ha ganado muchas medallas, los dos pueden presumir de haber ganado la triple corona. El último palista en llegar a este selecto club, fue Marcus Cooper. Le bastó un año para vencer en las tres grandes competiciones internacionales. Abrió el camino su espectacular oro olímpico en los Juegos de Río 2016. En Tokio 2020 sumó una plata en K4-500 metros. 

NATACIÓN- 2 NADADORES CON LA TRIPLE CORONA

 

 

La natación masculina echa de menos a Martín López Zubero. A principios de los noventa, todas las miradas estaban dirigidas a él. Y respondía con podios europeos, mundiales y ese oro olímpico inolvidable en Barcelona. Después llegarían más triunfos en Europa y en el mundo. En los Juegos de Atlanta 96 se quedó cerca del podio. La natación femenina española cuenta en sus filas con la mejor de todos los tiempos de nuestro país. Se llama Mireia Belmonte García y lleva ganadas 23 medallas en todas las competiciones de renombre mundial. La cifra sube a 44 si sumamos las medallas en Europeos y Mundiales en piscina corta. La triple corona llegó con el oro mundial de Budapest en 2017. 

JUDO- 2 JUDOCAS CON LA TRIPLE CORONA

 

 

El judo español lleva bastantes años sin un referente que le haga resurgir. Hace años Miriam Blasco e Isabel Fernández llenaban de medallas sus mochilas. A Miriam Blasco, campeona olímpica en Barcelona 92, le costó alcanzar la triple corona tan solo unos meses. Isabel Fernández, campeona olímpica en Sidney 2000, puede presumir de seis oros europeos y multitud de medallas en grandes eventos internacionales. Ambas salían siempre a ganar y ganaban oros, platas y bronces.

TIRO OLÍMPICO- 2 TIRADORES CON LA TRIPLE CORONA

Fátima Gálvez y Alberto Fernández ya son campeones de todo. Su histórico oro en el foso mixto de los Juegos de Tokio 2020 ha redondeado unas carreras deportivas excepcionales. A su oro olímpico hay que sumar varios Mundiales y Europeos. Y todavía quieren más.

BÁDMINTON- 1 JUGADORA CON LA TRIPLE CORONA

De la jugadora de bádminton, Carolina Marín, ya está todo dicho. Se trata de una de las mejores de su deporte en toda la historia. Y sigue luchando cada día por ser la mejor. Todo lo que toca lo convierte en oro. Cinco europeos, tres mundiales y uno olímpico. Todo conseguido en siete años. Inigualable. 

 

TAEKWONDO- 1 TAEKWONDISTA CON LA TRIPLE CORONA

Antes de que llegaran las lesiones, el taekwondista Joel González lo ganaba todo. De 2009 a 2012 solo ganó medallas de oro. Dos europeas, dos mundiales y la olímpica en los Juegos de Londres que le encumbró a lo más alto del taekwondo. Después de los malos momentos volvió a los tres podios más importantes para cerrar una carrera deportiva magnífica. 

HALTEROFILIA- 1 HALTERÓFILA CON LA TRIPLE CORONA

 

Lydia Valentín es una auténtica máquina de la halterofilia. Pocos deportistas pueden presumir de haber ganado medallas olímpicas de los tres colores y en tres Juegos Olímpicos consecutivos. A sus tres podios olímpicos hay que sumar varios europeos y mundiales. La mejor halterófila española de la historia.

KÁRATE- 1 KARATECA CON LA TRIPLE CORONA

 

 

Sandra Sánchez ha sido la última en ingresar en este selecto club de los campeones de todo. La tabla de medallas lo dice todo. A su oro olímpico conquistado en los Juegos de Tokio 2020 hay que sumar cinco oros europeos, dos oros y un bronce mundial. Seis años increíbles que la convierten en la mejor karateca española de todos los tiempos.

FOTOS: EFE, GETTY, AFP, AP

 

 

Únicas

Una de las acepciones de la palabra “única” en el diccionario de la RAE, indica que es alguien extraordinario, excelente. Así son las mujeres deportistas españolas que han sido capaces de ganar una medalla olímpica: únicas, extraordinarias, excelentes. Podríamos referirnos a muchas más, pero vamos a quedarnos con diez. Nueve son o fueron deportistas que se ganaron el pan de manera individual y una selección que hizo historia en unos Juegos inolvidables para España, los de Barcelona 92. Olímpicas que fueron y siempre serán las primeras en conseguir los logros que consiguieron. 

Blanca Fernández Ochoa

Blanca Fernández Ochoa (Madrid, 22 de abril de 1963- Madrid, agosto de 2019) se marchó al cielo demasiado pronto. Su legado será recordado hasta el final de los tiempos. Fue la primera mujer española en ganar una medalla olímpica. Lo intentó en cuatro ocasiones. Participó en los Juegos de Lake Placid 1980 acabando en la decimoctava posición en el slalom gigante. Fue sexta, logrando diploma olímpico en la misma prueba, en los Juegos de Sarajevo 1984. Acabó quinta en el slalom de los Juegos de Calgary celebrados en 1988. Un nuevo diploma y la decepción tras una caída en la segunda manga del gigante, cuando luchaba por ser campeona. 

Y a la cuarta fue la vencida. El 20 de febrero de 1992 se convirtió en un día histórico para el deporte olímpico español. Blanca Fernández Ochoa ganó la medalla de bronce en el slalom de Albertville. Unos Juegos que recordaremos siempre gracias a ella. La primera de todas. 1 minuto 33 segundos y 35 centésimas fue el tiempo que la llevó al podio. En la primera manga fue segunda (48 segundos y 25 centésimas). En la segunda fue séptima (45 segundos y 10 centésimas) pero gracias a una primera bajada excepcional, consiguió la medalla que llevaba buscando desde 1980. La neozelandesa Annelise Coberger fue plata. La austriaca Petra Kronberger se colgó la medalla de oro. 

Miriam Blasco

Miriam Blasco (Valladolid, 12 de diciembre de 1963) consiguió la primera medalla de oro olímpica de una mujer española. Lo hizo en judo, en la categoría de menos de 56 kilos. En los memorables Juegos de Barcelona y ganando en la gran final a la británica Nikola Fairbrother. Aquel 31 de julio de 1992, en un Palau Sant Jordi abarrotado, Blasco derribó otra barrera que parecía infranqueable. El destino quiso que la campeona y la subcampeona olímpica se enamorasen años más tarde. Están casadas desde 2015.  

Selección femenina de hockey 

La selección femenina de hockey llegó a Barcelona 92 con la ilusión de hacer algo grande. Y vaya si lo hizo. El 7 de agosto ganaron en la final a Alemania por dos goles a uno y consiguieron dos grandes gestas: primer oro olímpico de una selección española y primer  y único oro de una selección femenina hasta la fecha. Estas fueron las campeonas: Natalia Dorado, Virginia Ramírez, Carmen Barea, Silvia Manrique, Mari Ángeles “Masa” Rodríguez, Sonia Barrio, Eli Maragall, Teresa Motos, Maider Tellería, Mercedes Coghen, Nuria Olivé, Anna Maiques, Marivi González y Maribel Martínez

Theresa Zabell

Theresa Zabell (Ipswich, Inglaterra, 22 de mayo de 1965) es una de las más grandes deportistas españolas de todos los tiempos. Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que es la reina de la vela española. Dos participaciones olímpicas, dos medallas de oro. La única deportista española que es bicampeona olímpica, el resto de integrantes del selecto club de bicampeones son hombres. 3 de agosto de 1992 y 1 de agosto de 1996 esas son las fechas para enmarcar. La primera en Barcelona, la segunda en Atlanta. Zabell lo logró en la clase 470. En la primera ocasión acompañada de Patricia Guerra y en la segunda de Begoña Vía Dufresne

María Vasco

María Vasco (Barcelona, 26 de diciembre de 1975) se convirtió en los Juegos de Sídney 2000 en la primera mujer española en ganar una medalla olímpica en atletismo. Toda una institución de su deporte, participó en cinco Juegos Olímpicos. En los de Atlanta 1996 fue 28ª en los 10 kilómetros marcha. En los de Sídney logró una magnífica medalla de bronce en los 20 km marcha con un tiempo de 1 hora 30 minutos y 23 centésimas y sin sufrir ninguna penalización. Era 28 de septiembre de 2000. En los tres siguientes Juegos, Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012 no ganó medalla, pero sí sumó diploma en las tres ocasiones. Un séptimo, un quinto y un octavo puesto que la convierten en una de las más grandes atletas españolas de siempre. Una marchadora excepcional. 

Maialen Chourraut

Maialen Chourraut (San Sebastián, 8 de marzo de 1983) es sin lugar a dudas la mejor piragüista española en la modalidad de slalom o aguas bravas. En tres participaciones olímpicas suma dos medallas. Algo que parecía impensable cuando quedó décimosexta en los Juegos de Pekín 2008 en el K1. Cuatro años después, el 2 de agosto de 2012 en los Juegos de Londres se convirtió en la primera medallista de piragüismo slalom gracias a una enorme medalla de bronce. Y si fue grande aquel metal, el 11 de agosto de 2016 en Río de Janeiro se convirtió en campeona olímpica. 

Lydia Valentín

Lydia Valentín (Ponferrada, 10 de febrero de 1985) es la mejor halterófila española de la historia. Su efectividad es máxima. Tres Juegos Olímpicos, tres medallas ganadas. El dopaje de varias de sus rivales le impidió subir al podio en dos de las tres ocasiones y tuvo que recibir un oro y una plata olímpica años después del día que las ganó limpiamente. Su oro, su plata y su bronce olímpicos los ganó en la categoría de menos de 75 kilos. La primera fue la de plata, ganada en Pekín el 15 de agosto de 2008 tras levantar un total de 250 kilos. La siguiente fue la de oro, campeona olímpica sin subir al podio aquel 3 de agosto de 2012 en Londres. Levantó 265 kilos. Y a la tercera fue la vencida. El 12 de agosto de 2016 en Río de Janeiro se quedó a solo un kilo de ganar la plata. El bronce llegó tras levantar 257 kilos y allí sí pudo emocionarse el día que subió al podio olímpico. 

 

Mireia Belmonte

Mireia Belmonte (Badalona, 10 de noviembre de 1990) es la mejor nadadora española de todos los tiempos. Hizo historia en Río el 10 de agosto de 2016 al convertirse en la primera campeona olímpica de la natación española. Un oro que llegó con mucha emoción, con tres centésimas de ventaja sobre la australiana Groves en la final de los 200 metros mariposa. Belmonte ha participado en tres Juegos Olímpicos y suma cuatro medallas olímpicas, el oro de Río, dos platas y un bronce. En Pekín 2008 no le fue bien, se quedó con las ganas de alcanzar una final. Fue en Londres 2012 donde su talento explotó. Participó en tres finales y ganó dos platas: fue subcampeona olímpica en 200 mariposa y 800 metros libre. Acabó octava en los 400 metros estilos. Cuatro años después sumó un bronce en esta última prueba. Además del oro y el bronce, en Río 2016 fue cuarta en los 800 metros libre, a solo dos segundos de las nadadoras que ganaron plata y bronce. 

Carolina Marín

Carolina Marín (Huelva, 15 de junio de 1993) está a las puertas de ser la mejor jugadora de bádminton de la historia, si no lo es ya. Pentacampeona de Europa, tricampeona mundial y campeona olímpica. En los Juegos de Londres se quedó en la fase de grupos. Pero en los de Río hizo historia el 19 de agosto de 2016. Campeona olímpica venciendo en tres sets a la india Pusarla V. Sindhu. Ganó todos los partidos sin ceder un set hasta la final. En semifinales se impuso a la china Li Xuerui, que cuatro años atrás le impidió pasar de ronda. La ambición de Carolina Marín es de otro nivel. Parece de otro planeta. Acompañada de un magnífico equipo nunca falla. 

Ruth Beitia

Ruth Beitia (Santander, 1 de abril de 1979) es la mejor atleta española de siempre. Su reinado es indiscutible. El salto de altura fue su territorio. Participó en cuatro Juegos Olímpicos y ganó dos medallas. Una de ellas todavía no se le ha entregado, el bronce de Londres 2012, como en el caso de Lydia Valentín, una rival tramposa y dopada impidió que pudiera disfrutar del podio. En Atenas 2004 no se clasificó para la final. Fue cuarta en Pekín 2008. En Londres logró el citado bronce. Y cuatro años después, el 20 de agosto de 2016 en Río, se proclamó campeona olímpica, la primera atleta española en conseguirlo. Saltó a la primera 1,88m, 1,93m y 1,97m. Esta última altura le valió para ganar un oro que brilla más que todas sus medallas mundiales y europeas. Ni ella ni ninguna de sus rivales fueron capaces de saltar dos metros. 

Gigantes del deporte español sin fecha de caducidad

Estamos acostumbrándonos a que el mundo pegue cambios cada dos por tres. Nadie sabe qué va a pasar dentro de un minuto. Todo puede dar un vuelco en un instante. La vida te cambia en un abrir y cerrar de ojos. Vivimos en una incertidumbre constante. Los que no cambian y parece que no tienen fecha de caducidad por el momento son una generación magnífica de deportistas españoles que siguen ahí quince o más años más tarde que cuando empezamos a verles triunfar. 

Hasta hace unos años el diario Marca sacaba un anuario del deporte en el mes de enero. Repasaba fabulosamente todo lo acontecido en los últimos doce meses tanto en el deporte nacional como en el internacional. Toca tirar de hemeroteca y vamos a viajar al año 2005. Para que comprobemos que hay cosas que no han cambiado. Para que veamos que algunos deportistas españoles llevan más de quince años haciéndonos vibrar en sus respectivas disciplinas.

Fernando Alonso

Cogemos el anuario de 2005 y vemos en su portada al gran protagonista de aquel año. El piloto asturiano Fernando Alonso (Oviedo, 29 de julio de 1981) ganaba su primer Mundial de Fórmula 1 y se convertía en leyenda viva del automovilismo español.  A sus casi 40 años ya sabemos todo lo que ha ganado. Podría haberse retirado sin problemas. Ahí sigue dando guerra entre los mejores del circuito. 

Alejandro Valverde

Pasamos algunas páginas y nos encontramos con otro gigante del deporte español. El ciclista Alejandro Valverde (Las Lumbreras, Murcia, 25 de abril de 1980) ganaba la décima etapa del Tour de Francia con final en Courchevel por delante de Armstrong. Además fue subcampeón en el Mundial celebrado en Madrid. A sus 41 años recién cumplidos acaba de ser tercero en la Flecha Valona, cuarto en la Lieja-Bastoña-Lieja y quinto en la Amstel Gold Race. No descarta continuar un año más encima de la bicicleta. Nos deja sin palabras. Queremos verle en el podio olímpico. Sería el broche de oro a una carrera sensacional. 

Rafael Nadal

Parece que siempre ha estado ahí. Lo de Rafael Nadal (3 de junio de 1986) es algo fuera de lo normal. En 2005, concretamente el 5 de junio de ese año, conquistó su primer título en Roland Garros. Pero no solo eso, ganó otros diez torneos más, siete en tierra batida más el grande logrado en París. En ese año también ganó por primera vez el Trofeo Conde de Godó. A día 26 de abril de 2021 suma trece Roland Garros, doce Condes de Godó y un sin fin de títulos más que lo elevan a lo más alto del tenis mundial. 20 Grand Slams, más de 1.000 partidos jugados a sus espaldas y convertido en rey indiscutible de la tierra batida. 


Teresa Portela

Ninguna española ha participado en seis Juegos Olímpicos. Solo ella. La piragüista Teresa Portela (Cangas de Morrazo, Pontevedra, 5 de mayo de 1982) lo logrará en Tokio 2020. Posiblemente será la última oportunidad para que se suba a un podio olímpico. Algo que se le ha quedado muy cerca en varias ocasiones (2 quintos puestos en Atenas 2004, 5ª en Pekín 2008, 4ª en Londres 2012, 6ª en Río 2016). Miramos la hemeroteca y vemos que en 2005 ganó tres medallas en los Mundiales de Zagreb (oro en K1-200, plata en K2-200 y bronce en K4-200 metros) y que fue pentacampeona nacional. No descarta seguir compitiendo después de los Juegos de Tokio. 

Pau Gasol

No hay discusión. Sin duda Pau Gasol (Barcelona, 6 de julio de 1980) es el mejor jugador español de baloncesto de la historia. Lo ha ganado todo con la selección española, tiene dos anillos de la NBA ganados con los Lakers. Ha jugado en varios equipos de la mejor competición baloncestística del planeta. Hace poco ha regresado al Barcelona. Al equipo donde nació su leyenda. Acaba de meter 16 puntos al Andorra y le han dado un 19 de valoración. Cuando todo parecía perdido, ahí está de nuevo. En 2005 jugaba en los Grizzlies de Memphis, el primer equipo en el que asombró en la NBA. No pudo jugar el Eurosbasket celebrado en Serbia y Montenegro. España acabó en cuarto lugar. El único Europeo celebrado en el siglo XXI en el que España no ha logrado medalla. 

¿Qué más cosas ocurrieron en el deporte en 2005?

2005 fue un año espectacular para el motor español. En el gráfico de arriba, publicado en el anuario de Marca, se puede comprobar fácilmente. Triunfos de Dani Pedrosa, Marc Coma, Laia Sanz… El búlgaro Veselin Topalov fue campeón mundial de ajedrez. La pertiguista rusa Yelena Isinbayeva se convirtió en la primera mujer que superaba los cinco metros. El jamaicano Asafa Powell dejaba el récord mundial de 100 metros lisos en 9.77. El Real Madrid ganaba la liga ACB de baloncesto en Vitoria gracias a un triple de Alberto Herreros y a una remontada inolvidable. El Maccabi ganaba la Euroliga con Sarunas Jasikevicius en sus filas. 

El Barça ganaba la Copa de Europa en balonmano y España ganaba su primer Mundial masculino. Lance Armstrong ganaba su séptimo Tour. Años después sabríamos que todo había sido mentira. María José Rienda acabó tercera en la general de la Copa del Mundo de Gigante. La selección española de fútbol sala ganaba el Campeonato de Europa. Rafa Martínez se proclamó campeón de Europa de gimnasia artística. Tiger Woods, sí, también estaba por ahí en 2005, ganaba el Open Británico y el Masters de Augusta de golf. 

Medallas de «viejos» conocidos

La selección masculina de hockey hierba ganó el oro en el Europeo celebrado en Leipzig. Edurne Pasaban alcanzó el octavo «ochomil» de su carrera deportiva como alpinista. Valentino Rossi, sí, también estaba por ahí como Tiger Woods, ganó su séptimo Mundial de motociclismo, el cuarto en la categoría reina. David Meca ganó la única medalla de oro española en los Mundiales de natación celebrados en Montreal. Fue campeón en la prueba de 25 kilómetros en aguas abiertas. Además cruzó el Canal de la Mancha por segunda vez. 

El equipo español de natación sincronizada ganó cuatro medallas en Montreal. Gemma Mengual formó parte en las cuatro: plata en dúo con Paola Tirados, y tres bronces en solo, combo y equipo. Almería acogió los Juegos del Mediterráneo. España sumó más metales que nunca en esta competición: 152, solo por detrás de italianos y franceses. Aquel año fue el de la primera decepción olímpica para Madrid, Londres fue la elegida para organizar los Juegos de 2012. Belén Asensio fue campeona mundial de taekwondo en peso minimosca. 

La americana Lindsay Davenport cerró el año como número 1 del tenis femenino. El suizo Roger Federer, sí, también estaba por ahí como Rossi y Woods, era número 1 y en 2005 conquistó Wimbledon y US Open y fue semifinalista en Roland Garros y en el Open de Australia. 

 

El día que la gimnasia rítmica alcanzó el cielo

Eran solo unas niñas. Renunciaron a estar con su familia, con sus amigos, por formar parte del equipo nacional de gimnasia rítmica. Seis niñas de entre quince y diecisiete años, vivieron y entrenaron juntas con el objetivo de ganar una medalla olímpica en los Juegos de Atlanta. Siempre quedarán unidas a lo que ocurrió el 2 de agosto de 1996 en el Georgia Coliseum. Tarde en la costa este de Estados Unidos, noche en España. 

El camino hasta Atlanta no fue fácil. Sacrificio, esfuerzo, dedicación completa, siete u ocho horas de entrenamiento diario. Con el añadido del control de peso, se subían a la báscula todos los días. En los meses anteriores a la cita olímpica, sus movimientos se basaron en ir del chalet adosado donde vivían al pabellón donde entrenaban y viceversa. 

La búlgara Emilia Boneva fue la seleccionadora nacional de gimnasia rítmica de 1982 a 1996. Acompañada de la entrenadora María Fernández fueron las capitanas del barco olímpico al que se subieron Estíbaliz, Lorena, Tania, Marta, Estela y Nuria. Un barco que llegó a Atlanta con la vitola de ganador de medalla asegurada por los precedentes en los Mundiales celebrados en la primera mitad de la década de los noventa. 

Años de podios

Tras quedar ausente en los Juegos de Barcelona 1992, el programa olímpico recuperó en Atlanta la competición por equipos de la rítmica. En 1991 España había sido campeona del mundo en El Pireo (Grecia). Fueron subcampeonas en el Mundial de 1992 celebrado en Bruselas. En París 1994, España logró una nueva plata por detrás de las rusas. El mismo resultado cosechado en Viena 1995, esta vez por detrás de las búlgaras. Faltaba menos de un año para Atlanta. 

A poco más de un mes para embarcar hacia los Juegos Olímpicos, se celebró el Campeonato del Mundo de Budapest. De nuevo España se colgó la medalla de plata por detrás de Bulgaria. Eran claras favoritas a subir al podio olímpico. 

El 13 de julio de 1996 llegaron al aeropuerto de Barajas a las doce del mediodía. Comenzaban el viaje hacia el día más importante de sus vidas deportivas. El día que todo el mundo recordaría. No alcanzaban la mayoría de edad. Todas habían nacido entre 1979 y 1981. Tania Lamarca lo tenía claro: “Queremos la medalla y estamos contentas de que la gente confíe en que vamos a conseguirla”. 

«El secreto del éxito es el riesgo»

En la gimnasia rítmica cada equipo tiene dos rutinas en competición: una con un solo aparato y otra mixta. Los ejercicios son juzgados por composición y ejecución. Tienes dos minutos para demostrar todo lo que has trabajado durante varios años. Decían que España tenía unos ejercicios arriesgados que podían tirar al suelo sus opciones de subir al podio. La seleccionadora Emilia Boneva aclaraba: “el secreto del éxito es el riesgo”. Y no se equivocaba. 

El 1 de agosto tuvo lugar la calificación. España acabó segunda en los cinco aros por detrás de Rusia. La puntuación de las españolas fue de 19.500. Las rusas sumaron 19.516. En tres pelotas y dos cintas se impuso Bulgaria con 19.550 puntos. España fue segunda con 19.466. 

Se clasificaron para la gran final del día siguiente seis de los nueve países participantes. Bulgaria con 39.016 en primera posición. España en segundo puesto con 38.966 y Rusia en tercer lugar con 38.882. Por detrás quedaron Bielorrusia, Francia y China, pero lejos de las tres primeras. Parecía claro que, salvo hecatombe un día más tarde, los tres primeros países se colgarían una medalla. Faltaba saber el orden.  Quedaron fuera de la final, Italia, Alemania y Estados Unidos. 

Rusia y Bulgaria, las grandes rivales

Rusia y Bulgaria eran los equipos que dominaban la gimnasia artística. Eran los grandes rivales para el sexteto español. Las búlgaras suman 19.416 tras la rutina de cinco aros. Un 10 en composición y un 9.416 en ejecución. Las españolas salen a competir a continuación. La concentración es máxima. La exigencia también. El quinteto español hace un ejercicio fantástico que les coloca en primera posición. Al igual que Bulgaria, consigue un 10 en composición y suma 9.483 en ejecución. Rusia sale después y se queda por detrás de españolas y búlgaras: 9.933 en composición y 9.533 en ejecución. 

Faltan el ejercicio de tres pelotas y dos cintas. Pero en ese momento España encabeza la final con una puntuación de 19.483. Rusia ocupa plaza de subcampeona con 19.466 y Bulgaria sería bronce con 19.416. 

El conjunto búlgaro repite con un 10 en composición y suma 9.450 en ejecución en tres pelotas y dos cintas. La suma total de las dos rutinas es de 38.866, una puntuación inferior a la de la calificación del día anterior. España lo borda. Nuria Cabanillas, que se ha quedado fuera del quinteto en este ejercicio, espera la nota emocionada. 38.933, inferior a la de la calificación, pero por encima de las búlgaras. Solo queda esperar el ejercicio de las rusas. España tiene asegurada la medalla de plata. Falta Rusia para colocar las tres plazas del podio. Las españolas no se lo creen, ni siquiera al verse primeras. La tensión acumulada es tremenda. 

Seis niñas de oro

Las dudas se terminan pronto. Al comienzo del ejercicio ruso, una de las tres pelotas se escapa de las manos de una de las gimnastas. Jaque mate. El oro tiene que ser para España. Y así fue. Rusia sumó 18.966 para un total de 38.365. El conjunto español de gimnasia rítmica se cuelga una medalla de oro histórica. Superando a las dos grandes potencias. A Bulgaria segunda. A Rusia tercera. 

Estela Giménez (17 años y 126 días) , Estíbaliz Martínez (16 años y 85 días), Tania Lamarca (16 años y 94 días), Nuria Cabanillas (15 años y 359 días), Marta Baldó (17 años y 116 días) y Lorena Guréndez (15 años y 87 días) son las seis niñas de oro que lucharon hasta la saciedad por conseguir el objetivo. Un oro inolvidable, mágico, eterno, celestial. 

LA FINAL COMPLETA

https://www.youtube.com/watch?v=yL0PLLAbh10

 

Fotos: GETTY IMAGES

 

Diez libros deportivos para guardar en tu biblioteca

Los libros sobre deporte nos acercan a las vidas de nuestros ídolos. Ayudan a conocerlos mejor y a emocionarnos con sus gestas. En esta sociedad cargada de odio leer es más importante que nunca. La cultura es imprescindible en nuestras vidas. Aunque haya quien quiera acabar con ella. Por cuarto año seguido, dejo por aquí una selección de diez libros que deberían estar en cualquier biblioteca de los amantes del deporte.

 

CUENTOS DEL TOUR . SERGI LÓPEZ-EGEA

El Tour de Francia es la carrera ciclista más importante del calendario internacional. Ni la pandemia ha impedido que se celebrase. En este libro Sergi López-Egea nos cuenta con pelos y señales grandes anécdotas del Tour, competición que lleva cubriendo desde hace tres décadas. 186 páginas que se leen en un santiamén. 

RUTH BEITIA SALTO A LAS ALTURAS. KAREL LÓPEZ

La mejor atleta de nuestro país, Ruth Beitia, tenía que tener un libro que contase cómo llegó a ganar medallas en Juegos Olímpicos, Mundiales y Europeos. Y quién mejor que Karel López para narrarnos cómo Beitia y Ramón Torralbo, su entrenador y 50%, alcanzaron un listón incomparable. Un libro perfecto para los que vibramos con el atletismo. 

REMANDO COMO UN SOLO HOMBRE. DANIEL JAMES BROWN

Ocho remeros americanos soñaban con alcanzar la gloria en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936. Lo consiguieron remando todos a una, humillando al dictador Adolf Hitler y derrotando al equipo alemán. Una crónica magnífica llena de documentación y la demostración de que, con esfuerzo y unión, todo se puede conseguir. 

SUPERHÉROES DE INCÓGNITO. ALMUDENA RIVERA

Almudena Rivera es una fantástica periodista del diario Marca. Gracias a ella conocemos las historias de nuestros atletas paralímpicos. En este libro en quince de ellos y en sus hazañas deportivas. Como dice en la portada, quince historias de superación a través del deporte. “Sus superpoderes son: una gran fuerza de voluntad, valentía, perseverancia…”

TIGER WOODS. JEFF BENEDICT Y ARMEN KETEYIAN

Posiblemente es uno de los mejores libros deportivos que leeremos en nuestra vida. La historia de uno de los más grandes deportistas de la historia, el golfista Tiger Woods. Su ascensión, su caída, su vida deportiva y extradeportiva. El libro ha sido premiado con el Telegraph Sports Book Award a la mejor biografía. Libro del año según The Observer.

CAROLINA MARÍN #PUEDOPORQUEPIENSOQUEPUEDO. CAROLINA MARÍN

La mejor jugadora de bádminton de la historia de nuestro país. Una de las más grandes de todos los tiempos, nos cuenta los secretos que le han llevado a alcanzar la cima en su deporte. Las alegrías y las penas que ha vivido hasta llegar a ganarlo todo. Una campeona irrepetible, única, de la que hay que aprender muchas cosas. 

MICHAEL JORDAN LA BIOGRAFÍA DEFINITIVA. ROLAND LAZENBY

Roland Lazenby dedicó casi tres décadas a cubrir la carrera del mejor jugador de baloncesto que hemos visto, desde que pasó por la universidad hasta que se convirtió en una estrella del deporte. En este libro hace un repaso magnífico sobre cómo era Jordan dentro y fuera de la cancha. Una biografía sensacional, posiblemente la mejor sobre MJ.

ATLAS DE LOS SUEÑOS OLÍMPICOS. TONI PADILLA

Si eres amante del deporte y de los Juegos Olímpicos tienes que leer este libro de Toni Padilla. 34 relatos sobre deportistas olímpicos. Historias de todo tipo. Sonrisas y lágrimas para alcanzar la gloria y el reconocimiento. La búsqueda de un sueño. De luchar por alcanzarlo cueste lo que cueste. De América a Oceanía pasando por África, Europa y Asia.

JESSE. PAUL NEIMARK Y JESSE OWENS

Fue el primer deportista que ganó cuatro medallas de oro en unos Juegos Olímpicos. Lo consiguió en Berlín 1936 delante de la alemania nazi que rechazaba a gente como Jesse Owens. Dos años antes de fallecer llamó a su amigo y periodista deportivo, Paul Neimark, y juntos escribieron esta “autobiografía espiritual”. Maraviollosa. 

SIN MIEDO A VOLAR. SIMONE BILES CON MICHELLE BURFORD

¿Cómo ha sido el camino de Simone Biles hasta alcanzar tantas medallas olímpicas y mundiales? ¿Quién le ha ayudado a conseguirlo? Ella misma nos lo cuenta en este gran libro,  en el que demuestra que es un ejemplo a seguir por las niñas y niños que quieran dedicarse al precioso mundo de la gimnasia artística. 

 

30 libros deportivos más 

Las ocho maravillas de Carolina Marín

El debate está ahí. ¿Es Carolina Marín la mejor deportista española de todos los tiempos? El tiempo juzgará cuando se retire. Pero si no lo es ya, poco le falta. Gracias a ella conocemos el bádminton en España. Es la conquistadora de un mundo que está lleno de asiáticas. La que un día comenzó a ganar y ya no paró. No conoce la derrota en una final europea, mundial y olímpica. En solo cuatro años, de 2014 a 2018 fue capaz de conquistar ocho oros: cuatro europeos, tres mundiales y uno olímpico. Estas son las ocho maravillas de Carolina Marín. Una mujer irrepetible en el deporte español. La que siempre puede porque piensa que puede.

Oro europeo en Kazán

El Campeonato de Europa de 2014 tuvo lugar en Kazán (Rusia) del 23 al 27 de abril. Carolina Marín llegaba a la cita tres años después de haberse proclamado campeona de Europa junior. Esta era la primera oportunidad de hacer algo grande. Y no la desaprovechó. Ganó en dos sets todos sus duelos hasta la final. En dieciseisavos se impuso a la local Perminova (21-13 y 21-12). En octavos ganó a la húngara Sarosi (21-15 y 21-16). Venció a la búlgara Stoeva en cuartos (21-10 y 21-15). Su rival en semifinales fue la alemana Schnaase-Beermann (21-12 y 21-9). 

Fue en la final donde cambió la racha y necesitó tres sets para vencer a la danesa Madsen (21-9,14-21 y 21-8). Ese 27 de abril de 2014 podemos decir que España comenzó a aficionarse al bádminton y a empezar a admirar a esta mujer luchadora que no se rinde jamás. En Kazán ganó los cinco partidos que jugó, diez de once sets y el 61,5% de los juegos que disputó (224 por 140 de sus rivales).

 

Campeona del mundo en Copenhague

No tardó mucho en llegar la segunda maravilla de Carolina Marín, solo cuatro meses. Del 25 al 31 de agosto se celebra el Campeonato del Mundo de Copenhague (Dinamarca). El “imperio” asiático a escena. La jugadora española comienza la competición en los dieciseisavos de final contra la malasia Tee. Casi una hora le cuesta vencer en tres sets: 21-18, 16-21 y 21-10. En la siguiente ronda se enfrenta a la china Wang y gana en dos sets: 21-9 y 21-12. En cuartos de final toca remontada contra la taiwanesa Tai. Pierde el primer set 19-21 y gana los dos siguientes por 21-19 y 21-11.

En semifinales se enfrenta a la india Pusarla y Caro gana en dos sets: 21-17 y 21-15. Ya solo queda un paso para convertirse en campeona mundial por primera vez y volver a hacer historia como cuatro meses antes en Kazán. El 31 de agosto de 2014 vence en tres sets a la china Li y rompe una barrera que parecía imposible para el bádminton español. Ganó 17-21, 21-17 y 21-18 en una hora y diecinueve minutos, el partido más largo para la onubense en el Mundial de Copenhague. Carolina ganó seis partidos, diez de los trece sets que disputó y un 55,6% de los juegos (262 por 209 de sus rivales). 

 

Bicampeona mundial

En 2015 no hubo Europeo. La competición más importante iba a ser el Mundial de mediados de agosto del 10 al 16. Como el año anterior, la rival de Carolina Marín en primera ronda fue la malasia Tee. De nuevo tocó vencer en tres sets: 19-21, 21-14 y 21-13 en una hora y diez minutos de juego. Empezaba fuerte el Mundial de Yakarta (Indonesia). Caro necesitó tres sets también para deshacerse de la taiwanesa Pai: 21-11, 18-21 y 21-17. Todo los partidos de la española en el Mundial de Yakarta duraron una hora o más. En cuartos de final ganó a la china Wang, a la que también había vencido el año anterior: 21-17 y 21-19. La surcoreana Sung fue la rival de la defensora del título mundial en semifinales. Carolina necesitó tres sets para alcanzar el partido definitivo. Ganó 21-17, 15 -21 y 21-16. 

En la final se enfrentó a la india Newhal a la que ganó en dos sets: 21-16 y 21-19. Carolina Marín se convertía en bicampeona mundial de bádminton. En solo dos años sumaba tres grandes títulos, las tres primeras maravillas de su carrera. En Yakarta ganó seis partidos, diez de los trece sets que jugó y un 54,1% de los juegos (262 por 222 de sus rivales). 

 

La cuarta maravilla

2016 fue el año en el que sumó dos maravillas más para su colección. Del 26 de abril al 1 de mayo se celebró el Campeonato de Europa en la ciudad francesa de La Roche-sur-Yon. Fue un paseo triunfal para Carolina excepto en el primer partido contra la lituana Stapusaityte. Necesitó una hora de juego para ganar en tres sets: 21-14, 20-22 y 21-9. El resto de partidos los resolvió en dos mangas.

En octavos de final ganó a la bielorrusa Zaitsava 21-6 y 21-12. La finlandesa Vainio cayó en cuartos 21-11 y 21-7. En semifinales la rival de la onubense fue la danesa Kjaersfeldt a la que ganó 23-21 y 21-15. La escocesa Gilmour intentó ganar a la española en la gran final. Marín se impuso 21-12 y 21-18. Seis partidos ganados. 10 sets ganados de 11 disputados. 61,2 % de juegos para Caro (232 por 147 de sus rivales). Cuarta maravilla para Carolina Marín que ya es bicampeona europea y mundial el 1 de mayo de 2016. 

 

Oro olímpico en Río

Y llegó el momento cumbre de su carrera deportiva. Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. La competición de bádminton se juega del 11 al 20 de agosto. Carolina juega dos partidos de la Round Robin y vence a la finlandesa Vainio (21-6 y 21-4) y a la danesa Kjarsfeldt (21-16 y 21-13). Queda exenta de jugar los octavos de final. Está a tres partidos de ser campeona olímpica. 

En cuartos de final gana a la surcoreana Sung por 21-12 y 21-16. En semifinales vence también en dos sets a la china Li por 21-14 y 21-16. Es 19 de agosto de 2016 el día más importante en la carrera de Carolina Marín. Su rival es la india Pusarla. Pierde 19-21 el primer set. Pero remonta y gana los otros dos sets por 21-12 y 21-15. Carolina llora de alegría. Fernando Rivas, su entrenador, su compañero de viaje en este mundo del bádminton, salta emocionado. Lo han conseguido. Cuatro años antes de lo que pensaban. Carolina ya lo ha ganado todo. Tiene la triple corona en sus manos. Campeona olímpica, mundial y europea. La quinta maravilla es un oro olímpico. El mejor resultado para un deportista. Solo puede luchar por superarse a sí misma. Leyenda vida del deporte y el bádminton español. 

 

Tricampeona europea

Del 25 al 30 de abril de 2017 se celebra el Europeo de Kolding (Dinamarca). De nuevo es la gran favorita. Es la vigente campeona olímpica, europea y mundial. Todos los focos están puestos en Carolina. Arrasa. Ganando todos sus partidos en dos sets. A la polaca Hart (21-9 y 21-10). A la turca Bayrak (21-9 y 24-22). La danesa Rohde es su rival en cuartos de final (21-11 y 21-14). Otra danesa, Poulsen, es su contrincante en semifinales (21-17 y 21-12). Como el año anterior vuelve a ganar en la final a la escocesa Gilmour (21-14 y 21-12). Seis partidos ganados, diez de diez en sets y un 62,1% de puntos vencidos (213 por 130 de sus rivales). La sexta maravilla ya está en el bolsillo. Es 30 de abril de 2017. Meses después cae en cuartos de final del Mundial de Glasgow.

 

Cuarto oro europeo consecutivo

Si 2016 fue un año para enmarcar, 2018 no se queda atrás. Llegan la séptima y la octava maravilla de Carolina Marín en forma de cuarto oro europeo consecutivo y tercer oro mundial. 

Del 24 al 29 de abril de 2019 el Campeonato de Europa se celebra en Huelva, en el pabellón que lleva el nombre de la tricampeona europea, bicampeona mundial y campeona olímpica. Como el año anterior vuelve a vencer todos los partidos del torneo en solo dos sets. Huelva vibra y ve ganar el 29 de abril a su heroína. Se convierte en la única mujer que ha ganado cuatro oros europeos y además seguidos (2014,2016,2017 y 2018). 

Caro ganó a la francesa Batomene (21-15 y 21-12) en primera ronda. En la siguiente se impuso a la suiza Jaquet (21-14 y 21-7). La danesa Rohde pierde en cuartos (21-17 y 21-10). En semifinales vence a la danesa Blichfeldt (21-17 y 21-16). La rusa Kosetskaya es derrotada en la gran final (21-15 y 21-7). 

 

Leyenda mundial

Del 30 de julio al 5 de agosto se celebra el Mundial de Nanjing (China). Carolina busca hacer historia, otra vez. Allí se convierte en tricampeona mundial. La única jugadora de bádminton que ha sido capaz de lograrlo. Está a solo un paso de ser la mejor jugadora de la historia de su deporte. La española solo encontró oposición en las semifinales y en la final. En primera ronda se impuso a la tailandesa Ongbamrungphan por 21-9 y 21-8. En octavos venció a la japonesa Sato (21-7 y 21-13). La india Nehwal cae en cuartos de final 21-6 y 21-11. Los tres partidos los gana Carolina en poco más de media hora. 

En semifinales comienza perdiendo contra la china He que gana a Carolina por 13 a 21. Caro remonta y gana 21-16 y 21-13 clasificándose, tras más de una hora de juego, para una nueva final. Allí espera una vieja conocida. La subcampeona olímpica en Río, la india Pusarla. Cuarenta y seis minutos necesitó Carolina Marín para gritar como tricampeona del mundo. Ganó 21-19 y 21-10. La octava maravilla de la mejor jugadora española de bádminton de la historia y posiblemente la mejor deportista. Con ella siempre lo mejor está por llegar. Seguro que las ocho maravillas se quedan cortas próximamente.