La duración de las medallas olímpicas: Carl Lewis

Carl Lewis forma parte de ese selecto grupo de los elegidos. De los mejores deportistas de la historia. Hasta la llegada del jamaicano Usain Bolt fue el mejor atleta. Dominó el salto de longitud durante más de una década ganando cuatro oros olímpicos entre Los Ángeles 1984 y Atlanta 1996. Fue un velocista fantástico. El “Hijo del Viento” lo llamaron. Corría sobre el tartán. Volaba sobre el foso de longitud. Subió al podio olímpico en diez ocasiones. Nueve veces lo hizo en el escalón más alto. Una vez se tuvo que conformar con ser subcampeón. 

Además del oro en salto de longitud, en los Juegos de 1984 ganó también los 100, los 200 y el relevo 4×100 metros lisos. En Seúl 1988 también ganó en la longitud. Fue oro en los 100 (tras la descalificación del dopado Ben Johnson) y plata en los 200 metros lisos. Cuatro años más tarde ganó el 4×100 y de nuevo la longitud en Barcelona 1992. En Atlanta 1996 terminó su periplo olímpico ganando su cuarto título consecutivo en salto de longitud.

Seis oros en menos de dos minutos y medio

¿Cuánto tiempo invirtió en competición Carl Lewis para ganar sus seis medallas olímpicas sin contar las de salto de longitud? La respuesta es ¡menos de 2 minutos y medio! si sumamos los tiempos de los relevos estadounidenses. 

En Los Ángeles 1984 fue el auténtico dominador de la velocidad. Ganó los 100 metros con un tiempo inferior a los diez segundos. Lewis venció con una marca de 9.99. En los 200 metros logró el récord olímpico tras acabar en un tiempo de 19.80. Junto a Ron Brown, Sam Graddy y Calvin Smith ganó el oro olímpico en 4×100 metros lisos con un tiempo de 37.83. Con el oro logrado en salto de longitud igualó la gesta de Jesse Owens en Berlín 1936.

Llegó a Seúl 1988 dispuesto a igualar el excepcional resultado de cuatro años atrás. No pudo ser. En los 100 metros venció tras descubrirse que el ganador, Ben Johnson (9.79), se había dopado. Ganó Carl Lewis con un tiempo de 9.92, récord del mundo. En los 200 metros cayó derrotado por el también estadounidense Joe Deloach. Ganó la plata con un tiempo de 19 segundos y 79 centésimas. Invirtió una centésima menos que cuatro años antes en Los Ángeles. En el relevo 4×100 el equipo americano fue eliminado antes de la final. 

Fue una pena no verle correr los 100 metros en Barcelona 92. Además de su tercer oro en longitud ganó el relevo 4×100 metros lisos junto a Mike Marsh, Dennis Mitchell y Leroy Burrell con un magnífico récord mundial, treinta y siete segundos y cuarenta centésimas. En Atlanta 1996 solo participó, de nuevo con victoria, en el salto de longitud. 

 

Fotos: Getty, AFP, Reuters

La duración de las medallas olímpicas: David Cal

Ganó medallas en todas las finales olímpicas en las que participó. Y si llega a aguantar a la siguiente cita seguramente también lo habría conseguido. David Cal Figueroa (Pontevedra, 10 de octubre de 1982) es el más grande deportista olímpico español de la historia. Campeón olímpico y ganador de otras cuatro medallas de plata, le convierten en el único deportista de nuestro país capaz de ganar cinco metales olímpicos. Sin embargo, pocas veces sale en los puestos de honor de las clasificaciones de los mejores de todos los tiempos. 

De Atenas 2004 a Londres 2012 pasando por Pekín 2008, fue siempre una baza segura en las quinielas de posibles medallistas españoles. La falta de motivación por competir le hizo poner fin a una trayectoria magnífica en el camino a los Juegos de Río 2016. “Ganar otra medalla era más de lo mismo” dijo cuando se retiró. Y añadió: “he disfrutado mucho más de lo que he sufrido en una piragua”.

5 medallas en tres Juegos Olímpicos

¿Cuánto tiempo necesitó en competición David Cal para ganar sus cinco medallas olímpicas en tres Juegos? La respuesta es poco más de quince minutos. Un oro y cuatro platas logradas en un cuarto de hora. Así podría llamarse la película olímpica del piragüista gallego. 

David Cal ganó dos medallas en los Juegos de Atenas. La primera llegó el 27 de agosto de 2004. El estreno en el medallero olímpico fue inmejorable. Un oro gigante en C1-1000 metros el que invirtió un tiempo de 3:46.201. La salida fue lenta, más tranquila que la de sus rivales. Alcanzó el primer cuarto de la prueba en séptimo lugar. Pero a partir de los 500 metros, cuando sus rivales comenzaban a perder fuerza, se situó en cabeza y no se bajó del primer lugar hasta el final. Derrotó al alemán Andreas Dittmer, imbatido desde 1998 y oro en Sidney cuatro años antes. El checo Martin Doktor, campeón en Atlanta 1996, solo pudo ser quinto. El húngaro Attila Vajda se llevó la medalla de bronce. 

Oro y plata en Atenas

Un día después de convertirse en campeón olímpico y dejar su nombre sellado para siempre en la historia de los Juegos, ganó la medalla de plata en C1-500 metros. Una prueba mucho más explosiva. Según los expertos, el piragüista acaba con el ácido láctico por las nubes, quemando los brazos de los palistas. Cal se quedó a unas milésimas del oro. Invirtió 1:46.723. Esta vez pudo con él el alemán Dittmer que mejoró su bronce logrado en Sidney 2000. Fue tercero el ruso Opalev.

La segunda medalla olímpica de David Cal llegó precedida de un susto. Eran las seis y cuarto de la mañana y el gallego no había aparecido para desayunar. Subieron a buscarle a su habitación y resultó que se había puesto el despertador a las seis de la tarde en lugar de a las seis de la mañana. La final se celebró poco antes de las ocho de la mañana.

Dos platas en Pekín

En los Juegos de Pekín también sumó dos medallas. Ambas fueron de plata. La primera llegó el 22 de agosto de 2008. El piragüista español perdía su corona, pero se convertía en subcampeón con un tiempo de 3:52.751, seis segundos más lento que en 2004. Fue una carrera lenta. El húngaro Vajda, bronce en Atenas y en ese momento campeón mundial, se llevó la medalla de oro. En los primeros 250 metros David Cal se colocó en sexto lugar. Después comenzó la remontada hasta llegar a la segunda posición que ya mantuvo hasta la meta.

El 23 de agosto se colgó su cuarta medalla olímpica. Medalla de plata en C1-500 metros. Mismo resultado que cuatro años atrás. Cal salió bien. A mitad de carrera se colocó en tercera posición y después subió un puesto. No pudo hacer nada para alcanzar al ruso Opalev, que se colgó el oro. El tiempo de David Cal fue dos segundos más lento que en Atenas, 1:48.397. El gallego igualaba en ese momento a Joan Llaneras y a Arantxa Sánchez Vicario en el club de cuatro veces medallistas olímpicos. 

“Cuatro pruebas y cuatro medallas” decía su entrenador Suso Morlán (qepd) y añadía “Es verdad que veníamos a por dos oros, habíamos entrenador para ello, pero su peor resultado en unos Juegos es el segundo escalón del podio. Pocos pueden decirlo. Aspira a todo en Londres”.

La quinta en Londres

Y llegaron los Juegos de Londres 2012 y David Cal se colgó su quinta medalla olímpica. Nadie ha ganado tantas como él hasta el momento. Eso sí, llegó con bastante sufrimiento. El 8 de agosto de 2012 quedará marcado para siempre como el día que un piragüista gallego ganó su quinta medalla en cinco finales disputadas. 3:48.053 fue el tiempo de la quinta. Solo superado por el alemán Sebastian Brendel en C1-1000 metros. Tres Juegos Olímpicos consecutivos subiendo al podio en esa prueba. 

Cal salió lento. Al paso por los primeros 250 metros era sexto a bastante distancia de sus rivales. A mitad de prueba mantenía la misma posición. A falta de 250 metros subió al quinto lugar, pero seguía lejos del podio. En el último tramo realizó una remontada sensacional para alcanzar la medalla de plata. Y si la prueba hubiera sido un poco más larga, posiblemente tendría un segundo oro olímpico en el bolsillo. En el último tramo de la final fue el mejor. El español hizo 55.96 y el campeón alemán 58.08. En los 750 metros Brendel le aventajaba en tres segundos. De ahí la diferencia de menos de 900 milésimas entre ambos al término de la prueba. 

La duración de las medallas olímpicas: Michael Phelps

Su reinado es eterno. Ganar veintiocho medallas olímpicas le convierte en el mejor deportista de todos los tiempos. Los veintitrés oros le hacen inalcanzable en la natación y en el deporte internacional. Michael Phelps (Maryland, 30 de junio de 1985) es único e irrepetible. Un conquistador de récords que tuvimos la fortuna de disfrutar en cinco Juegos Olímpicos. Se despidió en los de 2012 y después regresó en los de 2016 para hacer más grande su legado. 

La natación sin él ya no es lo mismo. Pocos pudieron con el nadador americano desde Atenas 2004 a Río 2016. Su carrera deportiva estuvo llena de triunfos, individuales y también colectivos. Porque también gracias a sus compañeros pudo lograr resultados tan excelentes. Una máquina de vencer que cubrió de oro y también, aunque menos, de plata y bronce, las piscinas de todo el mundo. 

¿Cuánto tiempo invirtió para ganar sus 16 medallas individuales?

¿Cuánto tiempo necesitó en competición Michael Phelps para ganar sus veintiocho medallas olímpicas en cuatro Juegos? La respuesta es treinta minutos y medio en sus dieciséis metales conseguidos individualmente. Para sus medallas compartidas, doce en total, necesitó bastante más. Pero vamos a centrarnos en las dieciséis que consiguió sin ayuda de ningún compañero. Fueron trece oros, dos platas y un bronce. 

Michael Phelps ganó ocho medallas en los Juegos de Atenas 2004. Fueron cuatro oros y un bronce individuales. El 14 de agosto ganó su primer metal olímpico en los 400 metros estilos, una de las pruebas más complicadas de cualquier competición de natación. Su estreno fue inmejorable. Batió el récord mundial con un tiempo de 4:08.26. Dos días más tarde se colgaba el primer bronce olímpico de los dos de su carrera en los 200 metros libre. El tiempo fue de 1:45.32. 

El 17 de agosto se colgó su segundo oro olímpico. Con un tiempo de 1:54.04 batió el récord olímpico de 200 metros mariposa. Dos días después ganó en los 200 metros estilos, la prueba que dominó durante cuatro Juegos Olímpicos consecutivos. La marca de 1:57.14 valió otra plusmarca olímpica. El cuarto oro individual en Atenas llegó el 20 de agosto en los 100 metros mariposa. De nuevo récord olímpico con un tiempo de 51:25. 

Para ganar cuatro oros y un bronce en Atenas 2004, Phelps necesitó poco más de diez minutos y medio. 

Ocho oros en Pekín 2008

En los siguientes Juegos Olímpicos se convirtió en el primer deportista de la historia que ganaba ocho medallas de oro en una misma edición. Ocho oros que superaban los siete conquistados por Mark Spitz en Múnich 1972. Cinco de los ocho metales llegaron de manera individual. Siete de los ocho oros significaron un récord mundial y el restante fue récord olímpico. Una barbaridad absoluta solo al alcance del rey Phelps. 

En Pekín 2008 venció en 100 y 200 metros mariposa, 200 y 400 metros estilos y en los 200 metros libre. Solo en la prueba corta de la mariposa firmó un récord olímpico. En el resto, cuatro plusmarcas mundiales. Para ganar en 100 mariposa invirtió 50.58. En 200 mariposa 1:52.03. En 200 estilos hizo 1:54.23 y en la prueba larga 4:03.84. Y en los 200 metros libre ganó con un tiempo de 1:42.96. 

Para ganar los cinco oros individuales invirtió de nuevo, como en Atenas 2004, unos diez minutos y medio. 

Seis medallas en 2012

En Londres 2012 ganó seis medallas. Cuatro oros y dos platas. Dos oros y una plata individualmente. Venció en su prueba fetiche, los 200 metros estilos con un tiempo de 1:54.27. También se colgó el oro en 100 metros mariposa, el tercero consecutivo en esa prueba. El tiempo fue veintitrés centésimas más lento que en Pekín 2008, 51.21. En los 200 metros mariposa fue subcampeón con un tiempo de 1:53.01. 

Para ganar los dos oros y una plata necesitó poco más de cuatro minutos y medio. 

El final del camino

Río 2016 significó el final definitivo de la carrera deportiva de Michael Phelps. El “tiburón de Baltimore” ganó cinco oros y una plata, dos oros y una plata individualmente. Cerró el círculo en los 200 metros estilos con algo histórico, cuatro oros olímpicos consecutivos. La marca fue de 1:54.66. Volvió a ganar en los 200 metros mariposa tras haber sido subcampeón en Londres. Ganó con un tiempo de 1:53.36. En los 100 metros mariposa se colgó la medalla de plata con un tiempo de 51.14. 

Para ganar los dos oros y una plata necesitó poco más de cuatro minutos y medio. 

En los cuatro Juegos Olímpicos que ganó medallas, Michael Phelps, estuvo a punto de hacer póker de oros en tres pruebas diferentes. Lo consiguió en los 200 metros estilos. Se quedó a las puertas, con tres oros y una plata en 100 y 200 metros mariposa. En Londres 2012 fue subcampeón en la segunda y en Río 2016 en la primera. 

Si Michael Phelps fuese un país, ocuparía el decimotercer lugar del medallero de los últimos cuatro Juegos Olímpicos. El puesto número doce es para Países Bajos que ha ganado veinticinco oros de 2004 a 2016. Phelps veintitrés.

 

Fotos: Getty, AFP, AP, SI

La duración de las medallas olímpicas: Mireia Belmonte

Lleva desde que era pequeña metida en una piscina. Se hace imposible contar los miles de kilómetros que ha nadado. Lo que sí sabemos es que Mireia Belmonte García (Badalona, Barcelona, 10 de noviembre de 1990) es la mejor nadadora española de la historia. Años de preparación, horas en el gimnasio y en el agua. Sacrificio, esfuerzo, perseverancia y muy pocas vacaciones al año desde que se convirtió en deportista de élite. Todo eso se traduce en una colección inmensa de medallas, triunfos que recordaremos siempre. Medallas olímpicas que ya forman parte de la historia de la natación y del deporte español.

Una de las nadadoras más completas de la historia

Hablar de Mireia Belmonte es hacerlo de una de las nadadoras más completas de todos los tiempos. Pocas pueden firmar un curriculum olímpico como el de la catalana. Mireia ha subido al podio en tres estilos diferentes. Si repasamos el palmarés de los Juegos vemos que solo dos nadadoras más consiguieron lo mismo. La alemana oriental Kristtin Otto en Seúl 1988 y la irlandesa Michelle Smith en Atlanta 1996. Otto fue campeona olímpica en 50 y 100 metros libre, 100 espalda y 100 mariposa. Smith fue oro en 400 libre, 200 y 400 metros estilos y ganó el bronce en los 200 metros mariposa.

¿Qué ocurre con Otto y Smith?

Que sus metales quedan en duda por el dopaje. Otto nunca admitió haberse dopado como hicieron compañeras suyas de la RDA. Smith sí fue pillada. Ambas iban bien preparadas con sustancias prohibidas.
Mireia Belmonte ha ganado cuatro medallas olímpicas tras haber participado en tres ediciones de los Juegos. Comenzó en Pekín 2008, donde no pudo ser finalista en ninguna prueba. Pero todo cambió en Londres 2012. En la capital inglesa nadó tres finales y ganó dos medallas de plata. En Río 2016 también nadó tres finales y ganó un oro y un bronce. La versatilidad de Belmonte la hace única. Se ha colgado un oro y una plata olímpicas en 200 metros mariposa, una plata en 800 metros libre y un bronce en 400 metros estilos. Ya ha quedado comprobado que subir al podio en tres estilos distintos es algo muy complicado.

¿Cuánto han durado las medallas olímpicas de Mireia Belmonte?

Si sumamos los cuatro metales conseguidos suman poco más de diecisiete minutos. Años de preparación para alcanzar la gloria y ha tenido que dedicar menos de veinte minutos en intentar ser la mejor.
Las cuatro medallas de Mireia han llegado en pruebas “largas”. La primera llegó el 1 de agosto de 2012 en los 200 metros mariposa. Se quedó muy cerca del oro. Ganó la plata con un tiempo de 2 minutos 5 segundos y 25 centésimas. Dos días después volvió a quedar en segunda posición en los 800 metros libre. La medalla olímpica en la que Belmonte ha invertido más tiempo. Ganó la plata en 8 minutos 18 segundos y 76 centésimas.

Dos medallas en Río

En los Juegos de Río celebrados en 2016 también ganó dos medallas. La primera llegó el 7 de agosto en una de las pruebas más exigentes de la natación: los 400 metros estilos. Cien metros nadando cada uno de los estilos. Mireia fue tercera en el tramo de mariposa. Sexta en la espalda, el estilo que más le ha costado siempre. Quinta en el tramo de braza y la más rápida en el crol donde se defiende a las mil maravillas. El tramo de estilo libre le valió para ganar la medalla de bronce remontando más de un segundo en el último largo. El tiempo invertido por Mireia fue de 4 minutos 32 segundos y 39 centésimas.

El sueño de una noche de verano

La medalla más importante de las cuatro llegó el 10 de agosto de 2016. Mireia Belmonte hizo historia al convertirse en la primera nadadora española en ser campeona olímpica. La final de los 200 metros mariposa ya forma parte de los mejores momentos olímpicos del deporte español. El sueño de la mejor nadadora de nuestro país se hacía realidad en un tiempo de 2 minutos 4 segundos y 85 centésimas. Solo tres centésimas mejor que la australiana Madeline Groves que dominó la prueba en sus primeros ciento cincuenta metros. La española ocupó plaza de podio desde el inicio. Fue segunda y alcanzó el primer lugar a cincuenta metros del final.
Mireia buscará en los Juegos de Tokio la quinta medalla olímpica. De conseguirla igualará al piragüista David Cal, que tiene el récord español con un oro y cuatro platas. De lograr un oro, superaría al gallego. Con la vigente campeona olímpica de 200 metros mariposa todo puede ocurrir.

La duración de las medallas olímpicas: Usain Bolt

Será difícil que alguien no esté de acuerdo en esta afirmación: Usain Bolt es el mejor velocista de todos los tiempos. El legado que dejó el jamaicano es inmenso. Sus récords del mundo de 100 y 200 metros lisos serán difícilmente superados. Su show antes y después de las carreras es irrepetible. Seguramente decidió retirarse antes de lo que todos pensábamos. El atletismo le echa de menos y sigue buscando un referente que vuelva a ser protagonista de unos Juegos Olímpicos como él lo fue de Pekín 2008 a Río 2016.

Ocho años de gloria. Tres Juegos Olímpicos en los que todos los focos del estadio estuvieron puestos en él. En la piscina estuvo Michael Phelps. En el pabellón de gimnasia de Río, Simone Biles. De Pekín a Río pasando por Londres, Usain Bolt ganó nueve oros olímpicos. Pleno en cada edición. Pero años más tarde se quedaron en ocho por el dopaje de Nesta Carter, integrante del 4×100 jamaicano. «No cambiará nada mi legado. Por supuesto, me decepciona perder esa medalla, pero así es la vida. ¿Qué puedo hacer? No tengo ningún control sobre eso» dijo Bolt. 

Menos de tres minutos para ochos oros olímpicos

¿Cuánto tiempo invirtió en competición Usain Bolt para ganar sus ocho oros olímpicos? La respuesta es ¡menos de 3 minutos!. En total 161 segundos y 84 centésimas si sumamos los tiempos de los relevos jamaicanos. 

En las dos finales que ganó en Pekín 2008 tardó 28 segundos y 99 centésimas en batir los récords mundiales de 100 metros y 200 metros lisos. 9.69 fue su marca en 100 y 19.30 en 200. En la segunda apretó para batir la plusmarca de Michael Johnson. Pero todo el mundo está de acuerdo en que si llega a hacer lo mismo en el hectómetro, estaríamos hablando de un tiempo inferior a los 9.60. Un año después, en los Mundiales de Berlín, dejó el récord en 9.58. 

Dominador absoluto en tres ediciones olímpicas

En Londres 2012 ganó tres oros. Para ganar los 100 metros lisos necesitó seis segundos menos que en Pekín. 9.63. Otra marca estratosférica que valió un extraordinario récord olímpico. En 200 metros hizo otra marca fabulosa, 19.32. Dos centésimas más lento que en Pekín cuatro años atrás. Trece centésimas más lento que su récord mundial de 19.19 logrado en el Campeonato del Mundo de Berlín celebrado en 2009. En el oro de 4×100 lisos estuvo acompañado por Nesta Carter, Michael Frater y Yohan Blake. El cuarteto jamaicano batió el récord mundial con un magnífico tiempo de 36 segundos y 84 centésimas. 

Los de Río 2016 fueron los últimos Juegos Olímpicos de Usain Bolt. Obviamente las marcas fueron peores que en Pekín y Londres, pero volvió a demostrar quién era el rey de la velocidad. Para ganar el oro en 100 metros lisos invirtió 9 segundos y 81 centésimas. Para imponerse en los 200 metros 19 segundos y 87 centésimas. En el relevo 4×100 contó con la ayuda de Asafa Powell, Yohan Blake y Nickel Ashmeade. No pudieron bajar de los treinta y siete segundos. Ganaron el oro con una marca de 37.27.

La duración de las medallas olímpicas: Saúl Craviotto

Ganar una medalla olímpica exige mucho sacrificio, dedicación y esfuerzo. De eso sabe mucho Saúl Craviotto. El piragüista ha ganado cuatro medallas olímpicas en tres Juegos diferentes. En Pekín 2008 fue campeón olímpico junto a Carlos Pérez Rial. Fue subcampeón en Londres 2012. En Río 2016 fue oro con Cristian Toro y bronce de manera individual. Pocos deportistas españoles e internacionales firman un palmarés tan bueno como el del leridano. 

Craviotto publicó un libro en octubre de 2017 llamado “4 años para 32 segundos” en el que da las claves para alcanzar resultados tan excelentes. El título lo dice todo, el piragüismo y concretamente las pruebas en las que suele competir el cuatro veces medallista olímpico son muy explosivas. Cuatro años de preparación para treinta y dos segundos en los que te juegas las medallas.

12 años para 3 minutos

Si sumamos las cuatro medallas olímpicas conseguidas por Saúl Craviotto vemos que doce años de entrenamientos, los que van de 2004 a 2016, se convirtieron en poco más de tres minutos para lograr dos oros, una plata y un bronce. ¡Solo tres minutos invertidos en finales olímpicas!. La dificultad es máxima y te la juegas en muy poco tiempo. Así es el piragüismo en particular y el deporte en general.  

La final en la que más tiempo invirtió Craviotto fue la de Pekín 2008. La distancia recorrida fue más del doble que en las otras tres que ha disputado en su carrera. Ganó el oro junto a Carlos Pérez Rial en K2-500 metros. Un minuto, veintiocho segundos y setecientas treinta y seis milésimas les convirtieron en campeones olímpicos. Fue una medalla que no estaba en las quinielas, pero que significó una grata sorpresa y el comienzo del idilio de Saúl Craviotto con el podio de los Juegos.


En Londres 2012 fue subcampeón olímpico en K1-200 metros. Tardó 36 segundos y 540 milésimas en colgarse la medalla de plata. Cuatro años después, en Río 2016, se colgó la medalla de oro en K2-200 metros junto a Cristian Toro en 32 segundos y setenta y cinco milésimas. Como el nombre de su libro. Cuatro años de preparación y medalla en treinta y dos segundos.

Volvió a repetir podio en K1-200 metros, como en Londres 2012. Esta vez invirtió menos tiempo,35.662 segundos, pero logró la medalla de bronce compartida junto al alemán Ronald Rauhe. 

 

Más que posible abanderado en Tokio 2020

Todo apunta a que el piragüista leridano estará en los Juegos de Tokio 2020. Allí luchará por una quinta e incluso podría celebrar una sexta medalla si todo va como la seda. De conseguir una medalla igualará a David Cal. Pero le superará porque el gallego ganó un oro y cuatro platas y él como mínimo tendrá ya dos de oro en el bolsillo. Ese magnífico historial de dos oros, una plata y un bronce olímpicos le hacen ser el principal candidato a abanderado español. Ningún deportista de nuestro país lo supera. Solo Mireia Belmonte está igualada en número de metales, pero tiene un oro menos.