Jon Rahm, fiabilidad vasca

Se suele hablar de Alemania como ejemplo de fiabilidad. Del trabajo bien hecho. Dicen de los alemanes que son puntuales, que respetan sus rutinas y que son bastante cuadriculados. Que los motores de sus coches son dignos de admirar.Pero no hace falta irse tan lejos para hablar de fiabilidad en el golf. El español Jon Rahm (Barrika, Vizcaya, 10 de noviembre de 1994) siempre está entre los primeros de la clasificación en cualquier torneo, sea major o no. Podemos encontrar puntos en común con los alemanes. Pero lo que tiene, lógicamente, es fiabilidad vasca, de su tierra.

Todos sabemos que más tarde o más temprano, Rahm conseguirá un gran torneo. Y posiblemente, cuando lo logre, llegarán más majors. Primero tiene que abrir la lata. Ganar en cualquier deporte es muy complicado. La competencia es durísima. En el golf, siempre hay bastantes candidatos al trono. Un claro ejemplo de cómo está de repartido el pastel es el Masters de Augusta en los últimos años. Desde 2007, solo el estadounidense Bubba Watson ha sido capaz de ganarlo dos veces. 

Jon Rahm pasó de amateur a profesional en 2016. Desde ese momento ha acabado entre los diez primeros en seis majors: cuatro veces en Augusta, una vez en el PGA y otra en el US Open. Si cerramos más el círculo, en cuatro de esos torneos ha sido tercero, cuarto o quinto. Falta el último empujón para lograrlo. Tiene el talento y la predisposición suficientes para llegar a la cima en cualquiera de los cuatro majors. 

El major llegará

Ganar un grande está al alcance. Pero solo tres españoles han sido capaces de lograrlo. El cántabro Severiano Ballesteros sumó cinco: dos Masters (1980 y 1983) y tres Open Británicos (1979,1984 y 1988). El guipuzcoano José María Olazábal ganó en Augusta en 1994 y 1999. El castellonense Sergio García fue primero en 2017. España suma ocho majors: cinco Masters y tres The Open. En las manos de Rahm está seguir sumando. 

¿Con qué edad ganaron los majors?

Seve Ballesteros ganó el Open Británico con solo 22 años y su primer Masters con 23. Su último gran título lo consiguió con 31. Chema Olazábal ganó su primer Masters a los 28 y el segundo a los 33. Sergio García ganó el Masters de 2017 con 37 años. Ballesteros y Olazábal tardaron poco en ganar su primer grande. Pero si nos fijamos en el palmarés de García vemos que, antes de alcanzar la gloria, acabó entre los diez mejores en 22 ocasiones. Seis de ellas en el top 3. 

 

Jon Rahm tiene tres espejos en los que mirarse. El presente y el futuro del golf español son suyos. Solo queda tener un poco más de suerte y llegará el primer grande de su carrera. Su fiabilidad está demostrada. Su eficacia, probada, como decían aquellos anuncios de “Cruz Verde”.