Campeones de todo, deportistas españoles con la triple corona

Veinticinco deportistas españoles, solo veinticinco, pueden presumir de haberlo ganado todo. Campeones olímpicos, mundiales y europeos. No se puede aspirar a más, superarse a ellos mismos. El club de la triple corona está formado por trece mujeres y doce hombres. La vela consigue mayoría absoluta, doce regatistas forman parte de esta lista exclusiva. El piragüismo cuenta con tres representantes, la natación, el judo y el tiro olímpico con dos. El bádminton , el taekwondo, la halterofilia y el kárate con uno cada uno.

VELA- 12 REGATISTAS CON LA TRIPLE CORONA

 

 

El primer deportista español en lograr la triple corona, fue el regatista Luis Doreste Blanco. Se convirtió en campeón olímpico, el 8 de agosto de 1984 en los Juegos de Los Ángeles junto a Roberto Molina en la clase 470. Un año más tarde ganó el oro europeo en la clase Flying Dutchman y el oro mundial en la misma clase en 1987. Cinco años más tarde, en Barcelona 92, volvería a ganar un nuevo oro olímpico, esta vez acompañado de Domingo Manrique.

 

El siguiente en la lista lleva el mismo apellido. Se llama José Luis (casi igual que su hermano) Doreste y logró la triple corona tras ganar el oro olímpico en los Juegos de Seúl 1988, exactamente el 27 de septiembre de aquel año.

 

 

Theresa Zabell es una leyenda viva del deporte y la vela de nuestro país. Doble campeona olímpica, triple campeona de Europa y quíntuple campeona mundial. No una, sino dos triples coronas en su haber. La primera la cerró cuando ganó junto a Patricia Guerra el oro en los Juegos de Barcelona. Su palmarés es realmente impresionante. Todo oros menos una plata en el Mundial de 1993. A su lado, además de Guerra, estuvo Begoña Vía-Dufresne. Tres regatistas que son dueñas de la triple corona.

 

Otras tres deportistas dedicadas a la vela pueden presumir de haberlo ganado todo en su deporte. Las tres siguen en activo. Tienen en común que se proclamaron campeonas olímpicas en Londres 2012. Dos de ellas lo hicieron en el mismo barco. Sus nombres son: Marina Alabau, Támara Echegoyen y Sofía Toro.

 

Iker Martínez y Xabi Fernández son dos grandes referentes de la vela masculina de nuestro país. Juntos lo han ganado todo, al igual que Antón Paz y Fernando Echávarri. Los primeros en la clase 49er y los segundos en Tornado.

 

PIRAGÜISMO- 3 PALISTAS CON LA TRIPLE CORONA

El piragüista Saúl Craviotto, sabe lo que es subir cinco veces a un podio olímpico. De hecho es el español con más medallas olímpicas junto a David Cal. En dos ocasiones lo ha hecho acompañado a lo más alto. En la primera, lo hizo junto a Carlos Pérez Rial con el que ha ganado muchas medallas, los dos pueden presumir de haber ganado la triple corona. El último palista en llegar a este selecto club, fue Marcus Cooper. Le bastó un año para vencer en las tres grandes competiciones internacionales. Abrió el camino su espectacular oro olímpico en los Juegos de Río 2016. En Tokio 2020 sumó una plata en K4-500 metros. 

NATACIÓN- 2 NADADORES CON LA TRIPLE CORONA

 

 

La natación masculina echa de menos a Martín López Zubero. A principios de los noventa, todas las miradas estaban dirigidas a él. Y respondía con podios europeos, mundiales y ese oro olímpico inolvidable en Barcelona. Después llegarían más triunfos en Europa y en el mundo. En los Juegos de Atlanta 96 se quedó cerca del podio. La natación femenina española cuenta en sus filas con la mejor de todos los tiempos de nuestro país. Se llama Mireia Belmonte García y lleva ganadas 23 medallas en todas las competiciones de renombre mundial. La cifra sube a 44 si sumamos las medallas en Europeos y Mundiales en piscina corta. La triple corona llegó con el oro mundial de Budapest en 2017. 

JUDO- 2 JUDOCAS CON LA TRIPLE CORONA

 

 

El judo español lleva bastantes años sin un referente que le haga resurgir. Hace años Miriam Blasco e Isabel Fernández llenaban de medallas sus mochilas. A Miriam Blasco, campeona olímpica en Barcelona 92, le costó alcanzar la triple corona tan solo unos meses. Isabel Fernández, campeona olímpica en Sidney 2000, puede presumir de seis oros europeos y multitud de medallas en grandes eventos internacionales. Ambas salían siempre a ganar y ganaban oros, platas y bronces.

TIRO OLÍMPICO- 2 TIRADORES CON LA TRIPLE CORONA

Fátima Gálvez y Alberto Fernández ya son campeones de todo. Su histórico oro en el foso mixto de los Juegos de Tokio 2020 ha redondeado unas carreras deportivas excepcionales. A su oro olímpico hay que sumar varios Mundiales y Europeos. Y todavía quieren más.

BÁDMINTON- 1 JUGADORA CON LA TRIPLE CORONA

De la jugadora de bádminton, Carolina Marín, ya está todo dicho. Se trata de una de las mejores de su deporte en toda la historia. Y sigue luchando cada día por ser la mejor. Todo lo que toca lo convierte en oro. Cinco europeos, tres mundiales y uno olímpico. Todo conseguido en siete años. Inigualable. 

 

TAEKWONDO- 1 TAEKWONDISTA CON LA TRIPLE CORONA

Antes de que llegaran las lesiones, el taekwondista Joel González lo ganaba todo. De 2009 a 2012 solo ganó medallas de oro. Dos europeas, dos mundiales y la olímpica en los Juegos de Londres que le encumbró a lo más alto del taekwondo. Después de los malos momentos volvió a los tres podios más importantes para cerrar una carrera deportiva magnífica. 

HALTEROFILIA- 1 HALTERÓFILA CON LA TRIPLE CORONA

 

Lydia Valentín es una auténtica máquina de la halterofilia. Pocos deportistas pueden presumir de haber ganado medallas olímpicas de los tres colores y en tres Juegos Olímpicos consecutivos. A sus tres podios olímpicos hay que sumar varios europeos y mundiales. La mejor halterófila española de la historia.

KÁRATE- 1 KARATECA CON LA TRIPLE CORONA

 

 

Sandra Sánchez ha sido la última en ingresar en este selecto club de los campeones de todo. La tabla de medallas lo dice todo. A su oro olímpico conquistado en los Juegos de Tokio 2020 hay que sumar cinco oros europeos, dos oros y un bronce mundial. Seis años increíbles que la convierten en la mejor karateca española de todos los tiempos.

FOTOS: EFE, GETTY, AFP, AP

 

 

A las puertas de la gloria olímpica

Quedarse a las puertas de la gloria olímpica. Rozando la medalla por unos pocos metros o por unas centésimas. A España le ocurrió ocho veces durante los Juegos Olímpicos de Tokio. Si se hubieran convertido en medalla, el equipo español habría superado, por fin, el récord de 22 del inolvidable verano de 1992 en Barcelona. Pero el alto nivel es así. Se alcanzan los podios por un estrecho margen. Te quedas con el diploma con sabor a chocolate, con el cuarto puesto, por muy poco. 

 

Mireia siempre está ahí

En la piscina llegó un cuarto lugar inesperado, el de Mireia Belmonte en la prueba más completa de la natación, los 400 metros estilos. Mireia no llegaba en su mejor momento. Tras un año de contratiempos y lesiones defendió su bronce de Río 2016, en la misma prueba, a las mil maravillas. Solo 23 centésimas separaron a la nadadora española de una quinta medalla olímpica que hubiera sido histórica. Ninguna mujer ha sido capaz de subir al podio en unos Juegos con más de treinta años. La proeza se quedó a una brazada. Parece que la experiencia olímpica de la mejor nadadora española de la historia no ha acabado. Quiere llegar a los quintos Juegos de su carrera, a París 2024, con opciones de hacer algo grande. Llegará con 33 años si las lesiones no se lo impiden. Será el más difícil todavía. 

 

La lección de Eusebio Cáceres

A solo tres centímetros del bronce olímpico en salto de longitud, se quedó el alicantino Eusebio Cáceres. Antes del último salto la medalla era para el saltador español. El griego Miltiadis Tentoglou voló en el último intento y ganó el oro con un salto de 8m41cm. Cáceres se tuvo que conformar con los 8m18cm por los 8m21cm del cubano Maykel Massó. El atleta español valoró positivamente su cuarto lugar y reconoció que sus rivales habían sido mejores. Lejos de rendirse, se puso a pensar en los próximos Juegos en los que, porqué no, podría tener una nueva oportunidad de colgarse una medalla olímpica. 

 

 

La marcha española no falla

Hay veces que repetimos frases una y otra vez. La marcha española no falla, es una de ellas. Y es la pura realidad. Los marchadores españoles siempre están entre los mejores, ya sea un Mundial, un Europeo o unos Juegos. En Tokio 2020, hubo cuatro diplomas, tres de ellos fueron cuartos puestos. El campeón de Europa de 20km marcha, Álvaro Martín, se quedó a solo 18 segundos del bronce. En sexto lugar llegó Diego García. María Pérez fue también cuarta a solo 8 segundos del podio. En los 50km marcha, Marc Tur, fue cuarto a tan solo nueve segundos del tercero. 

 

 

 

Rozando las medallas en vela

Pocas veces hemos visto a la vela española fuera de los puestos de honor en unos Juegos Olímpicos. En los de Tokio 2020 hubo un poco de todo. Dos bronces, decepciones y, por supuesto, medallas de chocolate. Concretamente dos. Más cerca del podio no se pudieron quedar. En ambos casos optaban a medalla y se quedaron con la miel en los labios. Támara Echegoyen y Paula Barceló fueron cuartas a tan solo un punto de las terceras clasificadas en la clase 49erFX. Más rabia dio el cuarto puesto de Iago López y Diego Botín en 49er. Acabaron con la misma puntuación que los alemanes, terceros, pero el sistema de desempate impidió que subieran al tercer cajón del podio olímpico. 

 

 

 

El cuarto lugar más amargo

Apuntaban a una medalla tras una trayectoria impecable. Pudo ser de oro o plata. También de bronce. Pero se quedó en medalla de chocolate la actuación de la selección masculina de waterpolo. Cinco victorias en cinco partidos disputados auguraban algo grande. La victoria contra Estados Unidos en cuartos de final aseguró la lucha por el podio. En semifinales volvió a aparecer Serbia, uno de los rivales de la primera fase. En el primer encuentro se les ganó, pero en este no. Tocaba jugar por el bronce contra Hungría. De nuevo derrota y para casa con un cuarto lugar amargo. 

 

Mis fotos deportivas preferidas: el abrazo de Mireia Belmonte y Fred Vergnoux en Budapest 2017


27 de julio de 2017. Mireia Belmonte García (Badalona, 10 de noviembre de 1990) acaba de cerrar el círculo en Budapest con el único oro que le faltaba en su carrera. La obra completa de una nadadora excepcional. Llegó en la prueba en la que un año antes se proclamó campeona olímpica en Río de Janeiro. Tras ganar en los 200 metros mariposa, salió de la piscina y lo primero que hizo fue abrazar a su guía, al entrenador que cambió el rumbo de su carrera deportiva, al francés Fred Vergnoux.

Es un abrazo sincero, emocionante, de esos que nunca se olvidan. En la foto de Alberto Estévez (agencia EFE) la campeona mundial aparece con su gorro negro y con las gafas recién salida del agua. Se aprecian las gotas en su espalda. Vergnoux sonríe y cierra los ojos. Se le ve feliz y emocionado. Seguramente pensando en que el objetivo, por fin, estaba conseguido. Mireia tenía un oro olímpico, varios oros europeos en piscina corta y larga, oros mundiales en piscina corta. Pero le faltaba ser campeona mundial en piscina de 50 metros.

Un abrazo eterno

Su entrenador desde septiembre de 2010 sujeta una botella de agua y sus gafas de ver con la mano izquierda mientras toca la cabeza de su pupila con la derecha. Ellos son los creadores de un oro mundial ganado tras muchas horas de entrenamientos. Un oro histórico para la natación española. Llegó en 2 minutos 5 segundos y 26 centésimas. Mireia fue más rápida que la alemana Franciska Hentke (2:05.39) y que la húngara Katinka Hosszu (2:06.02). Ambas nacieron un año antes que la española.
Aquel oro inolvidable permitió que Mireia Belmonte entrara en el selecto club de los ganadores de la triple corona (oro olímpico, mundial y europeo en 200 mariposa). Un logro al alcance pocos que llegó gracias a ella y a Fred, su compañero de viaje por las piscinas de todo el mundo. Una pareja deportiva única que posiblemente sea irrepetible en la natación española.

ALBERTO ESTÉVEZ -EFE

El regreso de Mireia

 

Cuando ella está en la piscina todo es diferente. Siempre puede pasar algo. El regreso de Mireia Belmonte se ha producido en el Trofeo Internacional de Castellón, primera oportunidad para conseguir las mínimas olímpicas. Volvía Mireia tras un año extraño, con menos entrenamientos de los habituales por la pandemia y después de haber pasado por el quirófano para tratarse dos hernias inguinales. 

La mejor nadadora española de la historia se presentaba en Castellón dispuesta a lograr el billete para los Juegos de Tokio. Tras haber pasado las últimas semanas en Sierra Nevada y con la dificultad de haber entrenado menos de lo esperado, los resultados no han podido ser mejores. Belmonte estaba inscrita en los 400 metros libres y en los 400 metros estilos, pero renunció a nadar las finales de ambas pruebas y así centrarse en los 800 y en los 1.500 metros libre.

Estará en Tokio en las dos pruebas de fondo. En la más larga, ha logrado la mínima olímpica tras una remontada sensacional. Se pedían 16:32.04 y Mireia ha parado el crono en 16:05.02. Una de las mejores marcas de 2020 en los 1.500 metros. Insuficiente, eso sí, si quiere aspirar a una medalla en Tokio. Pero quedan meses para bajar de los 16 minutos. Posiblemente el podio olímpico esté por debajo de los 15:55. El oro parece ya adjudicado para la estadounidense Katie Ledecky

En los 800 metros libre, Mireia ha sumado su segunda mínima por los pelos. Se pedían 8:33.36 y ha acabado en 8:32.61. Lejos de sus marcas habituales en esta prueba, pero con el segundo billete olímpico en el bolsillo. 

Mireia Belmonte estará en sus cuartos Juegos Olímpicos. Tras Pekín 2008, donde no le fue muy bien, llegaron los de Londres 2012 donde firmó dos platas. Después se convirtió en campeona olímpica y se colgó un bronce en Río 2016. Cuatro medallas que quiere ampliar en Tokio 2020 en el verano de 2021. 

Cada vez es más complicado. Nadie ha logrado ganar una medalla en natación a los 30. Pero para Mireia Belmonte no hay nada imposible. Incluso participar en París 2024. Ella está convencida de que puede llegar a competir en los que serían sus quintos Juegos Olímpicos. Soñemos con ella. Se lo ha ganado. Todos con Mireia. 

Fotos: EFE y As

Lugares mágicos del deporte a los que probablemente nunca iremos

Soñar es gratis y mientras la vida nos lo permita deberíamos seguir soñando. Lo que no es gratis y es bastante más complicado de cumplir, es poder ir a lugares mágicos del deporte. Esos a los que probablemente nunca iremos. Son recintos que forman parte de la historia. Algunos inalcanzables. Otros que formaron parte del mundo olímpico. Lugares que nos dejan con la boca abierta cuando los vemos por televisión y sentimos envidia sana de aquellos privilegiados que han podido disfrutarlos. 

Augusta National Golf Club

Probablemente sea el campo de golf más bonito del planeta. La sede del Masters de Augusta tiene algo mágico, especial. Su belleza impresiona. El Augusta National Golf Club, situado en la ciudad de Augusta, estado de Georgia, fue inaugurado en enero de 1933. Sus preciosos colores verdes, como la chaqueta que se entrega al vencedor, y su luminosidad nos dejan con la boca abierta. El golfista que más veces ha ganado allí ha sido el estadounidense Jack Nicklaus. Seis veces se ha enfundado la chaqueta verde y en cuatro ocasiones se ha quedado a las puertas de ganar. 

All England Lawn Tennis & Croquet Club

El torneo de tenis de Wimbledon es el más antiguo. Lleva celebrándose desde 1877. No sabemos si será por eso, pero asistir a un partido en la Centre Court parece algo único. Desde 2009 cuenta con techo retráctil. Allí han visto ganar a la checa Martina Navratilova en nueve ocasiones y al suizo Roger Federer en ocho. Y probablemente en esa magnífica pista central tuvo lugar en 2008 el mejor partido de tenis de todos los tiempos. Rafa Nadal ganó a Roger Federer en cinco sets memorables.

Hampden Park

En este estadio de fútbol situado en la ciudad escocesa de Glasgow tuvo lugar el denominado mejor partido de la historia. El 18 de mayo de 1960 el Real Madrid ganaba su quinta Copa de Europa tras vencer a los alemanes del Eintracht de Frankfurt por 7 goles a 3. Más de 130.000 espectadores vieron como Puskas anotó cuatro goles y Di Stéfano otros tres. Hampden Park fue inaugurado en 1903 y remodelado en 1999. Allí marcó Zinedine Zidane el que probablemente sea el mejor gol de las finales de la Copa de Europa, era 15 de mayo de 2002 y el Madrid se adjudicó su novena orejona. 

Madison Square Garden

Inaugurado el 11 de febrero de 1968, el Madison Square Garden tiene ese punto mágico necesario para que muchos deportistas y aficionados quieran cruzar sus puertas. Grandes partidos de baloncesto de la NBA, de hockey sobre hielo y combates de boxeo, hacen que sea visita obligada si vas a Nueva York. Está situado en el cruce entre las avenidas séptima y octava de las calles 31 a 33 en Manhattan. 

Philippe-Chatrier

La pista central del torneo de tenis de Roland Garros fue construida en 1928. En la Philippe Chatrier, ahora con techo para resguardarse de la lluvia parisina, han visto ganar a Rafa Nadal en trece ocasiones. ¿Habrá alguien que haya estado en esas trece finales? Es historia del tenis y del deporte mundial. Es la catedral de la tierra batida. La segunda casa de Nadal. Otro lugar mágico al que probablemente nunca iremos. 

Centro Acuático Nacional o Cubo de Agua de Pekín

El Cubo de Agua fue la sede de la natación de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Allí vieron algo que seguramente no se volverá a repetir jamás. El nadador estadounidense Michael Phelps, ganó ocho medallas de oro en aquella mágica piscina. Comenzó a construirse a finales de 2003 y se terminó meses antes de los Juegos de 2008. Será la sede del curling en los Juegos de invierno de 2022. 

Estadio Nacional o Nido de Pájaro de Pekín

El Nido de Pájaro fue la sede del atletismo en Pekín 2008. Allí vieron volar sobre el tartán a un atleta jamaicano llamado Usain Bolt. Ganó dos medallas de oro y batió los récords mundiales de 100 y 200 metros lisos. Comenzó a construirse en diciembre de 2003 y se terminó en septiembre de 2007. También será el estadio de los Juegos de invierno de Pekín 2022. 

Fotos: Getty, Reuters, ten-golf.com,

Los 30 años de Mireia Belmonte en 10 portadas, 10 fotos y 10 frases

Mireia Belmonte vino al mundo el 10 de noviembre de 1990. 30 años que han dado para mucho. Medallas olímpicas, mundiales, europeas, en campeonatos nacionales. Toda una vida en la piscina que de momento no tiene fecha de caducidad. Ella quiere seguir hasta los Juegos Olímpicos de París que se celebrarán en 2024. Tres décadas que han dado para muchas fotos, portadas y para que, la mejor nadadora española de todos los tiempos, conceda multitud de entrevistas y nos haya dejado frases para aprender de ella y con ella. 30 años de Mireia Belmonte en 10 portadas, 10 fotos y 10 frases.

 

10 fotos

 

Sin duda la foto más importante de su carrera deportiva. Oro olímpico en Río 2016.

El abrazo con su entrenador Fred Vergnoux tras ganar el oro mundial en Budapest.

Mireia muestra su alegría tras ganar una medalla en el Mundial de piscina corta celebrado en Doha 2014.

En el Campeonato de Europa de Berlín 2014 arrasó con seis medallas. Doblete español en 200 metros mariposa. En la foto se abraza con Judit Ignacio, medalla de plata.

 

La alegría tras ganar una de las dos medallas olímpicas conseguidas en Londres 2012.

 

Mireia aprieta el puño tras ganar una medalla en el Mundial de Barcelona 2013.

 

10 portadas

 

 

 

 

 

 

 

 

10 frases

1- Competir me gusta más que nadar. Quiero ser la mejor en todo lo que hago.

2- Me gustaría que me recordaran como una mujer que amaba lo que hacía, que disfrutaba y no tenía miedo a nada.

3- La magia está en creer en ti mismo. Si crees en ti, puedes lograr cualquier cosa.

4- Aprende de tus errores para poder disfrutar de cada uno de tus triunfos

5- No pienso en eso de ser la mejor deportista española de la historia, simplemente me despierto y me tiro cada mañana a la piscina.

6- Tienes que ver las cosas difíciles para ponerte más presión. Ahí está la gracia. De no ser así sería muy aburrido. 

7-Es bueno probar cosas nuevas, no estar estancada. Tengo mucho que aprender.

8-Si no compites el entrenamiento no tiene mucho sentido. En el día a día es mejor tener un objetivo.

9- No me rindo en una prueba por muy perdida que la vea. Siempre hay que luchar hasta el último metro.

10- Si tus sueños no te dan miedo, no son lo suficientemente grandes.

 

Fotos: EFE, AFP, AP, Getty, Reuters

Dubai 2010, la primera gran obra de Mireia Belmonte


Todos vivimos momentos en la vida en los que sabemos que ya nada volverá a ser como antes. En septiembre de 2010 Fred Vergnoux comenzó a entrenar a Mireia Belmonte. A partir de ahí cambió para siempre y para bien la trayectoria deportiva de la mejor nadadora española de la historia. Cuatro meses después de empezar a entrenar juntos llegó la primera gran obra de Belmonte y Vergnoux. El Mundial de piscina corta celebrado en Dubai en diciembre de 2010 lo cambió todo.
En tan solo tres días de competición y con veinte años recién cumplidos, Mireia Belmonte subió al podio en cuatro ocasiones. En tres de ellas se colgó la medalla de oro y en otra se hizo con una plata. Ponía fin a las críticas tras no haber conseguido medallas en el Europeo de piscina larga celebrado en Budapest.
El 15 de diciembre de 2010, Belmonte ganó dos medallas de oro en tan solo 44 minutos. Lo hizo en dos pruebas tan exigentes como los 200 mariposa o los 400 metros estilos. Precisamente las dos pruebas que más alegrías le han dado a lo largo de su carrera deportiva.

Oro en 200 metros mariposa

Llegó a la final de los 200 mariposa con el segundo mejor tiempo: 2 minutos 4 segundos y 84 centésimas. Una marca que superó para ganar la medalla de oro. Son las 20:05 hora de Dubai y Mireia sale por la calle 5. Es la tercera más rápida en reaccionar. Cubre los primeros 50 metros en séptima posición (28.53). Al paso por los 100 metros sigue en penúltimo lugar (1:00.29). Sube dos posiciones en el siguiente viraje. Es quinta con un tiempo de 1:32.01. Los últimos 50 metros de Belmonte son sensacionales. Pasa del quinto lugar a ser medalla de oro con una marca de 2:03.59, récord de los campeonatos y campeona mundial de 200 mariposa en piscina de 25 metros.


Sus acompañantes en el podio fueron, la británica Jemma Lowe y la sueca Petra Granlund. La húngara Hosszu y la china Liu se quedaron en la cuarta y en la quinta posición respectivamente.

Oro en 400 metros estilos

Mireia Belmonte logró el quinto mejor tiempo en las series de los 400 metros estilos: 4:32.37. Marca que barrió en la final para ser campeona del mundo. Son las 20:49. Solo han pasado cuarenta y cuatro minutos desde que se lanzó a la piscina para ganar el oro en 200 mariposa. Sale por la calle 2 y cubre los primeros 100 metros (mariposa) en primera posición (1:01.76). En los siguientes 100 (espalda) baja hasta la quinta posición (2:11.00). Es en la braza donde comienzan a opositar hacia el oro. Ya es primera con un tiempo de 3:24.51. Acaba con un tiempazo. Récord de Europa y otro nuevo récord de los campeonatos: 4:24.21.


La única que le planta cara es la china Shiwen Ye que se cuelga la medalla de plata a treinta cuatro centésimas de la española. El bronce es para otra china, Xuanxu Li.

Plata en 800 metros libre

Al día siguiente de haber arrasado con dos oros, llegó la final de los 800 metros libre. Fue un duelo español entre Erika Villaécija y Mireia Belmonte. El reloj marca las 20:54. Villaécija sale por la calle 3 y Belmonte por la 7. Durante toda la prueba, la primera ocupa posiciones de podio. Mireia mantiene su estrategia de nadar de menos a más. Al paso por los 600 metros Villaécija ocupa la segunda posición, peleando por el oro. Belmonte es quinta y pelea por la cuarta plaza. Al paso por los 650 metros, son primera y cuarta. A falta de solo 100 metros el crono marca un tiempo de 7:12.00. Lidera Villaécija. Belmonte sigue cuarta pero cada vez más cerca de las tres primeras.
En el antepenúltimo viraje se confirma la exhibición española y el oro y la plata. Erika Villaécija, campeona del mundo, gana con un tiempo de 8:11.61. Mireia Belmonte, subcampeona mundial, acaba con 8:12.48. Les acompaña en el podio la estadounidense Kate Ziegler con una marca de 8:12.84.


Ese mismo día, Belmonte también nadó las series de los 100 metros estilos, una prueba que no le beneficia en absoluto. Acabó con el vigésimo octavo mejor tiempo de las participantes.

Oro en 200 metros estilos

18 de diciembre de 2010. Mireia Belmonte alcanza la final de los 200 metros estilos con la octava mejor marca. Se clasifica por los pelos. Por ser dos centésimas más rápida (2:10.09) que la británica Hannah Miley (2:10.11). Mireia salta a la piscina a las 20:27 hora local por la calle 8. Cubre los primeros 50 metros en tercera posición (28.07). Como es normal, baja hasta la séptima en el tramo de espalda (1:01.02). Toca remontar para alcanzar el podio por cuarta vez en los Mundiales de Dubai. A falta de 50 metros ya es segunda con un tiempo de 1:36.76. Gana la medalla de oro con récord de los campeonatos y una marca de 2:05.73. La plata es para la china Ye, y el bronce para la estadounidense Kukors. “Por la mañana me sentía muy cansada y nerviosa, pero poco a poco me fui relajando. No me creo que vuelva a casa con cuatro medallas, tres de ellas de oro” dijo Mireia Belmonte.


Un día después de haber ganado su cuarta medalla en Dubai, nadó las series de los 200 metros braza y cerró su participación con el décimo noveno mejor tiempo.
Fue la reina de aquel Mundial de piscina corta. Al regresar a España seguía sin creérselo: “Todavía no he asimilado lo que he logrado. No esperaba esto, pero las dos medallas del primer día en 45 minutos me dieron mucha moral”. Fred Vergnoux lo tenía claro: “No le veo límite. Tiene mucho talento, una enorme capacidad de trabajo y gran fuerza mental”.

Fotos: EFE y AP

Sean Kelly, el hombre que quiere transformar la natación española

“Tengo un método cuyos efectos durarán 20 años” dijo el irlandés Sean Kelly en una entrevista de Alberto Martínez en el diario As. Kelly es el Director Nacional de Rendimiento de Natación Española y Aguas Abiertas. Se trata del hombre que quiere transformar la natación de nuestro país que cuenta con tan solo ocho medallas olímpicas en su palmarés. Cuatro de ellas logradas por Mireia Belmonte en los dos últimos Juegos.

“Estoy aquí para dar soporte a los entrenadores. Estar con ellos con esta generación de nadadores, la siguiente y la que venga después”. Kelly está convencido de que los resultados de la natación española pueden cambiar en los próximos años y también es consciente de que los resultados no llegarán de inmediato. Que requiere de trabajo por parte de todos y de cambiar la manera de hacer las cosas. Ha quedado demostrado que lo anterior no ha funcionado todo lo bien que se esperaba. Mireia Belmonte o Jessica Vall no van a nadar eternamente. 

 

Sin prisa pero sin pausa

“Tenemos que lograr que la mayoría del equipo haga finales. Es deprimente que solo llegue uno porque sino el 90 por ciento hace un mal resultado. Cuando lo logremos nos dará confianza y nos pondremos al lado de Francia y Alemania”. Lo dice un hombre que lleva dos décadas logrando buenos resultados para la natación británica. 

Hagamos un repaso de las medallas conquistadas por Reino Unido, Francia y Alemania desde los Juegos de Sidney 2000 comparando resultados con España. En las últimas cinco citas olímpicas, Francia ha ganado 23 metales, Reino Unido ha sumado 17 y Alemania 12. España se ha quedado en solo cinco y cuatro de ellas las ha logrado la misma nadadora.

Si hablamos de Campeonatos del Mundo, los resultados de Reino Unido y de Francia son muy superiores a los de Alemania y España. Ocurre tanto en piscina larga como en piscina corta. Entre británicos y franceses han sumado 100 medallas en las últimas diez citas mundialistas.

En cuanto a los Campeonatos de Europa, no hay color. Reino Unido ha sido el máximo dominador en las cinco últimas citas tanto de piscina de 50 metros como de 25. A los otros tres países no les ha ido mal, pero han quedado bastante lejos. Es lógico que, con la ausencia de Estados Unidos, Australia o Japón, los podios de estos cuatro grandes países alcancen mejores resultados que en los Mundiales.

Ojalá que en los próximos años funcione el “método Kelly” y podamos estar celebrando los podios de los nadadores españoles en un campeonato sí y en otro también.

Foto Sean Kelly: Ángel Rivero

Las tres oportunidades de los nadadores españoles para llegar a los Juegos de Tokio

Cambió la fecha de los Juegos Olímpicos de Tokio. Si nada falla se celebrarán entre el 23 de julio y el 8 de agosto de 2021. Y ahora también cambian los criterios de clasificación de la natación española para alcanzar la cita olímpica. Así lo ha decidido la Federación Española de Natación. Con los nuevos criterios se permite clasificar a un máximo de dos nadadores por prueba y habrá tres competiciones donde poder clasificarse. El primer nadador que logre la mínima se clasificará directamente para Tokio 2020 y no tendrá que ratificar su marca en las siguientes competiciones. Pedirán, eso sí, las mínimas FINA A en las finales de cada cita clasificatoria. 

Trofeo Internacional de Castellón

En un principio estaba previsto que la primera posibilidad de clasificación llegara en el Open de los Países Bajos que se celebrará en Rotterdam entre el 3 y 6 de diciembre. Pero la Federación Española de Natación ha decidido no viajar fuera de España y la primera oportunidad de mínimas olímpicas llegará el 5 y 6 de diciembre en el Trofeo Internacional Castalia Castellón. Si un nadador logra la mínima en esa competición tendrá la posibilidad de preparar los Juegos en los siete meses restantes, sin necesidad de volver a hacer mínima en el Open de Primavera. Aunque dos nadadores hagan la mínima en una misma distancia, solo uno podrá clasificarse de manera directa.

Open de Primavera

La segunda posibilidad de clasificación llegará del 24 al 28 de marzo. Sabadell acogerá el Open de Primavera. Allí se pondrán en juego las plazas que no se hayan cubierto en Rotterdam. Si en una distancia ya hay un clasificado, solo habrá una plaza en juego más. Podría darse la circunstancia de que se llegue a Sabadell con todas las plazas cubiertas. 

Campeonato de Europa de Budapest

La tercera y última posibilidad de clasificación olímpica llegará en el Europeo de Budapest del 17 al 23 de mayo. La ciudad donde Mireia Belmonte logró la triple corona en 200 metros mariposa y se convirtió en campeona del mundo. Como en las otras dos ocasiones servirá con hacer mínima FINA A y se ocuparan las plazas que previamente no hayan sido ocupadas. 

¿Qué pasa con los nadadores que ya estaban clasificados para Tokio?

En diciembre de 2019 hubo varios nadadores españoles que se clasificaron para Tokio 2020. Ahora esas marcas dejan de ser válidas y todos los nadadores parten de cero para lograr la mínima olímpica. Mireia Belmonte, Jimena Pérez, María de Valdés, Jessica Vall, Lidón Muñoz, Hugo González y Joan Lluis Pons deberán luchar de nuevo por clasificarse. 

La década de Mireia Belmonte y Fred Vergnoux en 10 momentos inolvidables

Mireia Belmonte y Fred Vergnoux son de esas personas en las que hay que fijarse. Intentar aprender de lo que hacen. De su espíritu de superación. De cómo luchar por ser los mejores. La vida de ambos cambió para siempre en septiembre de 2010. El momento en el que Vergnoux comenzó a entrenar a Belmonte. A partir de ahí han llegado éxitos imborrables para la natación española. Posiblemente no volvamos a ver nada igual en el futuro. Estamos hablando de un tándem irrepetible. Este es un pequeño repaso a una década sensacional en diez momentos inolvidables. La unión de todos ellos han convertido a Mireia Belmonte en la mejor nadadora española de la historia. 

Dubai 2010

El Mundial de piscina corta celebrado en Dubai en diciembre de 2010 es el comienzo de los éxitos compartidos por Mireia y Fred. La nadadora catalana arrasa con cuatro medallas. Se cuelga tres oros y una plata en tres estilos diferentes. Gana en 200 mariposa, en 200 y 400 metros estilos. Es subcampeona mundial en 800 metros libre. Belmonte se resarcía así de no haber podido ganar ninguna medalla en el Europeo de piscina larga de cuatro meses antes. 

Szczecin 2011

Como en el año anterior, Mireia afronta varias competiciones. En verano de 2011 solo puede ser cuarta en los 400 metros estilos del Mundial de Shanghai. Llega con hambre de medallas al Europeo de piscina corta de Szczecin, la ciudad polaca de nombre impronunciable. Los resultados son inmejorables. La badalonesa gana cuatro medallas de oro venciendo en 200 mariposa, 200 estilos, 400 libre y 400 estilos. Solo faltan ocho meses para los Juegos Olímpicos de Londres 2012.  

Londres 2012

Mireia Belmonte ya había participado en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. A los de Londres llegaba con mucha más experiencia y acompañada de Fred Vergnoux. Meses antes de la cita olímpica se proclamó campeona de Europa de 1.500 metros y subcampeona de 400 libre en Debrecen. 

Quedó cuarta de Europa en los 200 mariposa. En Londres inauguró el medallero español con una fantástica plata que bien pudo ser de oro. Dos días más tarde se colgaba otra plata en 800 libre, solo por detrás del diamante en bruto estadounidense, Katie Ledecky. Belmonte se convertía en la única nadadora española con dos medallas olímpicas. Dos subcampeonatos que la elevaron a las alturas. 

Barcelona 2013

Mireia Belmonte llegó al Mundial de Barcelona 2013 como doble subcampeona olímpica y aspirando a grandes momentos cargados de medallas. Era su cuarto Mundial. Hasta ese momento había participado en Melbourne 2007, Roma 2009 y Shanghai 2011. Quería cambiar la tendencia en los Campeonatos del Mundo de piscina larga y subir al podio por primera vez. 

Lo logró en tres ocasiones. Comenzó con un bronce en los 200 metros estilos. Justo un año después de su plata olímpica en 200 mariposa, repitió resultado y se convirtió en subcampeona mundial. Tres días después ganó otra plata en los 400 metros estilos. 

Herning 2013

Cuatro oros. Una medalla cada día. Ese fue el excelente resultado de Mireia Belmonte en el Europeo de piscina corta celebrado en diciembre de 2013. Cuatro meses después de los grandes resultados cosechados en el Mundial de Barcelona, Mireia arrasaba en Herning. De nuevo ganando medallas en todos los estilos: 200 mariposa, 800 y 400 libre y en 400 metros estilos. 

Berlín 2014

El Campeonato de Europa de Berlín celebrado en agosto de 2014 es una de la grandes obras maestras de Mireia Belmonte. Ganó seis medallas. Cinco en la piscina y una en aguas abiertas. Dos oros, dos platas y dos bronces que la convirtieron en toda una estrella del deporte español y de la natación internacional. Los oros llegaron en 200 mariposa y 1.500 metros libre. Las platas en 400 estilos y 800 libre. Los bronces en 400 libre y en los 5 kilómetros aguas abiertas. Memorable. Inmensa. Gigante. 


Doha 2014

Si la actuación de Mireia en el Europeo de Berlín fue extraordinaria. Lo que logró en el Mundial de piscina corta de Doha, no se queda atrás. Cuatro oros en tres días. Dos de ellos con solo unos pocos minutos de diferencia y batiendo récords. Una maravilla al alcance de las mejores deportistas del mundo. Impresionate. 

Río 2016

La historia volvió a repetirse. En Londres 2012 Mireia Belmonte inauguró el medallero de España. Cuatro años después, en Río 2016, hizo lo mismo. Esta vez logró un valiosísimo bronce en los 400 metros estilos, una de las pruebas más exigentes de la natación. Pero Mireia llegó a Brasil con el objetivo que llevaba persiguiendo desde que se tiró a la piscina por primera vez: ser campeona olímpica. Cumplió su sueño en los 200 metros mariposa el 10 de agosto de 2016. Dicen que si no te cuelgas un oro en unos Juegos, poca gente se acuerda de ti. A partir de ese momento, todo el planeta sabe quién es Mireia Belmonte. Cuatro medallas olímpicas ganadas en dos Juegos Olímpicos.  


Budapest 2017

Llegaba al Mundial de Budapest dispuesta a ganar el único oro que le faltaba. Campeona olímpica, de Europa. Oro mundial y europeo en piscina corta. Solo le quedaba ser campeona mundial en piscina larga. Solo un oro para ser inmortal en los 200 metros mariposa, para entrar a formar parte del club de los ganadores de todo, de la triple corona. 

Se colgó tres medallas. Comenzó siendo subcampeona mundial en 1.500 libre. Dos días más tarde, 27 de julio de 2017, cerraba el círculo convirtiéndose en campeona del mundo de 200 mariposa. Necesitó cuarenta y un centésimas más que en el oro olímpico. No contenta con el magnífico resultado, tres días más tarde ganó otra plata en 400 metros estilos. 

Tarragona 2018

Mireia no llegó en su mejor estado a los Juegos del Mediterráneo celebrados en Tarragona en 2018. Fue la abanderada del equipo español. A pesar de no estar físicamente al cien por cien, se colgó tres medallas, dos oros y una plata. Mireia, que había sido dos veces plata en Pescara 2009, se proclamó por vez primera, campeona mediterránea.