Lugares mágicos del deporte a los que probablemente nunca iremos

Soñar es gratis y mientras la vida nos lo permita deberíamos seguir soñando. Lo que no es gratis y es bastante más complicado de cumplir, es poder ir a lugares mágicos del deporte. Esos a los que probablemente nunca iremos. Son recintos que forman parte de la historia. Algunos inalcanzables. Otros que formaron parte del mundo olímpico. Lugares que nos dejan con la boca abierta cuando los vemos por televisión y sentimos envidia sana de aquellos privilegiados que han podido disfrutarlos. 

Augusta National Golf Club

Probablemente sea el campo de golf más bonito del planeta. La sede del Masters de Augusta tiene algo mágico, especial. Su belleza impresiona. El Augusta National Golf Club, situado en la ciudad de Augusta, estado de Georgia, fue inaugurado en enero de 1933. Sus preciosos colores verdes, como la chaqueta que se entrega al vencedor, y su luminosidad nos dejan con la boca abierta. El golfista que más veces ha ganado allí ha sido el estadounidense Jack Nicklaus. Seis veces se ha enfundado la chaqueta verde y en cuatro ocasiones se ha quedado a las puertas de ganar. 

All England Lawn Tennis & Croquet Club

El torneo de tenis de Wimbledon es el más antiguo. Lleva celebrándose desde 1877. No sabemos si será por eso, pero asistir a un partido en la Centre Court parece algo único. Desde 2009 cuenta con techo retráctil. Allí han visto ganar a la checa Martina Navratilova en nueve ocasiones y al suizo Roger Federer en ocho. Y probablemente en esa magnífica pista central tuvo lugar en 2008 el mejor partido de tenis de todos los tiempos. Rafa Nadal ganó a Roger Federer en cinco sets memorables.

Hampden Park

En este estadio de fútbol situado en la ciudad escocesa de Glasgow tuvo lugar el denominado mejor partido de la historia. El 18 de mayo de 1960 el Real Madrid ganaba su quinta Copa de Europa tras vencer a los alemanes del Eintracht de Frankfurt por 7 goles a 3. Más de 130.000 espectadores vieron como Puskas anotó cuatro goles y Di Stéfano otros tres. Hampden Park fue inaugurado en 1903 y remodelado en 1999. Allí marcó Zinedine Zidane el que probablemente sea el mejor gol de las finales de la Copa de Europa, era 15 de mayo de 2002 y el Madrid se adjudicó su novena orejona. 

Madison Square Garden

Inaugurado el 11 de febrero de 1968, el Madison Square Garden tiene ese punto mágico necesario para que muchos deportistas y aficionados quieran cruzar sus puertas. Grandes partidos de baloncesto de la NBA, de hockey sobre hielo y combates de boxeo, hacen que sea visita obligada si vas a Nueva York. Está situado en el cruce entre las avenidas séptima y octava de las calles 31 a 33 en Manhattan. 

Philippe-Chatrier

La pista central del torneo de tenis de Roland Garros fue construida en 1928. En la Philippe Chatrier, ahora con techo para resguardarse de la lluvia parisina, han visto ganar a Rafa Nadal en trece ocasiones. ¿Habrá alguien que haya estado en esas trece finales? Es historia del tenis y del deporte mundial. Es la catedral de la tierra batida. La segunda casa de Nadal. Otro lugar mágico al que probablemente nunca iremos. 

Centro Acuático Nacional o Cubo de Agua de Pekín

El Cubo de Agua fue la sede de la natación de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Allí vieron algo que seguramente no se volverá a repetir jamás. El nadador estadounidense Michael Phelps, ganó ocho medallas de oro en aquella mágica piscina. Comenzó a construirse a finales de 2003 y se terminó meses antes de los Juegos de 2008. Será la sede del curling en los Juegos de invierno de 2022. 

Estadio Nacional o Nido de Pájaro de Pekín

El Nido de Pájaro fue la sede del atletismo en Pekín 2008. Allí vieron volar sobre el tartán a un atleta jamaicano llamado Usain Bolt. Ganó dos medallas de oro y batió los récords mundiales de 100 y 200 metros lisos. Comenzó a construirse en diciembre de 2003 y se terminó en septiembre de 2007. También será el estadio de los Juegos de invierno de Pekín 2022. 

Fotos: Getty, Reuters, ten-golf.com,

Rafa Nadal es historia del deporte mundial

Dicen que el dinero no da la felicidad pero ayuda. Pude comprobarlo, lo de la felicidad, durante los ocho meses que trabajé para Radio 3W, sin cobrar un euro, pero entrevistando cada semana a dos o tres deportistas españoles. La preparación y la grabación del programa Más allá del fútbol, de dos horas de duración, me tenía ocupado gran parte de la semana. Hubo algo que se me quedó grabado. Siempre recordaré que todos los deportistas que tuve el honor de entrevistar dijeron que el espejo en el que mirarse era Rafa Nadal. Nadie dijo otro nombre. Fueron alrededor de treinta programas, más de setenta entrevistas. 

Estamos hablando del año 2013. En ese momento, Nadal ya era un grande del deporte español. Pero pasados los años, la realidad nos indica que la magia continúa. Que me perdonen todos los deportistas que entrevisté y también los que no tuve oportunidad, pero todos están un escalón por detrás del tenista manacorí. Rafa Nadal es el mejor deportista español de todos los tiempos. Pero también forma parte del club de los deportistas más grandes de la historia. Podría comer en la mesa de Phelps, Bolt, Latinina, Jordan, Woods….

20 grandes

Rafa Nadal acaba de igualar al suizo Roger Federer con 20 Grand Slams. Parecía una utopía, pero para el 13 veces campeón de Roland Garros no existen los imposibles. Para cerrar el círculo, ha alcanzado esas dos míticas cifras habiendo ganado 100 veces en la tierra batida de París. Historia del tenis, del deporte, de nuestra vida. Qué afortunados somos. Hemos coincidido en el tiempo con un deportista legendario, único, irrepetible, gigante, eterno, gigante, grandioso, extraterrestre. Y español.

“SIle” ha ganado a “NOle” en un partido memorable e histórico. Los dos primeros sets (6-0 y 6-2 para el mallorquín) son para enseñarlos en todas las escuelas de tenis del mundo. El 7-5 del tercer set es la confirmación de que no hay nadie, ni habrá nadie como Nadal en tierra batida. Sus 13 Copas de los Mosqueteros son una cifra envidiable para cualquier otro tenista. Imbatible en un siglo. Nadie que ahora mismo esté vivo, verá nada igual. 

Cifras de otro planeta

Las victorias de Rafa Nadal están llenas de registros extraordinarios. A las 13 victorias en Roland Garros, a los 20 títulos en grandes torneos y a los 100 partidos ganados en París, hay que añadir que ha jugado 1.200 partidos en su carrera y que ha ganado 999. Un 83% de efectividad. Solo le superan en victorias Jimmy Connors (1.284), Roger Federer (1.242) e Iván Lendl (1.068). Queda lejos el primer triunfo del balear, precisamente en su casa, en el ATP de Mallorca, aquel 29 de abril de 2002 cuando se impuso al paraguayo Ramón Delgado. 

Para ganar 100 veces en Roland Garros se ha enfrentado a 65 rivales diferentes de 24 países. A los que más ha derrotado, a Djokovic (7) y a Federer (6). La decimotercera Copa de los Mosqueteros la ha alzado a los 34 años y 130 días. El segundo tenista de más edad en lograrlo. El primero también es español, Andrés Gimeno (q.e.p.d) lo logró con 34 años y 306 días. 

También es el tenista que más grandes ha ganado por encima de los treinta años. Ni más ni menos que seis Grand Slams se ha adjudicado el tenista manacorí desde que cumplió los treinta. 

La casa de Nadal

Muchos dijeron que con la pista cubierta, Nadal era menos favorito. Otros dijeron que Dominic Thiem sería el vencedor de este extraño Roland Garros en este terrorífico 2020. Un año en el que todo ha salido al revés menos una nueva victoria de Nadal en la tierra parisina. Rey de Roland Garros. Su casa. Rey de la tierra batida. Más títulos (13) que el resto de los españoles (12) juntos campeones en París. Arantxa Sánchez Vicario ganó 3, Sergi Bruguera 2, Manolo Santana 2. Juan Carlos Ferrero, Albert Costa, Carlos Moyá, Andrés Gimeno y Garbiñe Muguruza 1. 

La primera vez que ganó Roland Garros era 2005. Entre el primero y el decimotercero Roland Garros han pasado 14 años y tres meses. La superioridad de Rafa Nadal en tierra batida es sencillamente aplastante. 445 victorias y 40 derrotas es el balance del mallorquín tras haber ganado a Djokovic en un 11 de octubre de 2020 para la eternidad. 

¿Cuál es el límite? ¿Cuándo dejará de ganar? Sigamos disfrutando de él hasta que diga hasta aquí he llegado. Ese día lloraremos, sin duda. A partir de ese momento comenzaremos a echarle de menos. Miraremos hacia atrás y admiraremos todo lo conseguido por un deportista sideral, infinito, como su museo lleno de triunfos y trofeos. 

El camino hasta alcanzar los 20 títulos de Grand Slam no ha sido fácil. Pero sin duda le ha ayudado su familia. Ejemplo de humildad, sencillez, unión, ilusión y muchos años de trabajo sin descanso. 

Dice su tío, Toni Nadal, que tiene gran parte de culpa de que su sobrino haya alcanzado la cima en el tenis y en el deporte mundial, que le parece muy justo que Federer y Nadal sean considerados los dos mejores jugadores de la historia del tenis. No le falta razón. 

El club de los más de veinte

En la previa de la final de Roland Garros, ya advertía de que Rafa era el favorito para ganar. No se ha equivocado. El que sí lo hizo fue Goran Ivanisevic que veía a Novak Djokovic como ganador. La realidad se ha impuesto y ahora, tanto Federer como Nadal sacan tres grandes de ventaja al tenista serbio. 

Tanto el suizo como el español forman parte del club de los ganadores de 20 o más Grand Slams: Margaret Court 24, Serena Williams 23, Steffi Graf 22 y por detrás aparecen los dos mejores tenistas masculinos de la historia. 

Ambos son ejemplos a seguir. Los niños deberían fijarse en cómo actúan tanto dentro como fuera de las pistas de tenis. Para muestra un botón. La felicitación de Federer a Nadal tras haberle igualado y sabiendo que él tiene cinco años más que el tenista español y que la retirada llegará antes para él. 

El destino ha querido que Nadal haya alcanzado a Federer y sus 20 grandes, el mismo día que Lewis Hamilton ha igualado las 91 victorias de Michael Schumacher en grandes premios de Fórmula 1 y que horas después los Lakers liderados por Lebron James, hayan sumado su anillo número 17 en la NBA, también igualando los 17 títulos de los Boston Celtics. ¿Casualidad? No lo creo. El deporte es maravilloso y Rafa Nadal también. Como dice Marca en su histórica portada: «ERES LO MÁS GRANDE QUE VEREMOS JAMÁS». Tan grande que el diario ha cambiado su nombre por un día. MARCA se ha convertido en RAFA. Magnífica idea que ya usaron tras el oro mundial de Mireia Belmonte. El 28 de julio de 2017 MARCA se convirtió en MIREIA. 

 

LAS IMÁGENES

 

 

 

 

 

LA INFOGRAFÍA (Ferran Morales-Mundo Deportivo)

 

LAS PORTADAS

 

 

 

EL PALMARÉS

 

 

 

Fotos: GETTY, AP, Reuters

Rafa Nadal es un regalo de la vida

Rafa Nadal ha ganado su duodécimo Roland Garros a los 33 años. Es una gesta irrepetible, increíble, inigualable. Pasarán los años y Nadal seguirá ahí. Imbatido. En lo más alto del trono como el mejor tenista de la historia en tierra batida. Título compartido a nivel general del tenis junto a Roger Federer. Nadal es un regalo que nos ha hecho la vida. Debemos sentirnos afortunados de estar viviendo una época tan maravillosa como esta.

De él y del tenista suizo. Aunque alguno se empeñe en añadir a Djokovic, no les alcanza ni dentro ni fuera de las pistas. Los grandes campeones tienen que tener unas características que solo reúnen el suizo y el español. Espejos en los que los niños pueden mirarse. Dos maravillas del deporte que han coincidido en el tiempo. Hemos tenido suerte de verlos competir y debemos seguir disfrutando hasta que la retirada los llame. Se merecen un aplauso infinito. Como es el tenis de ambos que no tiene fin.

Un reinado sin fin

El reinado de Nadal en tierra batida es impresionante. En Roland Garros ha jugado 95 partidos y ha ganado 93. La tierra de París debería llevar el nombre del tenista manacorí. 12 finales, 12 títulos.  Su obra maestra. Doblando al segundo clasificado, el sueco Bjorn Borg. Grandioso. Muchos dijeron que estaba acabado, que no volvería a ganar un Grand Slam. Seguirán hablando y Nadal haciéndoles callar. Como mejor sabe, ganando.

Con la victoria sobre Dominic Thiem ha alcanzado los dieciocho títulos.Se sitúa a solo dos grandes de Federer. El próximo Wimbledon va a ser importante para saber si la distancia se acorta todavía más. De nuevo le hemos visto tirarse al suelo de la Philippe Chatrier. Es su segunda casa. Su jardín preferido. Rafa es el creador de un tenis de época que recordaremos cuando seamos mayores. Es y siempre será el Rey de la Tierra. Nadie se le acerca. Nuestros nietos no lo verán caer del primer lugar. Pasarán los años. Llegarán nuevos tenistas y sus récords quedarán ahí para la eternidad.

Único e irrepetible

Nadal es único. No debemos cansarnos de decirlo. Parece que Thiem se convertirá en su sucesor algún día. Ya ha jugado las dos últimas finales de Roland Garros contra él. Capacidad y tenis tiene para ganar varios grandes. Pero mientras siga ahí Nadal seguirá siendo complicado.

Sin lesiones tendría más títulos

¿Qué hubiera ocurrido de no haber sufrido tantas lesiones?. Posiblemente Rafa Nadal tendría dos o tres grandes más. Nunca lo sabremos. Lo que sí sabemos es que Nadal, es sin duda alguna, el mejor deportista español (masculino) de todos los tiempos. Lleva compitiendo en el alto nivel desde hace quince años. Lo hemos visto ganar desde que cumplió la mayoría de edad. Rafa es el yerno que toda madre querría tener. El ejemplo a seguir. A pesar de ser tan grande y de haberlo ganado todo, nunca ha perdido la cabeza. Siempre ha tenido los pies en el suelo. Sus valores y su educación son maravillosos. Su familia y sus preparadores lo han acompañado en sus viajes por todo el mundo. Forman un equipo envidiable, sin fisuras. Juntos nos ha enseñado que no hay nada imposible, que hasta el último golpe todo puede ocurrir.

Dominando la tierra batida desde 2005

Rafa Nadal ganó su primer Grand Slam en 2005. Fue el comienzo de la era Nadal Garros que parece no tener fin. A partir de ahí ha escrito un libro con páginas de oro, como sus dos medallas olímpicas, una individual y la otra compartida. Dos Wimbledon, tres US Open, un Open de Australia 34 Masters 1000 y 29 torneos ATP 500 y 250. Rey de Roland Garros (12) de Montecarlo (11) del Godó (11) y de Roma (9).

Eterno, ídolo, maravilloso, leyenda, mito, humilde, talentoso, sencillo,infinito, sincero, gigante, invencible,luchador, ganador, mágico, perseverante, extraterrestre… se acaban los calificativos para definir quién es Nadal y cómo ha sido la enorme carrera deportiva del tenista español. Que nunca se acabe este sueño. Que la retirada llegue lo más tarde posible y que podamos seguir abriendo este gran regalo llamado Rafael Nadal Parera durante mucho más tiempo. Su legado ya es y será inigualable. Debemos sentirnos orgullosos de todo lo que ha conseguido y de lo que puede conseguir. Él ha hecho que parezca fácil pero nada hubiera sido posible sin un esfuerzo brutal y tantas horas de tenis en sus brazos y en sus piernas. GRACIAS, Rafa.

 

PORTADAS DEPORTIVAS DEDICADAS AL 12º TÍTULO DE ROLAND GARROS

 

 

 

 

Fotos: @nluttiau @jeromeprevost @pierre_lahaller /L´Equipe y REUTERS