Aquel inolvidable Mundial de Duitama

El 8 de octubre de 1995 pasó a la historia del deporte español en general y del ciclismo en particular, gracias a las dos medallas conquistadas en el Mundial de fondo en carretera celebrado en Duitama (Colombia). En la ciudad situada a 180 kilómetros de Bogotá, se produjo un doblete que jamás olvidaremos. Abraham Olano se vistió de arcoíris y Miguel Induráin se colgó la medalla de plata tras un actuación colosal. Olano e Induráin venían de hacer otro doblete en la contrarreloj individual unos días antes. En esa ocasión el ciclista navarro fue campeón y el vasco, subcampeón del mundo.

 

 

 

El mejor Mundial de la historia

Se puede decir que el Campeonato del Mundo de Duitama ha sido hasta hoy el mejor de la historia. La dureza del recorrido y la emoción por conseguir las medallas será difícil de igualar. 265,5 kilómetros (15 vueltas a un circuito de 17,7) con la subida a un puerto de 6 y con un desnivel cercano al 6%. A todo esto hubo que sumar el bochorno y la lluvia durante gran parte de la prueba.

 

Al comienzo de la penúltima vuelta Abraham Olano, lanzó un ataque que se convirtió en escapada. Olano aguantó como un jabato. Mientras tanto, Induráin (que había pinchado a una vuelta de meta) controlaba a todos sus rivales en el grupo perseguidor. Todo estaba preparado para que Olano ganara la medalla de oro. La ventaja de casi un minuto sobre el resto de favoritos, no podía significar otra cosa. Pero en cualquier deporte, nada está escrito hasta que se cruza la meta. Un inesperado pinchazo en la rueda trasera de su bicicleta hizo que Olano sufriera para vencer. El ciclista guipuzcoano aguantó los últimos kilómetros sin parar de pedalear y con la ayuda de Induráin, que iba frenando al italiano Pantani y al suizo Gianetti. Cuatro ciclistas para tres medallas en juego. Uno de ellos se iba a quedar sin metal.

Olano llegó a la meta sin poder levantar los dos brazos, solo el izquierdo, pero lo hizo como campeón del mundo tras 7 horas 9 minutos y 55 segundos de duro esfuerzo.  Por detrás venían mirándose los otros tres, Pantani, Induráin y Gianetti. Todo podía suceder. La plata estaba en juego y se la iban a jugar al sprint. El primero en arrancar fue Pantani. Pero un soberbio arreón final del navarro, valió la medalla de plata y un nuevo doblete para España. Pantani conquistó el bronce.

 

La rabia de Induráin

Quedará para la eternidad, la rabia con la que Induráin levantó su brazo derecho demostrando su alegría tras cruzar la línea de meta. Pasaran más de mil años, muchos más, pero seguiremos recordando este Campeonato del Mundo de ciclismo inigualable para el ciclismo de nuestro país.

 

 

CLASIFICACIÓN
1
ABRAHAM OLANO
ESPAÑA
7h 09´ 55”
2
MIGUEL INDURÁIN
ESPAÑA
a 35”
3
MARCO PANTANI
ITALIA
m.t.
4
MAURO GIANETTI
SUIZA
m.t.
5
PASCAL RICHARD
SUIZA
a 53”
6
RICHARD VIRENQUE
FRANCIA
a 1´31”
7
DIMITRI KONYSHEV
RUSIA
a 1´53”
8
OLIVERIO RINCÓN
COLOMBIA
m.t.
9
ROLF SORENSEN
DINAMARCA
m.t.
10
FELICE PUTTINI
SUIZA
m.t.

El día que Seve se hizo maestro

 

Hay momentos en la historia del deporte que merecen ser recordados. Hasta hace unos años, era difícil ver a un español ganando torneos de cualquier disciplina fuera de nuestras fronteras. El golf era un deporte de los llamados minoritarios, hasta que apereció un chico nacido en Pedreña (Cantabria) y abrió las puertas de par en par a todo un país deseoso de triunfos. Severiano Ballesteros fue un auténtico pionero, como lo fueron el tenista Manolo Santana, el gimnasta Joaquín Blume, el motociclista Ángel Nieto o los ciclistas Federico Martín Bahamontes y Luis Ocaña.

 

El 13 de abril de 1980 se convirtió en ganador del Masters de Augusta. Se cumplen 35 años de un triunfo histórico. Aquel día, el golfista cántabro se hizo maestro. Con una tarjeta de 275 golpes (13 bajo par) sumó tres días sensacionales con 66-69-68, para cerrar la cuarta y última jornada con 72 (par del campo). Solo dos españoles han logrado ponerse la chaqueta verde a lo largo de la larga historia del major americano, Seve y Chema Olazábal. Ambos Premio Príncipe de Asturias de los Deportes (1989 y 2013). Además del triunfo de 1980 Ballesteros volvió a ganar en 1983. Olazábal lo logró en 1994 y 1999.
La clasificación final:
Jugador
F
R1
R2
R3
R4
Gane.
1
-13
66
69
68
72
$ 55.000
2
-9
70
74
68
67
$ 30.500
2
-9
68
74
69
68
$ 30.500
4
-8
68
74
71
67
$ 15.750
5
-7
66
73
72
70
$ 13.2 mil
6
-5
76
70
68
69
$ 9,958
6
-5
71
70
69
73
$ 9,958
6
-5
69
71
74
69
$ 9,958
6
-5
69
72
73
69
$ 9,958
6
-5
72
68
76
67
$ 9,958
6
-5
71
71
71
70
$ 9,958

 Apuntes históricos sobre Severiano Ballesteros:

Severiano Ballesteros fue un auténtico revolucionario del golf. Cuando aún no había cumplido los 17 años (nació el 9 de abril de 1957), el 22 de marzo de 1974 se hizo profesional. Su primer triunfo se produjo en su pueblo, en Pedreña, donde venció en el Campeonato de España Sub-25 y la siguiente semana fue segundo en el Open de Santander. Y siete días más tarde lograba el triunfo en el Open de Vizcaya.
 
En 1976, a parte de vencer en varios torneos, como el Open de Holanda o el trofeo Lancome y de ganar la Orden del Mérito, Seve fue segundo en el Open Británico, empatado con Jack Nicklaus y sólo por detrás de Johnny Miller y podríamos decir que en ese momento comenzó su leyenda. Al año siguiente volvió a ser el primero en la orden de Mérito y en 1978 logró vencer en EEUU, Kenia y Japón. Seve consiguió la victorias en 6 torneos consecutivamente y que además se disputaron en 4 continentes diferentes a Europa. Con tan sólo 20 años, Seve Ballesteros había ganado ya en los cinco continentes. Los dos años siguientes fueron sencillamente sensacionales para Seve. En 1979 ganó su primer Open Británico, convirtiéndose en el ganador más joven en lograrlo.
Un año después conquistaba el Masters de Augusta. Con 23 años se convertía en el segundo extranjero y en el primer europeo que se enfundaba la chaqueta verde. Ese año sufrió la que sería su primera gran decepción. Fue descalificado en el Open de Estados Unidos por llegar tarde al tee de salida. A pesar de los grandísimos triunfos conquistados, Seve no fue seleccionado para jugar la Ryder Cup de 1981. En los siguientes torneos Seve demostró que se habían equivocado y ganó el Open de España, el World Match Play, el Dunlop Phoenix en Japón y el Australia PGA. El año 1983 fue el de la segunda Chaqueta Verde de Seve. El Augusta National veía como el golfista español conquistaba  por segunda vez el Masters. Seve era sin lugar a dudas el mejor del mundo.
Un año después el British Open se jugó en Saint Andrews, la cuna del golf. El mejor, se imponía en el mejor escenario posible. La segunda victoria de Seve en este torneo supone uno de los momentos más importantes de la historia del golf. Su último putt, que significaba un birdie (uno bajo par), marcó un antes y un después.
Hubo que esperar otros 4 años para ver ganar a Seve en un grande. Fue de nuevo en el Open Británico, en el mismo escenario donde había vencido 8 años antes. Con este triunfo el dominio del golfista cántabro en la década de los 80 se convertía en abrumador. Además de sus 2 triunfos en Augusta y sus 3 en el British Open, Seve logró 5 Campeonatos del Mundo Match Play en los años 81, 82, 84, 85 y 91. Conquistó 5 Ryder Cup con el equipo europeo, la última en 1997 como capitán en Valderrama. Ballesteros logró 50 títulos en el Circuito Europeo – 9 títulos en el Circuito Americano  y un total de 96 títulos a lo largo de su carrera – 6 Órdenes del mérito europeo (1976, 1977, 1978, 1986, 1988, y 1991). Y se convirtió en miembro del World Golf Hall of Fame en 1999. El 7 de mayo de 2011 nos dejaba. Se marchaba un pionero del golf . Un deportista único e irrepetible. Una leyenda. Uno de los mejores de la historia del deporte de nuestro país.
 
 
Fotos: augusta.com
 

 

Javier Fernández, rey del mundo

Javier Fernández ha vuelto a escribir una página histórica para el deporte español. La ciudad china de Shanghai quedará para siempre como el lugar donde se proclamó campeón del mundo. El patinador madrileño se ha superado a si mismo y al campeón del mundo y olímpico Yuzuru Hanyu. No hay nada imposible para Javi. Campeón del mundo y de Europa en el mismo año, en tan solo unos meses. Algo que está solo al alcance de los grandes del deporte de todos los tiempos.

Nos ha hecho sufrir con su caída, mientras patinaba y volaba al ritmo de «El Barbero de Sevilla». Nos ha hecho disfrutar y emocionarnos como lleva haciendo en los últimos tres años en los que ha ganado tres oros europeos, un oro y dos bronces mundiales y se quedó a las puertas de la medalla en los Juegos Olímpicos de Sochi en 2014.  Y todo esto, con pocos recursos y viviendo fuera de nuestro país.  A Javier Fernández le queda cuerda para unos cuantos años más. Por lo menos hasta que consiga la medalla que le falta, la olímpica en 2018.

El oro de Shanghai ha llegado por tan solo dos puntos, pero en estos casos lo que importa es el ganador. La cámara enfocaba a Javi antes de la nota final. Estaba contento como no podía ser de otra manera. Después de saberse ganador del Mundial le ha entrado una risa nerviosa y ha puesto una cara de sorpresa como si no se creyera lo que estaba sucediendo. El trabajo de los últimos años, el esfuerzo y las largas horas de entrenamiento y de coreografías, han merecido la pena. La recompensa ha llegado en forma de oro.

 

AFP

Ejemplar la relación entre los patinadores al terminar cada prueba. Con Hanyu entrena todo el año en Canadá a las órdenes de Brian Orser. Pero ya se sabe que dentro del terreno de juego no hay amistad que valga. Sin embargo, el patinador japonés ha comenzado a animar al español cuando había terminado su turno. Los valores del deporte en estado puro. Los patinadores parece que están hechos de otra pasta. Así da gusto verles competir a todos.

Al deporte de nuestro país le faltan pocas disciplinas en las que no se haya logrado un campeonato del mundo. El patinaje artístico no estará nunca más en esa lista, gracias al hijo de Enriqueta y Antonio. Gracias a uno de los mejores deportistas de la historia de España y al mejor patinador español de todos los tiempos.

Así ha llegado el oro mundial:

 

PALMARÉS COMPLETO JAVIER FERNÁNDEZ
AÑO
COMPETICIÓN
PUESTO
2007
EUROPEO
28º
2007
MUNDIAL
35º
2008
EUROPEO
17º
2008
MUNDIAL
30º
2009
EUROPEO
11º
2009
MUNDIAL
19º
2010
EUROPEO
2010
MUNDIAL
12º
2010
JJOO TURIN
12º
2011
EUROPEO
2011
MUNDIAL
10º
2012
EUROPEO
2012
MUNDIAL
2013
EUROPEO
ORO
2013
MUNDIAL
BRONCE
2014
EUROPEO
ORO
2014
MUNDIAL
BRONCE
2014
JJOO SOCHI
2015
EUROPEO
ORO
2015
MUNDIAL
ORO

 

PALMARÉS JAVIER FERNÁNDEZ EN CAMPEONATOS DEL MUNDO
AÑO
PUESTO
2007
35º
2008
30º
2009
19º
2010
12º
2011
10º
2012
2013
BRONCE
2014
BRONCE
2015
ORO

Otros artículos sobre Javier Fernández en este blog:

La trilogía de oro de Javier Fernández

La cima como objetivo

Orgullosos de Javier Fernández

Leyenda con 22 años

 

La mejor foto deportiva de 2014

 

Nadaron como bestias para conquistar Europa de la mano. Para fundirse en un emocionante abrazo después de la batalla del agua. Para recordar los años de entrenamiento juntas y guardar en la retina de todos los españoles una prueba memorable. Mireia Belmonte (24 años) y Judit Ignacio (20 años) son las protagonistas de la mejor foto deportiva de 2014, la del abrazo final tras saberse campeona y subcampeona de Europa de 200 mariposa. Un abrazo de alegría inolvidable que simboliza el impresionante año del deporte femenino de nuestro país. Abrazo de oro y plata, que solo sabe a oro y que no se nos olvidará mientras vivamos. Será dificilísimo que se vuelva a repetir. Guardemos esta foto como si no hubiera un mañana, porque ya forma parte del Libro de Oro del Deporte Español.

 

Fue el 24 de agosto en Berlín. Campeonato de Europa  en el que Mireia Belmonte sumó seis medallas. Antes de esta final llevaba cuatro, esa misma tarde metió la sexta en su mochila. Nunca se había producido un doblete internacional de la natación española. Una prueba increíble para guardar toda la vida en nuestra memoria y nuestro corazón.

 

ANTES DEL ABRAZO
 
Todo en la vida tiene un antes y un después. Antes del abrazo, Mireia celebra eufórica su medalla de oro con récord de los campeonatos incluido. Mientras tanto, Judit Ignacio que ha llegado a meta dos segundos después, espera impaciente para felicitar a la campeona de Europa. No se la ve la cara, pero seguro que la está observando con admiración y recordando todo lo vivido en las piscinas de entrenamiento.

 

 

DESPUÉS DEL ABRAZO
 
Tras el esfuerzo llega la recompensa en forma de medallas. Mireia y Judit aparecen sonrientes en el podio junto a la húngara Katinka Hosszu, la invitada a la fiesta de las españolas. Un podio inolvidable, el de después del abrazo del año.

LOS TIEMPOS DE LAS MEDALLAS

1- Mireia Belmonte. 2:04:79
2- Judit Ignacio.       2:06:66
3- Katinka Hosszu   2:07:28

VIDEO DE LA FINAL DE 200 MARIPOSA

http://www.rtve.es/alacarta/videos/natacion/mireia-belmonte-oro-judit-ignacio-plata-200-mariposa/2724495/

Andrea Fuentes y el buen rollo

Hace unos meses tuve la oportunidad de hacer realidad un sueño. Ya lo he contado por aquí alguna vez, presentar un programa de deportes y poder entrevistar a los mejores de nuestro país. En estos días se cumple un año de una de las entrevistas con las que más a gusto me encontré. Recuerdo que era martes, 20 de febrero, pero la emisión del programa fue el domingo siguiente. Contacté con Andrea Fuentes por Twitter. La pedí que me siguiera. Lo hizo. Y nos intercambiamos unos cuantos mensajes hasta que cerramos día y hora para la entrevista. Sin problema ninguno. Más fácil imposible. Solo hacía unos días que Andrea había dejado la natación sincronizada.

Andrea me mandó un whatsapp la mañana de la entrevista diciéndome que si la podíamos retrasar un rato porque estaba de mudanza. Así lo hicimos. Cuando comenzó la entrevista reconozco que tuve un cosquilleo especial, como cuando sabes que va a pasar algo grande en tu vida. Confieso que estuve nervioso durante varios minutos, pero Andrea lo hizo tan fácil, que me dio la sensación de que nos conocíamos de toda la vida. Realmente esa ha sido la primera y la única vez que hemos hablado.

Durante los minutos que estuvimos charlando, recordamos como decidió dejarlo. Me explicó que fue un cúmulo de circunstancias con señales bastante claras, como el triste fallecimiento del gimnasta Andreu Vivó que la hizo pensar en aprovechar el momento al máximo. Me contó que el día que decidió dejarlo estaba callada con su pareja Víctor, y de repente se puso a llorar desconsoladamente. Cuenta Andrea que fue un momento super especial y que ya no había vuelta atrás.

 

Andrea me contó que sus amigos de verdad están fuera del deporte y que lo mejor de su trayectoria deportiva para ella fueron las anécdotas diarias entrenando con el equipo, con el que pasaba doce horas diarias. Y también esos momentos de subidas y bajadas de ánimo extremas que da el deporte.

Recordó como lo más duro, el año previo a los Juegos Olímpicos de Sidney donde incluso pensó en dejar la sincro y también el último año de preparación para los Juegos de Londres .

También me contó alguna anécdota divertida, como la de mirar fijamente a las chinas antes de salir a competir en los Juegos de 2012 con Ona Carbonell. 36 medallas en total, cuatro de ellas olímpicas guardadas a buen recaudo en casa de su madre. Un palmarés magnífico para una deportista que ha dejado un hueco muy grande en el deporte español.

La entrevista completa se puede escuchar aquí: https://www.youtube.com/watch?v=PEs6V1IgxMI

 

Menos mal que ahora podemos disfrutar de su escritura en los artículos que escribe para el diario El Mundo. Son todos geniales. Y a mí al menos me enseñan y me hacen reflexionar cuando los leo. También sabemos de su nueva vida con su chico Víctor Cano, del que primero fue amiga y después surgió el amor y al que conoció gracias al deporte y con el que ahora está esperando un hijo al que llamarán Kilian. Sabemos de su nueva vida por su magnífico blog con el que Andrea sigue transmitiendo buen rollo y energía positiva, como lo hizo en la entrevista y en su trayectoria deportiva.

El blog de Andrea es este: http://sonbernatproject.blogspot.com.es/ y ahí nos cuenta como va su embarazo, dará a luz en unos dos meses, como están arreglando su nuevo hogar y toda la gente que les acompaña en su nuevo proyecto de vida y el Bio-centro de revitalización que están creando. Un trabajo en equipo envidiable, maravilloso.

La cita preferida de Andrea Fuentes es de Machado: «Caminante no hay camino, se hace camino al andar….». Ella sigue haciendo camino y pronto será mamá. Le deseo mucha suerte en la que será la mejor competición de su vida y que todo le vaya muy bien. Estoy seguro de que junto a Víctor, ganará la medalla de oro.

España en el Giro de Italia

El triunfo en el Giro de Italia se le resistió a los ciclistas españoles hasta la llegada de Miguel Indurain. Fue el campeón navarro el que abrió la lata en 1992 y repitió victoria al año siguiente. Se terminaban así décadas de sequía para España. Después de Indurain, el único que ha sido capaz de ganar la carrera italiana ha sido Alberto Contador. El madrileño se enfundó la maglia rosa de vencedor en 2008 y 2015. Seis segundos puestos y nueve terceros completan los diecinueve podios españoles.

El Giro lleva celebrándose desde 1909. La mayoría de victorias (69) han sido de italianos. Para hacerse una idea de la superioridad de Italia en esta carrera, hay que mirar al segundo clasificado, Bélgica ha logrado siete triunfos, cinco fueron de uno de los grandes ciclistas de todos los tiempos, Eddy Merckx. El belga comparte el primer puesto de victorias en el Giro con dos italianos de leyenda: Alfredo Binda y Fausto Coppi. Ninguno de los tres los ganó consecutivamente.

Primera piedra española en 1931

La primera participación española en el Giro de Italia llegó en 1931. Ninguno de los dos completó el recorrido, pero Ricardo Montero y Mariano Cañardo fueron los pioneros. Hubo que esperar dos años para ver a algún español terminando la carrera italiana. En 1933, Isidro Figueras y Vicente Trueba hicieron todos los kilómetros.

Si miramos quién fue el primer español en ganar una etapa, hay que viajar hasta 1955. Aquel año Bernardo Ruiz ganó en una jornada con final en Roma. El español que más victorias de etapa ha sumado a lo largo de la historia es Miguel Poblet. Ganó 20 entre 1956 y 1961. En total para los ciclistas españoles, 108 victorias de etapa repartidas en 53 corredores.

Indurain y Contador lideran la clasificación de maglias rosas españolas

La maglia rosa es el objeto más preciado del Giro de Italia. Quien lo porta al final de la carrera es el vencedor de ese año y también, el ciclista que es líder de la general tras cada una de las etapas. El que más jerseys rosas ha acumulado ha sido Miguel Indurain. 29 veces se vistió de rosa el ciclista navarro por 23 de Alberto Contador. La estadística es lógica al ser los únicos ganadores de la carrera.

Miguel Indurain debutó en el Giro de Italia en 1992. Una carrera que comenzó en Génova, con una etapa prólogo de 8 kilómetros y que ganó el francés Thierry Marie, por delante del navarro. Indurain tardó muy pocas día en empezar a dominar aquel Giro. En la segunda etapa con final en Arezzo se viste de rosa por primera vez.

Los Giros de Indurain y Contador

Indurain no soltó la maglia rosa hasta la meta de Milán. Con dos victorias de etapa en las contrarrelojes individuales incluidas, arrasó en la clasificación general a sus tres principales rivales, los italianos Chiappucci, Chioccioli y Giovannetti. Dominó su primer Giro casi de principio a fin. Demostraba así que su participación no era un capricho, ni una preparación para el Tour. En la última etapa, una contrarreloj individual de 66 kilómetros de distancia entre Vigevano y Milán, confirmó su victoria. Dobló a Claudio Chiappucci que había salido tres minutos antes que él. Chiappucci acabó segundo a más de cinco minutos y Chioccioli en el tercer puesto a más de siete minutos. Era 14 de junio de 1992 y Miguel Indurain se convertía en el primer ciclista español en ganar el Giro de Italia.


El 23 de mayo de 1993 comenzaba la segunda participación del campeón navarro en el Giro. Llegaba como gran favorito a revalidar el triunfo del año anterior. Indurain tardó algo más que en 1992 en enfundarse la maglia rosa. Fue en la décima etapa. En la contrarreloj de Senigallia de 28 kilómetros

Al día siguiente tras una escapada de varios corredores, el italiano Bruno Leali le quitaría el primer lugar al navarro. Indurain volvería a ser líder de aquel Giro en la 14ª etapa. Desde ese momento y hasta una semana más tarde en Milán, mantuvo la primera posición adjudicándose su segunda Vuelta italiana consecutiva. Como en su primera participación ganó dos etapas, ambas contra el crono.

El segundo Giro llegó con más dificultad

La 19ª etapa de aquel Giro es una cronoescalada de 55 kilómetros con final en Sestriere. Indurain le saca 45 segundos a Ugrumov ganando la etapa y casi casi certifica su segundo Giro. En ese momento le saca 1 minuto y 34 segundos al ciclista letón. Falta la penúltima etapa con final en Oropa (un recorrido bastante duro) para cerrar el Giro de 1993 antes del paseo de la última etapa hasta Milán. Ugrumov ataca a Indurain y el navarro lo deja marchar a cinco kilómetros para el final. Indurain sube a su ritmo y el letón le saca en meta treinta y seis segundos de ventaja. La victoria de Indurain en la general final queda confirmada con cincuenta y ocho segundos de ventaja sobre Ugrumov. Chiappucci es tercero a más de cinco minutos.

De las vacaciones al Giro

Alberto Contador repitió la actuación de Indurain en su primer Giro. El pinteño llegó, vio y venció. Habían pasado quince años de la segunda y última victoria del navarro. Tocaba ya un triunfo español. Todo llegó de manera inesperada, sin preparación. Contador estaba de vacaciones en Chiclana de la Frontera cuando recibió la llamada de su director, Johan Bruyneel para participar en la ronda italiana.

Hasta la decimoquinta etapa no se vistió de rosa. Fue en la jornada con final en La Marmolada. Ya nadie le pudo bajar del primer lugar de la clasificación general. A la crono del último día llegó con tan solo cuatro segundos de ventaja sobre el italiano Riccardo Riccò. Finalmente le sacó un minutos y cincuenta y siete segundos. El también italiano, Marzio Bruseghin acabó en tercera posición. Contador ganaba su segunda grande tras el Tour de Francia de 2007.

Entre el 9 y el 31 de mayo se celebró el Giro de Italia de 2015. Fue una carrera espectacular que tuvo como gran protagonista al que sería el vencedor en Milán. En la quinta etapa de la carrera, Alberto Contador se enfundó la maglia rosa. Es 13 de mayo y el Giro llega a Abetone.

Desde aquella etapa y hasta la duodécima con final en Monte Verico, el ciclista español se mantuvo como líder. Perdió la maglia rosa en la siguiente etapa. El italiano Fabio Aru, se puso primero por una caída de Contador que quedó a treinta y seis segundos. La alegría para Aru duró poco. En la contrarreloj del día después, el pinteño alcanzaba de nuevo el liderato. Y ya no lo soltó hasta el final de la carrera.

En la penúltima etapa con final en Sestriere, Contador perdió más de dos minutos. Pero su ventaja en la general le permitió mantener el liderato. Acabó el Giro con un minuto y cincuenta y tres segundos sobre Aru y el español Mikel Landa, ganador de dos etapas de montaña, fue tercero a tres minutos y cinco segundos. Alberto Contador es el único ciclista español que ha ganado las tres grandes carreras.