Medallas olímpicas de países organizadores en sus Juegos y en los posteriores

Organizar unos Juegos Olímpicos es el sueño de cualquier país del mundo. Todo el planeta está pendiente de ti durante dieciséis días de competición. Los cuatro años anteriores, son una cuenta atrás interminable hasta que se enciende el pebetero. Es importante la imagen que des al mundo a través de la televisión, pero también tienes que preparar a tus deportistas para que luchen por las máximas medallas posibles, para hacer un papel digno deportivamente hablando. Y no solo eso, también es vital invertir dinero, para que el esfuerzo de la organización de los Juegos no se quede únicamente en los cuatro años de la olimpiada. 

Múnich 1972

Desde 1972 se han celebrado doce Juegos Olímpicos. Han sido sede once países diferentes: cinco europeos, dos americanos, dos asiáticos, un oceánico y un sudamericano. Solo ha repetido Estados Unidos, en 1984 y en 1996.

Múnich (Alemania) fue la sede de los Juegos Olímpicos de 1972. En aquel momento Alemania estaba dividida en la RDA y la RFA. La suma de ambos (66 + 40) hizo que sobrepasaran la barrera de las cien medallas. Acabaron en el tercer y en el cuarto lugar del medallero, respectivamente. En Montreal 76 y en Moscú 80 (solo participó la RDA) aumentaron el número de medallas y se mantuvieron en los primeros lugares del medallero. Hasta Barcelona 92 no llegó el momento de la Alemania unificada. Las 82 medallas les situaron en la tercera posición.

Posteriormente han bajado en número de metales, con el mínimo de 41 en Pekín 2008, pero siempre situados en las seis primeras posiciones de la tabla. Se puede decir que la progresión de Alemania desde que fue sede en 1972 ha sido uniforme. Aunque si nos fijamos en las medallas conquistadas desde la unificación se ha pasado de 82 a 44. En cualquier caso, mantenerse en los primeros puestos del medallero, es muy complicado.

 

Montreal 1976

Montreal (Canadá) fue la ciudad que organizó los Juegos Olímpicos de 1976. Canadá venía de ganar cinco medallas en los Juegos del 72. Siendo sede logró subir a 11. Eso sí, en ambos casos sin ningún oro. En Moscú 1980 formó parte del grupo de países del boicot. Parece que aquel «descanso» les vino genial. En Los Ángeles 1984 ascendió hasta el sexto lugar del medallero con 44 medallas, diez de oro, en el que ha sido el mayor éxito cosechado por este país en unos Juegos de verano. Y a partir de ahí todo volvió a la normalidad.

22 metales en Atlanta 96 han sido su segundo mejor resultado. Desde Barcelona 92 los canadienses se han mantenido cerca de las veinte medallas y lejos de los primeros puestos de la clasificación.

 

Moscú 1980

Moscú fue la sede de los Juegos Olímpicos de 1980. Hasta 1988 hay que hablar de la URSS como país. En 1992 participó como CEI (Equipo Unificado) y desde Atlanta 1996 como lo que es actualmente, Rusia. Los rusos siempre han ocupado los primeros puestos del medallero. En sus Juegos, se quedaron cerca de los dos centenares de medallas, gracias a la ausencia del otro gigante, de EEUU, que no participó.  Fue en Seúl 1988 cuando sobrepasaron a los americanos en 38 medallas y volvieron a ser primeros en la tabla.

En Barcelona 92 hubo casi un empate en número de metales (112-108) pero la CEI se hizo con 45 oros por 37 de EEUU. A partir de ese momento bajadas y subidas en el número de medallas, pero siempre ocupando los tres primeros puestos. En Londres 2012 bajaron al cuarto lugar, a pesar de aumentar en 9 el número de medallas ganadas en Pekín 2008.

 

Los Ángeles 1984 y Atlanta 1996

EEUU es el único país que ha repetido como sede olímpica desde 1972. Organizó los Juegos de Los Ángeles en 1984 y los de Atlanta de 1996. Siempre cerca o sobrepasando el centenar de medallas. Perenne en los primeros puestos del medallero. Casi siempre en el primer lugar. De los últimos seis Juegos ha sido primero en cinco, China es su gran rival actualmente. Le quitó el primer puesto en Pekín 2008. Su mejor actuación llegó en Los Ángeles con 173 medallas. Allí no estuvo la URSS.

 

Seúl 1988

Seúl (Corea del Sur) fue la ciudad que organizó los Juegos Olímpicos de 1988. A partir de ese momento Corea del Sur se ha mantenido en los primeros puestos del medallero. Una progresión espectacular tras haber organizado los Juegos. Corea ganó una medalla en 1972, seis en 1976 y no participó en Moscú 80. En Los Ángeles 84 sumó diecinueve, seis de oro. En Seúl acabó cuarto del medallero con 33 metales, doce de oro. Desde ese momento, siempre ha estado rondando las tres decenas de medallas. En Londres 2012 acabó quinto con veintiocho metales, trece de oro.

Barcelona 1992

El Plan ADO significó el gran empujón para el deporte español a partir de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Moscú 80, con varios países ausentes por el boicot, era el mayor éxito olímpico de España hasta ese momento. Se ganaron seis medallas, una de oro y se acabó en el puesto veinte. Las 22 medallas, 13 de oro , y el sexto lugar en el medallero en Barcelona, demostraron que la inversión había merecido la pena. Podemos decir que España tocó techo en aquel momento. 

Las veinte medallas de Atenas 2004 se acercaron a dos de las conquistadas en Barcelona. El impulso del deporte femenino hizo que en Londres 2012 se llegase a los diecisiete metales. En los Juegos de Río 2016 la delegación española volvió a alcanzar los 17 podios. Eso sí, se consiguieron siete oros, la segunda mejor cifra de campeones olímpicos españoles de la historia, cifra solo superada en Barcelona 92. En cualquier caso España necesita más inversión privada y recuperar la esencia del Plan ADO que casi tres décadas después, está estancada.

Sídney 2000

Sídney (Australia) fue la ciudad sede de los Juegos Olímpicos de 2000. El país organizador logró su mejor resultado de la historia con 58 medallas, 16 de oro y una excelente cuarta posición en la clasificación final. A partir de ese momento, Australia se ha mantenido en el top 10 del medallero. Aunque es cierto que cada vez con menos medallas. En Londres 2012 ganaron 23 menos que en 2000. 

 

Atenas 2004

Atenas (Grecia) fue la sede de los Juegos Olímpicos de 2004. Las 16 medallas conquistadas (6 de oro) por los griegos, supusieron su mayor éxito olímpico. A partir de ahí la ruina. Ruina económica para el país y ruina deportiva. En Pekín 2008 solo fueron capaces de ganar cuatro medallas y en Londres 2012 volvieron a la media habitual, antes del 2004, dos metales. Ni en 2008 ni en 2012 lograron medallas de oro. Progresión a la baja, que demuestra que no se hicieron bien las cosas en ningún ámbito. 

 

Pekín 2008

Pekín (China) organizó los Juegos de 2008. China es un gigante deportivo. Desde Barcelona 92 no ha hecho más que progresar hasta alcanzar el número uno del medallero en 2008. Con la cifra mágica de las 100 medallas, superó a EEUU y se situó por primera vez en la historia como el rival a batir. 51 medallas de oro, quince más que los americanos, les catapultaron. En Londres 2012 bajaron a 87 metales, 38 de oro. Pero en las próximas citas olímpicas, seguirá la lucha por ser la mayor potencia deportiva del mundo entre chinos y estadounidenses.

 

Londres 2012

Londres (Gran Bretaña) fue la sede de los Juegos Olímpicos de 2012. Se trata del mejor ejemplo de como deben hacerse las cosas. Los británicos invirtieron 320 millones de euros en deporte en cuatro años y los resultados llegaron. Las 65 medallas conseguidas en Londres 2012 no fueron casualidad, los 29 oros y el tercer lugar en el medallero (primeros después de los gigantes chino y estadounidense) llegaron gracias al esfuerzo de sus deportistas y de una inversión espectacular. 

Todo comenzó en Atlanta 1996 donde solo pudieron ganar un oro.  A partir de ese momento se dieron cuenta de que necesitaban algo más. En Sidney 2000 invirtieron 95 millones de euros. Los resultados no se hicieron esperar. Se pasó de 15 a 28 medallas en cuatro años. Y de un oro ganado a once. En Atenas 2004 alcanzaron las 30 medallas (9 oros), en Pekín 2008 ganaron 47 medallas (19 oros).

Sin duda, la mejor progresión de todos los países en las últimas décadas. Uniendo deporte e inversión, pero antes de organizar los Juegos.  Fue una actuación fantástica la de los británicos en los Juegos de Londres 2012. La corroboraron cuatro años más tarde. En los Juegos de 2016, sumaron 67 metales, 27 oros. 

 

Río 2016

Río de Janeiro (Brasil) fue la ciudad organizadora de los Juegos de 2016. En Pekín 2008 y Londres 2012, los brasileños sumaron 17 medallas. La cifra no aumentó mucho como organizadores, alcanzaron 19 metales. Subieron un poco más, las cifras correspondientes a las medallas de oro. Pasaron de tres en las ediciones de 2008 y 2012 a siete, las mismas que logró España, en los de 2016. En el último cuarto de siglo, Brasil ha ganado siempre más de 10 medallas olímpicas en todos los Juegos en los que ha participado. 

 

Los deportes de equipo españoles en los Juegos Olímpicos

Veintiuna de las ciento cincuenta y seis medallas olímpicas (contando los bronces de Londres 2012 que deben recibir Ruth Beitia y Sete Benavides) que ha ganado España a lo largo de la historia, han llegado gracias a los deportes de equipo. Tres de oro, doce de plata y seis de bronce. Ese es el balance. Unos resultados que han ido mejorando desde los Juegos de Barcelona 92. A partir de ese momento, España ha ganado al menos dos medallas en deportes de equipo en todos los Juegos, excepto en Atenas 2004 donde no hubo suerte.

Amberes 1920

La primera medalla olímpica española en deportes de equipo llegó gracias al polo masculino. El 31 de julio de 1920, en los Juegos de Amberes, España se colgó una plata tras caer por 13 a 11 contra Gran Bretaña.  Estos fueron los ganadores de la plata: Leopoldo Saínz de la Maza, Álvaro de Figueroa, José de Figueroa, Hernando Fitz-James y Jacobo Fitz-James. 

La segunda medalla también llegó en Amberes 1920 gracias al fútbol masculino. El 5 de septiembre ganaron la medalla de plata. España venció por tres goles a uno a la selección de Países Bajos. Estos fueron los subcampeones que se colgaron aquella plata histórica para el deporte español: Ricardo Zamora, Pedro Vallana, Mariano Arrate, José Samitier, José María Belausteguigoitia, Agustín Sancho, Ramón Eguiazábal, Sabino Bilbao, Félix Sesúmaga, Patricio Arabolaza, Rafael “Pichichi” Moreno, Domingo Gómez, Juan Artola, Francisco “Pagaza” Pagazaurtundúa, Luis Otero, Joaquín Vázquez, Ramón “Moncho” Gil y Marcelino Silverio Izaguirre.

Roma 1960

Hubo que esperar cuarenta años para volver a ver a una selección española subida a un podio olímpico. En los Juegos de Roma, celebrados en 1960, se colgaron la medalla de bronce los jugadores de hockey masculino. Subieron al podio el 9 de septiembre de 1960 tras vencer por dos goles a uno a Gran Bretaña: Pedro Amat, Francisco Cavaller, Juan Ángel Calzado, José Colomer, Carlos Del Coso, José Antonio Dinarés, Eduardo Dualde, Joaquín Dualde, Rafael Egusquiza, Ignacio Macaya, Pedro María Murua, Pedro Roig, Luis María Usoz y Narciso Ventalló. 

Moscú 1980

Dos décadas después llegó la tercera medalla olímpica española en deportes de equipo. De nuevo fue el hockey masculino el que se subió al podio. Esta vez lo hizo como subcampeón en los Juegos de Moscú celebrados en 1980. El 29 de julio de ese año, España cayó en la final contra India por 4 goles a 3. Estos fueron los protagonistas: Juan Amat, José Miguel García, Santiago Malgosa, Rafael Garralda, Francisco Fábregas, Juan Luis Coghen, Ricardo Cabot, Jaime Arbós, Carlos Roca, Miguel Chaves, Juan Arbós y Javier Cabot. 

Los Ángeles 1984

Los Juegos de Los Ángeles 1984 significaron el debut del baloncesto español en el podio olímpico. Un equipo fantástico que solo cayó en la final contra la todopoderosa selección de Estados Unidos. Era 10 de agosto y la selección masculina entrenada por Antonio Díaz Miguel se colgó la medalla de plata tras perder por 96 a 65. Se proclamaron subcampeones olímpicos los siguientes jugadores: Andrés Jiménez, Juan Antonio San Epifanio “Epi”, Fernando Martín, José María Margall, Juan Antonio Corbalán, Juan Manuel López Iturriaga, Fernando Romay, José Luis Llorente, Fernando Arcega, José Manuel Beirán, Juan de la Cruz e Ignacio Solozábal. 

 

 

Barcelona 1992

Tres medallas en deportes de equipo ganó España en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Dos de oro y una de plata. Todas ellas ya forman parte del recuerdo de todos los que tuvimos la oportunidad de vivirlo in situ o por televisión. Llegó la primera medalla de oro de un equipo español y además era el primer metal que ganaba un equipo femenino. La selección de hockey venció en la final a Alemania por 2 goles a 1 e hizo historia. Las chicas de oro dieron la gran sorpresa al subirse al primer cajón del podio olímpico. 

Estas fueron las flamantes ganadoras de la medalla de oro el 7 de agosto de 1992: Natalia Dorado, Virginia Ramírez, Carmen Barea, Silvia Manrique, Mari Ángeles “Masa” Rodríguez, Sonia Barrio, Eli Maragall, Teresa Motos, Maider Tellería, Mercedes Coghen, Nuria Olivé, Anna Maiques, Marivi González y Maribel Martínez. 

Un día después llegó el segundo oro para un deporte de equipo español. El 8 de agosto de 1992 lo recordaremos por aquel gol de Kiko Narváez cuando el partido contra Polonia se aproximaba a la prórroga. España ganó por 3 goles a 2. Estos fueron los campeones olímpicos: Toni Jiménez, Cañizares, Albert Ferrer, David Billabona, Mikel Lasa, Rafael Berges, Paqui, López, Roberto Solozábal , Luis Enrique, Pep Guardiola, Gabriel Vidal, Amavisca, Alfonso, Javier Manjarín, Kiko Narváez, Abelardo, Miguel, Antonio Pinilla y Paco Soler.

El 9 de agosto de 1992 llegó una medalla de plata amarga. La selección masculina de waterpolo se quedó a las puertas del oro tras caer en la final contra Italia por 9 goles a 8. Jugaron tres prórrogas. Se convirtieron en campeones olímpicos los siguientes jugadores: Daniel Ballart, Manel Estiarte, Pedro García, Salvador Gómez, Marco Antonio González, Rubén Michavila, Miki Oca, Sergi Pedrerol, Jesús Rollán, Josep Picó, Ricardo Sánchez y Jordi Sans. 

 

Atlanta 1996

El 28 de julio de 1996, casi cuatro años después de la decepción de Barcelona, la selección masculina de waterpolo ganó la medalla de oro en los Juegos de Atlanta. Vencieron a Croacia por 7 goles a 5 y se convirtieron en el tercer equipo español en conseguir un oro olímpico. Varios jugadores que vivieron la final del llanto en Barcelona fueron campeones olímpicos: José María Abarca, Daniel Ballart, Manel Estiarte, Pedro García, Salvador Gómez, Iván Moro, Miki Oca, Jordi Payá, Sergi Pedrerol, Jesús Rollán, Jordi Sans y Carles Sanz. 

Al igual que en Barcelona, España ganó en Atlanta 96 tres medallas en deportes de equipo. Además del oro en waterpolo, el hockey masculino se colgó la plata y el balonmano acabó en tercer lugar. Los chicos del hockey cayeron por tres goles a uno contra Países Bajos en la gran final. Era 2 de agosto de 1996. Se convirtieron en subcampeones olímpicos los siguientes jugadores: Jaume Amat, Pol Amat, Javier Arnau, Jordi Arnau, Óscar Barrena, Ignacio Cobos, Juan Dinarés, Juan Escarré, Xavier Escudé, Juantxo García-Mauriño, Antonio González, Ramón Jufresa, Joaquín Malgosa, Victor Pujol, Ramón Sala y Pablo Usoz. 

La selección masculina de balonmano se impuso a Francia en el partido por el bronce por 27 a 25. Estos fueron los medallistas: Talant Dujshebaev, Salvador Esquer, Aitor Etxaburu, Jesús Fernández, Jaume Fort, Mateo Garralda, Raúl González, Rafael Guijosa, Fernando Hernández, José Javier Hombrados, Demetrio Lozano, Jordi Núñez, Jesús Olalla, Juancho Pérez, Iñaki Urdangarin y Alberto Urdiales. Era 4 de agosto de 1996.

Sídney 2000

Cuatro años más tarde, en Sídney 2000, la selección de balonmano repitió medalla de bronce. Esta vez el rival fue Serbia. España ganó 26 a 22 en el partido por el tercer y cuarto puesto. Estos fueron los protagonistas: David Barrufet, Talant Dujshebaev, Mateo Garralda, Rafael Guijosa, Demetrio Lozano, Enric Masip, Jordi Nuñez, Jesús Olalla, Juancho Pérez, Xavier O’Callaghan, Antonio Carlos Ortega, Antonio Ugalde, Iñaki Urdangarín, Alberto Urdiales y Andrei Xepkin. Era 30 de septiembre de 2000.

El mismo día que la selección masculina de balonmano ganó su segundo bronce olímpico, la de fútbol ganó la medalla de plata tras acariciar una nueva medalla de oro como la de Barcelona 92. Llegó al descanso con dos a cero sobre Camerún. Pero el equipo africano empató a dos y luego España fue incapaz de ganar en los penaltis. Ganaron la medalla de plata: David Albelda, Iván Amaya , Miguel Ángel Angulo, Daniel Aranzubia, Joan Capdevila, Jordi Ferrón, Gabriel García, Xavi Hernández, Jesús María Lacruz, Albert Luque, Carlos Marchena, Felip Ortiz, Carles Puyol, José María Romero, Ismael Ruiz, Raúl Tamudo, Toni Velamazán y Unai Vergara. 

Pekín 2008

España llegó a Atenas 2004 tras encadenar dos o más medallas olímpicas en deportes de equipo en los tres últimos Juegos. En la capital griega no consiguió ninguna. Hubo que esperar cuatro años más para aumentar el botín en Pekín 2008. Tres equipos españoles subieron al podio: el baloncesto y el hockey masculino se colgaron sendas platas y el balonmano ganó su tercera medalla de bronce olímpica. 

Un gol de penalty corner le valió a Alemania para ganar por 1 a 0 a la selección de hockey el 23 de agosto de 2008. Una valiosa plata para España que consiguieron los siguientes protagonistas:  David Alegre, Ramón Alegre, Pol Amat, Eduard Arbós, Francisco Cortés, Sergi Enrique, Alex Fábregas, Francisco Fábregas, Juan Fernández, Santi Freixa, Rodrigo Garza, Roc Oliva, Xavier Ribas, Albert Sala, Víctor Sojo, Edi Tubau, Eric Bellido.

El 24 de agosto de 2008 llegó la plata de la selección de baloncesto. España se quedó muy cerca del oro y de ganar a Estados Unidos. El resultado final fue de 118 a 107.  Estos fueron los subcampeones: José Manuel Calderón, Rudy Fernández, Jorge Garbajosa, Marc Gasol, Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Raúl López, Álex Mumbrú, Carlos Jiménez, Felipe Reyes, Berni Rodríguez y Ricky Rubio. 

También aquel 24 de agosto llegó la tercera medalla olímpica de la selección española de balonmano. De nuevo fue un bronce. Conseguido contra Croacia por 35 goles a 29. Subieron al tercer cajón del podio estos jugadores:  David Barrufet, Ion Belaustegui, David Davis, Alberto Entrerríos, Raúl Entrerríos, Rubén Garabaya, Juanín García, José Javier Hombrados, Demetrio Lozano, Cristian Malmagro, Carlos Prieto, Albert Rocas, Iker Romero y Víctor Tomás. 

Londres 2012

Los Juegos de Londres 2012 también fueron importantes para los equipos españoles. De nuevo otras tres medallas, como cuatro años antes. Esta vez fueron para dos equipos femeninos, el de waterpolo y el de balonmano y uno masculino, repitió la selección de baloncesto. 

El 9 de agosto de 2012 la selección femenina de waterpolo, las Guerreras del Agua, hacían historia al ser subcampeonas olímpicas. Cayeron en la final contra Estados Unidos por 8 goles a 5. Estas fueron las protagonistas de una plata inolvidable: Laura Ester, Marta Bach, Anni Espar, Roser Tarragó, Mati Ortíz, Jennifer Pareja, Lorena Miranda, Pili Peña, Andrea Blas, Ona Meseguer, Maica García y Laura López. 

Dos días después de la plata del waterpolo llegó otra medalla histórica para el deporte femenino español. Las Guerreras del balonmano se imponían 31 a 29 a Corea del Sur en la prórroga del partido por el bronce. Se colgaron la medalla las siguientes jugadoras: Marta López, Andrea Barno, Nely Alberto, Beatriz Fernández, Verónica Cuadrado, Marta Mangué, Macarena Aguilar, Silvia Navarro, Jessica Alonso, Eli Pinedo, Begoña Fernández, Vanesa Amorós y Mihaela Ciobanu.

12 de agosto de 2012. España y Estados Unidos vuelven a encontrarse en la final del torneo masculino de baloncesto. Fue un partidazo, como el que jugaron cuatro años atrás en Pekín. España se quedó a solo siete puntos. La selección española perdió por 107 a 100. Más cerca que nunca del oro olímpico. Ganaron la plata olímpica: Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Rudy Fernández, Felipe Reyes, Marc Gasol, Serge Ibaka, Sergio Llull, Fernando San Emeterio, Víctor Claver, Víctor Sada y Sergio Rodríguez. 

Río 2016

Para plata histórica la de la selección femenina de baloncesto el 20 de agosto de 2016. Perdieron 101 a 72 contra Estados Unidos, pero ganaron el oro del resto de selecciones. Hicieron historia: Anna Cruz, Silvia Domínguez, Laura Gil, Astou Ndour, Laura Nicholls, Laia Palau, Lucila Pascua, Laura Quevedo, Leonor Rodríguez, Leticia Romero, Alba Torrens y Marta Xargay. 

Cuando parecía que no iba a ser posible una tercera medalla olímpica de la selección masculina de baloncesto, llegó el bronce en los Juegos de Río 2016. Esta vez se luchó contra Australia en el partido por el tercer y cuarto puesto en un encuentro igualadísimo que acabó ganando España por 89 a 88. Estos fueron los protagonistas: Álex Abrines, José Manuel Calderón, Víctor Claver, Rudy Fernández, Pau Gasol, Willy Hernangómez, Sergio Llull, Nikola Mirotic, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes, Sergio Rodríguez y Ricky Rubio.

 

 

Mis fotos deportivas preferidas: el oro de Fermín Cacho en Barcelona 92

8 de agosto de 1992. Estadio Olímpico de Montjuic. Los Juegos de Barcelona están a un día de clausurarse y se produce una de las imágenes que valdrán para recordarlos toda la vida. Así ha sido y así será al menos para el olimpismo español hasta que no quede nadie en este mundo. El gran protagonista de la fotografía de Mike Hewitt es el atleta soriano Fermín Cacho (Ágreda, Soria, 16 de febrero de 1969). La imagen no puede ser mejor. Es perfecta. Cacho está a punto de cruzar la meta como campeón olímpico de los 1.500 metros, abre los brazos y celebra la medalla de oro que le cambia la vida. Parece que vuela sobre el tartán, porque en el momento del disparo ninguno de sus dos pies está tocando el suelo de la calle uno. 

Dicen que los números capicúa dan buena suerte. Solo hay que fijarse en el dorsal de Cacho, el 404, para comprobarlo. Buena suerte y mucho trabajo es lo que hace falta para alcanzar la gloria olímpica. Para convertirte en inmortal como les ocurre a todos los campeones. Decía Luis Aragonés que del segundo clasificado no se acuerda nadie. Es verdad que una plata está muy bien. Pero que alguien nos diga, sin mirarlo en ningún sitio, quién fue el subcampeón en aquella final histórica para el atletismo español. Cuenta Cacho que había soñado muchas veces con aquella carrera y que en todas ganaba él. Estaba convencido de que ganaría y así fue.  

Para la posteridad

Además de al campeón, en la foto vemos a otros diez de los participantes en aquella final de 1.500 metros. A todos menos al marroquí Rachid El-Basir, medalla de plata. Sí vemos al dorsal 1443, el catarí Mohamed Suleiman, tercer clasificado. Al cuarto clasificado, el keniata Joseph Chesire, lo tapa Cacho. Al quinto, el también keniata Jonah Birir, lo tapa Suleiman. El hombre que lleva el dorsal 812, es el segundo europeo clasificado en la final, el alemán Jens-Peter Herold. El resto aparecen con las caras difuminadas pero sabemos quiénes son. El argelino Morceli, el estadounidense Spivey, Hood el canadiense, Kibet, el tercer keniata de la final, el español Manuel Pancorbo y Rakipov del equipo unificado. 

Una imagen que, pasen los años que pasen, permanece intacta en los recuerdos de los amantes de los Juegos Olímpicos y del atletismo. 

MIKE HEWITT/GETTY IMAGES

Las medallas olvidadas de Barcelona 92

Hubo un tiempo en el que los Juegos Olímpicos tuvieron deportes de exhibición o de demostración. Disciplinas que repartían medallas pero que no contaban como oficiales. El baloncesto fue deporte de exhibición en San Luis 1904. El béisbol en Estocolmo 1912. El bádminton en Múnich 1972. El tenis en Los Ángeles 1984. Son algunos ejemplos de deportes que al final se convirtieron en oficiales y que ahora podemos disfrutar en cada edición olímpica. En Barcelona 92 fueron tres los deportes de demostración: el hockey sobre patines en categoría masculina, el taekwondo y la pelota vasca. 

Todo el mundo sabe que España ganó 22 medallas en los Juegos Olímpicos de Barcelona: trece de oro, siete de plata y dos de bronce. Pero si contamos los metales conquistados en los deportes de exhibición, la cuenta subiría hasta las treinta y nueve. Fueron diecisiete las medallas que España sumó en hockey (una), taekwondo (seis) y pelota vasca (diez). 

Este es un pequeño homenaje a los protagonistas de aquellas medallas olvidadas de Barcelona 92. A todos aquellos que gozaron de la gloria olímpica, pero cuyos resultados no aparecen en el medallero olímpico oficial. 

Hockey sobre patines

España llegaba a los Juegos de Barcelona como una de las grandes favoritas para obtener la medalla de oro. Potencia mundial y europea desde la década de los 50, en 1992 había ganado diez campeonatos del mundo y nueve de Europa, además de nueve Copas de las Naciones, en categoría masculina. 

El torneo se jugó en cuatro instalaciones diferentes: Pabellón Ateneo de Sant Sadurní, Pabellón del Club Pati de Vic, Pabellón de deportes de Reus y en el Palau Blaugrana de Barcelona. 

Se jugó una primera fase con dos grupos de seis países. España quedó encuadrada en el B con Brasil, Países Bajos, Alemania, Angola y Australia. Ganó sus cinco partidos. La única selección de las doce participantes. Anotó cuarenta y cinco goles y encajó solo cuatro. 

Seis países pasaron a la siguiente fase. España ganó 3 a 2 a Argentina. Goleó 5 a 1 a Países Bajos. Ganó 3 a 1 a Portugal. Empató a 3 con Brasil. Goleó 5 a 1 a Italia. 

España y Argentina fueron los dos primeros clasificados y se convirtieron en los finalistas. El oro y la plata se decidieron en la prórroga tras empatar a cinco en el tiempo reglamentario. Los argentinos fueron superiores y acabaron ganando por ocho goles a seis. España quedaba subcampeona en casa tras haber ganado nueve de los once encuentros jugados. Solo perdió en el partido decisivo. La medalla de bronce fue para Italia que se impuso en el tercer y cuarto puesto a Portugal por tres goles a dos. 

https://www.olympicchannel.com/es/video/detail/argentina-espana-final-del-hockey-sobre-patines-barcelona-1992/

Pelota vasca

En los Juegos Olímpicos de París celebrados en 1900, Francisco Villota Baquiola y José de Amézola se convirtieron en los primeros campeones olímpicos españoles. Fue en pelota vasca. La única vez que este deporte fue considerado olímpico de manera oficial. Luego fue de exhibición en París 1924, México 1968 y en Barcelona 92. 

Al ser un deporte que tiene sus orígenes en Euskadi, Navarra y La Rioja, España siempre ha sido una potencia. Junto a Francia, los países dominadores en el medallero de los campeonatos mundiales. 

Los pelotaris españoles arrasaron en Barcelona 92. Diez pruebas, diez medallas. Cinco de oro, cuatro de plata y una de bronce. En el Mundial de Cuba celebrado en 1990, España había arrasado también con once metales. 

En paleta frontón corto masculino ganó la medalla de oro tras imponerse por 35 a 16 a la pareja mexicana. Óscar Insausti (32 años) y Juan Pablo García (27) fueron los campeones. 

En pala corta frontón corto España ganó a México por 40 a 14 y se colgó el oro gracias a Daniel García y Ricardo Garrido, ambos de 30 años. 

Rubén Beloki (20 años) ganó el oro en mano individual frontón corto tras vencer al francés Philippe Hirigoyen por 22 a 12.  

La pareja formada por Ignacio Lujambio (30)  y Alfredo Valerdi (22) se impuso por 22 a 7 a la pareja francesa en mano parejas frontón corto. 

Dominio español absoluto

Juan Antonio Compañón (20)  y Juan Mugartegui (23) ganaron el oro en Cesta Punta tras imponerse a los franceses por 40 a 26.

María Teresa Palacios (19) y Estefanía Navarrete (21) fueron subcampeonas en frontenis tras caer con la pareja mexicana por 30 a 20. 

En la misma prueba, pero en categoría masculina, Ricardo Font de Mora (25) y José Luis Roig (27) cayeron con los mexicanos por 30 a 12. 

En Paleta goma-Trinquete Miguel Sagarzazu (32) y Miguel Eguinoa (23) se colgaron el bronce al vencer a los uruguayos por 30 a 29. 

Fernando Mendiluce (26)  y Luis Altadill (23) ganaron la medalla de plata en Paleta Cuero Trinquete. Cayeron contra los argentinos por 40 a 30. 

Óscar Goñi (25) y Joaquín Larrañaga (31) también fueron subcampeones al caer contra los mexicanos por 40 a 27 en Mano parejas-Trinquete. 

Taekwondo

El taekwondo ya había sido deporte de exhibición en los Juegos de Seúl 1988. España ganó seis medallas en Barcelona 92, cuatro de oro, una de plata y una de bronce. Es el único de los tres deportes de demostración que actualmentes es olímpico de manera oficial. Comenzó a serlo en los Juegos de Sidney celebrados en el año 2000. Desde entonces España ha ganado seis medallas, un oro, cuatro platas y un bronce. Joel González fue oro en Londres 2012 y bronce en Río 2016. Gabriel Esparza fue plata en Sidney 2000. Brigitte Yagüe fue subcampeona en Londres 2012, al igual que Nico García. Eva Calvo también se colgó la medalla de plata en Río 2016. 

Elena Benítez campeona también como entrenadora

En los Juegos de Barcelona 92, Elena Benítez (25 años) se colgó la medalla de oro en el peso superligero. Se impuso en la final a la francesa Brigitte Gefroy. Dos décadas más tarde, Benítez ganó dos metales como entrenadora de Joel González y Brigitte Yagüe en Londres 2012. 

Coral Bistuer (28 años) había sido bronce cuatro años antes en Seúl. Pero en Barcelona subió dos escalones y se convirtió en campeona en el peso pesado. Ganó en la final a la neozelandesa Susan Graham. Bistuer es bicampeona del mundo y cinco veces campeona de Europa. 

José Santolaria Marcos (21) también se colgó la medalla de oro en peso ligero. Lo mismo que Elisabet Delgado Cazorla (17) en el peso mosca. 

La medalla de plata llegó gracias a Juan Solís Godoy (26 años) en peso medio. Cayó en el combate final contra el estadounidense Herbert Pérez

El bronce español llegó en el peso minimosca masculino. Lo logró Javier Argudo Sesmilo (21 años).  

Diecisiete medallas ganó España en los tres deportes de exhibición de Barcelona 92. Nueve oros, seis platas y dos bronces. Si hiciésemos una suma con las medallas oficiales, España sumaría 39 medallas en los Juegos de Barcelona. Serían 22 oros, 13 platas y 4 bronces. Si todo fuera oficial, España superaría a Cuba y a China en el medallero y solo habría quedado detrás del Equipo Unificado, Estados Unidos y Alemania. 

 

 

Fotos: Olympic Channel y Twitter de Coral Bistuer

La historia olímpica de los 1.500 metros masculinos desde Moscú 1980

Es la prueba reina del medio fondo. Ha dado nombres ilustres a la historia del atletismo. Grandes campeones que se hicieron con las tres medallas en juego en cada cita olímpica. Los 1.500 metros lisos masculinos llevan celebrándose desde los Juegos de Atenas 1896. Desde ese momento y hasta Melbourne 1976 hubo dieciocho campeones olímpicos en la prueba. La mayoría fueron europeos, once en total: cuatro británicos, tres finlandeses, un italiano, un luxemburgués, un sueco y un irlandés. Dos estadounidenses, dos neozelandeses, un australiano y un keniata completaron el palmarés en esos ochenta años interrumpidos por las guerras mundiales. 

Desde los de Moscú celebrados en 1980 se han celebrado diez Juegos Olímpicos. El panorama ha cambiado considerablemente. Si hasta 1976 había habido un dominio de los europeos, seis de los diez Juegos celebrados entre 1980 y 2016, tuvieron como ganador de los 1.500 metros a un atleta africano. Tres oros llevaron nombre europeo y uno estadounidense. 

Veinticinco hombres en diez Juegos Olímpicos

La que sigue es la historia de la prueba de Moscú 1980 a Río 2016. Veinticinco hombres diferentes han logrado subir al podio olímpico. Once africanos, diez europeos, dos estadounidenses, un neozelandés y un catarí se han colgado los oros, las platas y los bronces. 

Solo un atleta ha sido capaz de ganar dos oros olímpicos en los 1.500 metros. Lo hizo consecutivamente en los Juegos de Moscú 1980 y en los de Los Ángeles 1984. El británico Sebastian Coe es el único bicampeón olímpico en la prueba. De ahí su importancia y la dificultad que conlleva llegar a lo más alto en esta prueba tan exigente.

El oro de Moscú

En los de Moscú 1980 Coe se impuso al alemán Jürgen Straub y a su gran rival, el también inglés Steve Ovett. Sin duda es una de las finales más recordadas del atletismo olímpico y de los 1500 metros lisos. Faltaron los atletas estadounidenses por el boicot de su país a los Juegos rusos. 

Cuatro años después Sebastian Coe tuvo dos acompañantes diferentes en el podio. El británico Steve Cram tuvo que conformarse con la medalla de plata. El bronce llevó nombre y apellidos españoles. José Manuel Abascal hacía historia para el atletismo de nuestro país en los Juegos de Los Ángeles. 

La primera victoria africana en dos décadas

En Seúl 1988 llegó la primera victoria africana después de veinte años. El keniata Peter Rono se colgaba el oro olímpico dos décadas más tarde que Kipchoge Keino. El también Keniata fue campeón en México 1968 y plata en Múnich 1972. Rono superó al británico Peter Elliott, plata, y al alemán Jens-Peter Herold. Podría llamar a esta final, la de los “Peters”. 

Mayoría británica en los podios de 1980 a 1988. Cuatro atletas, cinco medallas. Dos oros, dos platas y un bronce gracias a Coe, Ovett, Elliott y Cram. Nombres míticos del atletismo de Reino Unido. 

Con los Juegos de Barcelona 1992 cambiaron muchas cosas. También la tendencia en los 1.500 metros. Comienza el dominio africano en las pruebas de fondo y medio fondo. En Barcelona llegó un oro histórico para España. Fermín Cacho levantaba los brazos y nos emocionaba a todos por delante del marroquí Rachid El-Basir y del catarí Mohamed Suleiman. Tres minutos, cuarenta segundos y doce centésimas que recordaremos toda la vida. 

Dominio africano

Nadie sabe qué hubiera ocurrido si Hicham El Guerrouj no se llega a tropezar y a entorpecer a Fermín Cacho en la final de Atlanta 1996. El atleta español tuvo que conformarse con ser subcampeón cuatro años después. Se llevó el oro el argelino Noureddine Morceli. El bronce fue para el keniata Stephen Kipkorir

En los Juegos de Sidney volvió a ganar un africano. Esta vez fue el keniata Noah Ngeny. El marroquí Hicham El Guerrouj se quedó a unas centésimas del oro, pero tuvo que conformarse con la medalla de plata. El bronce fue para el keniata Bernard Lagat. Triplete de medallas para África. Dominio aplastante.

Fue en Atenas 2004 cuando Hicham El Guerrouj pudo resarcirse de la caída en Atlanta ocho años atrás y de la plata de Sidney 2000. El oro olímpico le confirmó como uno de los grandes mediofondistas de la historia. Superó por poco a Bernard Lagat, plata, y al portugués Rui Silva.

La sombra del dopaje

La final de los 1.500 metros de los Juegos de Pekín 2008 la ganó el bahrainí Rashid Ramzi. Un año después se descubrió su trampa. Fue desposeído por dopaje. El keniata Asbel Kiprop, que había sido plata, se convirtió en oro. Años después le pillaron dopado. Pero no le quitaron la medalla de Pekín. El neozelandés Nick Willis fue subcampeón y el francés Mehdi Baala fue bronce. El español Juan Carlos Higuero acabó quinto, pero por el dopaje de Ramzi ocupa el cuarto lugar. 

Dieciséis años después de la victoria de Morceli en Atlanta, volvió a ganar un argelino. Taoufik Makhloufi se convirtió en campeón olímpico en Londres 2012. Lo hizo por delante del estadounidense Leonel Manzano y del marroquí Abdalaati Iguider

Dos estadounidenses se proclamaron campeones olímpicos de 1.500 metros allá por 1904 y 1908. El tercero en lograrlo fue Matthew Centrowitz en los Juegos de Río 2016. El campeón en Londres 2012, Makhloufi bajó un puesto y tuvo que conformarse con la plata. Ocho años después de ser subcampeón en Pekín, el neozelandés Willis acabó tercero.

Reino Unido es el gran dominador del medallero olímpico de los 1.500 metros masculinos. Cinco oros, cinco platas y tres bronces en esta prueba le sitúan por delante de Kenia con cuatro oros, dos platas y dos bronces. En tercer lugar aparecen los estadounidenses con tres oros, siete platas y cuatro bronces. España tiene una medalla de cada color, gracias al oro y la plata de Fermín Cacho en 1992 y 1996 respectivamente y al bronce de José Manuel Abascal en Los Ángeles 1984. 

 

Fotos: Getty, AFP, AP, Reuters, Alamy

Los mejores días olímpicos

Cualquier día olímpico con medalla ya es digno de recordar. Si se ganan dos medallas mucho más. Pero si en un día cualquiera de competición olímpica, un país gana más medallas, es un exitazo. En siete días de la historia olímpica, España ha logrado sumar cuatro o más metales. En esos siete días de competición, el equipo español ha ganado 30 medallas de un total de 156. Es decir, un 19,23% de las medallas conseguidas por nuestro país en la historia olímpica se han ganado en esos siete días. El tope está en cinco medallas, aquel memorable 8 de agosto de 1992, igualado el 11 de agosto de 2012, aunque faltan dos medallas por entregar. Se trata de los mejores días olímpicos de nuestros atletas. Días históricos para el deporte nacional que merecen ser recordados. Son los mejores días olímpicos del deporte español.

5 medallas. 8 de agosto de 1992

El mejor día olímpico para España se produjo en los Juegos de Barcelona 92. No podía ser de otra manera. El equipo español sumó 22 medallas en total, 5 ese día. Los metales llegaron en cuatro deportes diferentes: atletismo, fútbol, tenis y gimnasia rítmica. Fueron dos medallas de oro y tres de plata. Estos fueron los protagonistas de aquella jornada histórica para el deporte español. 
 

  
FERMÍN CACHO- ORO EN 1.500 METROS-ATLETISMO . Venció con un tiempo de 3’40″12c con el Estadio Olímpico de Montjuic en pie y aplaudiendo sin parar al atleta soriano nacido en Ágreda en 1969. Su entrada en meta con los brazos en alto simboliza el éxito de los Juegos de Barcelona para España. 
 
 

  
SELECCIÓN DE FÚTBOL- ORO. Con un Camp Nou lleno a rebosar, la selección española esperó al descuento de la segunda parte para certificar la victoria contra Polonia. El 3-2 de Kiko Narváez (primero en la imagen) desató el delirio.
 
  
 
JORDI ARRESE- PLATA EN INDIVIDUALES-TENIS . El tenista catalán perdió en la final contra el suizo Marc Rosset por 7-6 6-4 3-6 4-6 y 8-6 en cinco horas y tres minutos de juego.

 

 

ARANTXA SÁNCHEZ VICARIO Y CONCHITA MARTÍNEZ- PLATA EN DOBLES-TENIS- Las mejores tenistas de la historia de nuestro país, no pudieron ganar en la final a las norteamericanas hermanas Fernández, Gigi y Mary Jo. Perdieron en dos horas exactas de partido por 7-5 2-6 y 6-2.
CAROLINA PASCUAL- PLATA EN GIMNASIA RÍTMICA- La gimnasta alicantina logró una medalla inesperada con solo dieciséis años. Su actuación fue soberbia en mazas, aro, cuerda y cinta, pero su ejercicio de pelota fue mejor aún. La rusa Timoshenko ganó el oro con una puntuación de 59.037 y Carolina Pascual fue subcampeona olímpica con 58.100.

5 medallas. 11 de agosto de 2012

El 11 de agosto de 2012, España ganó tres medallas olímpicas. Años después nos enteramos de que dos tramposos se habían dopado y la cifra subió a cinco. Eso sí, todavía no se han entregado esas dos medallas a la saltadora de altura Ruth Beitia y al piragüista Sete Benavides, ambas de bronce. Además de las dos medallas anteriores, llegaron un oro en vela, una plata en piragüismo y un bronce en balonmano. 
EQUIPO ELLIOTT 6m -VELA- ORO- Ángela Pumariega, Sofía Toro y Támara Echegoyen ganaron un oro inesperado. Derrotaron al trío australiano en una final muy emocionante y en un día que llegó a tener vientos de hasta veinte nudos.
SAÚL CRAVIOTTO -K1-200 METROS- PIRAGÜISMO- PLATA- Llegaba a Londres 2012 tras haber sido campeón olímpico cuatro años antes junto a Carlos Pérez Rial. No defraudó y se colgó una valiosísima medalla de plata. La segunda de sus cuatro medallas olímpicas.
EQUIPO FEMENINO BALONMANO- BRONCE -Ni más ni menos que dos prórrogas hicieron falta para que la selección femenina de balonmano se hiciera con un bronce olímpico histórico. Vencieron a las surcoreanas por 31 a 29.
RUTH BEITIA-SALTO DE ALTURA-ATLETISMO- BRONCE Ruth Beitia saltó dos metros aquel día. Una gran marca que le valió para ser cuarta. Siete años más tarde se confirmó el dopaje de la rusa Shkolina. La mejor atleta española de todos los tiempos sigue esperando su medalla.
SETE BENAVIDES-C1-200 METROS-PIRAGÜISMO- BRONCE Sete Benavides lleva años entre los mejores del piragüismo. Como Beitia, acabó cuarto. Pero siete años después nos enteramos de que el lituano Shuklin se había dopado. También sigue esperando la entrega de su bronce.

4 medallas. 2 de agosto de 1996

Ni más ni menos que en cinco días olímpicos, España ha sumado cuatro medallas. Dos tuvieron lugar en los Juegos de Atlanta (2 y 3 de agosto de 1996). Otro en los Juegos de Atenas (21 de agosto de 2004) y otros dos en Pekín (17 y 23 de agosto de 2008).

El segundo día de agosto de 1996, llegaron cuatro medallas de cuatro deportes diferentes, gimnasia rítmica, atletismo, hockey hierba y tenis. Una fue de oro, dos de plata y una de bronce.


EQUIPO GIMNASIA RÍTMICA- ORO – Marta Baldó, Nuria Cabanillas, Estela Giménez, Lorena Guréndez, Tania Lamarca y Estíbaliz Martínez, ganaron el oro con una puntuación de 38.933. Bulgaria se quedó muy cerca con 38.866 y ganó la plata y Rusia fue bronce con 38.365.

EQUIPO MASCULINO HOCKEY HIERBA- PLATA-La selección masculina de hockey hierba perdió en la final contra Holanda por 3 a 1, a pesar de haberse adelantado en el marcador.
 
 

  
 
ARANTXA SÁNCHEZ VICARIO- PLATA EN INDIVIDUALES-TENIS- Tercera medalla olímpica de la tenista española, tras las dos logradas en Barcelona 92. Perdió en la final contra la estadounidense Lindsay Davenport por 7-6 y 6-2.
 

VALENTÍ MASSANA- BRONCE EN 50KM MARCHA-ATLETISMO- Después de un esfuerzo descomunal, Valentí Massana llegó tercero con más de 3 horas y 44 minutos. Se quitó la espina de cuatro años antes en Barcelona 92, donde fue descalificado a muy pocos metros de terminar la prueba de 20km marcha.

4 medallas. 3 de agosto de 1996


Tres deportes diferentes sumaron cuatro medallas para España en este día. Ciclismo, tenis y atletismo. Una fue de oro y tres fueron de plata. Los cuatro metales llegaron del lado masculino.

MIGUEL INDURÁIN- ORO EN CONTRARRELOJ INDIVIDUAL-CICLISMO. Después de no haber podido ganar su sexto Tour de Francia consecutivo, días más tarde, el ciclista navarro se impuso con superioridad a todos sus rivales (1h 04´05″). Abraham Olano (1h 04´ 17″) fue subcampeón olímpico firmando un doblete español histórico. El británico Chris Boardman (1h 04′ 36″) les acompañó en el podio.

ABRAHAM OLANO- PLATA EN CONTRARRELOJ INDIVIDUAL-CICLISMO

SERGI BRUGUERA- PLATA EN INDIVIDUALES- TENIS- El tenista catalán perdió en la final contra el americano André Agassi por 6-2 6-3 y 6-1 en 75 minutos de juego.


FERMÍN CACHO- PLATA EN 1.500 METROS- ATLETISMO- El campeón olímpico en Barcelona 92 volvía a subir al podio en unos Juegos, esta vez como medallista de plata. Se impuso Morceli. Nadie sabe que habría pasado de no caerse El Guerrouj, al que el atleta soriano tuvo que saltar para no ir al suelo también.

4 medallas. 21 de agosto de 2004

Tres platas y un bronce fueron la cosecha de medallas en aquel día. Llegaron en tres deportes diferentes. En vela dos, en hípica y en ciclismo en pista.

 

RAFA TRUJILLO- PLATA- CLASE FINN- VELA- El regatista gaditano triunfaba en Atenas 2004, tras haber pasado una infancia llena de derrotas en la clase «Optimist».




NATALIA VIA DUFRESNE Y SANDRA AZÓN-PLATA- CLASE 470- VELA- La pareja española llevaba seis años preparándose para ganar una medalla olímpica. En Atenas lo lograron siendo subcampeonas.




BEATRIZ FERRER SALAT, RAFAEL SOTO, JUAN ANTONIO JIMÉNEZ E IGNACIO RAMBLA- PLATA- DOMA CLÁSICA- HÍPICA- La hípica española volvía a conquistar una medalla olímpica 56 años después de los Juegos de Londres 1948.

SERGI ESCOBAR-BRONCE- PERSECUCIÓN INDIVIDUAL- CICLISMO EN PISTA- No sería la única medalla para el pistard español. Lograría otra en la persecución por equipos.

 

4 medallas. 17 de agosto de 2008

Un oro y tres platas procedentes de tres deportes diferentes, llegaron en este día de mediados de agosto de 2008. Tenis, vela y gimnasia artística fueron los protagonistas.

RAFA NADAL-ORO- INDIVIDUALES- TENIS- El mejor tenista español y el mejor deportista  de todos los tiempos sumaba el oro olímpico a su ya extensa carrera cargada de triunfos. Se impuso al chileno Fernando González por 6-3 7-6 y 6-3 en 2 horas y 22 minutos de juego.

VIRGINIA RUANO Y ANABEL MEDINA-PLATA- DOBLES- TENIS- La pareja española cayó derrotada en la final por las hermanas Williams. Venus y Serena se impusieron 6-2 y 6-0.

IKER MARTÍNEZ Y XABI FERNÁNDEZ-PLATA- CLASE 49er- VELA- Fue plata, pero tenía que haber sido oro. La pareja ganadora, la de los daneses, rompió su barco y compitió con el de los croatas.


GERVASIO DEFERR-PLATA- SUELO- GIMNASIA ARTÍSTICA-Gervasio Deferr conseguía su tercera medalla olímpica. Las dos anteriores fueron de oro, en salto. Plata que tendría que haber sido oro, pero estaba el chino Kai Zou y las decisiones de los jueces para impedirlo. Sidney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008, llevan su nombre. Tres Juegos, tres medallas. Sencillamente espectacular.

4 medallas. 23 de agosto de 2008

Penúltimo día de los Juegos de Pekín. España sumó en tres deportes diferentes, en piragüismo, en hockey hierba y en natación sincronizada. Fueron un oro y tres platas.

SAÚL CRAVIOTTO Y CARLOS PÉREZ RIAL-ORO- K2-500 METROS- PIRAGÜISMO- Fue la medalla que nadie esperaba. Era su segunda competición oficial juntos. Un oro de ley.

 
  
DAVID CAL-PLATA- C1-500 METROS- PIRAGÜISMO- El piragüista gallego sumaba con esta medalla de plata, su cuarta medalla olímpica. Dos en Atenas 2004 y otras dos en Pekín 2008. Luego llegaría Londres 2012 para convertirle en leyenda del deporte mundial.
 
 
SELECCIÓN MASCULINA-PLATA- HOCKEY HIERBA- El equipo español perdió en la final contra Alemania por 1-0.
 
 
EQUIPO-PLATA- NATACIÓN SINCRONIZADA- Un subcampeonato olímpico histórico. Solo superadas por la todopoderosa Rusia.

30 medallas conquistadas en siete días de competición son muchas.  7 oros, 18 platas y 5 bronces para ser más exactos. Una excelente cosecha que esperamos siga aumentando. El resto de días en los que España ha logrado metales olímpicos se consiguieron una, dos o incluso tres. En diez días diferentes desde Barcelona 92 a Río 2016 se lograron tres medallas en una misma jornada, lo que tampoco está nada mal. Si sumaramos esas 30 a las 30 repasadas en este artículo, el resultado nos daría 60 en diecisiete días de competición. Esto supone el 38,46% del total de medallas olímpicas de España.

Fotos: EFE, AFP, AP

Theresa Zabell, la maestra de la vela

De vez en cuando salen listados para que votemos cuáles son los mejores deportistas españoles de la historia. Curiosamente el nombre de Theresa Zabell Lucas (Ipswich, Gran Bretaña, 22 de mayo de 1965) suele aparecer pocas veces. Cuenta que sus padres son ingleses, pero no de su lugar de nacimiento. Nació allí por el trabajo de su padre. «A él no le gustaba Inglaterra. Siempre quiso irse. Su luna de miel fue en España». 

La maestra de la vela española debería estar siempre en los primeros lugares del ránking deportivo de todos los tiempos. Seguramente nadie tenga una respuesta clara a esa injusticia. Solo hay que mirar su historial para entender lo que ha significado en la historia del deporte que dominó durante una década. 

Hablar de Theresa Zabell es hacerlo de la única mujer española que ha sido capaz de ganar dos oros olímpicos. Solo seis españoles son bicampeones, cinco hombres y ella. También forma parte del selecto club de los campeones de todo, de los ganadores de la triple corona : oro olímpico, mundial y europeo en una misma prueba. El 3 de agosto de 1992 se convirtió junto a Patricia Guerra, en las primeras mujeres españolas que lograron una medalla olímpica en vela.

Todo comenzó con Montreal 1976

Podríamos decir que todo comenzó cuando Theresa tenía 11 años. Se fue a Inglaterra a perfeccionar el inglés a casa de unos amigos de sus padres. Él veía los Juegos de Montreal en la televisión. Dice Zabell que ahí comenzó su sueño: ir a unos Juegos Olímpicos. Aunque en aquellos días era una utopía. La vela femenina aún no era olímpica. 

Zabell empezó a navegar en 1979, a los catorce años, en la clase Optimist. Seis años más tarde logró su primera gran medalla internacional. En 1985 fue oro mundial en la clase Europa.

A pesar de haberse ganado la clasificación para los Juegos de Seúl 1988 (estreno de la vela olímpica femenina), una decisión incomprensible de la Federación Española la dejó fuera y en su lugar acudieron Adelina González y Patricia Guerra. Zabell pensó en dejarlo todo. Se fue a vivir un año a Inglaterra y animada por su familia, afortunadamente regresó en el ciclo olímpico de Barcelona 92. 

Campeona de todo

En 1991 comenzó a ganar oros en la clase 470. Campeona de Europa junto a Patricia Guerra (en el mismo barco desde 1989).  Llegaron a los Juegos de Barcelona como vigentes campeonas mundiales y europeas. A solo un oro de firmar la triple corona. Llegaron a la ciudad condal como claras favoritas a subir al podio. 

El 28 de julio de 1992 comenzaron su participación en los primeros y únicos Juegos celebrados en España. No tuvieron suerte. Un juez las descalificó en la primera regata al apreciar que estaban fuera de la línea de salida. Demostraron que no tenía razón, pero la reclamación no valió para nada. Tocaba remontada. Y así lo hicieron. Nadie había podido sobreponerse a un cero en una primera regata. Ellas lo lograron y se colgaron la medalla de oro. Sin ningún fallo desde la primera regata.  «Hemos soñado con este momento tantas veces» dijeron Zabell y Guerra. «También ha sido un triunfo de la industria náutica española». «Ésta era la única oportunidad que teníamos de lograr un oro en nuestro país» añadió Zabell tras ganar el oro olímpico.

Tras convertirse en campeonas olímpicas no bajaron el listón. «El oro no nos cansa. Seguiremos navegando en 470 y volveremos a intentar estar en otros Juegos» dijo Zabell. La siguiente cita olímpica estaba prevista en Atlanta a cuatro años vista. 

 Cambio de pareja

Patricia Guerra se casó y se fue a vivir fuera de España. Para los Juegos de Atlanta, Theresa Zabell tuvo que encontrar una nueva compañera. La elegida fue Begoña Vía Dufresne. Juntas fueron campeonas de Europa, bicampeonas del mundo y llegaron con muchas opciones de medalla a los Juegos de Atlanta 1996. 

La competición de vela tuvo lugar en Savannah, a cinco horas de Atlanta. Zabell ha confesado que el camino hacia el oro fue igual de complicado que el de Barcelona. «Es la única vez que he pasado miedo en un campo de regatas. El segundo día estuvimos agarradas al barco casi una hora. Llegamos a pensar que nos ahogábamos, hundidas en mitad de una tormenta. Y eso nos pasó factura las primeras pruebas, y nos obligó a remontar» dijo en una entrevista en el diario As. 

Theresa Zabell es una de las más grandes deportistas españolas de la historia. Que a nadie se le olvide. Su legado es eterno. Leyenda viva de la vela y del deporte español. Cinco veces campeona del mundo, tres veces campeona de Europa, dos oros olímpicos, doce campeonatos de España. 

 

Martín López Zubero, el rey de las aguas

Martín López-Zubero (Jacksonville, Florida, Estados Unidos, 23 de abril de 1969) se convirtió en el héroe de la natación española el 28 de julio de 1992. A los 23 años fue el primer nadador español (y hasta hoy último) en ser campeón olímpico (en categoría masculina). Los Juegos de Barcelona 92 le hicieron entrar en el selecto club de ganadores de oro. Las 10.000 personas que llenaban las piscinas Bernat Picornell vivieron levantados de sus asientos los últimos cincuenta metros de la prueba. El público estalló de alegría cuando vio que Zubero tocaba la pared en primera posición, con récord olímpico incluido, 1 minuto 58 segundos y 47 centésimas para la gloria olímpica en los 200 metros espalda.

El oro de Barcelona fue la medalla más importante de su carrera deportiva. Un éxito que llega con regalo monetario al cumplir los 50 años. La Caixa creó la “Libreta Campeones”. Consistía en premiar con dinero a los medallistas olímpicos y a los que consiguieron diploma o un récord en los Juegos del 92. En el caso de López-Zubero le corresponden 600.000 euros (100 millones de las antiguas pesetas), el máximo a entregar por haber ganado un oro. Todos los titulares de una Libreta Campeones tienen la posibilidad de cobrar la cantidad asignada de una sola vez o recibir una renta mensual vitalicia.

Ocho años ganando medallas

López-Zubero es sin duda el mejor nadador masculino que ha tenido España. Y parece que será muy difícil bajarle de lo más alto. Entre 1989 y 1997 fue la gran esperanza española en cada Europeo, Mundial o Juegos Olímpicos. Medallas en 100 y 200 metros espalda y hasta en los 100 metros mariposa. Todo comenzó cuando tenía veinte años, en el Campeonato de Europa celebrado en Bonn. A los 19 había sido undécimo en los 200 metros espalda de los Juegos de Seúl 88. 

Como era de esperar Alemania domina el medallero del Europeo de 1989. El nadador español se cuelga un oro en los 100 metros espalda, su primera medalla internacional. Es el comienzo de unos años gloriosos para el hijo del doctor en oftalmología y ex jugador de baloncesto, José Luis López-Zubero. Llegaba con la segunda mejor marca de los participantes (56.39 segundos) y ganó.

Primer oro europeo español

Por primera vez, un español era campeón de Europa en natación. Martín entrenaba en Florida (EEUU), por eso dijo esto tras el oro: “Ahora puedo volver a Estados Unidos y entrenar aún más fuerte porque sé que soy capaz de ganar a los rusos y a los alemanes. Cuando has conseguido una victoria es mucho más fácil pensar en la siguiente y eso es lo que voy a hacer cuando vuelva a Florida: entrenar para ganar en los Mundiales de Perth.” “Yo creía que podía ganar una medalla de plata o de bronce, pero nunca creí que podría ganar el oro”. López-Zubero ganó con un tiempo de 56.44. Ocurrió el 20 de agosto de 1989.

Un 1991 maravilloso

1991 fue el mejor año de la carrera deportiva del nadador español nacido en Estados Unidos. Hubo Mundial en Perth (Australia) y Europeo en Atenas a un año vista de los Juegos de Barcelona. Si en Bonn se había convertido en el primer español ganador de un oro europeo, en Perth llegó el primer oro mundial el 9 de enero del año preolímpico. Un día histórico. Esta vez en los 200 metros espalda. Misma prueba en la que un año y siete meses después se convertiría en campeón olímpico. “Ahora quiero el título en Barcelona 92” dijo tras convertirse en campeón del mundo. Dicho y hecho. La marca fue 1:59.52.

Pero aquel oro no llegó solo. En Perth también se colgó la medalla de bronce en los 100 metros espalda. Prueba en la que dos años ante había sido oro europeo. El 12 de enero, tres días después de su oro mundial, batió el récord de España con una marca de 55.61. “Salí a divertirme”. “Estoy muy contento con la medalla, aunque parezca que no valga tanto como la otra”. “Ser tercero en un Mundial es muy bueno y para mí tiene mucha importancia”.

El balance del Mundial de Perth no pudo ser mejor. Faltaba el Europeo de Atenas en agosto del 91. Martín López-Zubero firmó su mejor actuación en un campeonato internacional ganando tres medallas. Dos oros en 100 y 200 metros espalda y una plata en 100 metros mariposa.

Dos récords del mundo en unos meses

Pero días antes, el 13 de agosto, gana las series del Campeonato de Verano estadounidense en 200 metros espalda. No solo gana, también bate el récord del mundo con una marca sensacional de 1:57.30. De nuevo el primer español en lograr una gesta de tal calibre. Lo logró en Fort Lauderdale. La anterior plusmarca mundial la tenía el soviético Igor Polianski, con 1:58.14 desde 1985.

Ocho días después de su récord mundial, se cuelga la medalla de plata europea en los 100 metros mariposa. El tiempo fue de 54.30 a ocho centésimas del ganador. El 22 de agosto de 1991 gana el oro en los 200 metros espalda, su primer gran triunfo como récordman mundial de la prueba. La marca 1:58.66 es buena, pero se queda lejos de su récord. “Solo quería ganar”. A Zubero le tocó nadar en la calle 1. “Afortunadamente, tuve suerte de tener a Selkov al lado porque me obligó a nadar rápido”.

El 24 de agosto cerró su participación en Atenas con un nuevo oro. Esta vez en los 100 metros espalda y con superioridad. Nadó en 55 segundos y 30 centésimas. Más de medio segundo más rápido que el subcampeón de Europa, el alemán Dirk Richter, que también le acompañó días atrás en el podio del 200. “Quería el récord, estoy contento pero no satisfecho” dijo el triple medallista en Atenas.

Aunque parecía difícil superar el récord mundial, el 23 de noviembre volvió a batirlo dejando una marca excepcional de 1:56.57. Lo logró en Tuscalosa (Estados Unidos). El récord se mantuvo hasta el 27 de agosto de 1999.El nadador estadounidense Lenny Krayzelburg lo dejó en 1:55.87.

Confiado en ganar el oro en Barcelona

Los resultados de 1991 hacían presagiar unos Juegos de Barcelona cargados de éxitos para el nadador español afincado en Florida. «En 200 espalda espero poder quedar campeón olímpico, en los 100 tendré que luchar mucho y luego quedan los 200 metros estilos donde también puedo conseguir medalla aunque debo de mejorar el estilo de braza que es con el que tengo mayores problemas”. «Pienso que todavía no he llegado a un techo en mis marcas y puedo mejorarlas bastante” dijo en el aniversario del Club Natación Sabadell a ocho meses vista de Barcelona 92.

Llegó el momento decisivo. López-Zubero aspiraba a entrar en el selecto club de los ganadores de todo. Campeón del mundo y de Europa en 1991, en Barcelona aspiraba a lo máximo. El oro olímpico le esperaba en los 200 metros espalda.

Un oro y dos diplomas en Barcelona 92

El 27 de julio nadó la final de los 100 metros mariposa. Prueba en la que era el vigente subcampeón europeo. El nadador español tuvo que conformarse con un diploma al quedar en séptimo lugar con una marca de 54.19. Fue once segundos más rápido que el año anterior, pero no le valió para conseguir medalla. El bronce se ganó con 53.41. “Estoy contento por haber disputado la final, pero no con el crono porque quería bajar de 54 segundos”.

En un reportaje publicado el 28 de julio de 1992 (el día más importante de su carrera) en Mundo Deportivo dijo: “la culpa de que quisiera ser nadador la tuvo mi hermano David. Cuando él ganó el bronce en Moscú 1980, yo tenía 9 años y fue en ese momento cuando decidí ser un nadador bueno”.

Vibró la Picornell

Y llegó el oro más esperado en los 200 metros espalda.  No sin suspense, claro, porque Martín López-Zubero siempre nadaba en negativo. Remontando a sus rivales y arrasando en los metros finales. Su paso por los primeros 50 metros fue el más lento de todos los finalistas, octavo con 28.85. Mejoró un puesto en los siguientes, pero todavía a un segundo de Selkov con 59.41. Fue en los 150 metros cuando el público que llenaba la Picornell empezó a vibrar más que nunca. El nadador español se colocó en tercer lugar con un tiempo de 1:29.15. En los últimos 50 metros remontó lo que le quedaba y llegó con 1:58.47, récord olímpico y una medalla dorada inolvidable. “Yo pensaba que haría 1 minuto 55 segundos”. Lo que habría significado una nueva plusmarca mundial.

El 30 de julio buscó su segunda medalla en los Juegos de Barcelona. A los 100 metros espalda llegaba como vigente bronce mundial y subcampeón europeo. Terminó cuarto, de nuevo diploma olímpico como en los 100 metros mariposa. Zubero se quedó a dieciocho centésimas de la medalla (54.78) , hizo 54.96. Fue más rápido que en el Mundial de Perth pero no bastó para subir al podio por segunda vez.

«La medalla está en el banco»

Un día más tarde no pudo entrar en las finales de 200 metros estilos y en la de 4×100. Terminó con un oro y dos diplomas olímpicos. “Mi gran objetivo en Barcelona se ha alcanzado, aunque no haya logrado mis marcas no está nada mal”. Calificó al público de la Picornell como “fantástico”. “Antes de la final de 200 espalda me temblaban las piernas de emoción, les debo mucho porque me sentí muy apoyado”.

En una entrevista concedida al diario El País veinticinco años después del oro de Barcelona, contó dónde guarda la medalla: “La tengo guardada en el banco, aunque mandé hacer un duplicado que está en un despacho de mi casa. El bañador, el gorro y las gafas también los conservo, enmarcados en mi garaje, junto con muchos más recuerdos de cuando competía”.

Después del oro olímpico siguió ganando medallas

Quedaba Zubero para rato. Al año siguiente de ganar el oro olímpico, participó en el Campeonato de Europa de Sheffield (Reino Unido). Allí defendía sus títulos de Atenas 1991. El subcampeón olímpico de 200 metros espalda, el ruso Vladimir Selkov, iba a ser su gran rival por las medallas. En tierras inglesas iba a dedicarse exclusivamente a las pruebas de espalda por primera vez en su carrera. El jueves 5 de agosto ganó la medalla de plata en el 200. Selkov lo superó por cuarenta y dos centésimas. El español marcó un tiempo de 1:58.51. Salió lento, fue segundo en todos los virajes y no pudo superar al ruso al final. Selkov hizo la mejor marca del año y Zubero la segunda.

Derrota y revancha

“He notado que me falta entrenamiento de fondo porque mis últimos cien no fueron como siempre”. Sobre Selkov: “Ha llevado una temporada muy fuerte en Europa por eso yo lo consideré mi rival más fuerte. Es muy joven y continúa mejorando”.

El 7 de agosto llegó la revancha. El español ganó la medalla de oro en los 100 metros espalda por delante de Selkov. Ganó con un tiempo de 55.03. Cincuenta y cinco centésimas más rápido que el ruso. Los dos oros de Atenas, se convertían en oro y plata en Sheffield 1993. “He cumplido y me doy por satisfecho”.

En septiembre de 1994 se celebró el Mundial de Roma. De nuevo con Martín Lopez-Zubero como máxima estrella de la natación española. Selkov volvió a imponerse en los 200 metros espalda. La plata de Zubero, rapado al cero, llegó el 7 de septiembre. “No hay ninguna excusa, me han fallado las fuerzas al final” “Una medalla de plata tampoco está mal” dijo el campeón olímpico español. La marca fue de 1:58.75.

El 10 de septiembre llegó la final de los 100 metros espalda. López-Zubero se desquitó y se proclamó campeón del mundo con un tiempo de 55.17, récord de los campeonatos y segunda mejor marca del año. Esta vez Selkov quedó en cuarto lugar. “Durante estos días traté de olvidar el resultado del 200 y concentrarme en lograr esta victoria”.

Los últimos Juegos del campeón

Cuatro años después de su oro olímpico en Barcelona, participó en los Juegos de Atlanta 1996. El 23 de julio en los 100 metros espalda sumó diploma al quedar en cuarta posición a solo veinte centésimas del bronce (55.02).  “No me siento frustrado. Es la segunda vez que quedo cuarto en esta final en unos Juegos y no pasa nada aunque yo siempre quiera ganar”. “Llegué mal a los últimos diez metros, quizá me faltó fuerza”. Los 55.22 no bastaron para subir al podio.

El viernes 26 de julio de 1996 nadó la última final olímpica de su carrera deportiva. Defendía el oro conquistado en Barcelona 92, pero solo pudo ser sexto. Firmaba así su cuarto diploma olímpico. Esta vez en la prueba que más alegrías le había dado, los 200 metros espalda. “No estoy fino y no pude hacer nada”. Su tiempo fue de 2:00.74, lejos de las medallas y de sus mejores marcas.

Broche de oro en Sevilla

Se acerca el final. El 8 de marzo de 1997 anuncia que los Europeos de Sevilla serán su última competición. En Sevilla solo participó en los 100 metros espalda. «Los 200 son una prueba de ritmo, y yo me siento demasiado viejo para nadarla. Hay nadadores que a los 30 años se encuentran bien para seguir con ella, pero no es mi caso. Aguanto mejor el 100” dijo días antes de disputar la última final de su carrera.

Zubero afrontaba la final con la mejor marca europea del año y llegaba como vigente campeón mundial. Como hacen los grandes del deporte, puso punto y final con un oro europeo. Salió mal, como casi siempre, pero remontó y ganó. En casa, yendo de menos a más y terminando con un tiempo de 55.71. «Ha sido el 100 espalda que más ilusión me ha hecho desde que gané mi primer título europeo en Bonn 89». Ocho años dominando la espalda europea, mundial y olímpica. Martín López-Zubero, el rey de las aguas.

 

Imágenes míticas de la historia del deporte: el Dream Team de la NBA

La portada de la revista Sports Illustrated del 18 de febrero de 1991 cambió la historia del baloncesto para siempre. Aquel día nació el Dream Team: el mejor equipo de la historia en cualquier deporte. La fotografía la hizo Theo Westenberger, fotógrafa ya fallecida, que acompañó a Jack McCallum en aquel reportaje mítico de cinco páginas. McCallum cuyo libro “Dream Team” es una delicia, lo tituló “Lords of the rings”, los señores de los anillos.

Los protagonistas de la imagen son Charles Barkley, Patrick Ewing, Karl Malone, Magic Johnson y Michael Jordan. Cinco enormes jugadores de la NBA, tanto por su altura como por su juego. Cinco integrantes de un equipo que maravillaría año y medio después, en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.

El Congreso Mundial de la FIBA de 1989 permitió que los profesionales participaran en los Juegos Olímpicos

El 7 de abril de 1989 el Congreso Mundial de la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto) celebrado en Múnich, decidió permitir en todas las competiciones oficiales, incluidos Juegos Olímpicos, a profesionales, incluidos los jugadores de la NBA. Los de Barcelona 92 serían los primeros en beneficiarse de tal medida. «Con este acuerdo hemos entrado en el siglo XXI», declaró el secretario general de la FIBA, el yugoslavo Borislav Stankovic, “queremos a los mejores en nuestras competiciones”. Al principio hubo dudas en la NBA, pero la portada de Sports Illustrated hizo que las opiniones cambiasen. También ayudó el interés de varios patrocinadores como Coca-Cola o McDonald´s.

En septiembre de 1991 fue elegido el equipo que dejaría con la boca abierta al mundo entero: Magic Johnson, Chris Mullin, Charles Barkley, John Stockton, Karl Malone, Michael Jordan, Larry Bird, Patrick Ewing, David Robinson, Clyde Drexler y Scottie Pippen fueron los once jugadores elegidos, a los que se sumó un representante del baloncesto universitario americano, Christian Laettner. Chuck Daly fue el hombre escogido como seleccionador.

El 28 de junio de 1992 se produjo el debut internacional del Dream Team

El 28 de junio de 1992, a un mes vista de los Juegos Olímpicos de Barcelona, se produjo el debut internacional del equipo de ensueño. Se trataba de un torneo clasificatorio para los Juegos. Estados Unidos quedó encuadrado en el grupo A junto a Argentina, Canadá, Cuba y Panamá. El Dream Team arrasó a todos sus rivales. Seis victorias de seis posibles. El primer partido acabó con un resultado escandaloso: 136 a 57 contra Cuba. El 29 de junio llegó el turno de Canadá, que cayó derrotada por 105 a 61. Panamá perdió 112 a 52 y Argentina 128 a 87. En semifinales el equipo estadounidense derrotó a Puerto Rico por 81 a 119. En la gran final, el perdedor fue Venezuela con un resultado de 80 a 127.

Los partidos del Dream Team en Barcelona 92

Un día después de la inauguración de Barcelona 92, el 26 de julio, el Dream Team comenzó su maravilloso viaje olímpico. Estados Unidos venció a Angola por 116 a 48. El máximo anotador de aquel histórico partido fue Charles Barkley con 24 puntos.

Croacia fue el siguiente rival. 27 de julio de 1992. De nuevo paliza. 103 a 70. Michael Jordan anotó 21 puntos. Mientras que Barkley se quedó en los 20. En Croacia jugaba Drazen Petrovic que sumó 19.

Miércoles 29 de julio de 1992. Alemania es el tercer rival en el camino hacia el oro olímpico del Dream Team. Estados Unidos vence 111 a 68 con partidazo de Larry Bird. 19 puntos en 21 minutos. 7 de 11 en tiros de campo. Karl Malone anotó 18 puntos.

Todos los rivales cayeron por más de 30 puntos de diferencia

Brasil fue el cuarto rival de Estados Unidos. De nuevo un resultado final abultadísimo. 127 a 83. Charles Barkley sumó 30 puntos en un magnífico encuentro. Barkley lo anotó casi todo, 12 de 14 en tiros de campo, 5 de 7 tiros libres, 8 rebotes.

La selección española fue el quinto y último rival de Estados Unidos en la primera fase. El Dream Team ganó 122 a 81. El máximo anotador del partido fue Andrés Jiménez con 23 puntos. Charles Barkley anotó 20, siendo de nuevo el mejor del equipo americano.

Llegados los cuartos de final, solo quedaba saber quién alcanzaría el partido decisivo contra Estados Unidos. Puerto Rico cayó por 115 a 77. Y eso que el equipo de “Piculin” Ortíz se puso 13-0 por delante al comienzo. Chris Mullin anotó 21 puntos y el Dream Team se clasificó para semifinales.

Lituania fue el rival en la semifinal. Estados Unidos le endosó una tremenda paliza. 51 puntos de diferencia. La segunda más grande del torneo olímpico del Dream Team. 127 a 76. El equipo de otra galaxia tuvo como máximo anotador del encuentro a Michael Jordan con 21 puntos.

La final la jugaron los dos mejores equipos del torneo. Ya se habían enfrentado en la primera fase. La selección de Croacia fue un digno rival del Dream Team. Se fueron al descanso con un resultado de 56 a 42 y acabaron perdiendo de 32. Los croatas Drazen Petrovic y Dino Radja anotaron 24 y 23 puntos respectivamente, Michael Jordan se quedó en 22. Aquel 117 a 85 fue el último partido de un equipo legendario, irrepetible, mítico, memorable. El baloncesto tomaba una nueva dimensión.

 

Barcelona 92: las medallas que llegaron del Mediterráneo

 

Llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya, dice Joan Manuel Serrat en su maravillosa canción «Mediterráneo». En aquellos días mágicos de agosto de 1992, el mar que baña las costas del levante español, se cubrió de oro y plata. Más del primer metal que del segundo, mucho más. Se cubrió de olor a triunfo y de trabajo bien hecho. Brilló más que nunca por el excelente resultado de la vela española en los Juegos de Barcelona. Fueron cinco medallas, cuatro de oro y una de plata, las que llegaron gracias a la vela. Fue un resultado sobresaliente, adornado con dos diplomas, gracias a dos sextos puestos.

En Barcelona 92 hubo diez clases. Había posibilidad de diez medallas de oro. Casi la mitad llevaron nombre español. Una auténtica barbaridad en cualquier deporte olímpico.

Los primeros de la clase

El 2 de agosto del 92 llegaron las dos primeras medallas de la vela. Ambas fueron de oro. Luis Doreste y Domingo Manrique compartieron protagonismo y alcanzaron la gloria olímpica en la clase Flying Dutchman, los dos son canarios de nacimiento. Doreste es de los pocos deportistas españoles, que pueden presumir de haber ganado dos medallas de oro olímpicas. La primera la logró en la clase 470, en Los Ángeles 1984. Doreste y Manrique lucharon por subir a lo más alto durante siete regatas. Fueron los más regulares de la prueba. Ganaron la primera regata, fueron segundos en tres, y obtuvieron un tercero, un noveno y un puesto decimotercero.

El segundo oro llegó gracias a José María Van der Ploeg, en la clase Finn. Barcelonés de nacimiento, conocía como anillo al dedo el Puerto Olímpico. Conocía los vientos y las corrientes de la zona. «Majestad, los españoles somos los mejores», le dijo a Juan Carlos I cuando fue a felicitarle por la medalla. Van der Ploeg necesitó siete regatas para alcanzar el oro. Fue segundo en dos ocasiones, tercero, quinto, séptimo y primero en la última regata, donde ganó con facilidad.

Doblete en 470

 

El 3 de agosto llegaron tres medallas más. Dos de oro y una de plata. El 470 masculino y el femenino y el Europa femenino. Todos necesitaron siete regatas para alcanzar la medalla. El 470 masculino estaba formado por Francisco Sánchez Luna y por Jordi Calafat. Comenzaron a navegar juntos tres años atrás y ya fueron campeones del mundo en abril del 92. «El éxito se ha basado en la dedicación, el trabajo y el dinero con el que hemos contado para llegar hasta aquí. Me gustaría que en los próximo Juegos, los regatistas tuvieran las mismas facilidades que nosotros». Ese era el secreto del oro para Jordi Calafat, nacido en Palma de Mallorca veinticuatro años antes de Barcelona 92. Calafat y Luna ganaron tres de las siete regatas en las que compitieron, fueron décimos en otras dos y obtuvieron un 12º y un 32º puesto.

 

El 470 femenino estaba formado por Theresa Zabell y Patricia Guerra. La primera forma parte del club de los elegidos, como Luis Doreste. También sabe lo que es ganar dos oros olímpicos. El de Barcelona fue el primero. Cuatro años más tarde, en Atlanta 96 conseguiría un nuevo oro. Zabell y Guerra llegaban a Barcelona con el papel de favoritas, tras haberse proclamado campeonas del mundo. Su regularidad fue magnífica. Durante las siete regatas, no bajaron del octavo puesto. Ganaron dos, y quedaron segundas, terceras, cuartas y octavas. Fueron descalificadas en la primera regata, pero supieron sobreponerse. «El oro de Barcelona venga mi ausencia de Seúl 88» dijo Zabell tras proclamarse campeona olímpica.

La más joven

Ganar una medalla olímpica con solo 19 años está al alcance de muy pocos deportistas. Natalia Vía-Dufresne lo consiguió en Barcelona, en la clase Europa. Para ser subcampeona olímpica, quedó segunda, tercera, quinta, sexta, séptima y dos veces octava. Pocos apostaban por su medalla. Los resultados no fueron buenos durante esa temporada, pero en el momento más importante, supo dar un giro a la situación y ganó la plata olímpica. Doce años más tarde volvería a subir al segundo cajón del podio.Ganó la medalla de plata junto a Sandra Azón en el 470 de Atenas 2004.

 

 

LA MEDALLAS DE LA VELA ESPAÑOLA EN BARCELONA 92
CLASE
REGATISTAS
PUESTOS EN LAS REGATAS
POSICIÓN FINAL
FLYING DUTCHMAN
LUIS DORESTE Y DOMINGO MANRIQUE
1º/2º/9º/2º/2º/3º/13º
ORO
FINN
JOSÉ MARÍA VAN DER PLOEG
2º/7º/3º/5º/2º/1º/-
ORO
470
JORDI CALAFAT Y FRANCISCO SÁNCHEZ LUNA
1º/10º/1º/1º/12º/10º/32º
ORO
470
THERESA ZABELL Y PÀTRICIA GUERRA
-/2º/3º/1º/4º/1º/8º
ORO
EUROPA
NATALIA VÍA-DUFRESNE
8º/3º/6º/2º/7º/5º/8º
PLATA