Medallas olímpicas de países organizadores en sus Juegos y en los posteriores

Organizar unos Juegos Olímpicos es el sueño de cualquier país del mundo. Todo el planeta está pendiente de ti durante dieciséis días de competición. Los cuatro años anteriores, son una cuenta atrás interminable hasta que se enciende el pebetero. Es importante la imagen que des al mundo a través de la televisión, pero también tienes que preparar a tus deportistas para que luchen por las máximas medallas posibles, para hacer un papel digno deportivamente hablando. Y no solo eso, también es vital invertir dinero, para que el esfuerzo de la organización de los Juegos no se quede únicamente en los cuatro años de la olimpiada. 

Múnich 1972

Desde 1972 se han celebrado doce Juegos Olímpicos. Han sido sede once países diferentes: cinco europeos, dos americanos, dos asiáticos, un oceánico y un sudamericano. Solo ha repetido Estados Unidos, en 1984 y en 1996.

Múnich (Alemania) fue la sede de los Juegos Olímpicos de 1972. En aquel momento Alemania estaba dividida en la RDA y la RFA. La suma de ambos (66 + 40) hizo que sobrepasaran la barrera de las cien medallas. Acabaron en el tercer y en el cuarto lugar del medallero, respectivamente. En Montreal 76 y en Moscú 80 (solo participó la RDA) aumentaron el número de medallas y se mantuvieron en los primeros lugares del medallero. Hasta Barcelona 92 no llegó el momento de la Alemania unificada. Las 82 medallas les situaron en la tercera posición.

Posteriormente han bajado en número de metales, con el mínimo de 41 en Pekín 2008, pero siempre situados en las seis primeras posiciones de la tabla. Se puede decir que la progresión de Alemania desde que fue sede en 1972 ha sido uniforme. Aunque si nos fijamos en las medallas conquistadas desde la unificación se ha pasado de 82 a 44. En cualquier caso, mantenerse en los primeros puestos del medallero, es muy complicado.

 

Montreal 1976

Montreal (Canadá) fue la ciudad que organizó los Juegos Olímpicos de 1976. Canadá venía de ganar cinco medallas en los Juegos del 72. Siendo sede logró subir a 11. Eso sí, en ambos casos sin ningún oro. En Moscú 1980 formó parte del grupo de países del boicot. Parece que aquel «descanso» les vino genial. En Los Ángeles 1984 ascendió hasta el sexto lugar del medallero con 44 medallas, diez de oro, en el que ha sido el mayor éxito cosechado por este país en unos Juegos de verano. Y a partir de ahí todo volvió a la normalidad.

22 metales en Atlanta 96 han sido su segundo mejor resultado. Desde Barcelona 92 los canadienses se han mantenido cerca de las veinte medallas y lejos de los primeros puestos de la clasificación.

 

Moscú 1980

Moscú fue la sede de los Juegos Olímpicos de 1980. Hasta 1988 hay que hablar de la URSS como país. En 1992 participó como CEI (Equipo Unificado) y desde Atlanta 1996 como lo que es actualmente, Rusia. Los rusos siempre han ocupado los primeros puestos del medallero. En sus Juegos, se quedaron cerca de los dos centenares de medallas, gracias a la ausencia del otro gigante, de EEUU, que no participó.  Fue en Seúl 1988 cuando sobrepasaron a los americanos en 38 medallas y volvieron a ser primeros en la tabla.

En Barcelona 92 hubo casi un empate en número de metales (112-108) pero la CEI se hizo con 45 oros por 37 de EEUU. A partir de ese momento bajadas y subidas en el número de medallas, pero siempre ocupando los tres primeros puestos. En Londres 2012 bajaron al cuarto lugar, a pesar de aumentar en 9 el número de medallas ganadas en Pekín 2008.

 

Los Ángeles 1984 y Atlanta 1996

EEUU es el único país que ha repetido como sede olímpica desde 1972. Organizó los Juegos de Los Ángeles en 1984 y los de Atlanta de 1996. Siempre cerca o sobrepasando el centenar de medallas. Perenne en los primeros puestos del medallero. Casi siempre en el primer lugar. De los últimos seis Juegos ha sido primero en cinco, China es su gran rival actualmente. Le quitó el primer puesto en Pekín 2008. Su mejor actuación llegó en Los Ángeles con 173 medallas. Allí no estuvo la URSS.

 

Seúl 1988

Seúl (Corea del Sur) fue la ciudad que organizó los Juegos Olímpicos de 1988. A partir de ese momento Corea del Sur se ha mantenido en los primeros puestos del medallero. Una progresión espectacular tras haber organizado los Juegos. Corea ganó una medalla en 1972, seis en 1976 y no participó en Moscú 80. En Los Ángeles 84 sumó diecinueve, seis de oro. En Seúl acabó cuarto del medallero con 33 metales, doce de oro. Desde ese momento, siempre ha estado rondando las tres decenas de medallas. En Londres 2012 acabó quinto con veintiocho metales, trece de oro.

Barcelona 1992

El Plan ADO significó el gran empujón para el deporte español a partir de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Moscú 80, con varios países ausentes por el boicot, era el mayor éxito olímpico de España hasta ese momento. Se ganaron seis medallas, una de oro y se acabó en el puesto veinte. Las 22 medallas, 13 de oro , y el sexto lugar en el medallero en Barcelona, demostraron que la inversión había merecido la pena. Podemos decir que España tocó techo en aquel momento. 

Las veinte medallas de Atenas 2004 se acercaron a dos de las conquistadas en Barcelona. El impulso del deporte femenino hizo que en Londres 2012 se llegase a los diecisiete metales. En los Juegos de Río 2016 la delegación española volvió a alcanzar los 17 podios. Eso sí, se consiguieron siete oros, la segunda mejor cifra de campeones olímpicos españoles de la historia, cifra solo superada en Barcelona 92. En cualquier caso España necesita más inversión privada y recuperar la esencia del Plan ADO que casi tres décadas después, está estancada.

Sídney 2000

Sídney (Australia) fue la ciudad sede de los Juegos Olímpicos de 2000. El país organizador logró su mejor resultado de la historia con 58 medallas, 16 de oro y una excelente cuarta posición en la clasificación final. A partir de ese momento, Australia se ha mantenido en el top 10 del medallero. Aunque es cierto que cada vez con menos medallas. En Londres 2012 ganaron 23 menos que en 2000. 

 

Atenas 2004

Atenas (Grecia) fue la sede de los Juegos Olímpicos de 2004. Las 16 medallas conquistadas (6 de oro) por los griegos, supusieron su mayor éxito olímpico. A partir de ahí la ruina. Ruina económica para el país y ruina deportiva. En Pekín 2008 solo fueron capaces de ganar cuatro medallas y en Londres 2012 volvieron a la media habitual, antes del 2004, dos metales. Ni en 2008 ni en 2012 lograron medallas de oro. Progresión a la baja, que demuestra que no se hicieron bien las cosas en ningún ámbito. 

 

Pekín 2008

Pekín (China) organizó los Juegos de 2008. China es un gigante deportivo. Desde Barcelona 92 no ha hecho más que progresar hasta alcanzar el número uno del medallero en 2008. Con la cifra mágica de las 100 medallas, superó a EEUU y se situó por primera vez en la historia como el rival a batir. 51 medallas de oro, quince más que los americanos, les catapultaron. En Londres 2012 bajaron a 87 metales, 38 de oro. Pero en las próximas citas olímpicas, seguirá la lucha por ser la mayor potencia deportiva del mundo entre chinos y estadounidenses.

 

Londres 2012

Londres (Gran Bretaña) fue la sede de los Juegos Olímpicos de 2012. Se trata del mejor ejemplo de como deben hacerse las cosas. Los británicos invirtieron 320 millones de euros en deporte en cuatro años y los resultados llegaron. Las 65 medallas conseguidas en Londres 2012 no fueron casualidad, los 29 oros y el tercer lugar en el medallero (primeros después de los gigantes chino y estadounidense) llegaron gracias al esfuerzo de sus deportistas y de una inversión espectacular. 

Todo comenzó en Atlanta 1996 donde solo pudieron ganar un oro.  A partir de ese momento se dieron cuenta de que necesitaban algo más. En Sidney 2000 invirtieron 95 millones de euros. Los resultados no se hicieron esperar. Se pasó de 15 a 28 medallas en cuatro años. Y de un oro ganado a once. En Atenas 2004 alcanzaron las 30 medallas (9 oros), en Pekín 2008 ganaron 47 medallas (19 oros).

Sin duda, la mejor progresión de todos los países en las últimas décadas. Uniendo deporte e inversión, pero antes de organizar los Juegos.  Fue una actuación fantástica la de los británicos en los Juegos de Londres 2012. La corroboraron cuatro años más tarde. En los Juegos de 2016, sumaron 67 metales, 27 oros. 

 

Río 2016

Río de Janeiro (Brasil) fue la ciudad organizadora de los Juegos de 2016. En Pekín 2008 y Londres 2012, los brasileños sumaron 17 medallas. La cifra no aumentó mucho como organizadores, alcanzaron 19 metales. Subieron un poco más, las cifras correspondientes a las medallas de oro. Pasaron de tres en las ediciones de 2008 y 2012 a siete, las mismas que logró España, en los de 2016. En el último cuarto de siglo, Brasil ha ganado siempre más de 10 medallas olímpicas en todos los Juegos en los que ha participado. 

 

Únicas

Una de las acepciones de la palabra “única” en el diccionario de la RAE, indica que es alguien extraordinario, excelente. Así son las mujeres deportistas españolas que han sido capaces de ganar una medalla olímpica: únicas, extraordinarias, excelentes. Podríamos referirnos a muchas más, pero vamos a quedarnos con diez. Nueve son o fueron deportistas que se ganaron el pan de manera individual y una selección que hizo historia en unos Juegos inolvidables para España, los de Barcelona 92. Olímpicas que fueron y siempre serán las primeras en conseguir los logros que consiguieron. 

Blanca Fernández Ochoa

Blanca Fernández Ochoa (Madrid, 22 de abril de 1963- Madrid, agosto de 2019) se marchó al cielo demasiado pronto. Su legado será recordado hasta el final de los tiempos. Fue la primera mujer española en ganar una medalla olímpica. Lo intentó en cuatro ocasiones. Participó en los Juegos de Lake Placid 1980 acabando en la decimoctava posición en el slalom gigante. Fue sexta, logrando diploma olímpico en la misma prueba, en los Juegos de Sarajevo 1984. Acabó quinta en el slalom de los Juegos de Calgary celebrados en 1988. Un nuevo diploma y la decepción tras una caída en la segunda manga del gigante, cuando luchaba por ser campeona. 

Y a la cuarta fue la vencida. El 20 de febrero de 1992 se convirtió en un día histórico para el deporte olímpico español. Blanca Fernández Ochoa ganó la medalla de bronce en el slalom de Albertville. Unos Juegos que recordaremos siempre gracias a ella. La primera de todas. 1 minuto 33 segundos y 35 centésimas fue el tiempo que la llevó al podio. En la primera manga fue segunda (48 segundos y 25 centésimas). En la segunda fue séptima (45 segundos y 10 centésimas) pero gracias a una primera bajada excepcional, consiguió la medalla que llevaba buscando desde 1980. La neozelandesa Annelise Coberger fue plata. La austriaca Petra Kronberger se colgó la medalla de oro. 

Miriam Blasco

Miriam Blasco (Valladolid, 12 de diciembre de 1963) consiguió la primera medalla de oro olímpica de una mujer española. Lo hizo en judo, en la categoría de menos de 56 kilos. En los memorables Juegos de Barcelona y ganando en la gran final a la británica Nikola Fairbrother. Aquel 31 de julio de 1992, en un Palau Sant Jordi abarrotado, Blasco derribó otra barrera que parecía infranqueable. El destino quiso que la campeona y la subcampeona olímpica se enamorasen años más tarde. Están casadas desde 2015.  

Selección femenina de hockey 

La selección femenina de hockey llegó a Barcelona 92 con la ilusión de hacer algo grande. Y vaya si lo hizo. El 7 de agosto ganaron en la final a Alemania por dos goles a uno y consiguieron dos grandes gestas: primer oro olímpico de una selección española y primer  y único oro de una selección femenina hasta la fecha. Estas fueron las campeonas: Natalia Dorado, Virginia Ramírez, Carmen Barea, Silvia Manrique, Mari Ángeles “Masa” Rodríguez, Sonia Barrio, Eli Maragall, Teresa Motos, Maider Tellería, Mercedes Coghen, Nuria Olivé, Anna Maiques, Marivi González y Maribel Martínez

Theresa Zabell

Theresa Zabell (Ipswich, Inglaterra, 22 de mayo de 1965) es una de las más grandes deportistas españolas de todos los tiempos. Podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que es la reina de la vela española. Dos participaciones olímpicas, dos medallas de oro. La única deportista española que es bicampeona olímpica, el resto de integrantes del selecto club de bicampeones son hombres. 3 de agosto de 1992 y 1 de agosto de 1996 esas son las fechas para enmarcar. La primera en Barcelona, la segunda en Atlanta. Zabell lo logró en la clase 470. En la primera ocasión acompañada de Patricia Guerra y en la segunda de Begoña Vía Dufresne

María Vasco

María Vasco (Barcelona, 26 de diciembre de 1975) se convirtió en los Juegos de Sídney 2000 en la primera mujer española en ganar una medalla olímpica en atletismo. Toda una institución de su deporte, participó en cinco Juegos Olímpicos. En los de Atlanta 1996 fue 28ª en los 10 kilómetros marcha. En los de Sídney logró una magnífica medalla de bronce en los 20 km marcha con un tiempo de 1 hora 30 minutos y 23 centésimas y sin sufrir ninguna penalización. Era 28 de septiembre de 2000. En los tres siguientes Juegos, Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012 no ganó medalla, pero sí sumó diploma en las tres ocasiones. Un séptimo, un quinto y un octavo puesto que la convierten en una de las más grandes atletas españolas de siempre. Una marchadora excepcional. 

Maialen Chourraut

Maialen Chourraut (San Sebastián, 8 de marzo de 1983) es sin lugar a dudas la mejor piragüista española en la modalidad de slalom o aguas bravas. En tres participaciones olímpicas suma dos medallas. Algo que parecía impensable cuando quedó décimosexta en los Juegos de Pekín 2008 en el K1. Cuatro años después, el 2 de agosto de 2012 en los Juegos de Londres se convirtió en la primera medallista de piragüismo slalom gracias a una enorme medalla de bronce. Y si fue grande aquel metal, el 11 de agosto de 2016 en Río de Janeiro se convirtió en campeona olímpica. 

Lydia Valentín

Lydia Valentín (Ponferrada, 10 de febrero de 1985) es la mejor halterófila española de la historia. Su efectividad es máxima. Tres Juegos Olímpicos, tres medallas ganadas. El dopaje de varias de sus rivales le impidió subir al podio en dos de las tres ocasiones y tuvo que recibir un oro y una plata olímpica años después del día que las ganó limpiamente. Su oro, su plata y su bronce olímpicos los ganó en la categoría de menos de 75 kilos. La primera fue la de plata, ganada en Pekín el 15 de agosto de 2008 tras levantar un total de 250 kilos. La siguiente fue la de oro, campeona olímpica sin subir al podio aquel 3 de agosto de 2012 en Londres. Levantó 265 kilos. Y a la tercera fue la vencida. El 12 de agosto de 2016 en Río de Janeiro se quedó a solo un kilo de ganar la plata. El bronce llegó tras levantar 257 kilos y allí sí pudo emocionarse el día que subió al podio olímpico. 

 

Mireia Belmonte

Mireia Belmonte (Badalona, 10 de noviembre de 1990) es la mejor nadadora española de todos los tiempos. Hizo historia en Río el 10 de agosto de 2016 al convertirse en la primera campeona olímpica de la natación española. Un oro que llegó con mucha emoción, con tres centésimas de ventaja sobre la australiana Groves en la final de los 200 metros mariposa. Belmonte ha participado en tres Juegos Olímpicos y suma cuatro medallas olímpicas, el oro de Río, dos platas y un bronce. En Pekín 2008 no le fue bien, se quedó con las ganas de alcanzar una final. Fue en Londres 2012 donde su talento explotó. Participó en tres finales y ganó dos platas: fue subcampeona olímpica en 200 mariposa y 800 metros libre. Acabó octava en los 400 metros estilos. Cuatro años después sumó un bronce en esta última prueba. Además del oro y el bronce, en Río 2016 fue cuarta en los 800 metros libre, a solo dos segundos de las nadadoras que ganaron plata y bronce. 

Carolina Marín

Carolina Marín (Huelva, 15 de junio de 1993) está a las puertas de ser la mejor jugadora de bádminton de la historia, si no lo es ya. Pentacampeona de Europa, tricampeona mundial y campeona olímpica. En los Juegos de Londres se quedó en la fase de grupos. Pero en los de Río hizo historia el 19 de agosto de 2016. Campeona olímpica venciendo en tres sets a la india Pusarla V. Sindhu. Ganó todos los partidos sin ceder un set hasta la final. En semifinales se impuso a la china Li Xuerui, que cuatro años atrás le impidió pasar de ronda. La ambición de Carolina Marín es de otro nivel. Parece de otro planeta. Acompañada de un magnífico equipo nunca falla. 

Ruth Beitia

Ruth Beitia (Santander, 1 de abril de 1979) es la mejor atleta española de siempre. Su reinado es indiscutible. El salto de altura fue su territorio. Participó en cuatro Juegos Olímpicos y ganó dos medallas. Una de ellas todavía no se le ha entregado, el bronce de Londres 2012, como en el caso de Lydia Valentín, una rival tramposa y dopada impidió que pudiera disfrutar del podio. En Atenas 2004 no se clasificó para la final. Fue cuarta en Pekín 2008. En Londres logró el citado bronce. Y cuatro años después, el 20 de agosto de 2016 en Río, se proclamó campeona olímpica, la primera atleta española en conseguirlo. Saltó a la primera 1,88m, 1,93m y 1,97m. Esta última altura le valió para ganar un oro que brilla más que todas sus medallas mundiales y europeas. Ni ella ni ninguna de sus rivales fueron capaces de saltar dos metros. 

Gigantes del deporte español sin fecha de caducidad

Estamos acostumbrándonos a que el mundo pegue cambios cada dos por tres. Nadie sabe qué va a pasar dentro de un minuto. Todo puede dar un vuelco en un instante. La vida te cambia en un abrir y cerrar de ojos. Vivimos en una incertidumbre constante. Los que no cambian y parece que no tienen fecha de caducidad por el momento son una generación magnífica de deportistas españoles que siguen ahí quince o más años más tarde que cuando empezamos a verles triunfar. 

Hasta hace unos años el diario Marca sacaba un anuario del deporte en el mes de enero. Repasaba fabulosamente todo lo acontecido en los últimos doce meses tanto en el deporte nacional como en el internacional. Toca tirar de hemeroteca y vamos a viajar al año 2005. Para que comprobemos que hay cosas que no han cambiado. Para que veamos que algunos deportistas españoles llevan más de quince años haciéndonos vibrar en sus respectivas disciplinas.

Fernando Alonso

Cogemos el anuario de 2005 y vemos en su portada al gran protagonista de aquel año. El piloto asturiano Fernando Alonso (Oviedo, 29 de julio de 1981) ganaba su primer Mundial de Fórmula 1 y se convertía en leyenda viva del automovilismo español.  A sus casi 40 años ya sabemos todo lo que ha ganado. Podría haberse retirado sin problemas. Ahí sigue dando guerra entre los mejores del circuito. 

Alejandro Valverde

Pasamos algunas páginas y nos encontramos con otro gigante del deporte español. El ciclista Alejandro Valverde (Las Lumbreras, Murcia, 25 de abril de 1980) ganaba la décima etapa del Tour de Francia con final en Courchevel por delante de Armstrong. Además fue subcampeón en el Mundial celebrado en Madrid. A sus 41 años recién cumplidos acaba de ser tercero en la Flecha Valona, cuarto en la Lieja-Bastoña-Lieja y quinto en la Amstel Gold Race. No descarta continuar un año más encima de la bicicleta. Nos deja sin palabras. Queremos verle en el podio olímpico. Sería el broche de oro a una carrera sensacional. 

Rafael Nadal

Parece que siempre ha estado ahí. Lo de Rafael Nadal (3 de junio de 1986) es algo fuera de lo normal. En 2005, concretamente el 5 de junio de ese año, conquistó su primer título en Roland Garros. Pero no solo eso, ganó otros diez torneos más, siete en tierra batida más el grande logrado en París. En ese año también ganó por primera vez el Trofeo Conde de Godó. A día 26 de abril de 2021 suma trece Roland Garros, doce Condes de Godó y un sin fin de títulos más que lo elevan a lo más alto del tenis mundial. 20 Grand Slams, más de 1.000 partidos jugados a sus espaldas y convertido en rey indiscutible de la tierra batida. 


Teresa Portela

Ninguna española ha participado en seis Juegos Olímpicos. Solo ella. La piragüista Teresa Portela (Cangas de Morrazo, Pontevedra, 5 de mayo de 1982) lo logrará en Tokio 2020. Posiblemente será la última oportunidad para que se suba a un podio olímpico. Algo que se le ha quedado muy cerca en varias ocasiones (2 quintos puestos en Atenas 2004, 5ª en Pekín 2008, 4ª en Londres 2012, 6ª en Río 2016). Miramos la hemeroteca y vemos que en 2005 ganó tres medallas en los Mundiales de Zagreb (oro en K1-200, plata en K2-200 y bronce en K4-200 metros) y que fue pentacampeona nacional. No descarta seguir compitiendo después de los Juegos de Tokio. 

Pau Gasol

No hay discusión. Sin duda Pau Gasol (Barcelona, 6 de julio de 1980) es el mejor jugador español de baloncesto de la historia. Lo ha ganado todo con la selección española, tiene dos anillos de la NBA ganados con los Lakers. Ha jugado en varios equipos de la mejor competición baloncestística del planeta. Hace poco ha regresado al Barcelona. Al equipo donde nació su leyenda. Acaba de meter 16 puntos al Andorra y le han dado un 19 de valoración. Cuando todo parecía perdido, ahí está de nuevo. En 2005 jugaba en los Grizzlies de Memphis, el primer equipo en el que asombró en la NBA. No pudo jugar el Eurosbasket celebrado en Serbia y Montenegro. España acabó en cuarto lugar. El único Europeo celebrado en el siglo XXI en el que España no ha logrado medalla. 

¿Qué más cosas ocurrieron en el deporte en 2005?

2005 fue un año espectacular para el motor español. En el gráfico de arriba, publicado en el anuario de Marca, se puede comprobar fácilmente. Triunfos de Dani Pedrosa, Marc Coma, Laia Sanz… El búlgaro Veselin Topalov fue campeón mundial de ajedrez. La pertiguista rusa Yelena Isinbayeva se convirtió en la primera mujer que superaba los cinco metros. El jamaicano Asafa Powell dejaba el récord mundial de 100 metros lisos en 9.77. El Real Madrid ganaba la liga ACB de baloncesto en Vitoria gracias a un triple de Alberto Herreros y a una remontada inolvidable. El Maccabi ganaba la Euroliga con Sarunas Jasikevicius en sus filas. 

El Barça ganaba la Copa de Europa en balonmano y España ganaba su primer Mundial masculino. Lance Armstrong ganaba su séptimo Tour. Años después sabríamos que todo había sido mentira. María José Rienda acabó tercera en la general de la Copa del Mundo de Gigante. La selección española de fútbol sala ganaba el Campeonato de Europa. Rafa Martínez se proclamó campeón de Europa de gimnasia artística. Tiger Woods, sí, también estaba por ahí en 2005, ganaba el Open Británico y el Masters de Augusta de golf. 

Medallas de «viejos» conocidos

La selección masculina de hockey hierba ganó el oro en el Europeo celebrado en Leipzig. Edurne Pasaban alcanzó el octavo «ochomil» de su carrera deportiva como alpinista. Valentino Rossi, sí, también estaba por ahí como Tiger Woods, ganó su séptimo Mundial de motociclismo, el cuarto en la categoría reina. David Meca ganó la única medalla de oro española en los Mundiales de natación celebrados en Montreal. Fue campeón en la prueba de 25 kilómetros en aguas abiertas. Además cruzó el Canal de la Mancha por segunda vez. 

El equipo español de natación sincronizada ganó cuatro medallas en Montreal. Gemma Mengual formó parte en las cuatro: plata en dúo con Paola Tirados, y tres bronces en solo, combo y equipo. Almería acogió los Juegos del Mediterráneo. España sumó más metales que nunca en esta competición: 152, solo por detrás de italianos y franceses. Aquel año fue el de la primera decepción olímpica para Madrid, Londres fue la elegida para organizar los Juegos de 2012. Belén Asensio fue campeona mundial de taekwondo en peso minimosca. 

La americana Lindsay Davenport cerró el año como número 1 del tenis femenino. El suizo Roger Federer, sí, también estaba por ahí como Rossi y Woods, era número 1 y en 2005 conquistó Wimbledon y US Open y fue semifinalista en Roland Garros y en el Open de Australia. 

 

Diez libros deportivos para guardar en tu biblioteca

Los libros sobre deporte nos acercan a las vidas de nuestros ídolos. Ayudan a conocerlos mejor y a emocionarnos con sus gestas. En esta sociedad cargada de odio leer es más importante que nunca. La cultura es imprescindible en nuestras vidas. Aunque haya quien quiera acabar con ella. Por cuarto año seguido, dejo por aquí una selección de diez libros que deberían estar en cualquier biblioteca de los amantes del deporte.

 

CUENTOS DEL TOUR . SERGI LÓPEZ-EGEA

El Tour de Francia es la carrera ciclista más importante del calendario internacional. Ni la pandemia ha impedido que se celebrase. En este libro Sergi López-Egea nos cuenta con pelos y señales grandes anécdotas del Tour, competición que lleva cubriendo desde hace tres décadas. 186 páginas que se leen en un santiamén. 

RUTH BEITIA SALTO A LAS ALTURAS. KAREL LÓPEZ

La mejor atleta de nuestro país, Ruth Beitia, tenía que tener un libro que contase cómo llegó a ganar medallas en Juegos Olímpicos, Mundiales y Europeos. Y quién mejor que Karel López para narrarnos cómo Beitia y Ramón Torralbo, su entrenador y 50%, alcanzaron un listón incomparable. Un libro perfecto para los que vibramos con el atletismo. 

REMANDO COMO UN SOLO HOMBRE. DANIEL JAMES BROWN

Ocho remeros americanos soñaban con alcanzar la gloria en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936. Lo consiguieron remando todos a una, humillando al dictador Adolf Hitler y derrotando al equipo alemán. Una crónica magnífica llena de documentación y la demostración de que, con esfuerzo y unión, todo se puede conseguir. 

SUPERHÉROES DE INCÓGNITO. ALMUDENA RIVERA

Almudena Rivera es una fantástica periodista del diario Marca. Gracias a ella conocemos las historias de nuestros atletas paralímpicos. En este libro en quince de ellos y en sus hazañas deportivas. Como dice en la portada, quince historias de superación a través del deporte. “Sus superpoderes son: una gran fuerza de voluntad, valentía, perseverancia…”

TIGER WOODS. JEFF BENEDICT Y ARMEN KETEYIAN

Posiblemente es uno de los mejores libros deportivos que leeremos en nuestra vida. La historia de uno de los más grandes deportistas de la historia, el golfista Tiger Woods. Su ascensión, su caída, su vida deportiva y extradeportiva. El libro ha sido premiado con el Telegraph Sports Book Award a la mejor biografía. Libro del año según The Observer.

CAROLINA MARÍN #PUEDOPORQUEPIENSOQUEPUEDO. CAROLINA MARÍN

La mejor jugadora de bádminton de la historia de nuestro país. Una de las más grandes de todos los tiempos, nos cuenta los secretos que le han llevado a alcanzar la cima en su deporte. Las alegrías y las penas que ha vivido hasta llegar a ganarlo todo. Una campeona irrepetible, única, de la que hay que aprender muchas cosas. 

MICHAEL JORDAN LA BIOGRAFÍA DEFINITIVA. ROLAND LAZENBY

Roland Lazenby dedicó casi tres décadas a cubrir la carrera del mejor jugador de baloncesto que hemos visto, desde que pasó por la universidad hasta que se convirtió en una estrella del deporte. En este libro hace un repaso magnífico sobre cómo era Jordan dentro y fuera de la cancha. Una biografía sensacional, posiblemente la mejor sobre MJ.

ATLAS DE LOS SUEÑOS OLÍMPICOS. TONI PADILLA

Si eres amante del deporte y de los Juegos Olímpicos tienes que leer este libro de Toni Padilla. 34 relatos sobre deportistas olímpicos. Historias de todo tipo. Sonrisas y lágrimas para alcanzar la gloria y el reconocimiento. La búsqueda de un sueño. De luchar por alcanzarlo cueste lo que cueste. De América a Oceanía pasando por África, Europa y Asia.

JESSE. PAUL NEIMARK Y JESSE OWENS

Fue el primer deportista que ganó cuatro medallas de oro en unos Juegos Olímpicos. Lo consiguió en Berlín 1936 delante de la alemania nazi que rechazaba a gente como Jesse Owens. Dos años antes de fallecer llamó a su amigo y periodista deportivo, Paul Neimark, y juntos escribieron esta “autobiografía espiritual”. Maraviollosa. 

SIN MIEDO A VOLAR. SIMONE BILES CON MICHELLE BURFORD

¿Cómo ha sido el camino de Simone Biles hasta alcanzar tantas medallas olímpicas y mundiales? ¿Quién le ha ayudado a conseguirlo? Ella misma nos lo cuenta en este gran libro,  en el que demuestra que es un ejemplo a seguir por las niñas y niños que quieran dedicarse al precioso mundo de la gimnasia artística. 

 

30 libros deportivos más 

Mis fotos deportivas preferidas: Gervasio Deferr en Atenas 2004

 

¿Qué pensaba Gervasio Deferr Ángel (Premiá de Mar, Barcelona, 7 de noviembre de 1980) cuando dio el segundo salto hacia el bicampeonato olímpico? ¿Qué se le pasa por la cabeza a un deportista de élite en los instantes previos a ganar una medalla? Solo él/ellos lo saben. Son momentos que nunca olvidaremos. Que se quedan guardados para siempre en nuestro cerebro. Medallas que se consiguen después de mucho sacrificio y de muchas horas de entrenamiento. Una y otra vez repitiendo saltos. Hasta que sale. Y te das cuenta de que estás preparado para ser campeón, el mejor en lo tuyo. 

El destino quiso que en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Gervasio Deferr conquistase el segundo de sus tres metales olímpicos. Dos oros en la misma prueba, en el salto de potro, a pesar de que no era su aparato preferido. Siempre fue un hombre de “suelo”, pero tuvo que esperar a 2008 para obtener la recompensa en forma de medalla de plata. 

Salto de oro

Antes de centrarnos en la foto conviene recordar la narración de Paloma del Río para Televisión Española aquel 23 de agosto de 2004. La voz de la gimnasia y de tantos deportes en la cadena pública, lo narró así: “9.687 (nota del primer salto que realizó Gervasio) atención, porque si este salto le sale bien a Gervasio Deferr, podríamos estar hablando de una medalla. Hace un salto del grupo 4, el drix (Tsukahara, entrada de cara y apoyo lateral de las manos). Los mismos saltos que ha hecho Kyle Shewfelt, pero de entrada un poquito mejor realizados que el canadiense. Sapronenko ha puesto las cosas muy difíciles (el letón hizo 9.706 puntos) pero si le sale bien este salto, podría estar Gervasio otra vez en el pódium”. 

El campeón olímpico en Sídney 2000 levanta los brazos, los baja, da un pequeño salto e inicia la carrera hacia la gloria olímpica. Corre a una velocidad de 22 kilómetros por hora y se aproxima al potro (hay 25 metros desde la salida), Tarda solo cuatro segundos en ayudarse con el trampolín para saltar. Y en ese momento se produce el disparo de Adrian Dennis para hacer una fotografía magnífica que quedará presente de ahí a la eternidad. 

Caído del cielo

Gervi gira el cuerpo hacia la izquierda para elevarse con las dos manos. No pierde de vista el potro. En la imagen tiene cerrada la boca y los ojos bien abiertos. También vemos sus musculosas piernas y el nombre en inglés de aquellos Juegos. Es el instante anterior al mortal hacia atrás con dos giros completos. Gervi clava la recepción de espaldas al aparato con un salto sensacional. “Clávalo” dice Paloma del Río cuando alcanza la colchoneta después de volar durante poco más de un segundo. 

“Bien, ahí está, ahí está, ahí está, ahí está, clávalo y lo ha clavado… perfecto el segundo salto… clavado, fíjense, no ha movido los pies”. Puntúan el segundo salto de Deferr con 9.787. Puntuación final para el gimnasta español: 9.737. Le vale para ganar la medalla de oro, porque el rumano Marian Dragulescu hace un primer salto maravilloso, pero se sale de la colchoneta en la recepción del segundo. 

Gervi se convierte en ese momento en el tercer español con dos oros olímpicos, igualando a los regatistas Luis Doreste y Theresa Zabell. Ellos lo lograron desde el agua. Deferr ganó el oro de Atenas cayendo desde el cielo. 

ADRIAN DENNIS/AFP-GETTY IMAGES

Mis fotos deportivas preferidas: el abrazo de Mireia Belmonte y Fred Vergnoux en Budapest 2017


27 de julio de 2017. Mireia Belmonte García (Badalona, 10 de noviembre de 1990) acaba de cerrar el círculo en Budapest con el único oro que le faltaba en su carrera. La obra completa de una nadadora excepcional. Llegó en la prueba en la que un año antes se proclamó campeona olímpica en Río de Janeiro. Tras ganar en los 200 metros mariposa, salió de la piscina y lo primero que hizo fue abrazar a su guía, al entrenador que cambió el rumbo de su carrera deportiva, al francés Fred Vergnoux.

Es un abrazo sincero, emocionante, de esos que nunca se olvidan. En la foto de Alberto Estévez (agencia EFE) la campeona mundial aparece con su gorro negro y con las gafas recién salida del agua. Se aprecian las gotas en su espalda. Vergnoux sonríe y cierra los ojos. Se le ve feliz y emocionado. Seguramente pensando en que el objetivo, por fin, estaba conseguido. Mireia tenía un oro olímpico, varios oros europeos en piscina corta y larga, oros mundiales en piscina corta. Pero le faltaba ser campeona mundial en piscina de 50 metros.

Un abrazo eterno

Su entrenador desde septiembre de 2010 sujeta una botella de agua y sus gafas de ver con la mano izquierda mientras toca la cabeza de su pupila con la derecha. Ellos son los creadores de un oro mundial ganado tras muchas horas de entrenamientos. Un oro histórico para la natación española. Llegó en 2 minutos 5 segundos y 26 centésimas. Mireia fue más rápida que la alemana Franciska Hentke (2:05.39) y que la húngara Katinka Hosszu (2:06.02). Ambas nacieron un año antes que la española.
Aquel oro inolvidable permitió que Mireia Belmonte entrara en el selecto club de los ganadores de la triple corona (oro olímpico, mundial y europeo en 200 mariposa). Un logro al alcance pocos que llegó gracias a ella y a Fred, su compañero de viaje por las piscinas de todo el mundo. Una pareja deportiva única que posiblemente sea irrepetible en la natación española.

ALBERTO ESTÉVEZ -EFE

Los deportes de equipo españoles en los Juegos Olímpicos

Veintiuna de las ciento cincuenta y seis medallas olímpicas (contando los bronces de Londres 2012 que deben recibir Ruth Beitia y Sete Benavides) que ha ganado España a lo largo de la historia, han llegado gracias a los deportes de equipo. Tres de oro, doce de plata y seis de bronce. Ese es el balance. Unos resultados que han ido mejorando desde los Juegos de Barcelona 92. A partir de ese momento, España ha ganado al menos dos medallas en deportes de equipo en todos los Juegos, excepto en Atenas 2004 donde no hubo suerte.

Amberes 1920

La primera medalla olímpica española en deportes de equipo llegó gracias al polo masculino. El 31 de julio de 1920, en los Juegos de Amberes, España se colgó una plata tras caer por 13 a 11 contra Gran Bretaña.  Estos fueron los ganadores de la plata: Leopoldo Saínz de la Maza, Álvaro de Figueroa, José de Figueroa, Hernando Fitz-James y Jacobo Fitz-James. 

La segunda medalla también llegó en Amberes 1920 gracias al fútbol masculino. El 5 de septiembre ganaron la medalla de plata. España venció por tres goles a uno a la selección de Países Bajos. Estos fueron los subcampeones que se colgaron aquella plata histórica para el deporte español: Ricardo Zamora, Pedro Vallana, Mariano Arrate, José Samitier, José María Belausteguigoitia, Agustín Sancho, Ramón Eguiazábal, Sabino Bilbao, Félix Sesúmaga, Patricio Arabolaza, Rafael “Pichichi” Moreno, Domingo Gómez, Juan Artola, Francisco “Pagaza” Pagazaurtundúa, Luis Otero, Joaquín Vázquez, Ramón “Moncho” Gil y Marcelino Silverio Izaguirre.

Roma 1960

Hubo que esperar cuarenta años para volver a ver a una selección española subida a un podio olímpico. En los Juegos de Roma, celebrados en 1960, se colgaron la medalla de bronce los jugadores de hockey masculino. Subieron al podio el 9 de septiembre de 1960 tras vencer por dos goles a uno a Gran Bretaña: Pedro Amat, Francisco Cavaller, Juan Ángel Calzado, José Colomer, Carlos Del Coso, José Antonio Dinarés, Eduardo Dualde, Joaquín Dualde, Rafael Egusquiza, Ignacio Macaya, Pedro María Murua, Pedro Roig, Luis María Usoz y Narciso Ventalló. 

Moscú 1980

Dos décadas después llegó la tercera medalla olímpica española en deportes de equipo. De nuevo fue el hockey masculino el que se subió al podio. Esta vez lo hizo como subcampeón en los Juegos de Moscú celebrados en 1980. El 29 de julio de ese año, España cayó en la final contra India por 4 goles a 3. Estos fueron los protagonistas: Juan Amat, José Miguel García, Santiago Malgosa, Rafael Garralda, Francisco Fábregas, Juan Luis Coghen, Ricardo Cabot, Jaime Arbós, Carlos Roca, Miguel Chaves, Juan Arbós y Javier Cabot. 

Los Ángeles 1984

Los Juegos de Los Ángeles 1984 significaron el debut del baloncesto español en el podio olímpico. Un equipo fantástico que solo cayó en la final contra la todopoderosa selección de Estados Unidos. Era 10 de agosto y la selección masculina entrenada por Antonio Díaz Miguel se colgó la medalla de plata tras perder por 96 a 65. Se proclamaron subcampeones olímpicos los siguientes jugadores: Andrés Jiménez, Juan Antonio San Epifanio “Epi”, Fernando Martín, José María Margall, Juan Antonio Corbalán, Juan Manuel López Iturriaga, Fernando Romay, José Luis Llorente, Fernando Arcega, José Manuel Beirán, Juan de la Cruz e Ignacio Solozábal. 

 

 

Barcelona 1992

Tres medallas en deportes de equipo ganó España en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Dos de oro y una de plata. Todas ellas ya forman parte del recuerdo de todos los que tuvimos la oportunidad de vivirlo in situ o por televisión. Llegó la primera medalla de oro de un equipo español y además era el primer metal que ganaba un equipo femenino. La selección de hockey venció en la final a Alemania por 2 goles a 1 e hizo historia. Las chicas de oro dieron la gran sorpresa al subirse al primer cajón del podio olímpico. 

Estas fueron las flamantes ganadoras de la medalla de oro el 7 de agosto de 1992: Natalia Dorado, Virginia Ramírez, Carmen Barea, Silvia Manrique, Mari Ángeles “Masa” Rodríguez, Sonia Barrio, Eli Maragall, Teresa Motos, Maider Tellería, Mercedes Coghen, Nuria Olivé, Anna Maiques, Marivi González y Maribel Martínez. 

Un día después llegó el segundo oro para un deporte de equipo español. El 8 de agosto de 1992 lo recordaremos por aquel gol de Kiko Narváez cuando el partido contra Polonia se aproximaba a la prórroga. España ganó por 3 goles a 2. Estos fueron los campeones olímpicos: Toni Jiménez, Cañizares, Albert Ferrer, David Billabona, Mikel Lasa, Rafael Berges, Paqui, López, Roberto Solozábal , Luis Enrique, Pep Guardiola, Gabriel Vidal, Amavisca, Alfonso, Javier Manjarín, Kiko Narváez, Abelardo, Miguel, Antonio Pinilla y Paco Soler.

El 9 de agosto de 1992 llegó una medalla de plata amarga. La selección masculina de waterpolo se quedó a las puertas del oro tras caer en la final contra Italia por 9 goles a 8. Jugaron tres prórrogas. Se convirtieron en campeones olímpicos los siguientes jugadores: Daniel Ballart, Manel Estiarte, Pedro García, Salvador Gómez, Marco Antonio González, Rubén Michavila, Miki Oca, Sergi Pedrerol, Jesús Rollán, Josep Picó, Ricardo Sánchez y Jordi Sans. 

 

Atlanta 1996

El 28 de julio de 1996, casi cuatro años después de la decepción de Barcelona, la selección masculina de waterpolo ganó la medalla de oro en los Juegos de Atlanta. Vencieron a Croacia por 7 goles a 5 y se convirtieron en el tercer equipo español en conseguir un oro olímpico. Varios jugadores que vivieron la final del llanto en Barcelona fueron campeones olímpicos: José María Abarca, Daniel Ballart, Manel Estiarte, Pedro García, Salvador Gómez, Iván Moro, Miki Oca, Jordi Payá, Sergi Pedrerol, Jesús Rollán, Jordi Sans y Carles Sanz. 

Al igual que en Barcelona, España ganó en Atlanta 96 tres medallas en deportes de equipo. Además del oro en waterpolo, el hockey masculino se colgó la plata y el balonmano acabó en tercer lugar. Los chicos del hockey cayeron por tres goles a uno contra Países Bajos en la gran final. Era 2 de agosto de 1996. Se convirtieron en subcampeones olímpicos los siguientes jugadores: Jaume Amat, Pol Amat, Javier Arnau, Jordi Arnau, Óscar Barrena, Ignacio Cobos, Juan Dinarés, Juan Escarré, Xavier Escudé, Juantxo García-Mauriño, Antonio González, Ramón Jufresa, Joaquín Malgosa, Victor Pujol, Ramón Sala y Pablo Usoz. 

La selección masculina de balonmano se impuso a Francia en el partido por el bronce por 27 a 25. Estos fueron los medallistas: Talant Dujshebaev, Salvador Esquer, Aitor Etxaburu, Jesús Fernández, Jaume Fort, Mateo Garralda, Raúl González, Rafael Guijosa, Fernando Hernández, José Javier Hombrados, Demetrio Lozano, Jordi Núñez, Jesús Olalla, Juancho Pérez, Iñaki Urdangarin y Alberto Urdiales. Era 4 de agosto de 1996.

Sídney 2000

Cuatro años más tarde, en Sídney 2000, la selección de balonmano repitió medalla de bronce. Esta vez el rival fue Serbia. España ganó 26 a 22 en el partido por el tercer y cuarto puesto. Estos fueron los protagonistas: David Barrufet, Talant Dujshebaev, Mateo Garralda, Rafael Guijosa, Demetrio Lozano, Enric Masip, Jordi Nuñez, Jesús Olalla, Juancho Pérez, Xavier O’Callaghan, Antonio Carlos Ortega, Antonio Ugalde, Iñaki Urdangarín, Alberto Urdiales y Andrei Xepkin. Era 30 de septiembre de 2000.

El mismo día que la selección masculina de balonmano ganó su segundo bronce olímpico, la de fútbol ganó la medalla de plata tras acariciar una nueva medalla de oro como la de Barcelona 92. Llegó al descanso con dos a cero sobre Camerún. Pero el equipo africano empató a dos y luego España fue incapaz de ganar en los penaltis. Ganaron la medalla de plata: David Albelda, Iván Amaya , Miguel Ángel Angulo, Daniel Aranzubia, Joan Capdevila, Jordi Ferrón, Gabriel García, Xavi Hernández, Jesús María Lacruz, Albert Luque, Carlos Marchena, Felip Ortiz, Carles Puyol, José María Romero, Ismael Ruiz, Raúl Tamudo, Toni Velamazán y Unai Vergara. 

Pekín 2008

España llegó a Atenas 2004 tras encadenar dos o más medallas olímpicas en deportes de equipo en los tres últimos Juegos. En la capital griega no consiguió ninguna. Hubo que esperar cuatro años más para aumentar el botín en Pekín 2008. Tres equipos españoles subieron al podio: el baloncesto y el hockey masculino se colgaron sendas platas y el balonmano ganó su tercera medalla de bronce olímpica. 

Un gol de penalty corner le valió a Alemania para ganar por 1 a 0 a la selección de hockey el 23 de agosto de 2008. Una valiosa plata para España que consiguieron los siguientes protagonistas:  David Alegre, Ramón Alegre, Pol Amat, Eduard Arbós, Francisco Cortés, Sergi Enrique, Alex Fábregas, Francisco Fábregas, Juan Fernández, Santi Freixa, Rodrigo Garza, Roc Oliva, Xavier Ribas, Albert Sala, Víctor Sojo, Edi Tubau, Eric Bellido.

El 24 de agosto de 2008 llegó la plata de la selección de baloncesto. España se quedó muy cerca del oro y de ganar a Estados Unidos. El resultado final fue de 118 a 107.  Estos fueron los subcampeones: José Manuel Calderón, Rudy Fernández, Jorge Garbajosa, Marc Gasol, Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Raúl López, Álex Mumbrú, Carlos Jiménez, Felipe Reyes, Berni Rodríguez y Ricky Rubio. 

También aquel 24 de agosto llegó la tercera medalla olímpica de la selección española de balonmano. De nuevo fue un bronce. Conseguido contra Croacia por 35 goles a 29. Subieron al tercer cajón del podio estos jugadores:  David Barrufet, Ion Belaustegui, David Davis, Alberto Entrerríos, Raúl Entrerríos, Rubén Garabaya, Juanín García, José Javier Hombrados, Demetrio Lozano, Cristian Malmagro, Carlos Prieto, Albert Rocas, Iker Romero y Víctor Tomás. 

Londres 2012

Los Juegos de Londres 2012 también fueron importantes para los equipos españoles. De nuevo otras tres medallas, como cuatro años antes. Esta vez fueron para dos equipos femeninos, el de waterpolo y el de balonmano y uno masculino, repitió la selección de baloncesto. 

El 9 de agosto de 2012 la selección femenina de waterpolo, las Guerreras del Agua, hacían historia al ser subcampeonas olímpicas. Cayeron en la final contra Estados Unidos por 8 goles a 5. Estas fueron las protagonistas de una plata inolvidable: Laura Ester, Marta Bach, Anni Espar, Roser Tarragó, Mati Ortíz, Jennifer Pareja, Lorena Miranda, Pili Peña, Andrea Blas, Ona Meseguer, Maica García y Laura López. 

Dos días después de la plata del waterpolo llegó otra medalla histórica para el deporte femenino español. Las Guerreras del balonmano se imponían 31 a 29 a Corea del Sur en la prórroga del partido por el bronce. Se colgaron la medalla las siguientes jugadoras: Marta López, Andrea Barno, Nely Alberto, Beatriz Fernández, Verónica Cuadrado, Marta Mangué, Macarena Aguilar, Silvia Navarro, Jessica Alonso, Eli Pinedo, Begoña Fernández, Vanesa Amorós y Mihaela Ciobanu.

12 de agosto de 2012. España y Estados Unidos vuelven a encontrarse en la final del torneo masculino de baloncesto. Fue un partidazo, como el que jugaron cuatro años atrás en Pekín. España se quedó a solo siete puntos. La selección española perdió por 107 a 100. Más cerca que nunca del oro olímpico. Ganaron la plata olímpica: Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Rudy Fernández, Felipe Reyes, Marc Gasol, Serge Ibaka, Sergio Llull, Fernando San Emeterio, Víctor Claver, Víctor Sada y Sergio Rodríguez. 

Río 2016

Para plata histórica la de la selección femenina de baloncesto el 20 de agosto de 2016. Perdieron 101 a 72 contra Estados Unidos, pero ganaron el oro del resto de selecciones. Hicieron historia: Anna Cruz, Silvia Domínguez, Laura Gil, Astou Ndour, Laura Nicholls, Laia Palau, Lucila Pascua, Laura Quevedo, Leonor Rodríguez, Leticia Romero, Alba Torrens y Marta Xargay. 

Cuando parecía que no iba a ser posible una tercera medalla olímpica de la selección masculina de baloncesto, llegó el bronce en los Juegos de Río 2016. Esta vez se luchó contra Australia en el partido por el tercer y cuarto puesto en un encuentro igualadísimo que acabó ganando España por 89 a 88. Estos fueron los protagonistas: Álex Abrines, José Manuel Calderón, Víctor Claver, Rudy Fernández, Pau Gasol, Willy Hernangómez, Sergio Llull, Nikola Mirotic, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes, Sergio Rodríguez y Ricky Rubio.

 

 

Grandes dominadores del deporte mundial: Al Oerter y el lanzamiento de disco

Solo cuatro deportistas han sido capaces de ganar cuatro oros olímpicos consecutivos en una misma prueba. Un regatista (Paul Elvstrøm) un lanzador de disco (Al Oerter) un saltador de longitud (Carl Lewis) y un nadador (Michael Phelps). Alfred Oerter (Astoria, Nueva York, 19 de septiembre de 1936-Fort Myers, Florida, 1 de octubre de 2007) fue cuádruple campeón olímpico de lanzamiento de disco entre 1956 y 1968. Doce años de dominio absoluto de Melbourne a México pasando por Roma y Tokio. Desde los 20 a los 32 años. Batió el récord mundial en cuatro ocasiones también entre 1962 y 1964.

Melbourne 1956

Su primer oro llegó en Melbourne 1956. Participó en aquellos Juegos por casualidad. Oerter solo había podido ser cuarto en las pruebas de la selección estadounidense. La lesión de uno de los tres lanzadores clasificados, Ron Drummond, le valió para ser repescado. Le cambió la vida. En el Cricket Ground de Melbourne y con solo 20 años dio la sorpresa. 

En el primero de sus seis lanzamientos, batió el récord olímpico con una marca de 56,36 metros. Ninguno de sus rivales pudo superar esa marca en los cinco intentos restantes. Oro de ley para Al Oerter con récord incluido. La plata fue para el también estadounidense Fortune Gordien. El recordman mundial en ese momento fue subcampeón olímpico con una marca de 54,81. El bronce también fue estadounidense. Lo logró Des Koch con un mejor lanzamiento de 54,40 metros. 

Roma 1960

 

El segundo oro olímpico de Al Oerter llegó en Roma 1960. De nuevo sus grandes rivales eran del equipo estadounidense. Y por segunda vez consecutiva volvió a imponerse. En esta ocasión hubo que esperar al quinto lanzamiento para ver el disco más lejos que ninguno de los participantes. Con los 59,18 metros batió su propio récord olímpico conseguido cuatro años antes en Melbourne. 

 

Como ya ocurriera en 1956, el podio fue ocupado por tres estadounidenses. La plata fue para Rink Babka con 58,02. Dick Cochran se colgó el bronce con un mejor lanzamiento de 57,16 metros. 

Cuatro récords mundiales

Entre 1962 y 1964 Al Oerter batió cuatro veces el récord del mundo. En mayo de 1962 superó los 61 metros por primera vez, 61,10. Ese mismo año lo superó con 62,45 metros. Ya en 1963 dejó la mejor marca mundial de disco en 62,62. Meses antes de la cita olímpica de 1964, dejó el récord del mundo en 62,94 metros. 

Tokio 1964

Llegaba Al Oerter a Tokio 1964 con dos medallas de oro olímpicas en el cajón. Su actuación en el Estadio Olímpico de Tokio fue épica. Compitió con collarín por una lesión en las vértebras. El checoslovaco Ludvik Danek llegó a Japón siendo el poseedor del récord mundial de disco. Gran favorito, en un día de frío y lluvia, Danek comenzó liderando la prueba desde el primer lanzamiento. 

Fue en el quinto intento cuando Oerter se quitó el collarín e hizo un lanzamiento sensacional alcanzando los 61 metros, de nuevo récord olímpico. Ganó la medalla de oro por tercera vez seguida, pero agravó la lesión y estuvo sin competir durante un año. Danek se tuvo que conformar con la plata con una mejor marca de 60,52. El estadounidense Dave Weill ganó el bronce con 59,49 metros. 

México 1968

Los Juegos de México 1968 fueron históricos por muchas razones. Todos los focos de aquella cita estuvieron puestos en otros protagonistas. Poco se habla de que Al Oerter ganó su cuarta medalla olímpica de oro consecutiva. Y por cuarta vez llegó sin ser favorito a la victoria. A pesar de tener en sus manos tres oros en las últimas tres ediciones. El también estadounidense Jay Silvester había dejado el récord mundial muy cerca de los 70 metros y era el principal candidato al oro.

De nuevo Oerter volvió a ganar. Esta vez fue el tercero de sus lanzamientos el que le dio la cuarta medalla olímpica que llegó con el cuarto récord olímpico para el discóbolo americano. 64 metros y 78 centímetros le valieron para convertirse en el primer atleta en ganar cuatro oros olímpicos consecutivos en una misma prueba. El alemán Lothar Milde tuvo que conformarse con la plata con un lanzamiento de 63,08. El checoslovaco Ludvik Danek, subcampeón en Tokio 1964, fue bronce con una marca de 62,92 metros. 

Al Oerter fue el abanderado de Estados Unidos en la ceremonia de clausura de los Juegos de México. Veinte años después de su último oro olímpico, a los 52 todavía fue capaz de lanzar el disco por encima de los 60 metros. Incluso llegó a fantasear con llegar a los Juegos de Moscú 80. La edad y el boicot estadounidense se lo impidieron. 

Fotos: AP, GETTY

 

Todos los caminos llevan a Brisbane 2032


2020 nos enseñó que no se puede planificar nada con mucha antelación. Llega una pandemia y rompe todos los planes. Pero en la vida y en el deporte, como decía Queen, The show must go on. Lo adelantó en Twitter Fernando Arrechea @FArrechea el 24 de febrero: “Brisbane 2032 es casi un hecho. En el COI están enamorados de la candidatura australiana. Para 2036 ya miran hacia Canadá. El sueño húmedo anglosajón de organizar todos los JJOO, va por buen camino”.
Después llegó la confirmación por parte del COI. Thomas Bach ha confirmado que la junta ejecutiva del máximo organismo deportivo del mundo, ha aprobado por unanimidad la recomendación de la candidatura de Brisbane, que cuenta con el apoyo de los gobiernos federal y estatal. “No es una decisión contra nadie, sino a favor de una parte interesada en este momento» ha dicho el presidente del COI.
El presidente del Comité Olímpico Australiano, John Coates, ha aclarado que aún queda mucho trabajo por hacer mientras continúa el proceso de candidatura. “Este es un próximo paso importante en un diálogo continuo con la Comisión Anfitriona del Futuro”, ha dicho Coates. «Tenemos muy claro que debemos seguir trabajando duro para delinear nuestra visión de unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos exitosos en 2032».
Nada está decidido. Pero todos los caminos llevan a Brisbane. Varias ciudades y países también habían iniciado la carrera para organizar los Juegos de 2032: Indonesia, Budapest, China, Doha y el valle del Ruhr en Alemania.

Un interés que no es nuevo

El interés de Brisbane en ser sede olímpica viene de lejos. El 17 de octubre de 1986, el día que Barcelona fue elegida como organizadora de los Juegos de 1992, la ciudad australiana fue la tercera más votada por detrás de París y de la ciudad española.

Tras la elección de París 2024 y Los Ángeles 2028, sin votaciones como en ediciones anteriores, parece que los próximos Juegos Olímpicos se elegirán de la misma manera.
Cuenta en su Twitter el periodista de la NBC Nick Zaccardi @nzaccardi que Brisbane ha propuesto que los Juegos de 2032 se celebren entre el 23 de julio y el 8 de agosto, en el invierno australiano. Informa Zaccardi también de que la candidatura de Brisbane propone otras sedes como Gold Coast, Sunshine Coast, además de partidos de fútbol en Sydney, Melbourne y otros lugares.


Añade Jaime Gómez @Rincon_Deporte que serían 43 sedes y que el 60% ya están construidas. 17 de las sedes estarían fuera de Brisbane. Informa también de que el objetivo principal de la candidatura es potenciar el turismo en el estado de Queensland (Brisbane es la ciudad más poblada con 2,2 millones de habitantes) entre 2022 y 2042.

¿Cuál será el coste de los Juegos de Brisbane 2032 si es la elegida?

https://www.theaustralian.com.au/sport/olympics/what-will-it-cost-for-brisbane-to-host-the-2032-olympic-games-and-will-a-new-brisbane-olympic-stadium-be-built/news-story/6bacbb1e7b714477e430f796baec6c52

¿Cuántas medallas ha ganado Australia en Juegos Olímpicos de verano?

Australia es duodécima en el medallero total de los Juegos Olímpicos. A día 28 de febrero de 2021 ha subido al podio en 495 ocasiones. 145 oros, 163 platas y 187 bronces han ganado los australianos.

Le toca a Oceanía

Nos guste o no, ya le toca a Oceanía volver a organizar unos Juegos. Los primeros se celebraron en Melbourne en 1956 (del 22 de noviembre al 8 de diciembre. Los segundos en Sídney en el año 2000 (del 15 de septiembre al 1 de octubre).
Si contamos Tokio 2020, París 2024 y Los Ángeles 2028, en ediciones de verano, Europa ha sido elegida en 17 ocasiones, América en 8, Asia en 4 y Oceanía en 2. Atenas, París, Londres, Los Ángeles y Tokio han organizado más de unos Juegos. Los que vivimos en Europa no queremos trasnochar ni madrugar, pero debemos asumir que todos los continentes tienen que tener las mismas oportunidades.

FOTOS: The Sydney Morning Herald y Twitter Nick Zaccardi

Mis fotos deportivas preferidas: Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial en Pekín 2008

23 de agosto de 2008. España está conmocionada por el accidente, días antes, del avión de Spanair en las cercanías del aeropuerto de Barajas. En Pekín se celebran unos excelentes Juegos Olímpicos y solo faltan unas horas para su clausura. El objetivo de los dos protagonistas de la foto era el podio en la prueba de piragüismo K2 500 metros. Sus nombres, Saúl Craviotto Rivero (Lleida, 3 de noviembre de 1984) y Carlos Pérez Rial, “Perucho” (Cangas de Morrazo, Pontevedra, 12 de abril de 1979). Ambos son policías de profesión. 

La imagen lo dice todo. No solo han ganado una medalla, sino que acaban de convertirse en campeones olímpicos. Nadie contaba con este oro. Otro oro histórico para el deporte español y para el piragüismo que nunca falla. Solo era la segunda vez que compartían embarcación de manera oficial. La primera fue en el Europeo de meses antes donde se colgaron la medalla de plata. 

“Sabíamos que podíamos hacerlo bien, pero nunca piensas en ser campeón olímpico” dijo Craviotto al finalizar la prueba. Le podemos ver el primero en la foto de Kirsty Wigglesworth. Aprieta el puño de su mano derecha y grita de alegría mientras sujeta la pala con la mano izquierda. Es uno de los momentos más grandes de la carrera deportiva de un hombre que lo ha ganado todo y que, en ese instante, seguro que no imaginaba que ganaría tres medallas olímpicas más en los siguientes Juegos Olímpicos. 

Un oro muy valioso pero inesperado

“Perucho” también grita. Parece que más que Saúl, por las venas reflejadas en su cuello. Detrás de las gafas vemos sus ojos cerrados y también sujeta la pala con la mano izquierda. Acaba de conseguir el mayor triunfo de su carrera deportiva. La alegría es tremenda. No es para menos. Un oro inesperado pero muy valioso que llegó en 1 minuto y 28 segundos. 1:28,736 para ser exactos. Sobre las aguas del Parque Olímpico de Piragüismo de Shunyi. Esta vez sí pudieron con la pareja alemana, campeona de Europa en el mes de mayo de 2008. 

Craviotto y Pérez, dos de los deportistas españoles que forman parte del club de ganadores de la triple corona. Campeones olímpicos, mundiales y europeos. 

KIRSTY WIGGLESWORTH/AP PHOTO