Un milagro llamado Joane Somarriba

Hubo un tiempo en el que el ciclismo femenino cobró importancia en España. El milagro lo consiguió una mujer nacida en Guernica (Vizcaya) el 11 de agosto de 1972. Una ciclista llamada Joane Somarriba Arrola que fue capaz de ocupar los podios de las carreras más importantes entre 1999 y 2005. Una auténtica heroína que ganó dos Giros de Italia y tres Grandes Boucles (Tours de Francia femeninos). La mejor ciclista española de la historia que comenzó a correr en bici cuando tan solo tenía siete años.  

Para encontrar los primeros triunfos importantes de la ciclista vasca hay que viajar unos años atrás. Ganó el Campeonato de España en Ruta junior durante tres años consecutivos. Nadie pudo con ella de 1987 a 1989.

Cuando estaba en plena preparación para los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, una grave infección en la espalda le impidió participar. Fue algo muy serio. Los médicos le dijeron que no volvería a subirse a una bici, pero superó con mucha perseverancia la operación de hernia discal. Estuvo más de un año recuperándose. Y a partir de ahí comenzaron a llegar excelentes resultados y una carrera deportiva inmejorable.

Desde Italia a la gloria

En 1996 se quedó a nada del podio del Giro de Italia. Un cuarto puesto que hacía presagiar podios en un futuro cercano. En 1998 acabó en sexta posición. Fue un año después cuando logró el primer gran resultado. Y lo hizo viviendo en el país transalpino y en el equipo Alfa Lum. Se fue a Italia porque en España no había equipo y acabó siendo jefe de filas en el Giro. “Yo conocía el nombre del equipo porque había sido el de Marino Lejarreta, pero nada más. Me mandaron un billete de avión para ir a hablar”. “Me comentaron su idea, los fichajes que iban a hacer, y que querían que fuera un equipo potente. A mí me parecía muy fantasioso que me dijeran que yo podía ganar algo, pero ellos creían más en mí que yo misma” contó en una entrevista al diario El País. 

El 11 de julio de 1999 hizo historia y ganó el Giro por primera vez. Somarriba aventajó a Boubnenkova en 3 minutos y 23 segundos y en tres segundos más a Veronesi. “Hicimos una gran fiesta. Para mí era un regalo, estaba muy orgullosa. Tengo un recuerdo muy bonito. Además, vino mi madre con mis hermanas y estaban esperándome en la meta, fue muy emocionante”. “Antes de la etapa reina yo era una ciclista anónima y la prensa no hablaba de mí, pero en el puerto más duro ataqué y empecé a abrir hueco junto a dos compañeras, distanciando a las favoritas. A la llegada, lloré, reí y me vestí de rosa”.

Igual que Indurain

Un año más tarde se superó a sí misma e igualó a Miguel Indurain logrando algo que solo el ciclista navarro consiguió, victoria en Giro y Tour en la misma temporada. Fue un año 2000 histórico para la ciclista de Guernica y para el ciclismo español. 

El 9 de julio ganó su segundo Giro de Italia consecutivo. Algo que solo Indurain consiguió y en lo que vuelve a coincidir con el de Villava. Somarriba certificó su victoria camino de la cima del Monte Bondone a dos etapas para el final. Su gran rival, la italiana Alessandra Capellotto, tuvo que rendirse ante la superioridad de la española. Somarriba invirtió 34 horas 34 minutos y 23 segundos en ganar.  Capellotto acabó en el segundo puesto a 1 minuto y 19 segundos y la rusa Valentina Polkhanova fue tercera 1 minuto y 59 segundos.

La Grande Joane

En agosto llegó la Grande Boucle, el Tour de Francia para que todos nos entendamos. La ciclista española se puso líder tras la etapa del Tourmalet. Camino de la cima, final de la séptima etapa, más complicada por la niebla y la lluvia, tiró de su compañera de equipo, Pucinskaite. Le regaló la victoria tras llegar ambas a la meta. Le devolvió así a la ciclista lituana, el “regalo” que le hizo a Somarriba en la cuarta etapa. La española se colocaba líder de la general con 24 segundos de ventaja sobre su compañera. La francesa Desbouys era tercera a más de dos minutos y medio. 

Somarriba fue segunda en la contrarreloj, a pesar de la fiebre, y aumentó la ventaja hasta los 45 segundos con Pucinskaite. La etapa reina, a un día de París, la salvó sin problemas. Quedó segunda en la etapa y certificó su primer triunfo en la ronda francesa. En la última jornada contó con la presencia de su padre, Víctor Somarriba, que dejó por unas horas su restaurante de Sopelana. Joane ganó la Grande Boucle tras 39 horas 43 minutos y 48 segundos. Segunda fue Pucinskaite a treinta y cinco segundos. Tercera acabó la francesa Loewenguth a dos minutos y un segundo. 

«Para triunfar hay que salir de España»

En 2001 la ronda francesa salió de Bilbao el día de su veintinueve cumpleaños. Ganó la contrarreloj a pesar de los nervios. El 20 de agosto volvía a ganar por segundo año consecutivo. Lo hizo con más superioridad que el año anterior. Aventajó a la italiana Luperini en casi tres minutos y medio y a la alemana Arndt en dos minutos más. “Para triunfar hay que salir de España” tras ganar su cuarta gran carrera. Después de aquella victoria tuvo que buscar un nuevo equipo, el Alfa Lum desapareció. 

Hablando del trato al deporte femenino dijo a Eduardo Rodrigálvarez en El País: “en general hay que ganar algo para que te lo sepan valorar. Este año he corrido el Giro, que en teoría no tenía que haberlo disputado. Por problemas de salud llegué muy justa de preparación y empecé mal, aunque día a día fui superándome. Al final acabé quinta y nadie se enteró. No es algo que me moleste, pero si no ganas, ni una llamada de teléfono. Es así, aunque ya lo tengo superado”. 

En 2002 acabó tercera en la Grande Boucle. Mismo puesto que en el Giro de 2003. Ese año volvió a alcanzar la cima en París. El 18 de agosto de 2003 igualaba a la francesa Longo y a la italiana Luperini con tres victorias en Francia. Sacó dos minutos y medio a la suiza Brandly y más de cinco a la alemana Arndt. 

Además de sus tres Grandes Boucles y sus dos Giros de Italia, ganó un Mundial contrarreloj. Una fuera de serie que subió a España a lo más alto y contó con un efímero reconocimiento. 

 

Fotos: Getty

Los Giros de Miguel Induráin

Miguel Indurain participó en tres Giros de Italia. Ganó dos y pisó el podio en todos

 

Ganar el Giro de Italia se convirtió en algo imposible para los ciclistas de nuestro país, hasta que llegó él. El hombre que acabó con la siesta de los españoles. Miguel Indurain Larraya, llegó, vió y venció en su primera participación en la carrera transalpina. Luego llegarían dos participaciones más, con otra victoria para el navarro y con un tercer puesto con el que de despidió para siempre de la ronda italiana.

La historia de amor con el Giro de Italia, fue más efímera que la que tuvo con el Tour de Francia. La carrera francesa la ganó en cinco ocasiones. Y además lo hizo consecutivamente. Nadie más lo ha logrado en la historia del ciclismo. Indurain hizo doblete Giro/Tour de 1992 a 1994. Ganó ambas carreras en 1992 y 1993. En 1994 fue tercero en el Giro y primero en el Tour.

Después de alcanzar su octava temporada como profesional, Miguel Indurain, debutó en el Giro de Italia en el mágico año 1992. A partir de ese momento quedaba descartada su participación en la Vuelta a España (que por aquel entonces se disputaba en abril) y se centraba en la carrera italiana y en el Tour de Francia que ya había ganado el año anterior. El Giro del 92 comenzó en Génova, con una etapa prólogo de 8 kilómetros que ganó el francés Thierry Marie, por delante del navarro.  Indurain tardó muy pocas día en empezar a dominar aquel Giro. En la segunda etapa se viste de rosa por primera vez. Lo hace en Arezzo.

 

El mejor ciclista español de todos los tiempos, no soltó la maglia rosa hasta la meta de Milán. Con dos victorias de etapa en las contrarrelojes individuales incluidas, arrasó en la clasificación general a sus tres principales rivales, los italianos Chiappucci, Chioccioli y Giovannetti. Los tres atacaban a Indurain en las etapas de montaña, pero él no bajo los brazos en ningún momento. Sus respuestas acababan con las esperanzas de sus rivales de arrebatarle al campeón navarro el jersey rosa.

Indurain dominó su primer Giro de Italia casi de principio a fin. Demostraba así que su participación no era un capricho, ni una preparación para el Tour. La superioridad del navarro quedó zanjada por completo en la etapa final. Fue una contrarreloj individual de 66 kilómetros de distancia entre Vigevano y Milán. Dobló a Claudio Chiappucci que había salido tres minutos antes que él.

El Giro de 1992 acabó con Indurain en lo más alto del podio, con Chiappucci a más de cinco minutos en segundo lugar y Chioccioli en el tercer puesto a más de siete minutos. Era 14 de junio y Miguel Indurain se convertía en el primer ciclista español en ganar el Giro de Italia.

 

El segundo Giro de Miguel Indurain tuvo como gran rival al letón Piotr Ugrumov

El 23 de mayo de 1993 comenzaba la segunda participación de Miguel Indurain en el Giro de Italia. El ciclista navarro sumaba ya dos Tours de Francia y un Giro. Llegaba como gran favorito a revalidar el triunfo del año anterior. Indurain tardó algo más que en 1992 en enfundarse la maglia rosa. Fue en la décima etapa. En la contrarreloj de Senigallia de 28 kilómetros de recorrido.

Al día siguiente tras una escapada de varios corredores, el italiano Bruno Leali le quitaría el primer lugar al navarro. Indurain volvería a ser líder de aquel Giro en la 14ª etapa. Desde ese momento y hasta una semana más tarde en Milán, mantuvo la primera posición adjudicándose su segunda Vuelta italiana consecutiva. Como en su primera participación ganó dos etapas, ambas contra el crono.

La 19ª etapa de aquel Giro es una cronoescalada de 55 kilómetros con final en Sestriere. Indurain le saca 45 segundos a Ugrumov ganando la etapa y casi casi certifica su segundo Giro. En ese momento le saca 1 minuto y 34 segundos al ciclista letón. Falta la penúltima etapa con final en Oropa (un recorrido bastante duro) para cerrar el Giro de 1993 antes del paseo de la última etapa hasta Milán. Ugrumov ataca a Indurain y el navarro lo deja marchar a cinco kilómetros para el final. Indurain sube a su ritmo y el letón le saca en meta treinta y seis segundos de ventaja. La victoria de Indurain en la general final queda confirmada con cincuenta y ocho segundos de ventaja sobre Ugrumov. Chiappucci es tercero a más de cinco minutos. Sin duda, el segundo Giro ganado por Indurain no fue tan fácil como el primero.

La tercera participación de Miguel Indurain en el Giro fue la última vez que lo vimos en la gran carrera italiana

Miguel Indurain llegaba como máximo favorito al Giro de 1994, tras haber logrado las dos últimas grandes carreras italianas y también tres Tours de Francia. Sin embargo, el ciclista navarro se topó con el italiano Marco Pantani y con el ruso Eugeni Berzin. Sobre todo con este último.

En la contrarreloj con final en Follonica quedó confirmado que Indurain no ganaría aquel Giro de Italia. Fue superado por Gianni Bugno y por Berzin. El ciclista ruso aventajó al navarro en dos minutos y treinta y cuatro segundos. Berzin se vistió con la maglia rosa prácticamente en toda la edición. Funcionó mejor que Indurain tanto en la montaña como contra el crono y acabó ganando el Giro con casi tres minutos de ventaja sobre Pantani y tres minutos y veintiún segundos sobre Indurain.

En cualquier caso, participar en tres grandes carreras ciclistas, ganar en dos y quedar tercero en la otra, es un excelente resultado. No tan grande evidentemente como el que cosechó en el Tour de Francia, pero le ha servido a Miguel Indurain para entrar recientemente en el Salón de la Fama de la carrera italiana. Después de las dos victorias de «Miguelón» solo un español ha sido capaz de ganar el Giro de Italia, Alberto Contador en 2008 y en 2015.

 

Fotos: datuopinion.com y EFE

España en el Giro de Italia

El triunfo en el Giro de Italia se le resistió a los ciclistas españoles hasta la llegada de Miguel Indurain. Fue el campeón navarro el que abrió la lata en 1992 y repitió victoria al año siguiente. Se terminaban así décadas de sequía para España. Después de Indurain, el único que ha sido capaz de ganar la carrera italiana ha sido Alberto Contador. El madrileño se enfundó la maglia rosa de vencedor en 2008 y 2015. Seis segundos puestos y nueve terceros completan los diecinueve podios españoles.

El Giro lleva celebrándose desde 1909. La mayoría de victorias (69) han sido de italianos. Para hacerse una idea de la superioridad de Italia en esta carrera, hay que mirar al segundo clasificado, Bélgica ha logrado siete triunfos, cinco fueron de uno de los grandes ciclistas de todos los tiempos, Eddy Merckx. El belga comparte el primer puesto de victorias en el Giro con dos italianos de leyenda: Alfredo Binda y Fausto Coppi. Ninguno de los tres los ganó consecutivamente.

Primera piedra española en 1931

La primera participación española en el Giro de Italia llegó en 1931. Ninguno de los dos completó el recorrido, pero Ricardo Montero y Mariano Cañardo fueron los pioneros. Hubo que esperar dos años para ver a algún español terminando la carrera italiana. En 1933, Isidro Figueras y Vicente Trueba hicieron todos los kilómetros.

Si miramos quién fue el primer español en ganar una etapa, hay que viajar hasta 1955. Aquel año Bernardo Ruiz ganó en una jornada con final en Roma. El español que más victorias de etapa ha sumado a lo largo de la historia es Miguel Poblet. Ganó 20 entre 1956 y 1961. En total para los ciclistas españoles, 108 victorias de etapa repartidas en 53 corredores.

Indurain y Contador lideran la clasificación de maglias rosas españolas

La maglia rosa es el objeto más preciado del Giro de Italia. Quien lo porta al final de la carrera es el vencedor de ese año y también, el ciclista que es líder de la general tras cada una de las etapas. El que más jerseys rosas ha acumulado ha sido Miguel Indurain. 29 veces se vistió de rosa el ciclista navarro por 23 de Alberto Contador. La estadística es lógica al ser los únicos ganadores de la carrera.

Miguel Indurain debutó en el Giro de Italia en 1992. Una carrera que comenzó en Génova, con una etapa prólogo de 8 kilómetros y que ganó el francés Thierry Marie, por delante del navarro. Indurain tardó muy pocas día en empezar a dominar aquel Giro. En la segunda etapa con final en Arezzo se viste de rosa por primera vez.

Los Giros de Indurain y Contador

Indurain no soltó la maglia rosa hasta la meta de Milán. Con dos victorias de etapa en las contrarrelojes individuales incluidas, arrasó en la clasificación general a sus tres principales rivales, los italianos Chiappucci, Chioccioli y Giovannetti. Dominó su primer Giro casi de principio a fin. Demostraba así que su participación no era un capricho, ni una preparación para el Tour. En la última etapa, una contrarreloj individual de 66 kilómetros de distancia entre Vigevano y Milán, confirmó su victoria. Dobló a Claudio Chiappucci que había salido tres minutos antes que él. Chiappucci acabó segundo a más de cinco minutos y Chioccioli en el tercer puesto a más de siete minutos. Era 14 de junio de 1992 y Miguel Indurain se convertía en el primer ciclista español en ganar el Giro de Italia.


El 23 de mayo de 1993 comenzaba la segunda participación del campeón navarro en el Giro. Llegaba como gran favorito a revalidar el triunfo del año anterior. Indurain tardó algo más que en 1992 en enfundarse la maglia rosa. Fue en la décima etapa. En la contrarreloj de Senigallia de 28 kilómetros

Al día siguiente tras una escapada de varios corredores, el italiano Bruno Leali le quitaría el primer lugar al navarro. Indurain volvería a ser líder de aquel Giro en la 14ª etapa. Desde ese momento y hasta una semana más tarde en Milán, mantuvo la primera posición adjudicándose su segunda Vuelta italiana consecutiva. Como en su primera participación ganó dos etapas, ambas contra el crono.

El segundo Giro llegó con más dificultad

La 19ª etapa de aquel Giro es una cronoescalada de 55 kilómetros con final en Sestriere. Indurain le saca 45 segundos a Ugrumov ganando la etapa y casi casi certifica su segundo Giro. En ese momento le saca 1 minuto y 34 segundos al ciclista letón. Falta la penúltima etapa con final en Oropa (un recorrido bastante duro) para cerrar el Giro de 1993 antes del paseo de la última etapa hasta Milán. Ugrumov ataca a Indurain y el navarro lo deja marchar a cinco kilómetros para el final. Indurain sube a su ritmo y el letón le saca en meta treinta y seis segundos de ventaja. La victoria de Indurain en la general final queda confirmada con cincuenta y ocho segundos de ventaja sobre Ugrumov. Chiappucci es tercero a más de cinco minutos.

De las vacaciones al Giro

Alberto Contador repitió la actuación de Indurain en su primer Giro. El pinteño llegó, vio y venció. Habían pasado quince años de la segunda y última victoria del navarro. Tocaba ya un triunfo español. Todo llegó de manera inesperada, sin preparación. Contador estaba de vacaciones en Chiclana de la Frontera cuando recibió la llamada de su director, Johan Bruyneel para participar en la ronda italiana.

Hasta la decimoquinta etapa no se vistió de rosa. Fue en la jornada con final en La Marmolada. Ya nadie le pudo bajar del primer lugar de la clasificación general. A la crono del último día llegó con tan solo cuatro segundos de ventaja sobre el italiano Riccardo Riccò. Finalmente le sacó un minutos y cincuenta y siete segundos. El también italiano, Marzio Bruseghin acabó en tercera posición. Contador ganaba su segunda grande tras el Tour de Francia de 2007.

Entre el 9 y el 31 de mayo se celebró el Giro de Italia de 2015. Fue una carrera espectacular que tuvo como gran protagonista al que sería el vencedor en Milán. En la quinta etapa de la carrera, Alberto Contador se enfundó la maglia rosa. Es 13 de mayo y el Giro llega a Abetone.

Desde aquella etapa y hasta la duodécima con final en Monte Verico, el ciclista español se mantuvo como líder. Perdió la maglia rosa en la siguiente etapa. El italiano Fabio Aru, se puso primero por una caída de Contador que quedó a treinta y seis segundos. La alegría para Aru duró poco. En la contrarreloj del día después, el pinteño alcanzaba de nuevo el liderato. Y ya no lo soltó hasta el final de la carrera.

En la penúltima etapa con final en Sestriere, Contador perdió más de dos minutos. Pero su ventaja en la general le permitió mantener el liderato. Acabó el Giro con un minuto y cincuenta y tres segundos sobre Aru y el español Mikel Landa, ganador de dos etapas de montaña, fue tercero a tres minutos y cinco segundos. Alberto Contador es el único ciclista español que ha ganado las tres grandes carreras.